La historia de WHJdR I: Orígenes

FECHA julio 25, 2018 11:34 pm

AUTOR YOP

Los orígenes de Warhammer y WHJdR se encuentran en la década de 1970 y en un nexo de wargamers en las Midlands, en Inglaterra. La mayoría de los nombres implicados os resultarán familiares a los seguidores de GW: Rick Priestley, Richard Halliwell, Bryan Ansell, Tony Ackland. Algunos, como Bob Connors, podrían ser menos conocidos.

Priestley y Halliwell eran amigos en la escuela y ambos poseían un gran interés en los wargames. Inicialmente, se trataba de juegos históricos. Comenzaron con el juego de la Segunda Guerra Mundial de Charles Grant: Practical Wargames (1970), pero luego se pasaron al mundo antiguo, por ejemplo con Phil Barker, Bob O’Brien y Ancient Wargame Rules (1969) de Ed Smith, publicado por la Wargames Research Group (WRG).

Con el tiempo, Priestley y Halliwell comenzaron a jugar a juegos basados en fantasía y ciencia ficción:

El ímpetu inicial de jugar a wargames de fantasía vino del Señor de los Anillos, que fue un éxito enorme en la década de 1960. Creo que lo leí cuando tenía 12 o 13 años, sobre todo porque el Hobbit era un texto fijo en mi primer año [es decir, en la escuela secundaria]. Así que leí el Hobbit y eso me dio la energía para continuar y leer el Señor de los Anillos. Y como mucha gente en ese momento, me obsesioné con el Señor de los Anillos, en la medida en que incluso ahora puedo citarlo extensamente. Y recuerdo que ya por aquel entonces jugaba a juegos sobre la antigüedad, usando las primeras reglas de WRG. Hal, yo y algunos compañeros de la escuela comenzamos entonces un proyecto, para hacer ejércitos del Señor de los Anillos utilizando las gamas de miniaturas que entonces existían.

– Rick Priestley, Battlegames

Habíamos estado jugando a juegos de fantasía, generalmente en un contexto de ciencia ficción, a menudo inspirados por Philip José Farmer, Michael Moorcock, y aquellos autores que escribían ficción especulativa, así que ya teníamos una mezcla de ciencia ficción y fantasía. Y había bastantes libros que usaban eso como base, y leíamos la mayoría de ellos.

– Rick Priestley, Battlegames

El estilo de juego de Priestley y Halliwell progresó y comenzaron a jugar juegos de escaramuzas. En particular, jugaban a dos juegos de Skirmish Wargames Group (SWG): The Old West Skirmish Wargames 1816-1900 (1975, revisado en 1978), de Ian Colwill y Mike Blake, y Colonial Skirmish Wargames 1850-1900 (1972), de Ian Colwill, Mike Blake, Steve Curtis y Ted Herbert.

Los juegos que jugábamos eran de rol y escaramuzas. Por ejemplo, tu y tu horda de goblins habíais llegado a la torre del hechicero y teníais la intención de asaltarla y quemarla, sin saber que, mientras tanto, un tercer jugador venía con algunos de sus caballeros a la vuelta de la esquina, ¡desde la cocina o desde donde fuese! ¡Y que el propio mago en realidad estaba invocando a algunos demonios, y que éste era enemigo de este tercer jugador, y así sucesivamente! Y al final lo jugábamos como un escenario de rol, dirigido por un árbitro que conocía todos los pequeños secretos y que te daba el mapa que te mostraba lo que estaba sucediendo hasta el momento, aunque lo que no te decía era que el mapa resultaba ser absolutamente falso…

– Rick Priestley, Battlegames

Cuando Dungeons & Dragons apareció, nosotros ya estábamos haciendo algo muy similar, jugando a juegos de escaramuzas basados en fantasía con personalidades inspiradas en el Skirmish Wargames Group, que era de Mike Blake, y sus compañeros, quienes produjeron dos libros. Uno era Wild West Skirmish [sic], y el otra era Colonial Skirmish. Ambos eran unos libros fantásticos y realmente inspiradores. Tenían muchos combates individuales, por lo que fueron una forma temprana de rol, pero en el contexto de un wargame de escaramuzas. Es decir, basados en wargames de miniaturas, pero aún con ese elemento de rol. Ahí fue donde yo comencé. Luego salió D&D , y cuando Richard Halliwell y yo lo vimos por primera vez, pensamos “¡Nos han robado nuestras ideas!” Pero, por supuesto, Gary Gygax y su equipo en Estados Unidos ya habían estado haciendo eso durante años. Es decir, estaban por delante nuestra, aunque no teníamos ni idea de ello – esto fue, después de todo, la década de 1970, ¡cuando a menudo lo que sucedía más allá de los límites de tu pueblo era todo un misterio!

– Rick Priestley, Battlegames

Priestley y Halliwell comenzaron a desarrollar sus propios juegos:

Siempre [diseñábamos juegos], yo y algunos de mis amigos más cercanos de la escuela, uno de los cuales era Richard Halliwell.

Muchos de los primeros libros (de los años 60 / principios de los 70) sobre wargaming te guiaban a través de las decisiones de su autor; cosas como la escala de los escenarios, rangos, formaciones, etc. Sus razonamientos aparecían explicados. Por lo que la idea de crear juegos para ti mismo, ya estaba integrada en los primeros juegos a los que jugábamos.

– Rick Priestley, Cigarbox Battles

Priestley y Halliwell trabajaron juntos para publicar reglamentos. El primero fue un conjunto de reglas de fantasía, Reaper (1978 y 1981), que supondría una importante base para WFB. El segundo fue Combat 3000 (1979), que era de ciencia ficción. Ambos fueron publicados por Bob Connors ‘Tabletop Games (TTG). Connors regentaba una tienda de wargames en Nottingham, así que hizo las miniaturas y editó las reglas.

TTG también publicó una serie de suplementos para Reaper y Combat 3000. Estos no fueron solo el trabajo de Priestley y Halliwell, sino que trajeron consigo otros dos nombres familiares en GW: Bryan Ansell y Tony Ackland. Ansell había creado Asgard Miniatures en 1976, y en 1977 vendió su participación para montar Citadel Miniatures con Steve Jackson e Ian Livingstone, de GW. Ackland conoció a Ansell en una convención y comenzó a esculpir miniaturas y a proporcionar ilustraciones para Asgard y Citadel. Colectivamente, este grupo produjo un escenario para Reaper, El ataque de los trolls fungoides (Ansell y Halliwell, TTG, 1981); la expansión Combat 3000 Combat 3001 (Halliwell, TTG, 1981); dos nuevos juegos de ciencia ficción Laserburn (Ansell, TTG, 1980) e Imperial Commander (Halliwell y Ansell, 1981); y un par de suplementos para Laserburn: Fuerzas del Imperio (Ansell, TTG, 1982) y Advanced Laserburn & Aliens (Ackland, 1983). Los cuatro, por supuesto, terminarían trabajando juntos en GW en los años 80.

La siguiente publicación analiza el primer reglamento de fantasía de Priestley y Halliwell: Reaper.

Puedes encontrar la introducción a esta serie pinchando abajo o aquí. También podéis disfrutar del artículo original de Gideon en su página web, con sólo pinchar aquí.

La ilustración empleada es de John Blanche. Ha sido utilizada sin permiso y sin ningún tipo de pretensión respecto a los titulares de sus derechos de autor.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.