El Maldito I

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

El Maldito I

Mensaje por Saratai » 22 Ene 2009, 10:23

El olor acre de la mansión se acrecentaba con el paso de la mediodia a la tarde. El último trabajo, pensó Jaff, el último y nos podremos marchar de este apestoso lugar.

La mansión abandonada de Sorghof era el punto de reunión de los mutantes. Alli, en lo que antaño habia sido el comedor de una familia noble y respetable del Imperio, los cuatro mutantes más poderosos de Averland discutian sobre que medida tomar. Un ser de nombre impronunciable y de gran tamaño apostaba por permanecer en la provincia. Según su opinión, los mutantes eran cada vez más fuertes, y por cada mutante que caia, dos humanos se convertian en malformados. Otro mutante, de aspecto casi humano de no ser por unos rasgos bestiales y unas alas que se afanaba inutilmente por ocultar decia que Wissenland era el mejor lugar al que podian ir. Otro mutante, de pelo largo y negro y enormes colmillos le daba la razón al alado monstruo. Por último, otro mutante, con un tono de piel brillante y metálico argumentaba con una enlatada voz que la mejor opción seria ayudar en la guerra, diciendo que ya que los dioses oscuros les habian regalado dones sobrehumanos, que seria una tonteria no agradecerles el favor.

Jaff dió un golpe en la mesa.

-Basta ya de tanto discutir. Durante mucho tiempo hemos permanecido unidos, pero ahora somos demasiados como para quedarnos todos en el mismo lugar sin levantar sospechas, lo mejor que podemos hacer es separarnos en grupos. Yo me voy a Wissenland en cuanto cobre mi trabajo, y quien quiera venir que venga. Por supuesto me llevo a mis hombres. Y tu
- dijo señalando al mécanizado ser- si de verdad quieres ayudar a los dioses oscuros que nos han maldecido y condenado, allá tu. El camino del Norte es sencillo, creo que ya lo conoces. En cuanto a ti - esta vez se dirigia a la enorme masa de musculos - quedate si quieres. Me parece una locura, con tanto cazador deambulando de aqui para allá. Con lo que te he contado que nos pasó anoche ya deberia bastarte para entrar en razón, pero es que estás chiflado. A partir de ahora dale el dinero a los esclavistas y ellos te darán la piedra, y bajo ningún concepto vuelvas a aceptar un trabajo del rey del subsuelo, ese maldito salió ganando con el tema de los patrulleros. Ahora da igual porque están todos muertos, pero nos pagó una miseria por arriesgar nuestras vidas. Es más lucrativo limitarse a cambiar oro por piedra bruja.

Los mutantes dieron por finalizada su reunión. Habian acordado quemar la mansión cuando se fueran, y no volver a usarla para evitar un ataque.



Mientras tanto, Wolfrin ayudaba al mutante ''Dragón'' a curar sus heridas, manteniendo una extraña conversación. Cuando el joven confesó que aun no tenia ninguna mutación, y antes de que su interlocutor pudiera continuar hablando, la puerta se abrió. El mismiso Jaff Hartrer estaba alli delante.

Jaff Hartrer

-''Dragón'', ya me has ayudado bastante. Puedes volver con tu antiguo grupo, porque mis hombres y yo nos marchamos en cuanto acabe el año. Los chicos de Katrad se van a la guerra, asi que imagino que preferirás quedarte con tu jefe. Yo de momento me voy de la mansión con los demás restantes. Espero que os vaya bien esta noche con ese intercambio que teneis. Por cierto, al chico os lo regalo.
- En ese momento se dirigió al midennlandés.- Wolfrin, acerca de lo que hablamos antes, todo lo que te prometi se mantiene, pero de ahora en adelante, quien te pagará no seré yo. Veo que has conocido a ''Dragón'', él te presentará a tu nuevo jefe.

Sin decir más, el lider de los mutantes de Monheim dió media vuelta y bajó las escaleras, seguido de unos cuantos seres más. La mansión se estaba quedando vacia, pues los malformados se habian dividido en varios grupos. Por los rumores que se oian al pasar los mutantes por las escaleras, todos aquellos mutantes eran solo las escoltas de sus lideres. Por tanto, el numero total de malformados debia de ser ingente. Y alli estaba Wolfrin, un humano joven, rodeado de corrupción y seres mutados.

''Dragón''

-Vaya vaya, asi que al final vas a estar en mi grupo. Pues preparate, porque mi lider no es tan comprensivo como Jaff. Tiene un profundo odio a los humanos, y está muy resentido con ellos, aunque si le ayudas no te hará nada malo. En cuanto a lo que me estabas diciendo antes, imagino que pretendes ser uno de los nuestros para vengarte de los que intentaron matarte. Es una buena razón, lo reconozco. Esta noche, cuando en el trato nos den la piedra bruja, tendrás la oportunidad de cambiar. Te explico, esas piedras verdes de las que tanto hablamos pueden convertir a uno en mutante, por eso son tan importantes para nosotros. Con que la toques o ingieras algo de la arena que se forma al trozearla, serás un mutante seguro, te lo prometo. La mayoria hemos cambiado gracais a ella, aunque hay otra gente que ha mutado por diversas causas y se ha unido a nosotros para que entre todos podamos defendernos de los humanos. Por lo que me dijeron anoche, vamos a intercambiar a unos secuestradores de niños por algo de piedra, es un buen trato, y para ti, sera la primera noche de tu nueva vida.



FDI: Nimref, puedes postear aqui, y como antes, puedes moverte libremente por la casa, que cada vez está mas vacia.
Última edición por Saratai el 04 Mar 2009, 10:48, editado 3 veces en total.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 22 Ene 2009, 23:45

Wolfrin von Steinsield

Cambio de lider??? menos comprensivo??? odio a los humanos??? esto no pinta bien Wolfrin... al menos te has hecho amigo de alguien que parece algo importante... y la verdad... pretendo ser util para estos mutantes, pero no se si todo lo q una mutacion me aporta es tan positivo... :S

Bueno... parece que ahora trabajamos juntos... ¿todos los tratos que me ofrecio Jaff siguen en pie? No pretendia parecer demasiado avaricioso, pero realmente estaba interesado... Por cierto... ¿cuando podre presentarme ante el nuevo lider? y... ¿quien es?

Realmente estaba algo asustado, no queria ser "socio" o subalterno de alguien que odiaba a los humanos... No me conviene pense...

Realmente... ¿crees que puedo llegar a ser aceptado por tu lider? pregunto, realmente interesado....

Permanezo en la habitacion esperando las diversas respuestas
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 23 Ene 2009, 14:52

''Dragón''

-Imagino que si, Jaff hablará con él para que lo cumpla. No te preocupes por eso, aunque es un tipo de pocas palabras recompensa a los que le ayudan. Se llama Wrak'hatd Yvked. Es un nombre algo dificil de pronunciar. Siempre va acompañado de un ser conocido como Fredd. Fredd es la muestra viviente de lo que te puede pasar si abusas de la piedra transformadora, te conviertes en un monstruo babeante. Aunque tu ya has visto a uno de esos engendros, el que habia en la caverna que tenia la cabeza enana y el cuerpo gigante, con bocas en las extremidades. Es algo asqueroso, pierdes tu conciencia y el control de tu cuerpo, espero no llegar nunca a ese nivel. En cambio, Wrak'hatd es una persona muy lista, aunque al hablar parezca que tiene algún retraso mental. Antes de convertirse en lo que es ahora era un brillante rastreador y un experto en tácticas de guerillas y emboscadas.

-En cuanto a lo de aceptarte, bueno, sus tácticas son distintas a las de Jaff. Él se basa más en matar que en negociar, por lo que te aceptará en la medida que le seas útil para tal fin. Todos sus hombres somos bastante fuertes y hemos sobrevivido a más de una purga imperial. Si consigues estar a la altura, te aceptará como a uno más de sus hermanos.


Tras la explicación de Dragón, unos toques se oyeron detrás de la puerta. Tras los golpecitos, la puerta se abrió, dejando ver a un elfo. Los elfos eran muy poco comunes en Averland, de hecho casi nadie en la provincia habia visto a uno jamás. Éste en concreto era muy raro, su aspecto parecia más el de una bestia feérica que la de un ser mortal. Su cuerpo y su rostro eran muy estilizados, y dos pequeñas protuberancias se hacian eco en su frente. Sus patas parecian las de un carnero, y vestia con pelajes de animales. En su espalda llevaba un arco, grande pero primitivo, y las flechas que asomaban de su carcaj eran de aspecto tribal. Si eso era un elfo mutado no se diferenciaba mucho de los faunos de las leyendas. El ser se presentó como Sylen Eltherien, y parecia miembro del grupo de ''Dragón''. Al reparar en Wolfrin, el elfo emitio una corta frase, con una voz que susurraba cada palabra como si su interlocutor estuviera pegado a él.

-Escucha, humano, ''Muerte en los Caminos'' te está esperando abajo, en la puerta de la mansión. Me ha dicho que quiere verte a ti y al otro humano.

No esperabas tener que conocer a tu lider de manera tan repentina. Por la venta de la habitación se veia como ya la mayoria de los malformados se habian marchado de la mansión, quedando únicamente en ella los siervos de Wrak'hatd Yvked. La prueba de fuego iba a comenzar.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 23 Ene 2009, 17:13

Wolfrin von Steinsield

Mm... debo actuar rapido, no quiero que se lleve una mala impresion de mi ya...

Me pongo en pie y despidiendome con un movimiento de cabeza de ambos mutantes subo al piso de arriba, a la sala en la que estaba Revhka, una vez estoy alli, le miro y le digo:
Revhka... nos esperan abajo, ¿de acuerdo? espero a que el leñador de alguna respuesta, pero, finalmente, decido dejar de esperar
Yo voy bajando... nos esperamos abajo, y... no te lamentes por el pasado, el pasado es cosa de otro tiempo, mejor o peor, pero otro tiempo...

Me apresuro a bajar los pisos lo mas rapido que puedo, llegando a la planta baja en poco tiempo, pretendiendo encontrarme con mi nuevo lider...
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 26 Ene 2009, 14:01

Revkha asinitió. No estaba muy contento con la situación, pero pensaba igual que Wolfrin. Ahora ellos dos estaban vivos y los otros muertos o algo peor. Sin duda habian salido ganando. El leñador agarró la daga de la mesa, por lo que pudiera pasar, y la otra también, por si acaso. Con ambas dagas escondidas entre los harapos, bajó las escaleras junto con el midennlandés.

Al llegar al campo que rodeaba la mansión, lo que vieron los sorprendió sobre manera. Los mutantes que ante ellos se presentaban no tenian nada que ver con los de la cueva de Monheim. Los mutantes de ahora no solo parecian peligrosos, estaba bien claro que lo eran. De hecho, parecian el brazo armado de esa sociedad de malformados que se habia creado en torno a la mansión momentos antes. Sólo estaban cinco, más ''Dragón'' y el elfo de antes. Los siete mutantes y los dos humanos se encontraban fuera de la mansión. Parecia ser que Jaff se habia marchado con sus hermanos, llevandose consigo tanto a Anna como a Berter. Ahora, los mutantes de ''Muerte en los Caminos'' estaban prendiendo fuego a la mansión. Ninguna de sus pertenencias quedaria lista para el rastro de un cazador de brujas, y cuando el humo alertara a los granjeros, podrian observar desde un lugar seguro cuantos miembros de seguridad quedaban en la provincia.

Los marciales mutantes llevaban encima todo tipo de armamento, desde ballestas, arcos, rifles, pistolas, hachas... y tambíen llevaban buenas protecciones. El primero de los mutantes era un tipo con una armadura reluciente, parecida a la que llevaban esos templarios. Esta preciosa armadura se notaba claramente que era robada, pues no estaba hecha a su medida, tenia aberturas y le faltaba alguna pieza. Este mutante estaba armado con una espada de igual manufactura, irónicamente con el simbolo de Sigmar, el cometa de doble cola, y con una pinza propia de un cangrejo. A su lado, con una armadura de escamas y una piel igual de escamosa, un mutante con grandes cuernos que salian como horribles protuberancias desde su craneo iba armado con una alabarda. Además, en su cinto llevaba tres espadas y una ballesta a su espalda, lo que le hacia dificil moverse. El tercer y el cuarto llevaban el mismo armamento, espada y escudo, y su armadura estaba compuesta por mallas y yelmos cerrados, con lo que su piel y rostro no podia verse. Sus botas eran iguales, unas grebas de color oscuro.

Pero el quinto estaba fuera de toda descripción. El monstruo poseia un gran craneo hinchada, su gigantesca mandibula era del tamaño de un tronco y su cuero cabelludo parecia un campo a medio cultivar, repleto de costrones y mechones sueltos. Su cuerpo se habia encogido por el peso de su enorme cabeza y su cuello era casi imperceptible. Sus cuatro patas recordaban a las de un búfalo. Sus ojos, grandes con rojas y dilatadas pupilas que te miraban con curiosidad. No tenia ropa, pues no existia traje en el mundo a su monstruosa medida Su única vestimenta eran unas cuerdas atadas a su cuerpo en cuyo extremo se mantenia un humano con una musculatura tan desarrollada que ni un orco la podria tener, sin llegar a deformar su cuerpo en extremo. Estaba semidesnudo, dejando ver su desarrollado cuerpo. Injertadas en los brazos, unas cuchillas del tamaño de fémures colgaban de su carne, y una máscara hecha con una lámina de acero ocultaba su rostro de la vista de curiosos, provisto de dos oquedades que le permitian ver su entorno. No cabia duda, el monstruo debia ser Fredd, el musculoso hombre tendria que ser Wrak'hatd Yvked, y en conjunto formaban ''Muerte en los Caminos'' el lider del que tanto habia oido hablar a ''Dragón''

''Muerte en los Caminos''

-Vosotros humanos de Jaff. Vosotros demostrar lealtad para con mi personalmente. Vosotros ayudar a grupo mio y yo recompensar vosotros. Vosotros intentad engañarme y yo devorar vuestra carne. ¿Trato?


Revkha se arrodilló ante la masa de carne y hierro, jurandole lealtad. Ante tal muestra de servidumbre, Fredd empezó a tener arcadas, hasta que consiguió vomitar un saco de carne. Wrak'hatd Yvked abrió la bolsa que su montura acababa de vomitar, sacando de ella un hacha enorme, un martillo dedicado a Sigmar, un pico de minero, varias espadas y tres pistolas junto a unas balas y un saco de polvora.

-Nosotros no todos sabemos usar pistolas ni gordas armas, vosotros si. Usadlas para servirnos ¿Trato?

El ser miraba esta vez a Wolfrin, esperando una respuesta. Incluso hablando de una manera amable era amenazador, no seria buena idea cabrearle. Las armas estaban a vuestra disposición, y Revkha no tardó en agarrar tanto el martillo como su hacha. El mutante de la pinza agarró un par de pistolas y otra espada, y ''Dragón'' agarró el pico de minero y dos espadas. Para Wolfrin solo quedaba una espada y una pistola, seguramente la de Wik ''Cazarratas'', junto con un par de balas.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 02 Feb 2009, 00:08

Wolfrin von Steinsield

Que buen material.... :roll: Supongo que es lo que hay, ya ire consiguiendo mis pertrechos poco a poco...

Juro obedecerte... Miro al grupo de mutantes Y hacer lo que sea necesario para mantenerte con vida

Mas vale que lo haga.. :S
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 02 Feb 2009, 10:18

Media tarde del 28 de Ulricario.

Los siete mutantes comenzaron a andar, dándo por supuesto que tanto Revkha como Wolfrin les acompañarian. El camino que tomaron, alejandose de la humeante mansión, les llevó a un pequeño prado con hierbas altas.

En ese lugar permanecerian un par de mutantes, ''Dragón'' y un tal Bel-Hanarieth, uno de los mutantes de yelmo cerrado y mallas, que siempre conversaba con el elfo mutado. Ese tal Bel-Hanarieth se movia a gran velocidad, con movimientos gráciles y fluidos. El resto de la comitiva dió unas señales a estos dos seres, para que se reunieran por la noche en el punto del intercambio, en el que se entregarian a los apresados. Los otros cinco mutantes siguieron el camino anterior, dirigiendose hacia una pequeña casa del páramo. Tras una hora aproximada de caminata, en la que las heridas de Wolfrin no paraban de recordarle su pésimo estado, por fin llegaron a la casa, no tan abandonada como su apariencia hacia ver a los visitantes. Wrak'hatd Yvked dio unas instrucciones a sus ''hombres'', para que recogieran a los rehenes y cuando llegara la hora fueran, junto a Bel-Hanarieth y Dragón, al punto de intercambio. Mientras tanto él tenia asuntos que atender.

Una vez libres de la presencia de ''Muerte en los caminos'', los cuatro mutantes restantes se relajaron, hablando entre ellos de manera más distendida, y presentandose a Revkha y a Wolfrin. El que llevaba la voz cantante era el malformado del brazo en forma de pinza y actitud alegre y maliciosa.

Barret ''Manocangrejo''

-A si que vosotros dos vais a ayudarnos y a ser nuevos miembros del grupo. Bien, en ese caso debereis saber nuestros nombres. Es común entre nosotros que tengamos dos nombres, el que teniamos antes de la malformación, y un apodo que recibimos después de ésta, en relación a nuestro aspecto actual. Yo me llamo Barret, pero mi apodo es Manocangrejo. Como veis,
-decia agitando su mutado brazo- Somos gente muy original.

Unas risitas se oyeron entre los yelmos del resto.

-Aquel tipo cubierto de escamas es Block, pero su piel nos recuerda a la de una sardina, por lo que le llamamos pescao o pececito. El otro con el casco que no deja ver su asquerosa cara es de apellido Urchaven, pero el muy condenado no quiere decir su nombre. Lo llamamos ''Sorpresa'', y si tenemos un combate podras comprender el porque de ese mote. El otro era un elfo, pero cayo en desgracia. Se llama Sylen y su origen y el como acabó asi es un absoluto misterio. Es hermano de Bel-Hanarieth, y junto a él, los dos miembros más antiguos que la banda. Puede que ''Muerte en los Caminos'' sea quien manda, pero los más listos son estos dos, y también los que hacen los planes. Ellos no tienen motes, no les gusta. Respetalos más que a nadie, pues son los más importantes entre nosotros.

El resto de mutantes no emitió risa alguna ante la descripción de los dos elfos malformados, pues, como bien habia apuntado Barret, eran los miembros más serios y respetados, tanto que nadie se atrevia a ponerles ningun sobrenombre o apelativo cariñoso. Una vez terminadas las presentaciónes, el grupo entró en la destrozada casa. La sorpresa de Revkha y Wolfrin fue enorme, pues dentro, en la pequeña contrucción, se encontraban no sólo dos hombres y una muchacha, atados y heridos, si no también un extraño objeto que brillaba con un fulgor malsano. Parecia una roca pequeña, del tamaño del puño de un halfling, pero sin duda era algo más. Su color, su forma, su brillo... Atrain sobremanera tanto a Revkha como a Wolfrin, captando su atención al 100% y haciendo que olvidaran el lamentable aspecto de los tres rehenes. Barret no pudo contenerse.

-Bueno, veo que os causa curiosidad nuestra extraña moneda, jijijiji. Cómo ya deberiais saber, a nosotros no nos sirve el oro, pues no podemos comprar nada en ningún sitio. Asi pues, comerciamos con piedras como esa. El precio que una roca de ese tamaño tendria en vuestra sociedad es abismal, pues son rarezas más infrecuentes que el mayor de los diamantes. Vosotros dos eras prisioneros de Jaff, y al parecer no habeis recibido ningun ''regalo'' de los cielos. Pero ahora teneis la oportunidad. Tocad esa piedra, mantenedla agarrada bien fuerte y vuestras vidas cambiaran para siempre... Por supuesto, es algo que debeis escoger vosotros, yo no os voy a obligar y nos sois tan útiles en vuestra forma como transformados en algo... superior. Yo por ejemplo, no elegi voluntariamente mi forma, pero Block si. Y si algo os puedo afirmar es que soy muuuucho más feliz ahora que antes. Pero como ya os he dicho, es elección vuestra.


Mientras Barret os hablaba de las propiedades de esa roca verda, Sylen inspeccionaba a los prisioneros, para asegurar que su estado fuera óptimo. Fuera quien fuera el que los iba a intercambiar, los queria vivos y coleando, y aunque silencioso, Sylen era perfeccionista. Sus peludas patas traseras patearon los cuerpos de los rehenes, que se despertaron de inmediato. Una de ellos era una muchacha bonita y delgada. Otro era un tipo pelirrojo y con pecas, y el tecero, que emitia sordos gemidos, tenia la boca repleta de sangre seca.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 02 Feb 2009, 22:43

Wolfrin von Steinsield

Asi que los elfos son los verdaderos lideres del grupo... lo tendre en cuenta...

Aquella habitacion realmente mostraba todo por lo que luchaba hace apenas dos o tres dias... el Imperio, luchaba contra las injusticias que en el se hallaban, contra la corrupcion de los que se hallaban cobijados bajo el abrazo de los dioses oscuros... y en cosa de una o dos noches... habia pasado al bando de los mutantes, muchos de los cuales no se consideraban hijos de los oscuros ni de sigmar, sino simplemente ellos mismos, no queridos por nadie mas que por los suyos... habia visto a una turbe enfurecida, mas mutilada y horrendas que los mutantes, atacando a gente mas normal que ellos, solo por el mero hecho de ser fisicamente distintos... Esto es por lo que luchaba... esto son las verdaderas injusticias...

De pronto, miro a aquel rincon de la casa desde la que se oyen unos sollozos... humanos, humanos esclavos... Lo siento muchachos, pero no puedo joderme mas la cabeza, y no voy a complicarme mas... lo siento de veras, que el (o los) q esten alli arriba os ayuden, sean quienes sean...

De nuevo vuelvo a mirar a todos los mutantes, uno por uno... Eso voy a ser? Una pregunta interna que posiblemente nunca podria responder sino tocaba la maldita piedra bruja... Joder! una dificil decision...

Miro a Revhka... Este pobre hombre esta casi mas acojonado que los pobres esclavos... De nuevo miro a los mutantes, luego a los humanos, a Revhka... y de nuevo a los mutantes...

Que asi sea!

Finalmente y con ese grito, extieno la mano hacia la piedra de disformidad, la cojo, y la estrecho contra mi pecho... Mientras la estrujo contra mi miro a los humanos Estan aterrados.... no comprenden como uno de los suyos... joder... espero que sea lo correcto... Y me pongo en cuclillas, piedra en pecho, esperando lo inevitable ahora...
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 04 Feb 2009, 10:02

El joven muchacho agarró el fragmento de brillante y verdosa roca que Barret le ponia a su alcance. Los planes que Jaff tenia para Wolfrin eran muy distintos a ''eso'', pero el lider de los malformados de Monheim ya no estaba, y para ''Muerte en los Caminos'', lo más útil era que todos sus subordinados tuvieran su misma forma.

La piedra era cálida al tacto, y otorgaba una sensación de tranquilidad y bienestar que Wolfrin jamás habria imaginado. Su fulgor y energia penetraban dentro del cuerpo y de la mente de aquel muchacho, haciendole sentir fuerte y vivo. En cuestión de segundos, por su cerebro pasaron fugaces imágenes de su no muy lejano futuro. Se vió rodeado de más cómo él, aclamado por ellos. Tuvo promesas de poder, y contempló un cuerpo lleno de, no mutaciones, sino regalos del mismisimo cielo, dones que los dioses le entregaban como favor, haciendole mucho más fuerte y peligroso que cualquier ser humano.

Y entones lo notó. Su columna vertebral empezó a retorcerse, ensanchando su tamaño y alargandolo. Un vómito de negra bilis salió por su boca, fundiendo el suelo al llegar a la madera. Aquella oscura sustancia salia cada vez más, y Wolfrin la podia notar creciendo por todo su cuerpo. Tuvo miedo, y la idea de que habia cometido un error pasó por su cabeza, creyendo que iba a morir. Pero en lugar de inundar sus pulmones, aquel veneno que su cuerpo estaba formando se desplazó a la ahora fuerte columna, la cual seguia creciendo hacia abajo hasta salir del cuerpo, recubriendose en cuestión de segundos por una capa quitinosa y resbaladiza, de color tan negro y brillante como aquella bilis que habia vomitado. El extremo de aquella nueva extremidad comenzó a hincharse a un ritmo vertiginoso, creando un caparazón puntiagudo. La cola siguió creciendo, hasta alcanzar un tamaño aproximado de entre un metro ochenta y dos metros, con una forma flexible y alargada en cuya musculatura crecia dentro del mismo hueso quitinoso.

Una cola de escorpión lucia llena de sangre y piel humana desde el trasero de el middenlandés, la cual se habia formado en cuestión de minutos. Barret le quitó la piedra a Wolfrin, pues si seguia manteniendola mutaria y mutaria hasta morir, y el resultado ya habia sido óptimo. Los rehenes miraban perplejos la situación, mientras Revkha se acercaba a Barret para obtener su dosis. El viejo leñador comenzó a gritar desesperadamente al tocar la piedra por el profundo dolor que ésta le inflingia, la cual ennegreció y fortaleció su piel hasta que ésta tuvo el tacto del acero.

Mientras todo ésto ocurria, el mutante Sylen preparaba unos ungüentos, que usaria para curar la herida de la espalda de Wolfrin. Al otro lado de la casa, Block sonreia, ahora tenia dos hermanos más.

Barret ''Manocangrejo''

-Ahora lo notais, ¿eh chicos? Ahora lo teneis que entender, el porque muchos no nos quitamos la vida al recibir esos regalos. Somos mejores que el resto, pero la cultura de este pais no quiere entenderlo. Nos persiguen por ser mejores que ellos, porque tienen envidia. Y nosotros lo único que hacemos es defendernos, para poder sobrevivir.


Barret paró, al ver que Revkha ya habia terminado su sesión de radiación, quitandole la piedra para que no siguiera transformandose.

-Dado que sois mis dos nuevos hermanos- dijo mirando a Wolfrin y Revkha- será mi deber defenderos, y el vuestro defenderme a mi. Si queremos triunfar, y gracias al sacrificio de nuestros compañeros ahora si podemos hacerlo, debemos trabajar como una gran familia. Tu nombre, muchacho, será ahora en referencia a tu primer regalo, Wolfrin ''Skorpio'', y tú, viejo, serás ''Piel de Cobre''.

Sylen se acercó con el ungüento preparado, acecandose a Wolfrin ''Skorpio'' y aplicandoselo en la espalda. El dolor por la herida que aquellos malnacidos mercenarios le habian hecho desapareció por unos instantes. Mientras, Barret le quitaba algunas ropas a los rehenes para darselas a ''Piel de Cobre'' y a ''Skorpio'', y colocaba cerca suyo la piedra, con su risita habitual.

-Jijiji, con esta piedra tenemos poder para convertir a mucha gente en lo que tanto odian. Cuando toda la capital sea como nosotros ¿quién querrá matarnos? Ese dia por fin estaremos a salvo. Jaff estaba en contra de estos métodos, pero nosotros tenemos miras más altas y ahora él se ha ido. Si alguien tiene que huir, que sean los humanos y no nosotros. Nosotros somos mejores, no hay razón para que tengamos que ser los perseguidos.

Aquellos mutantes no eran tan malos después de todo. Entre ellos no habian rencillas internas ni traiciones, al contrario de lo que sucedia en la sociedad humana. Cuidaban entre si como si fueran hermanos y además estaban más evolucionados que las demás razas. Si, esa era la palabra, evolución, no mutación.

FDI: El ungüento de Sylen te cura una Herida, asi que ahora dejas de estar a 0 y tienes un punto. Sigues herido grave, pero ya no tienes penalizadores. Cambia tu raza y nombre, el resto ya te lo dire por privado. Además, Barret te ha dado las botas y la ropa de uno de los presos. Apuntante Botas de cuero tachonadas y Justillo de cuero, además de una camisa y unos pantalones.

Ahora vais a comer, asi que tienes tiempo para sacarle información tanto a los mutantes como a los rehenes antes de que hagais el intercambio.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 04 Feb 2009, 23:33

Wolfrin "Skorpio"

El dolor era tremendamente agudo... cada segundo que pasaba, un infierno. Pero de pronto, cuando parecia que el dolor no podía ser mayor,una fuerza interior salio disparada hacia el exterior, una cola, una nueva arma y de pronto... susurros, promesas, recompensas, poder....
De pronto, cuando el dolor hubo cesado, Wolfrin se hirguio, con su nuevo poder... su nueva vida... no puedo evitar poner una diabolica sonrisa y mirar a los alli presentes. Sus nuevos camaradas lo miraban como a uno mas, casi con orgullo... los humanos... aterrorizados y atemorizados... Revhka, como su nuevo futuro, realmente con miedo...

No se esta tan mal como creia... pero no se que diablos ha cambiado... Derepente, Wolfrin se dio cuenta de que tenia una nueva extremidad, Wolfrin no puedo evitar alzarla para tenerla ante sus propios ojos...

Era repugnante, alargada, quitinosa... venenosa... era... poder.
Acaricio su nuevo extremidad con verdadero placer y empezo a reirse a carcajadas por dentro, de pronto, vio que Barret hablaba:
...Skorpio...
Si... ese soy yo...

Y una nueva oscuridad se apodero de sus ojos, mostrando un nuevo rostro, que no necesariamente ocultaba el anterior...

Mientras los mumantes se acomodaban para descansar, Wolfrin decidio hablar con el resto de mutantes...
Barret... ¿muerte en los caminos es muy duro?
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 06 Feb 2009, 11:45

Mientras Skorpio observaba su nuevo poder, los rehenes asistian aterrorizados a todo el proceso de transmutación que Revha y Wolfrin habian llevado a cabo en cuestión de minutos. No sólo eso, intentaban alejarse como podian de la piedra que el condenado Barret habia colocado cerca suya. Uno de los hombres empezó a gritar, al ver como el color de su piel empezaba a tornar azulado, mientras Barret observaba el proceso absorto, como si de un cientifico se tratase.

Barret ''Manocangrejo''

-Vaya vaya, esta piedra es ciertamente, muy poderosa. No es necesario estar en contacto directo con ella para recibir sus efectos, solo unos cuantos segundos es bastante para mutar. Desde luego Urchaven, eres impresionante... ¿Urchaven?


''Sorpresa'' Urchaven se estaba retorciendo en el suelo de aquella casa, emitiendo métalicos sonidos de dolor através del yelmo. Rápidamente, comenzó a quitarse la armadura y la ropa, y cuál fue la sorpresa de Wolfrin Skorpio al comprobar que Urchaven era una mujer. Una mujer a la que en esos instantes sus costillas estaban abriendose de par en par, creando nuevos huesos a una velocidad, literalmente, endemoniada. Al poco tiempo, esos nuevos huesos se recubrieron de músculos y tendones, formando a su vez dedos y piel, y por último convirtiendose en dos brazos adicionales que surgian debajo de los anteriores, en una maraña de sangre y carne. La mujer, que continuaba con el yelmo ocultando su rostro, comenzó lentamente a colocarse la ropa para tapar su ahora ensangrentado torso. Barret volvio a hablar, a pesar de que tanto Block como Sylen seguian a sus tareas como si lo que acabara de suceder pasara todos los dias.

-Qué bien, esta vez has controlado la mutación tres dias. Tus experimentos son cada vez más útiles.

Mientras esto sucedia, Blok y Wolfrin conversaban acerca de ''Muerte en los Caminos''

-Skorpio, he visto pelear a Muerte en los Caminos, y es imparable. Puede recibir cientos de golpes sin inmutarse, y siempre sigue adelante. De hecho, aqui, cada uno de nosotros tiene unas habilidades únicas. Lo mismo que Sylen es capaz de meterse en cualquier parte, Barret es un tipo que nos alegra el dia, yo suelo controlar las defensas y Urchaven, como puedes ver, siempre está haciendo ''experimentos'' como ocultar sus multiplicaciones o crearlas rápidamente. Aunque claro, Urchaven es especial. Ella nació con el don de la hechiceria, y al parecer aprendió de un sectario, hasta que le abandonó. Nosotros, generalmente, no tratamos con sectas ni con religiosos, para nosotros lo importante es sobrevivir y lo que ocurre al dia a dia, y no lo que va a pasar dentro de unos años cuando muramos o el designio de unos dioses a los que no le importamos un ápice. Pero es cierto que hay sectarios fanáticos que nos han ayudado desinteresadamente como si fueramos semidioses. En fin, hay gente para todo.

-Pero en cuanto a Muerte en los Caminos, sinceramente, sin él no estariamos aqui. Puedo asegurar que es el más fuerte de nosotros, y un gran rastreador cuando no está poniendo trampas. Puedes golpearle con una lanza y no le harás ni un rasguño, y cuando se coloca su ''armadura''. No se por qué, pero odia mucho a los patrulleros, y con cada uno que mata, usa su cadaver, el de su caballo y las pertenencias de ambos para combinar algunos trozos con una vestimenta. Y a estas alturas, esa extraña prenda que usa ha alcanzado un tampaño considerable, aunque no suele vestirla. Urchaven y Sylen son los siguientes más poderosos y de los miembros más antiguos. Luego iriamos Bel, Dragón, Manocangrejo y yo, en ese orden de importancia. Y por último, en el escalafón, Piel de Cobre y tú. Pero no te preocupes, ya iras aprendiendo trucos y cosas interesantes. Cómo ha dicho Barret, nuestras evoluciones son muy utiles en ciertos casos, aunque a cambio tenemos que ir de aqui para alla y evitar las ciudades.

-Con el tiempo irás aprendiendo a usar tus ''regalos'' y perfeccionandote, y nosotros te enseñaremos los entresijos y los mecanismos que conocemos acerca de las piedras verdes y las radiaciones que ésta emite. Tienes mucho futuro por delante, hermano.


La extraña familia seguia hablando en la casa. Los tres rehenes iban a convertirse también en malformados, pero a Barret no le importaba, al fin y al cabo aquel nigromante los iba a matar, asi que investigar la fuerza de aquella piedra seria un buen uso para ellos antes de que murieran aquella noche. Sylen seguia preparando unas hierbas, Block y Skorpio hablaban, sentados en una esquina de la habitación y ''Manocangrejo'' ayudaba a Urchaven a incorporarse, mientras ésta miraba fijamente a los rehenes, buscando interesantes cambios en su ser que le pudieran ser útiles en sus actividades cientificas mientras éstos comprobaban horrorizados como sus cuerpos cambiaban a vertiginoso ritmo. Si la piedra habia hecho eso con ellos tan rapido, los pueblos circundantes se convertirian rapidamente cuando ''Muerte en los Caminos'' introdujera la piedra en los pozos comunes.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 06 Feb 2009, 17:22

Wolfrin "Skorpio"

De pronto, los rehenes empezaron a chillar debido a la mutacion acaecida en uno de ellos. En ese mismo momento, "sorpresa" empezo a cambiar de aspecto, eso ayudo a Wolfrin a seguir haciendo su pequeño esquema sobre aquel extraño grupo.
Barret no respondio a su pregunta, sino que comenzo a hablar con "sorpresa" mientras el resto de mutantes hacian otras tareas, comenzo a hablar con Blok, mas dispuesto a conversar...

Asi que soy el miembro de menor importancia....

Y... Blok... como puedo conseguir mas poder? ser reconocido? Skorpio "salio" a la luz en aquel momento, con verdaderas ansias por ser poderoso, pero tambien la parte mas timida de Wolfrin, queriendo tener el respeto de sus nuevos compañeros, por lo que, en cierto modo, empezaba a sentir cierto cariño como el que alguien siente hacia un hermano
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 09 Feb 2009, 11:30

El sol se dirijia hacia su final mientras las lunas comenzaban a escalar en el firmamento para hacerse con su posición final durante la noche. El trabajo de los mutantes en aquella casa estaba terminando, ya habian terminado de recoger sus pertenencias y de ''preparar'' a los rehenes para el intercambio, pero tenian que esperar a que Muerte en los Caminos volviera.

Mientras los seis mutantes esperaban a su lider oficial, Blok y Wolfrin Skorpio continuaban su conversación.

''Pececito'' Blok

-¿Poder? ¿Más del que ya tienes? Muchacho, eso es peligroso. Por lo poco que sé, una vez que transmutas puedes seguir haciendolo más veces, aunque no todos siguen mutando naturalmente. También puedes mantener apretada la piedra, y seguramente desarrollarás más transformaciones en tu cuerpo. Y por último están los trucos que Urchaven aprendió en la secta en la que estuvo. Seguramente hay más formas, pero las desconozco. Pero una cosa si te advierto: No todos aguantamos igual de bien las mutaciones. Hemos tenido algunos compañeros que han muerto a base de adquirir cambios, y otros se han convertido en monstruos irreconocibles de lo que una vez fueron, como le pasó a Fredd. Por eso te digo, hermano, que hay que llevar cuidado con ese tema. Es como una apuesta, si te sale bien puedes ganar mucho, pero si tienes mala suerte lo pierdes todo. Asi que no abuses de la piedra verde.

-Y si lo que buscas es que la gente te adore y tener más reconocimiento... Bueno, los sectarios de los que te hable nos tratan como a dioses. Al parecer, el lider de dicha secta vive en los subsuelos de la Prisión de Almas, pero eso nadie lo puede asegurar. Lo que si es cierto es que hay un montón de sectarios en Averheim, y que están en cada nivel de la sociedad. Urchaven puede conseguirte algún contacto con ellos, aunque yo no lo haria. Sus ideas son demasiado religiosas, y todos acaban completamente locos. Yo prefiero vivir lejos de ellos y contentarme con sobrevivir cada dia. Eso me mantiene fuerte y alerta, preparado para todo.


En ese momento, Barret habló a todos: -Chicos, el jefe ha vuelto, y lleva encima ''eso''. La cara de todos los mutantes se contrajo. Skorpio no entendia que podia ser ''eso'', pero en pocos segundos lo iba a comprender.

La puerta de la casa chirrió lentamente, mientras un silencio sepulcral se hacia presente en el interior. Por la entrada, Wrak'hatd Yvked apareció, pero no iba con su habitual atuendo. Encima de su musculoso cuerpo portaba unas ropas de color pálido y diversas tonalidades grises, marrones, blancas y negras, con grandes relieves. Con la poca luz que entraba en la habitación era dificil observar el tipo de tejido que componia la prenda, pero un segundo vistazo lo delataba. Aquellas ropas estaban hechas de piel. Y no piel de animales cualquieras, estaban hechas de jirones de piel de caballo y humano estiradas y tratadas. En algunas partes se podia observar facciones humanas o crines de caballos. En otras, orejas, órganos, ojos y rabos se mezclaban con cueros y anillas de hierro, todo oxidado y a medio podrir. Como yelmo, el cráneo vaciado de un caballo purasangre, en descomposición y lleno de gusanos, que hacia la función de tapar la cabeza de aquel monstruo, más engendro que humano. Un par de bolsas con el mismo fulgor verde que la otra piedra colgaban de cada uno de sus brazos. Un terror primigenio recorrió la espina dorsal de Skorpio y Piel de Cobre. Si aquel tipo habia sido capaz de recortar, arrancar, estirar y colocar tantas tiras de piel de sus victimas, si habia tenido la paciencia de buscar las que mejor quedaran y colocarlas en posiciónes como las que en ella se mostraban, debia estar completamente chalado. Lástima de los patrulleros que se encontraran con él, pues si el fin de ellos era proveer la armadura de Muerte en los Caminos con sus tejidos orgánicos, era preferible morir en combate que ser capturado vivo. Era terrofico tener a ese ser al lado, pero debia ser peor para quien se enfrenatara a él.

Wrak'hatd Yvked

-Ya terminar mi armadura de patrullero, no faltar nada en ella. También recoger pago que sectarios debernos. Nosotros ir pueblos Streissen mañana por la mañana para convertir pozos con estas piedras verdes. En una semana, todo pueblos transmutados, y nosotros tener por fin sociedad evolucionada. En una semana nosotros terminar nuestro proyecto. Ya faltar menos.


Sylen y Barret sonrieron. Mañana comenzaria el cambio que aquel mundo necesitaba. Pero antes debian de obtener toda la piedra que hiciera falta, y aquellos rehenes darian un poco más. Los mutantes salieron de la alejada casa, con los aterrorizados prisioneros atados y mutados. El intercambio de piedra se haria esa misma noche. Pero antes de dicho intercambio habia que recoger los frutos de la trampa. Para aquellas horas, los cazadores de brujas deberian estar inspeccionando los cascotes humeantes de lo que una vez fue el punto de reunión de los mutantes. Si los cálculos de Wrak eran correctos, los pillarian por sorpresa.

Mientras la congregación de ''hermanos'' se dirigia a dónde ''Dragón'' y Bel-Hanarieth esperaban, todos hablaban entre ellos, y Blok terminaba de explicar a Skorpio la ruta que seguirian, preguntandole si tenia alguna duda más.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 09 Feb 2009, 21:57

Wolfrin Skorpio

Mientras conversaba con Blok, apenas se entero de lo que Manocangrejo les decia... solo oyo algo asi como: ...y viene "eso"

Suena algo despectivo para ser tu lider directo Manocangrejo...

Pero cuando "muerte en los caminos" llego, se dio cuenta de lo que realmente era "eso"... Una verdadera armadura de cuerpos, que protegia mas por el terror que infundaba que por la verdadera dureza de las pieles...

Es un verdadero monstruo...

Cuando se prepararon para el viaje, Wolfrin apenas entendia adonde iban, a pesar de que "Skorpio" estaba ansioso por ver sus nuevos poderes...

¿Donde vamos ahora Blok?
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 10 Feb 2009, 10:25

Anochecer del 28 de Ulricario de 2521.

El grupo de mutantes continuaba su inexorable marcha, en dirección a la mansión que esa misma mañana habia servido de punto de reunión con los otros mutantes de la provincia. Mientras llegaban a su destino, Wolfrin le preguntó a Blok los motivos de su movimiento.

''Pececito'' Blok

-¿Te acuerdas del sitio que quemamos esta mañana? Pues Sylen a preparado una trampa. Resulta que anoche, un cazador de brujas acabó con un montón de hermanos que se refugiaban en la capital, y es bien probable que interrogara a varios que le dijeran dónde se encuentra nuestro punto de reunión. Conocemos bien a esos locos fanáticos, prefieren actuar por la noche. Cuando lleguen, vean el humo y que todo son restos carbonizados de una casa, inspeccionarán con su típica curiosidad todos los restos. Y ése será el momento en el que los nueve nos abalanzaremos sobre ellos. Los armados con armas a distancia, es decir, tú, Sylen, Dragón y Manocangrejo, esperareis fuera de los cascotes, bien visibles. El resto nos dividiremos, escondidos, en dos grupos, uno por la derecha y otro por la izquierda. Cuando los cazabrujas vayan a por vosotros, nosotros les atacaremos desde todos lados mientras vosotros les disparais. Será el cazador el cazado, y vengaremos a todos los compañeros que esos cabrones mataron.


Una cosa estaba clara, aquel grupo de mutantes habia sobrevivido a muchos encuentros con los cazadores, y no sólo sabian como matarlos, sino su manera de trabajar y cómo se movian. Ahora, las armaduras saqueadas que los mutantes llevaban cobraban sentido.

No tardaron mucho en llegar a la posición oculta en una cima desde la que Bel-Hanarieth y Dragón esperaban al grupo y observaban el terreno donde la mansión se erigia hacia unas horas. Al llegar, los nueve se agacharon, incluido el monstruoso Fredd y su amo. Alli, acabaron los comentarios, y quien hablaba lo hacia en susurros. Al principio no habia nadie inspeccionando los restos de la casa, y los mutantes se preocuparon, por si su táctica habia fallado. Pero cuando la luz del sol se habia perdido por las colinas del Gran Ducado, un par de caballos con sus respectivos jinetes llegaron a la escena del crimen. Al tiempo, un tercer visitante llegó, a lomos de un caballo negro. Con la falta de luz era dificil verlos, pero parecia, efectivamente, un cazador de brujas y un par de sirvientes. Cómo habian acordado, se separaron en tres grupos. Piel de Cobre, Urchaven y Blok irian por un lado. Muerte en los Caminos y Bel-Hanarieth por el otro. Ambos grupos comenzaron a rodear la colina, moviendose pegados al suelo como si de serpientes que buscan cazar a un ratón se trataran. Mientras, Barret, Dragón, Sylen y Skorpio se levantaron, quedando bien visibles en la cima del monticulo donde momentos antes Dragon y el elfo habian inspeccionado el terreno. Apenas unos segundos más tarde, los tres jinetes dieron media vuelta, al ver a los mutantes, cabalgando hacia ellos e ignorando los peligros que entre los matorrales se ocultaban. En mitad de la carrera hacia los mutantes, uno de los hombres vestido con una larga chaqueta y un sombrero de ala ancha se percató de algunos mutantes que permanecian ocultos a su alrededor, pero sus compañeros no los habian visto, y ya era demasiado tarde como para dar marcha atrás.

Si el cazador de brujas hubiera visto al grupo entero no habria cargado, si no que habria huido en dirección contraria. Pero habia caido en la trampa de aquellas aberraciones del Caos. Impotente, observó como los mutantes que antes habian permanecido escondidos se levantaban, corriendo hacia el punto en el que los caballos chocarian contra los mutantes armados con proyectiles. Cuando estaban a sesenta metros de ellos, Sylen disparó su arco a uno de los caballos, el cual se encabritó y tiró a su jinete, una muchacha de pelo corto. Un segundo disparó se clavó en un hombre que cubria su rostro con un saco, más éste aguantó el dolor y siguió adelante. Los jinetes siguieron cabalgando, con la esperanza de matar a aquellos malformados y salir huyendo antes de que los que ahora se dirigian hacia ellos con armas en alto les alcanzaran. Aunque para la muchacha que habia caido ya era tarde. Muerte en los Caminos era muy rápido, y en un parpadeo estaba triturando salvajemente los huesos de la muchacha que habia caido. Al ver ésto, el flagelante que habia recibido la flecha quedó desconcentrado, dudando si ayudar a su compañera o salir corriendo. Al final optó por suicidarse, cargando él sólo contra Muerte en los Caminos y contra todos los mutantes que cerca de él se estaban agrupando.

Ahora seria misión del grupo de Sylen y Skorpio parar al cazador de brujas, el cual cabalgaba con su corcel en dirección a ellos.

FDI: Ahora empieza tu turno de combate. No sabes cuales son las intenciones del cazador de brujas, pero tu al menos tienes la pistola cargada. Puedes atacarle a distancia o cargar contra él, pues se encuentra a escasos 15-25 metros de ti. Sylen va a dispararle de nuevo con el arco, y Dragón se reservará por si huye, para calcinar al caballo. Barret actuará en último lugar, según pasen los acontecimientos.

Mientras tanto, a unos 60-90 metros, los demás mutantes combaten con la mujer y con el flagelante del saco, pero estás muy ocupado como para saber cómo les va.

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado