¡Vuelve Warhammer y hay café para todos!

FECHA julio 29, 2018 1:39 pm

AUTOR YOP

Desde muy poco ya podemos echar un vistazo al manual beta de la nueva edición de nuestro juego favorito, que vuelve con más fuerza que nunca y cargadito de novedades. Como no podía ser de otra manera, esta nueva versión viene marcada por la senda del juego de rol más importante de todos los tiempos: Si la cuarta edición de D&D resultaba ser un juego de mesa más cercano a los videojuegos y la tercera edición de Warhammer se subía al carro de los mil y un complementos, ahora la cuarta hace lo propio y presenta una infinidad de opciones para todos los gustos, al estilo de D&D 5 Ed.

¡Sorpresa! ahora tirar por iniciativa es opcional

Por ejemplo, podemos construir a nuestro aventurero de la forma tradicional, tirando de forma aleatoria sobre la tabla de profesiones y recibiendo un avance, o bien tirando tres veces (parecido a la tercera edición), y recibiendo tan sólo un cuarto de la experiencia, o bien seleccionado tu profesión sin más (o tirando más veces), y sacrificando a cambio tu avance inicial.

Este tipo de elecciones marcan el tono general respecto a otras muchas otras cosas importantes – ¡Ay! la animosidad con los elfos –  y si bien puede ser acusado de ser un juego mucho menos arriesgado que por ejemplo, Zweihänder*, no es menos cierto que el tratamiento que han recibido todos los aspectos son tan respetuosos y detallistas respecto a la base de aficionados, que no podemos quejarnos de gran cosa, salvo quizás, el hecho de no haber incluido una aventura introductoria en el propio básico.

¡Incluso incluye una tabla de eventos entre aventuras al más puro estilo de Warhammer Quest!

Mención especial merecen las ilustraciones de John Hodgson, pues parece ser que con Cubicle 7 por fin vamos a dejar de recibir ilustraciones recicladas del juego de batallas. Cierto es, que el estilo de Hodgson resulta demasiado pulcro como para terminar de encajar con el estilo de fantasía del Viejo Mundo y que, seguramente, el libro habría sido perfecto de haber recurrido a Gary Chalk o a Dejan Mandic, pero al mismo tiempo, el conjunto transmite la sólida impresión de que el legado de Warhammer está a salvo de Tormentas de Caos y otros experimentos extraños.

En general, la calidad de las ilustraciones es genial, salvando alguna expresión facial a la que parece que le ha dado un ictus.

Y es que Warhammer a vuelto, camaradas. El Warhammer de siempre. El bueno. Tal vez el mejor que se haya hecho hasta ahora. Sólo nos queda disfrutarlo mucho y seguir jugando partidas porque, ¿quién sabe cuando volverá a ser amenazado por los Poderes Ruinosos?…

EDITO: Tras haber leído a fondo respecto a las carreras y el combate, no es cierto que no se hayan hecho cambios valientes en algunos detalles. De hecho, encuentro que el combate se ha resuelto de una forma mucho más elegantes en términos matemáticos que en las versiones anteriores. Ahora es, quizás, un un poco más determinista con la supresión de la Furia de Ulric en favor de la regla de Ventaja, pero al mismo tiempo considero esto último mucho más divertido de jugar e indudablemente, mucho más realista.

 

11 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.