Viajero Stirlandés IV: Terrores Nocturnos

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 04 Abr 2010, 13:12

Franz Miller

El stirlandés no perdía la paciencia tan fácilmente como su compañero tileano. Aunque comprendía el nerviosismo de Valentino; aquel sendero giraba y giraba, como queriendo alargar el inevitable final. Pero Miller estaba tranquilo. Una tranquilidad fruto de su torturada mente. Había elegido una vida que acabaría con él tarde o temprano. Física o mentalmente, acabaría con él. Su esperanza era que su cuerpo cediese antes que su voluntad. Aunque estaba trastornado, solía protegerse a si mismo recitando mentalmente versos del Vitae Sigmar. En momentos de gran tensión o peligro, saltaba como un resorte, inconscientemente, sin pensarlo.

Fue entonces cuando vio las huellas. Huellas extrañas, sin nada que ver con las pesadas botas que había visto a la entrada. Estas eran pequeñas, como las de un animal. Pero no eran pezuñas, parecían más bien pisadas de algún tipo de perro o lobo. Milisegundos antes de que la voz de Valentino le alertase, el vello de su espalda se erizó.

-No te levantes ni mires hacia delante bruscamente, pero tenemos compañia. Y no del tipo de compañia con la que tomarias un té.

Levantó la vista lentamente y sus temores se hicieron realidad. El resorte se disparó. "Sanctus Sigmar, potêns Unberogen. Dimitte nobis debita nostra et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo." Miller se levantó lentamente, asiendo con fuerza su arma. La figura que ante ellos se alzaba era aterradora, pero el stirlandés no sentía miedo. Una leve y fugaz mirada le reveló que Fonseca seguía tras él, impertérrito. En el rostro herido de Miller se esbozó una leve sonrisa.

- ¿No querías atravesar a alguien? -Miller desenvainó su daga con la siniestra- Sigmar provee, amigo mio...

El stirlandés arrastró su pie derecho hacia adelante, apuntó con su espada hacia el pecho del individuo y mantuvo la daga cerca de su cuerpo. Estaba listo para la lucha.



FDI: Básicamente, desenvaino mi daga con la mano torpe para poder parar como acción libre (pág. 129 del reglamento) y tomo una Postura defensiva como acción completa (-20% a la HA del que me ataque).
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 05 Abr 2010, 00:10

La silueta elevó su difunto rostro hasta mirar fijamente desde sus cuencas vacias a los dos mortales que ante él se presentaban. Una fría y limpia calavera se hacia patente debajo del sombrero de ala ancha, acompoñada por solitarios tendones y cartilagos desprovistos de toda piel. Cucarachas correteaban entre sus muertas encias cuando el ser abrió sus mandíbulas en un gesto amenazante ante aquellos que osaban molestarle en su tormento eterno.

Las lunas daban ahora más claridad que en toda la noche, al tiempo que la niebla se concentraba en un preciso punto a la izquierda del final del pasillo. El monstruo no-muerto dió un rapido golpe hacia abajo, liberando al horrendo can libertad para atacar, libertad que éste aprovechó sin dilación. En cuestión de segundos mientras su dueño avanzaba lentamente y sin prisas hacia los invasores, pues tenia todo el tiempo de la eternidad, el can recorrió los cincuenta metros hasta llegar a la pareja.

Miller estaba listo, con espada y daga listas y en posición defensiva, mirando friamente al monstruo que se convertiria en su próximo objetivo. A su lado, Fonseca habia sacado su desgastado escudo de metal con la insignia de remo, y la vieja espada larga que siempre le habia acompañado en sus largas horas de trabajo. El can se decantó por el segundo, descargando todo su peso contra el escudo del tileano, el cual quedó abollado. Por suerte, Myrmidia habia querido que el ataque no acertase, y le dió a Fonseca la oportunidad de cobrarse por la herida sufrida. Dos tajos, uno de derecha a izquierda y otro descendente fueron lanzados hacia el putrido animal. El primer golpe acertó de lleno en las costillas, haciendo crujir salvajemente los huesos y esparciendo liquido espinal por el rostro de ambos compañeros. El monstruo se alejó herido por tal letal tajo, y el segundo golpe de Fonseca dió a la nada, pues los fluidos corporales le habian estorbado en el útlimo momento, fallando por poco.

-¡Miller, disparale a la cabeza al otro, creo que me puedo encargar de la bestia!- gritó Valentino enfrascado en su mortal lucha contra la bestia no-muerta, mientras a lo lejos, al final del camino, el amo del can caminaba lenta pero inexorablemente hacia el enfrentamiento.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 05 Abr 2010, 13:20

Franz Miller

El stirlandés estaba preparado para recibir la carga del pútrido can, y cual fue su sorpresa cuando éste se lanzó sobre el escudo de Fonseca. El tuerto tileano aguantó la embestida y contraatacó, hiriendo a la bestia. Fonseca le gritó que aprovechase y atacase al no-muerto con su ballesta. Pero estaba en tan buena posición...

Miller se puso de espaldas al muro y decidió ayudar a Fonseca. Con la daga en la mano izquierda lista para bloquear cualquier ataque dirigido contra él, arremetió con la espada al costado de la bestia. Aquel no-muerto iba caminando tranquilamente, y aunque era aterrador, aún estaba lejos, y les daría el tiempo suficiente para acabar con el perro y prepararse de nuevo. Sería una lucha corta.


FDI: Apunto y ataco al perruncio.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 06 Abr 2010, 15:44

Hombres y can se movieron al unísono, casi al mismo tiempo. Miller hizo caso omiso de los consejos de Valentino, y adoptó una postura de ataque. Rápido como el rayo, su espada bendita se dirigió certera a la cabeza del grotesco animal cuando este se preparaba para iniciar un nuevo mordisco a Fonseca, penetrando el puro metal de la espada en la carne y huesos del cráneo. Uno de sus pútridos ojos reventó por la fuerza del golpe, y el animal voló un metro hasta chocar contra el muro derecho del tortuoso pasillo, quedando incosciente. Fonseca no se arriesgó, y precavido como era, acabó definitivamente con la existencia, presente y futura, de aquel cadáver andante cercenando su cabeza de un tajo.

Ahora que la amenaza más inmediata, ambos hombres se percataron de que el no-muerto restante se movia rápidamente hacia ellos, antorcha y sable alzados por encima de su sombrero de ala ancha. De la antorcha, un humo negro salia fusionandose con vapores azulados del sable largo que los enguantados dedos del monstruo portaban. Y bien parecía que la mandibula desnuda del ser no-muerto estuviera sonriendo ante la idea de acabar con la vida de aquellos humanos.

-Mierda, si hubieras sacado la ballesta podrias haberle disparado, tenia controlado al chucho. Solo espero que éste sea tan torpe como su perro-
espetó el tileano mientras se preparaba a lo que estaba por llegar.

Sigmar decidiria si la suerte volveria a estar de lado de los dos cazavampiros en aquel enfrentamiento.

FDI: La tirada de tu ataque ha sido 11, y el daño de 9. Causas un Crítico de 5 en el ya herido perro, justo en su cabeza. Por cierto, el no-muerto de la espada y la antorcha ya no va tan lento como antes, y lo teneis a menos de veinte metros.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 09 Abr 2010, 14:30

Franz Miller

El stirlandés descargó un brutal golpe ascendente, de izquierda a derecha, que bateó la cabeza del perro como si fuera una sandía. El can salió despedido varios metros y se estrelló contra el muro. Fonseca corrió a decapitarlo, para asegurarse de que no volvía a levantarse. Pero Miller ya había cambiado de objetivo y de posición.

El monstruo del sombrero avanzaba a una velocidad asombrosa, y cada vez estaba más cerca de los cazavampiros. Ahora, su sable y su antorcha desprendían vapores sobrenaturales, haciendo al que los portaba más aterrador aún. Pero el stirlandés no se amedrentó. Dio un par de pasos adelante y adelantando el pie derecho, optó por una posición defensiva. Antes de atacar a la criatura, debía medir sus acciones. Miller no era conocido precisamente por su impetuosidad, no desde hacía cinco años...


FDI: Tomo la Postura Defensiva para darle a mi rival un -20% a su HA. Como llevo dos armas, podré optar a una parada si me logra colar el ataque. Que Sigmar nos ampare...
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 10 Abr 2010, 00:55

Ambos combatientes se prepararon para la carga de su enemigo. Miller colocó su daga hacia delante y el cuerpo de lado, listo para bloquear cualquier ataque y eludir los embites del enemigo. Fonseca, por su parte, mantuvo el escudo en alto listo para resistir las estocadas rivales.

La criatura no-muerta comenzó a correr a gran velocidad. Sus delgadas piernas huesudas le impulsaban con mayor fuerza que cualquier carne viva, y sus brazos se balanceaban con invisibles cartilagos hechos de pura magia negra. En la carga, perdió su sombrero de ala ancha, y los dos cazvampiros pudieron ver con claridad su cráneo, en el cual se observaba una cruz negra pintada. Cuando se acercaba, detalles de su vestimenta se hicieron visibles, como las mallas que portaba debajo de los tres cuartos de cuero que vestia, o un colgante con el martillo de Sigmar al cuello, toda una blasfemia que haria arder en furia a cualquier devoto que lo descubriera. Aquel ser era el esqueleto más extraño que ambos contendientes hubieran enfrentado en su existencia. Algo en su manera de moverse, en sus pasos y giros de cabeza resultaba tenebrosamente extraño. A diferencia de la mayoria de esqueletos que habian visto con anterioridad, este parecia tener personalidad, inteligencia, mente... Estos pensamientos se confirmaron cuando de su inexistente garganta, un sonido aullante surgió como de la nada, helando los corazones de los dos hombres. Nunca antes habian visto a un esqueleto emitir sonido alguno, y menos un sonido largo y en diferentes tonos, como si quisiera expresar algo.

Antes de que pudieran comentar algo al respecto, la criatura llegó a la altura de ellos, golpeando rápida y letalmente a Miller. Quien sabe que habria ocurrido si éste no hubiera sido un experto luchador y se hubiera lanzado al ataque en lugar de mantener su postura. Seguramente la helada espada del monstruo le habria atravesado.

Pero no fue así, y la espada solo rebanó el aire circundante al cazavampiros stirlandés. Fonseca se secó la frente con la muñeca, pues el combate de verdad ya habia dado comienzo.


FDI: Suerte que has tenido, el ataque del esqueleto falla. Las iniciativas para el turno siguiente son 48 de turno para ti, 46 para Fonseca y 38 para Huesitos, tu tumulario favorito.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 13 Abr 2010, 00:04

Franz Miller

El stirlandés retrocedió para evitar el letal ataque del no-muerto. Si podía mantener aquella espada siniestra lejos de su cuerpo, tanto mejor para él. Con una mirada por el rabillo del ojo, Miller constató de que Fonseca estaba a su lado y que no lo abandonaría. Juntos tendrían una oportunidad, y más ahora que habían acabado con el perro.

El esqueleto era terrorífico, y seguramente muy duro, pero Miller era sin lugar a dudas mucho más rápido, y aprovecharía esa ventaja. Lanzó primero un par de golpes de prueba con el objetivo de estudiar la defensa del enemigo. Una vez tuvo localizado el punto débil de la guardia del esqueleto, Miller lanzó un ataque preciso y veloz, dispuesto a acabar con aquel ser profano.


FDI: Apunto y ataco, con una HA de 52%. Si me golpea, pararé con mi acción gratuita por blandir dos armas.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 13 Abr 2010, 23:29

Miller fue rápido como el rayo. Antes de que el horrible monstruo llegara a golpearle, le asestó una brutal estocada en la cabeza. Placas óseas del craneo saltaron en pedazos, dejando ver un pútrido y seco cerebro que el tumulario ya no volvería a utilizar. La criatura se tambaleó, y antes que pudiera reaccionar Fonseca destrozó los dedos de su mano derecha con un golpe ascendente, más falló su segundo embiste.

El esqueleto estaba destrozado, pues cada cazavampiros le habia inflingido terribles heridas. Habia atacado sin cuidado, abalanzándose sombre Miller, y eso le habia costado demasiado caro. Pero antes de volver a la tierra de dónde nunca debió haberse levantado, el esqueleto emprendió un violento movimiento contra Miller, acuchillando con su espada el brazo izquierdo del stirlandés. Poco pudo hacer éste para evitar tal ataque, y ni su experimentada defensa con el cuchillo pudo bloquear el certero golpe.

Mas hubo suerte, y Sigmar creyó conveniente que aquel no fuera el fin de Miller. La espada se introdujo escasos centimetros en el tejido cutaneo de Franz Miller, y éste ni siquiera notó el golpe, sólo una ligera sensación de frio. No fue hasta que miró su brazo que vió sangre en él, y se preparó para acabar aquel combate.



FDI: Un 49 en tu ataque, y un 14 en el daño (zas!). El tumulario ni se molesta en parar el golpe, y aguantó recibiendo 7 heridas. Fonseca le acierta de lleno un golpe y falla el otro, causandole 6 heridas y dejandole gravemente herido. Con todas sus fuerzas, el tumulario lanza un ataque, sin usar paradas. Hacierta con un 46, y fallas con un 79. Pero tienes suerte, solo te hace 3 heridas. Te podia haber hecho muuuuucho más.
Para el siguiente turno sacas 62, Fonseca 55 y Huesitos 34.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 15 Abr 2010, 20:50

Franz Miller

El stirlandés y el tileano atacaron a la velocidad del rayo y con gran fuerza. El tumulario se tambaleó y retrocedió, y su torpe golpe solo hirió levemente a Miller. Ya lo tenían. El cazavampiros notaba que su enemigo estaba a punto de ser derrotado. No aguantaría otra embestida como esa, y eran dos contra uno. Valentino le había reprochado no haber disparado contra el tumulario, pero ahora era más que evidente que su planteamiento había sido correcto.

Miller no lo pensó más y arremetió contra el tumulario con todas sus fuerzas, descuidando su guardia, pero dispuesto a reducir a aquel ser a harina.


FDI: Ataque total contra el tumulario, con un par
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 15 Abr 2010, 21:11

Chasquido. El monstruo no muerto se tambalea torpe hacia atrás, cayendo al suelo de espaldas. Ni un rastro de cráneo en su esqueleto.

En un rápido corte de derecha hacia izquierda, horizontalmente ascendente, Miller pulverizó la putrefacta cabeza de su enemigo, la cual se hizo añicos que estallaron por el aire. Restos oseos se esparcieron como arena ante el brutal ataque, y la magia que unia los huesos del monstruo se deshizo, quedando solo hierro, astillas y ropa al cabo de unos segundos.

Lo habian conseguido sin gran problema. La suerte habia estado de su lado, pero ahora los dos cazavampiros podian respirar tranquilos.

Fonseca se agachó a inspeccionar las ropas del esqueleto: Durante unos segundos pensó apropiarse de ellas, pero una sensación de escalofrio recorrió su espalda con el mero hecho de imaginarse con las telas de un cadaver andante.

-Ya me encuentro mejor, la pierna me duele menos después de mandar al infierno monstruos como éstos.

La astilla habia dejado una fea herida en el tileano, al igual que los dos golpes recibidos por Miller, pero nada de eso les pararia de su objetivo, que ahora parecía más cercano. Cuando Fonseca creyó que su compañero no miraba (aunque este le veia por el rabillo del ojo) cogió el sombrero de ala ancha que el monstruo portaba al principio de la batalla, y adoptó los gestos y palabras del stirlandés como burla, quitandole hierro al asunto de que habian podido morir a manos de muertos imbuidos en magia negra:

-Fonseca, nos vamos.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 20 Abr 2010, 17:58

Franz Miller

Miller suspiró aliviado. Habían acabado con aquel horrible tumulario y su voraz bestia, prácticamente sin despeinarse. Volvió a envainar las armas y se ajustó el sombrero sobre la cabeza. Miró un momento al esqueleto, que poco a poco iba convirtiendose en el polvo del que había sido creado. Un leve escalofrío recorrió su columna.

Entonces, escuchó a Valentino y no pudo evitar esbozar una sonrisa. El tileano había sido su vía de escape a la locura. Siempre, en los peores y más peligrosos momentos, ahí estaba él para sacarle una sonrisa con algún comentario a destiempo. Miller le estaba mucho más agradecido a Fonseca su compañía de lo que admitiría jamás.

- Te dieron una buena en la pierna. Si te duele mucho, puedo llevarte a hombros a que te curen las hermanitas de Shallya -en la voz del stirlandés había una clara nota socarrona-. Ya volveré yo a rematar la faena.

Tras un guiño de ojo y un breve asentimiento, ambos cazavampiros continuaron su camino, y conforme avanzaban, volvía a ellos la sensación de opresión y tensión olvidada por el combate. Y el palacio estaba cada vez más cerca.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 22 Abr 2010, 02:16

Ambos cazadores terminaron sus bromas, tan necesarias después de aquel tenebroso enfrentamiento. Prosiguieron adelante sin mirar atrás, y durante media hora recorrieron los intrincados caminos de aquel sendero, el cual serpenteaba con el simple objeto de hacer perder los nervios.

En mitad del camino, y gracias a la aguda vista de Miller, percibieron un monticulo en el suelo parecido al que habia lanzado las espinas al principio del jardin. No sabian si seria tan peligroso como aquel, pero no les costaba nada rodearlo y asi hicieron, pues otro fallo podria acabar con sus vidas. Y asi fue como, al fin, tras un interminable camino, llegaron a una nueva encrucijada de cuatro salidas.

Sin embargo, aquella encrucijada era exactamente igual a la primera que encontraron. Tres caminos, uno estrecho y sinuoso que era por el cual habian venido, uno central y lleno de niebla, de donde venia la melodia, y un tercero ancho y con huellas. Todo indicaba que esos tres caminos conducian a la primera encrucijada. De no ser por una abertura en los muros que daba a un cuarto camino, bien podrian haber sufrido una mala pasada del destino y haberse quedado atrapados en aquel jardín. El cuarto camino ascendia, y desde él se podia ver el palacio.

-Mucho me temo que quien diablos sea el que maneje este maldito lugar, nos ha abierto ese cuarto camino a proposito. Apuesto a que muchos han muerto al dar vueltas eternamente por estos pasillos al no ver ni el camino al palacio ni el de la salida al volver a la primera encrucijada. Y no se que me da mas miedo, si el que puedan controlar los pasillos o que nos hayan dejado libre la abertura al palacio.

Miller y Fonseca intercambiaron miradas de preocupada seriedad tras las palabras del tileano, pero no habian llegado tan lejos como para volver sobre sus pasos, y el cuarto camino que comunicaba la segunda encrucijada con el palacio parecía la única opción coherente. El camino subia unos metros hasta el palacio, que se veia imponente entre la oscuridad de la noche y las lunas brillantes. Una enorme cúpula se distinguia en el centro de la construcción, y no tres sino cuatro torres daban la forma de un cuadrado. Ahora que se encontraban más cerca pudieron ver que si habian ventanas, pero únicamente en las delgadas torres. Todo el palacio era de un fino color marfil, y no parecia para nada en desuso sino más que utilizado y limpio. La planta de abajo conectaba tanto la bóveda como a las torres, y desde el principio del cuarto sendero solo se veia un gran portón, ni una entrada más. Fonseca esperó la afirmación del loco stirlandés para subir al palacio: Nunca tomaba decisiones importantes sin consultarle.


FDI: 06 en Percepción. Da las gracias a los dados, te han salvado de la muerte (mwahahahaha, se oye risa maléfica de master cabrón y oscuros truenos en la lejania)

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 26 Abr 2010, 14:57

Franz Miller

Aquella situación era extremadamente compleja. Habían vuelto a la encrucijada, y no le habría sorprendido de no ser porque salían por el mismo camino por el que habían entrado. Miller no era un hombre de ciencias, ni un erudito, pero sabía que aquello era imposible, a menos que hubiese magia de por medio. Y el comentario del tileano era demasiado acertado.

- Creo que me da más miedo el hecho de que nos muestren el camino, amigo mio... Pero no podemos hacer nada. No podemos volver porque nos perderíamos y acabaríamos como nuestro amigo el del sombrero -Miller puso su mano en el hombro del tuerto tileano-. Vamos, cuanto antes acabemos, antes saldremos.

Y así, Miller se adentró, espada en mano, en el camino que subía al palacio...
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Terrores Nocturnos

Mensaje por Saratai » 26 Abr 2010, 19:12

Los dos guerreros se adentraron en el cuarto sendero, apartado de la encrucijada. Al encaminarse por él, vieron el palacio en todo su esplendor: Un enorme complejo que rivalizaba con las grandes mansiones de las mejores casas averlandesas.

El camino era al principio parecido al resto de pasillos que conformaban el complejo laberintico que rodeaba el palacio abandonado, pero a los pocos metros la hierba era paulatinamente sustituida por adoquines, y más adelante por escaleras ascendentes que elevaban al caminante por encima del nivel de los muros que rodeaban los senderos por los que Fonseca y Miller desperdiciaran horas aquella noche. Ahora podian ver todo el sistema claro, el laberinto no era tal sino un simple jardin con tres senderos que se juntaban en una punta y en otra en serpenteantes distancias, compuesto por altos muros que impedian saltarlo. Lo que no se veia en aquella distancia era lo que diablos fuera que correteara por alli y que tantos problemas podria haber dado.

Tras unos minutos subiendo escaleras y adoquines, ambos cazavampiros se encontraron frente al palacio. Cuarenta metros de piedra y muros se encontraban ante ellos rodeando un inmenso portón de madera maciza que daba entrada al interior coronado con un escudo de armas verde y tres cañones. Enredaderas crecian bien cuidadas desde cada rincón y el aroma volvia a ser tan edulcorado y empalagoso como al principio del jardin. Desde cuatro torres diferentes eran contemplados, y por todo el edificio bellas y limpias gargolas de piedra de elaborados y antiquisimos diseños cautivaban la vista al espectador. En la puerta, letras en un idioma extranjero se hacian ver, y Fonseca intentó traducirlas sin éxito.

-Parece tileano, pero no lo es. Tal vez palabras en Estaliano o en el dialecto de Remas...

Más antes de que ninguno de los dos hombres pudiera hacer nada, la puerta comenzó a abrirse. Preparados para lo peor, ambos hombres se pusieron en guardia, pero lo que salió por el portón no era para nada una amenaza. Un muchacho joven y de pelo castaño, de una belleza ambigua e impecables vestimentas salió por la puerta. Vestia como un sirviente, pero no parecia estar asombrado de encontrarse a aquellos hombres en la puerta de la mansión.


-Buenas noches señores, dejenme darles la bienvenida al hogar de la Condesa de Cañadarrío y Hülbertz María Jesús de la Buena Esperanza y Sandoval. Mi señora vió venir a sus ilustrisimas desde su dormitorio, y está encantada con su visita, pues no vienen a menudo caballeros a su hogar. También les transmito de su parte sus más sinceras disculpas por los problemas que hayan encontrado al venir aqui, pues como habrán podido observar tenemos horribles y trágicos problemas en los jardines que Sigmar quiera que podamos solucionar.

El mayordomo hablaba finamente pero sin amaneramientos, siendo educado y prudente tanto en gestos como en palabras. Algo extraño para dos cazavampiros acostumbrados a mancharse con sangre y barro, ajenos a todo tipo de protocolo. Antes de que pudieran decir palabra, el mayordomo continuó.

-Por favor, entren adentro que en la cocina les están preparando tentempies y bebidas. Mi señora es una grandisima anfitriona, podrán comprobarlo.

Sus palabras no cayeron en saco roto, hacia mucho tiempo que no comian bien y la sola mención de la palabra tentempie hizo sonar ambos estomagos. El mayordomo terminó de abrir la puerta con dificultad, y los dos hombres vieron un interior cubierto de alfombra roja de seda y paredes de retratos y antiquisimas pinturas. Habia poco mobiliario, pero la entrada era amplia y acogedora, con un pequeño fuego en cada esquina y cuatro escaleras que dirigian hacia distintas partes de la mansión.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: Viajero Stirlandés IV: Terrores Nocturnos

Mensaje por Van Hoffman » 04 May 2010, 16:57

Franz Miller

El camino ascendente serpenteó un rato para luego salir del maldito laberinto. Al llegar al pie de la escalinata adoquinada, Miller se volvió. Allá abajo, envuelto en niebla, podía ver el laberíntico jardín en todo su esplendor. Se estremeció con solo mirarlo, pensando en qué les habría pasado de perderse, con qué bestias podrían haberse topado, o peor aún, en qué podrían haberse convertido. Sacudió la cabeza y eliminó aquellos pensamientos. Se volvió de nuevo y vio que Valentino le estaba esperando.

Siguió caminando, subiendo la escalinata peldaño a peldaño, con la vista clavada en el palacio. Era tan imponente... el edificio más grande y espectacular que había visto nunca. Miller se preguntó cómo sería por dentro. No sabía que pronto lo descubriría.

Finalmente, ambos hombres llegaron al final del camino, frente a la gran puerta del palacio. Había un cartel que seguramente fuese importante. Fonseca trató de leerlo, pero no lo logró. Miller reflexionó sobre aquello. Siempre había pensado que leer no servía para nada, pero con los años, iba dandose cuenta de cuan equivocado estaba. Justo entonces, la puerta se abrió.

Miller era un hombre valiente, al que poco podía asustarlo, y menos aún sorprenderlo. Había visto muchos horrores, muchas muertes y mucho sufrimiento. Estaba preparado para todo tipo de encuentro. Para casi todo tipo de encuentro. El muchacho que abrió la puerta, elegante, bien vestido, educado, ¡limpio!, realmente dejó al stirlandés con cara de tonto. No pudo ni siquiera alzar su espada para ponerse en guardia; simplemente, lo miró embobado, absorto por la extraña aparición.

Mientras el joven hablaba, Miller se rascó la nuca, descolocado. Cuando calló y les invitó a entrar, el cazavampiros miró a su perplejo compañero. Éste le devolvió la misma mirada confusa. ¿Qué debían hacer ahora? Estaban cansados, hambrientos y heridos. Les habían ofrecido una rica y opulenta cena, pero los dos sabían que no podían fiarse de nada de lo que viesen en el complejo palaciego. Miller se encogió de hombros. Sólo podían hacer una cosa...



- Será un placer

Miller envainó su espada y entró en el palacio, manchando la hermosa moqueta roja del barro de sus botas, al tiempo que miraba al joven y le dedicaba un asentimiento. Aunque había accedido a las peticiones de aquella Condesa, no dejaría de estar alerta ni un solo milisegundo.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado