Reinhard Russ III: Verenna nos dará la Claridad

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Reinhard Russ III: Verenna nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 18 Mar 2010, 15:44

18 von Brauzeit, 2527. Konistag, Averheim.

Libros por doquier. En el suelo y en las mesas, colmando las estanterias y las esquinas. Asi se encontraba el templo del saber, localizado en los subsuelos de la Nueva Iglesia Vereneana. Después del gran incendio que habia acontecido cinco años antes, donde toda la estructura principal fue arrasada.

Ahora todo era diferente, y la Nueva Iglesia habia cambiado no solo su estilo arquitectónico, sino su metodología. Ahora, ningún mendigo era bienvenido, ni cualquiera podia entrar en sus salas. La Iglesia se habia convertido en un lugar de sabiduría, dónde los rezos y las ofrendas se limitaban a una pequeña estancia en la entrada del recinto, quedando el resto de salas cerradas al público. Se habia invertido mucho dinero, puesto que el culto Vereano queria rivalizar con el culto ascendente de Myrmidia, luchando por ser la segunda deidad averlandesa.

Hacia ya mucho que Ulric habia quedado relegado a deidad secundaria, al mismo nivel que dioses como el kislevita Tor, o el marino Mannan. Sigmar era la deidad más poderosa, y sus fervientes creyentes ya colmaban incluso los reinos fronterizos. Las generaciones más jovenes no solían rendir culto con frecuencia al resto de deidades, lo que se veia como una estupidez por los más viejos. Otra deidad que habia aumentado sus arcas considerablemente era Taal y Rhya, que ocupaban el antiguo puesto de Ulric en el Norte tal como hacia Verena y Myrmidia en el Sur.

Estas batallas entre cultos eran meramente políticas, pero todas hacian grupo contra el Culto de Sigmar presidido por Esmer, el Gran Teogonista, que controlaba el Parlamento Imperial sin dar opciones a otro culto. Era por ello que los cultos secundarios habian optado por elegir periódicamente a un representante que hiciera oir su voz en el Parlamento Imperial. Y justo el año del 2527 era el año en que la Iglesia de Verena se encargaba de esta representación. Ahora el culto trabajaba muy duro, recopilando toda la información posible de todos los cultos religiosos. Habian incluso encontrado información que, posiblemente, nadie en todo el Viejo Mundo poseia, y eran celosos guardandola. Esta información concernía a peligrosas sectas que crecian en el entramado político del Imperio.

Los investigadores del Culto se habian encontrado en la encrucijada de transimitir su información o guardarla. Si daban todo lo que sabian, el culto Sigmarita podria limpiar los altos cargos de escoria, pero si lo hacian también se arriesgaban a que los cazadores de brujas más extremistas destruyeran sus bibliotecas, por lo que se acordó quedar en silencio ante los temas más peliagudos. El objetivo más interesante era dejar a éstos la informacion necesaria, sin que ellos supieran jamás la fuente. De esta manera, el culto Sigmarita podria actuar (aunque debilmente) y los Vereneanos quedaban fuera de sospecha. El método más común era comunicarse con los cazadores por mensajes cifrados, enviados con sumo cuidado.

Fabian Dortmund era uno de esos investigadores. Tras años de experiencia en el cuerpo de Vigilantes de Averheim, Fabian habia adquirido grandes cualidades como investigador. El hombre, de origen pobre, destacaba por poseer un gran intelecto y una asombrosa habilidad para encontrar pistas en cualquier lugar. De gran mandibula y pelo negro, era uno de los investigadores más jovenes del culto, y sus conocimientos acerca de la Prisión de Almas, asi como los contactos que poseia en ella, eran de gran valia para la organización.

Efferman era el encargado de supervisar el trabajo de Dortmund desde que éste entrara por recomendación del Jefe de Carceleros, Navenül. La investigación se habia llevado a cabo, y se habia demostrado de la existencia de una organización sin nombre conocido, que actuaba como una hermandad. El simbolo que usaban en sus ceremonias era una serpiente purpura, y sus tentaculos se extendian por casi todos los miembros del gobierno actual y de los cuerpos del Estado. No sólo eso, sino que tambien habian colocado miembros en familias nobles del bando opuesto. Era por ello que Efferman ponia mucha atención al caso, puesto que de la detención de tales miembros y la aniquilación de tal hermandad dependia el futuro de la provincia y tal vez del Imperio en su totalidad. Su triunfo supondria la paulatina adopción de las fuerzas primigenias del Caos, Su derrota, en cambio, no supondria nada. Pero Efferman no se podia quedar parado, sus propias convicciones eran opuestas al Caos en su totalidad, y daria su vida antes de que este reinaba. Todo indicaba a que acabaria triunfando sobre todo algun dia, pero no seria mientras el viviera.

Fabian Dortmund llegó ante el despacho de Efferman, en los sotanos de la Iglesia. El calor era axfisiante y la visibilidad apenas nula, solo un par de antorchas iluminaba levemente el pasillo que daba entrada al despacho del líder Vereneano, guardado por la detallada pintura de una báscula en el quicio de la puerta residia.

Investigador Jefe Efferman

-Toma asiento, Dortmund-
Efferman se encontraba sentado, estudiando viejos tomos históricos, siempre atento a viejos pasajes que pudiera ayudar a entender el presente. Efferman estaba viejo, pero aun podia caminar con rapidez entre los laberinticos pasillos que conformaban el subsuelo. Pocos pelos en su cabeza y muchos en su cara, todos ellos blancos del susto de ver peligrar su estabilidad en la vieja piel del Lider.

-Te hecho llamar para finiquitar nuestra investigación, el caso serpiente púrpura. Como sabes, un enfrentamiento entre los revolucionarios de Markus Leitdorf y los ejércitos pagados por los nobles aliados a los Alptraum se avecina, por el control definitivo de la Provincia. Y también, la alta probabilidad de que gane quien gane, los sectarios tengan el poder. Es por ello que debemos actuar rápido. Me da igual quien gane el control de la provincia, si Leitdorfs o Alptraum, pero hay que parar a la secta de una vez por todas.


Efferman sacó dos cartas, escrita por Navenül, y la entregó al moreno investigador. La primera carta era ilegible, llena de flechas sin sentido. La segunda carta decia asi:

''Te envió el mensaje codificado, por si Johann encontrara algún problema, y de paso, para evitar que éste le heche un vistazo. Lars ha encontrado, en sus interrogatorios, a un preso con dos tatuajes extraños, de serpientes enroscadas. Entre la tortura, el preso aseguró que era miembro de una hermandad que se reunia en unos subterraneos, y que tenia relacion con el Rey del Submundo. Ya sabes como es Lars, asi que intensificó la tortura hasta matarle. Pero antes de morir, el preso dijo algo importante: En la hermandad nos reunimos cientos de personas, tal vez más... Después solo dijo gritos, cosas sin sentido, bla bla bla, hasta que al final dijo otra cosa importante: Solo le podemos ver las caras a los miembros más jovenes. El resto llevan máscaras, y los cuerpos desnudos. A más tatuajes, más importancia dentro de la secta. Dicen que el lider lleva la piel entera entintada, pero yo no se nada más, lo juro. Solo cumplo ordenes, y de vez en cuando recibo dinero extra en mi sueldo...''

El viejo observó el rostro de Dortmund. -Ya tienes idea de cómo actuar ¿verdad?


FDI: Este es tu post de introducción, Fabian. En estos cinco años, a base de encarcelamientos, sobornos, secuestros y torturas, habeis recopilado información en grandes cantidades. Sabes que Jaran Tropkter, Sargento de la guardia, y Vergamont Fahen, miembro del Consejo Regente, poseen ambos tatuajes de serpientes.

Te recuerdo tambien que eres un investigador profesional. No se espera de vosotros que cumplais ordenes, sino que actueis por vuestra cuenta y seais efectivos a la hora de recopilar información. Los miembros superiores solo estan para recibir vuestra información y aconsejaros en momentos de duda, no para deciros como ejercer vuestro cargo. Suerte.

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 04 Abr 2010, 22:13

Fabian Dortmund asintió. Ya estaba recogiendo sus utensilios, y analizando su plan de acción, cuando Rot Gertl, uno de los investigadores del tempo, entró raudo en los aposentos de Efferman. De recortadas perilla y bigotes oscuros, tanto como sus ojos, el investigador habló:

-Mi señor Efferman, el Fiscal Messner acaba de llamar a la puerta. Y viene solo.

El lider de investigadores verenanos abrió los ojos de par en par, al igual que Dortmund.

-Deberia ir yo, señor. Le conozco, y no todos los días tenemos la oportunidad de poner a prueba a un miembro del Consejo sin despertar sospechas. - habló Fabian Dortmund.

-No - contestó Efferman - Yo y Rot daremos buena cuenta de él. Tú sal por la puerta trasera, ya se me ocurrirá algo para conocer si es o no un miembro. Si viera a un conocido podria esgrimir argumentos de fiabilidad y podria resultar perjudicial si algo se fuese de las manos. Que la luz de Verena guie tus pasos.

De esta manera, Fabian salió de la Iglesia mientras Rot y Efferman ponian a prueba al Fiscal en las bibliotecas, dándole información que dejo a Heinrich Messner fuera de combate. Cuando Efferman lo consideró adecuado, mandó a Rot a buscar a Reinhard Russ, un acaudalado minero. Si los informes eran correctos, la mina que poseia Russ estaba localizada en los subsuelos, y era ahi donde los miembros de la serpiente púrpura se reunian. Rot Gertl habia descubierto muchas cosas espiando a Vergamont Fahen, y la última vez que le vió fue rondado por las minas cercanas a Tannfeld, siguiendo el camino de Monheim. No cabia duda de que Vergamont no tardaria en intervenir en aquellas minas, y Rot queria saber cómo era el dueño de éstas. Cuando éste salió era tarde, asi que prefirió esperar al amanecer, cuando era seguro que veria a Reinhard Russ trabajando.


19 von Brauzeit, 2527. Angestag, Minas de Cobre, entre Monheim y Tannfeld.

La mañana estaba algo nublada, pero aun asi habia una visibilidad suficiente como para cabalgar sin problemas. Rot no tardó en encontrar mayorales, tan tipicos en la zona, junto a sus hermosos ganados.

No hay caballos iguales en el mundo. ¡Ni los árabes superan nuestras monturas!


Apenas llevaba unas horas de trote, cuando vislumbró el pueblo de Tannfeld. Alli pregunto por Reinhard, y no tardó en recibir noticias de que se encontraba trabajando en su mina, junto a sus obreros. El camino habia sido habilitado, tras un año de excavación, desde las tres cavernas de Monheim, en cuyas bovedas, hacia cinco años habia acontecido una horrible matanza. Sin embargo ahora se estaba libre de todo peligro, y Rot se encaminó en su busqueda. Se haria pasar por comerciante, para inspeccionar los subterraneos. Si Reinhard resultaba ser un miembro de la secta y Rot era descubierto, seguramente su vida tocaria a su fin. Pero eran riesgos que estaba dispuesto a correr.

Al cabo de unos minutos, tras dejar atada su montura en la entrada de las cavernas, Rot vislumbró la gruta que llevaba a la explotación de cobre de Reinhard. El camino estaba claramente iluminado por antorchas y señalado por simbolos que los mineros habian colocado. Al poco tiempo, Rot encontró a Reinhard junto a dos enanos y dos hombres, en plena faena. Reinhard se mostraba lleno de hollín, no como el tipico dueño de minas. Era muy alto y fuerte, de cabellos rubios, y destacaba por un garfio en la mano izquierda y varios dedos de metal en la derecha, justo como le habian indicado. Junto a él, un hombre de anteojos media la inclinación de la roca, y otro muchacho parecido a Reinhard escaba junto a los enanos, de complexión robusta y rapidos brazos.

No habia duda de a quien debia dirigirse.

Rot Gertl

-Saludos buenos hombres. No es mi intención molestarles, solo robarle unos pequeños segundos a su capataz, Herr Russ.

Cuando Reinhard Russ se acercó a él, Rot siguio con la farsa, de manera bastante creible además. Aunque cuando Rot se dispuso a estrecharle la mano, la situación se volvió algo incómoda.

-Hay negocios de los que me gustaria hablar con usted. Soy Huge Fahen -
espero no estar cagandola - no se si mi cuñado Vergamont habrá pasado a visitarle. El caso es que mi familia y yo estamos interesados en invertir en su explotación minera a cambio de un leve interés, puesto que queremos diversificar sectores de negocio. ¿Tendria vuestra merced tiempo para hablar con tranquilidad?


FDI: Ya puedes empezar Eldril. Haz un pequeño post de introducción para Reinhard, y el resto es cosa tuya. Por cierto, no conoces ni a Vergamont ni a Huge, pero has oido hablar del apellido Fahen, como una familia importante en la capital. Como detalle anecdotico, Rot ha sacado un 06 en Carisma al hacerse pasar por Huge Fahen.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 05 Abr 2010, 15:21

19 von Brauzeit, 2527. Angestag, Minas de Cobre, entre Monheim y Tannfeld.

Cómo ya era costumbre por estas épocas, Reinhard, junto con sus trabajadores dedicaba la mayor parte de la jornada a explotar las minas de cobre. Las mismas minas que le habían costado las dos manos y la muerte de muchos amigos, cómo la situación actual en la que ahora se encontraba.
La verdad es que ahora las cosas le iban muy bien. Su vinculo con la casa de los enanos, y la torre de ingeniería, no hacia mas que favorecer a ambas partes pues contaba con expertos en la excavación que junto a la innovación de la ingeniería hacia de la minería un concepto algo distante del de su arduo trabajo en las minas del capataz Zemler.

Aún así, cada vez que se ve las manos, un torrente de recuerdos les azotan la mente. Y todo un seguido de nombres y de venganzas por llevar acabo reviven a flor de piel. Últimamente llevaba ya un tiempo pensando en dejar la explotación, ya que ahora todo funcionaba tan bien, buscar a ese tal Miller que nos guió a la lucha, traición y muerte en las minas de Monheim.

Hoy se empezaba a notar la dureza del invierno, pero la verdad, él había pasado por situaciones mucho mas extremas. Estaba con su ya dos amigos, Durak y Karl, (debido a las horas que llevan pasando juntos este último año) y dos trabajadores mas intentando vislumbrar el siguiente paso a seguir en la excavación.

Cuando de repente oyó la voz de alguien desconocido.
-Buenos días bienaventurado hombre! Perdon, pero me puedes repetir lo último que has dicho, es que esta grupo de fanfarrones- digo mientras miro sonriente a mis compañeros- no hacen mas que gritar!
-Chicos, nos tomamos un descanso!


Me dirijo hacia Fahen, se llama Fahen no, ha dicho? Debe de ser de la conocida familia esa. Le ofrezco la mano.

–Ven, vayamos fuera, pues este no es buen lugar para hablar de negocios. Realmente se me hace extraño que alguien de tu calaña, ya me entiendes, gente de negocios, sin ánimo de ofender, eh? Llegue a entrar dentro de la mina para hablar de ello. Y no como los demás, que se esperan a acabar la jornada, o piden cita con algo mas de tiempo. A y por cierto, no me llames Herr, soy un trabajador mas, llamame Reinhard.

se me hace muy extraño que haya venido directamente aqui a la mina

Una vez lleguemos fuera, me limpiare las manos con el agua de algún cubo, y acto seguido nos sentaremos en un par de piedras para hablar mientas saco de mi bolsa un trozo de pan y queso, y se le ofrezco un trozo.

-Te apetece? Buff… yo estoy hambriento. Es muy duro el trabajo en la mina sabes, pero no hay nada como estos respiros de 10 minutos para recuperar fuerzas..

Disfruto del fresco olor de la mañana, y recuerdo con gran ilusión cómo cada dia, el dia que logré escapar del mundo subterraneo.

-Asi que me has dicho que vienes de parte de los Fahen, encantado de conocerte Huge. Yo como ya debes saber soy Reinhard. Y vaya, no se nada de un tal Vergamont, pero bueno, continua. Y si quieres te puedes quedar a comer, asi explicamos a los demás las nuevas posiblidades, ya sabes, son ellos los que trabajaran para sacar el negocio que traes entre manos, no yo!
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 06 Abr 2010, 16:29

Reinhard le estrechó lo que le quedaba de mano a Rot, el cual se hacia pasar por Huge Fahen. Mientras tanto, el resto trabajaban con una veta que estaba siendo más dura de lo esperado. Durak Kurgson y Karl Jeffson, los dos enanos, hablaban con el hermano de Reinhard, Tobias Russ, que habia aprovechado su dia libre en la milicia para visitar el negocio familiar. Por último, Ulias, el otro hombre presente, media la densidad de las rocas, para predecir las zonas más aptas para picar.

El investigar Rot comenzó a charlar tranquilamente con Reinhard, para conocerle mejor a él y a los pasillos de su mina. Ya habian pasado unos minutos, y empezaba a pensar que aquel hombre no tenia nada que ver con los Fahen ni con la secta, cuando se oyeron voces desconocidas:

-¿Cómo dice? ¡Tiene que estar bromeando!-
La fuerte voz de Tobias, el hermano de Reinhard, se oyó en la entrada al recinto. Cuando Reinhard y el investigador fueron a ver quienes eran los recién llegados, vieron a varios hombres que iban entrando poco a poco en el lugar. Uno, dos, tres, hasta cinco soldados con uniformes negros y rojos entraron, acompañando a un hombre bajo y ancho de espaldas, con pelo negro azabache y ojos azules. El hombre, algo feo y en limpia camisa blanca, se hizo presentar como Augoste Getter, y a Rot se le heló la sangre cuando le vió.

No podia haber elegido peor momento para venir. Ahora si que estoy en problemas pensó Rot al ver al feo comandante de la guardia.

Augoste Getter

-Señores, se que es una mala noticia la que vengo a ejecutar. Me llamo Augoste Getter, y como ustedes deberían saber, soy la máxima autoridad en seguridad del Gobierno de Averland, tras el Consejo de Averheim. He venido a informarles de que el Consejo aprueba de que sus minas sean expropiadas, pues creemos que los túneles debajo de ésta se usan para contrabando. Por supuesto, les daremos una indemnización por los problemas y daños que esta medida les propicie. Vengo personalmente para que no duden de la autoridad y origen de tal mandato, pues imagino que poca carta serán ustedes capaces de leer.


Así, con total desprecio, el número uno y mayor dirigente de la guardia de Averheim hizo presente su mandato. Aquello era horrible, pero no era la primera expropiación de tierras que se habia dado en los últimos años. Granjas y terrenos habian sido quitados a sus legitimos dueños por pequeñas sumas de dinero que consolaran a los antiguos dueños de sus pérdidas. Cualquier intento de evitarlo era acallado, y los incultos campesinos poco podian hacer ante tal desamparo más que protestar y apoyar en las revueltas.

El hermano y los trabajadores de Reinhard le miraron atónitos. Habian invertido mucho tiempo y dinero en aquella excavación como para perderla de golpe y porrazo. Los soldados que acompañaban a Augoste miraron también recelosos, pues esperaban cualquier movimiento o excusa para acabar con la vida de aquellos trabajadores, lo que ahorraria papeleo y tramites al capitán de la guardia. Estos soldados portaban únicamente espadas, pero sus casos eran de lo más extrafalario. A primera vista parecian los casos normales de cualquier soldado, pero ante la luz de las antorchas, extrañas flechas y colores se veian dibujadas en ellos, algo impropio para un uniforme. No sólo eso, anillos, perforaciones y aros adornaban rostros y manos desnudas, mientras que roidos uniformes más dignos de mercenarios que de guardia les vestian.

-¿Qué podemos hacer, hermano?- preguntó preocupado Tobias a Reinhard.


FDI: Esta es la situación: En la entrada de la mina se encuentra Augoste Getter. Rodeandole, cinco soldados están parapetados, y enfrente de estos, Tobias. Durak y Karl te miran desde la parte derecha del pasillo de la mina, y Ulias, el otro trabajador, se encuentra junto a ti y a Rot, a unos treinta metros de Augoste. El pasillo de la mina es bastante ancho, y caben seis personas al mismo tiempo (cuatro si son de buen comer).

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 07 Abr 2010, 23:33

Reinhard Russ

-Pues si Huge, como te iba diciendo fue una suerte encontrar la veta de cobre, y aun mayor la ayuda que he recibido des del colegio de ingenieros y des de la casa de los enanos. Durak y Karl son 2 grandes trabajadores, a la vez que muy buenos compañeros. Pero bueno, hablame de ti… si si, del negocio que traes entre…

-¿Cómo dice? ¡Tiene que estar bromeando!-
La fuerte voz de Tobias interrumpió la charla y los dos fuimos a ver de donde procedía el problema.

Dos visitas en un mismo dia… creo que no es un buen augurio. Se puede saber que hacen aquí 6 soldados armados? Miro desconfiadamente a Huge Fahen. Espero que él no tenga nada que ver.

Y le digo entre dientes – les conoces?-

Me aclaro la voz, y acto seguido empiezo – Buen.. Y soy interrumpido con total desprecio.
No soporto estas las malas maneras… se ve que la guardia necesita adoctrinamiento en modales.

Despues de escuchar la severa orden que sin ningun tipo de escrupulo ha comunicado Augoste, un torrente de conflictos rebosan mi mente.

Cómo?? No puede ser cierto esto que estoy escuchando… y ahora que? La familia? Y ellos? Confiaban en mi, he de mantener su trabajo!! Y que pasará con la Forja del Carbonero? menos trabajo para los trabajadores! Y que dicen del contrabando? Cómo que contrabando? Se puede saber que coño sabrán esos del consejo des de las cómodas mansiones de Averheim!

-Tranquilo Tobias, todo irá bien.- le digo con tal de tranquilizarlo a él y a mi mismo. Pero al pensar todo lo que simboliza la mina para nosotros, la ira aflora y se convierte en una ardua respuesta.

Augoste, cómo puede ser que el Consejo apruebe que nuestras minas han de ser expropiadas? Porque? Si realmente creen que hay contrabando, porque no viene la guardia de Averland… si, digo la verdadera guarida de Averland, la que vive en estas tierras y las siente suyas y lo investiga, eh?! dígame usted como diantre el consejo ha decidido que en nuestras minas se realiza contrabando sentados en sus grandes y decoradas poltronas? Porque no lo comprueban ustedes mismos?

Era obvio que la calma y la buena suerte no iban a durar para siempre. Si la mina cae en manos del gobierno que nos pasará a nosotros? Y a Mannricht y sus colegas del campo? Joder, de la mina depende mucha gente…

Al pensar esto, me doy cuenta, que si quiero sacar algo bueno de esto, las maneras con las que antes me he expresado no me servirán mucho. Así que reemprendo la discusión con un tono mas ligero.

-Pido disculpas por mi fugosidad, pero entiéndeme por favor, muchos de nosotros no tenemos nada mas que esta mina. Y dime, que otro trabajo me quedará a mi?- digo mientras muestro el muñon- Que ocurrirá con la mina? Podremos seguir trabajando aquí? Que ocurrirá con los contratos que tengo establecidos a través de la mina? QUÉ? –digo definitivamente alzando la voz, pues sólo veo que problemas y mas problemas.

FDI: Realizo una tirada de Sab. Pop imperio +10Averland, para saber algo mas del consejo, y de que posibles motivos han llevado a la expropiación, ya que lo del contrabando se que es una escusa.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 09 Abr 2010, 23:50

Augoste Getter

El comandante de la guardia se rascó la barbilla con desinterés mientras Reinhard se deshaogaba. Estaba claro que no se sentia ofendido, y que bien poco le importaba lo que los demás pensaran de sus acciones. No ocurria lo mismo con uno de los soldados que el grotesco Getter habia traido consigo, que habia respondido a las palabras de Reinhard aprentando los dientes y mirando al minero con rabia clavando sus ojos en los de éste, como si catalizara la ira de cada palabra en su mente. Más ni un guardia movió un dedo, pues Augoste no habia dado tal orden.

-He venido a informarles del desalojo que han de realizar, no de cómo funciona el sistema. Más si le interesa no le negaré información a un minusválido- dijo mirando los muñones de Reinhard. -Sepa, los hombres que conmigo están no son averlandeses, está usted en lo cierto, sino militares profesionales contratados para hacer frente a cualquier movimiento que se lleve a cabo en contra del gobierno. Ya sabe que algunos estúpidos cabezahuecas han decidido hecharle la culpa al Gobierno y al Consejo de su Ilustrisima Oliver Saford la culpa de todo mal en la provincia y necesitamos más hombres para ajusticiar a los rebeldes. Gracias a estos hombres, los caminos entre poblados son seguros. En cuanto a por qué el Consejo Provincial ha decidido expropiar sus tierras, le repito que en mi orden está escrito que por motivos de seguridad. Si cree que la medida no es oportuna, contrate a un letrado y exponga su caso ante un tribunal, no ante mi.

Los mineros comprobaron con horror que poco se podria hacer para cambiar con palabras la idea de aquel hombre.

-Usted recibirá una indemnización, lo suficiente como para que no tenga que preocuparse por el dinero en una temporada. No se que pasará con la mina, si quiere saberlo acuda a la capital y pregunte en la oficina de Herr Trademann en el edificio de Gobierno Condal. Yo solo cumplo ordenes del Consejo.

Cuando Augoste Getter terminó las explicaciones, debió pensar que su público estaba preparado para el últimatum.

-Bueno, yo he cumplido aqui. Dejaré a cuatro hombres aqui para que vigilen que el desalojo se hace sin problemas y cuidar que nadie ajeno entre aqui. Tienen hasta el anochecer para recoger su material, mañana no podrán entrar en el recinto.

Tras ésto, Augoste y uno de los soldados se encaminaron a la salida.


FDI: Mucho se especula del Consejo. Las clases populares afirman que el Consejo sólo buscar destruir a la poderosa familia Leitdorf, otros dicen que quieren expropiar, vender, y después huir con el oro a Tilea. Por último, solo los más aventurados dicen que el lider del ejercito de Veteranos de Carroburgo (que son los tipos de uniformes negros y rojos) se ha hecho con el poder y utiliza al Consejo como marioneta.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 13 Abr 2010, 23:11

Reinhard Russ

Menuda mierda… jodido consejo… no nos puede dejar vivir tranquilos? A quien le estábamos haciendo daño eh?! A quien?! Es que absolutamente al contrario, estábamos ayudando a muchísima gente!! Porque los nobles ríen y los honrados padecen?!

-Chicos, sintiéndolo mucho pero creo que por ahora tendremos que dejar de banda la minería… lo siento mucho de verdad. –les digo con sentimiento de culpabilidad, y dejándome caer alguna lagrima mientras empiezo a pensar todo lo que simboliza esta mina para mi a la vez que me digo mientras me miro las manos- Aquí hice los últimos pasos antes de volver a ver la luz del sol, aquí empecé a valorar la importancia de la vida, y aquí fue donde me prometí que todo lo hecho por Jaff, Gottfried y los suyos acabaría o conmigo o con ellos. Tal vez ya había llegado la hora.

Despierto de mi profundo pensamiento, y miro a mis compañeros que esperaban de mi alguna decisión. – Os parece que recojamos todo esto y nos dirijamos, ya que ellos- mirando con cierto recelo al grupo de soldados- no tienen idea alguna, a las oficinas de Herr Trademan, en Averheim? Creo que esta es, por ahora la única manera de recuperar nuestra tan preciada mina.

-Augostte!!- digo alzando la voz con tal de que me oiga- Es usted quien me dará la indemnización, o tendré que irla a buscar a algún lugar? Ah y por cierto, estos 4 soldados tienen pensado establecerse aquí durante mucho tiempo? ya que no es muy complicado de deducir que no recibirán una gran hospitalidad del poblado de Tannfeld, no cree?

Me están robando… nos están robando!! Y eso no va a quedarse así!

Con todo esto, empezaremos a recoger varios pertrechos, y nos dirgiremos a mi casa.

-Huge, nos quiere acompañar por favor... Siento no haberle podido recibir como se merece, pero vaya, parece que la mala suerte se ha puesto ahora de nuestro lado –le comento mientras miro a mis compañeros.- Asi que le invito a pasar el dia en casa, ya que mañana por la mañana iremos a Averheim, y tal vez nos podriamos dar compañia, no cree?
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 14 Abr 2010, 01:38

El comandante de la guardia salió de allí sin responder a las palabras de Reinhard. Mientras tanto, los mineros miraron con cara de tristeza a su capataz: No esperaban tal situación.

Pero asi era la vida, Reinhard era sabio y conocia bien el peligro de la violencia sin sentido. En sus propias carnes habia sufrido las iras de la lucha y la muerte, y no era el hombre que desencadenaria un acto irresponsable. Rot se dió cuenta de ello, y cuando éste le invitó a su casa, el investigador llegó a una conclusión.

Rot Gertl

-Por supuesto, Herr Russ, será un placer. Es más, creo que nuestra conversación será más larga de lo que imaginaba, viendo lo que acaba de sucederle. Creo que tengo la solución a sus problemas.


Al poco, cada uno fue marchandose, tras quedar por la mañana siguiente en la mina para dirigirse todos juntos a Averheim. Estaba claro que no podían quedarse de brazos cruzados.

Cuando Reihnard, su hermano y Rot llegaron a Tannfeld, el investigador vereneano volvió a hablar, ya fuera de la mina y al lado del carro y los caballos.

-Reinhard, tengo una confesión que hacerle. Ruego que me disculpe, pero los de mi condición solemos a recurrir a tretas como la que acabo de hacerle.

Los hermanos Russ miraron perplejos a Rot, mientras este continuaba su charla, no sin preocupación a la respuesta de éstos.

-Antes de entrar en tu casa, te confesaré que ni me llamo Huge Fahen, ni soy un rico mercader de la capital interesado en tu mina. Me llamo Rot, y trabajo para la Orden de los Misterios. Bueno, por supuesto que no conoces nuestro cometido... La Orden de los Misterios la componemos hombres sirvientes de la diosa Verena, y luchamos por obtener información, de ''todo tipo''. En mi caso, estoy investigando a miembros del Consejo, y vine a tu mina con la intención de averiguar si tu estabas relacionado con ellos o si trabajabas para alguno, pero bien claro me ha quedado de que no es asi.


Tras una pausa, en la que Rot tomo aire y sopesó la conveniencia de seguir la conversación, se atrevió a decir las siguientes palabras de su confesión:

-Te preguntarás porque los investigo... Bien, en mi organización tenemos la sospecha de que tales miembros del consejo actuan de manera ilicita. Poco más puedo añadir, pues es información confindencial, pero creemos que se reunirán pronto en los subsuelos cercanos a tu mina. Tal vez por eso hayan mandando cerrarla, para que no puedas acceder a ella...

Si Efferman le viera, a buen seguro que le daria una azotaina. Pero a Rot no se le ocurria otra forma de actuar. Además, tal vez los mineros le ayudaran en su cometido, y Rot pudiera adentrarse aquella noche en los pasadizos más reconditos del subsuelo. Era arriesgado, pero sería un adelanto en su investigación. Sin más, Rot quedó esperando la respuesta a sus palabras, y el efecto que hubieran causado en los dos hermanos.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 15 Abr 2010, 01:16

Reinhard Russ

Parece ser que Huge Fahen tiene algo aún más interesante entre manos. Tal vez no haya mal que por bien no venga.
Mientras Karl y Durak se dirigen a Tannfeld, Reinhard y su hermano acaban de recoger la mina, -espero no estar mucho tiempo lejos de ti- pienso mientras acaricio la piedra y acto seguido abandonamos la mina dirección Tannfeld.

Durante el camino hacia casa, no paro de pensar en posibles soluciones… mi cara de preocupado no hace más que preocupar a Tobias-que podré hacer para recuperar la mina? Quien me asegura que contratando un letrado solucione algo
- Bueno Tobias, tu mañana cuando vayamos a Averheim, te reunes con la milicia y sigues con la instrucción eh?! Tienes asuntos más importantes que todo esto de la mina. Con Karl y Durak ya tendremos suficiente voz para hacernos oír en el consejo… y vaya, según parece Huge también tiene algo que aportar, no?- le digo mientras le guiño el ojo a Huge con algo de esperanza.

Reinhard se lo había repetido muchas veces, y se había prometido que no volvería a confiar en desconocidos, pero se ve que su buen corazón aún no había aprendido la lección y otra vez sucedió.
Cuando Rot empezó la declaración, Reinhard al principio no hizo mucho caso, incrédulo de lo que realmente sucedia, como si no quisiera darse cuenta.

-Antes de entrar en tu casa, te confesaré que ni me llamo Huge Fahen, ni soy un rico mercader de la capital interesado en tu mina. Me llamo Rot, y trabajo para la Ord…

Wolfrin… Revhka… la mentira, la traición…- un torrente de recuerdos le revolvió el cuerpo entero- qué? Que está diciendo Huge ahora? Huge? De verdad ha dicho que no es Huge? Que era todo mentira? – Reinhard se estaba poniendo agresivo, puesto que de no haber sido por la traición y la mentira de Wolfrin y de Revhka, seguramente que muchísimas cosas no hubiesen ocurrido- Dajertik seguiría vivo, Eimur seguiría vivo, Dieter seguiría vivo… y yo… yo tendría las manos…

Reinhard se miró las manos lleno de cólera. No había escuchado nada de la explicación de Rot, pues su recuerdos le atormentaban , y solo escucho pequeños atisbos del mensaje.

-…es información confindencial… se reunirán …los subsuelos cercanos a tu mina. –Oyó entre pensamientos y recuerdos.

Y sin saber porque y sin motivo aparente alguno reaccionó inesperadamente a sus tormentosos recuerdos generados por el engaño y se abalanzó salvajemente sobre Rot. A la vez que lo “cogía” de la camisa con los ojos inyectados en sangre, y entre sollozos alzando la voz, amenazó:

-Huge… o Rot o quien diantre seas… da igual! Sabes porque tengo estas manos? Eh!! Realmente lo sabes? Pues por culpa de gente cómo tú! Esta desgracia son las causas de la mentira y del engaño… Y tu que pretendías?! Como quieres que te crea? Orden de que? Bah! No te inventes mas cosas!?

Reinhard había perdido la cordura y estaba dispuesto a todo… pues solo sentía odio correr por sus venas…

Eres como ellos… eres escoria… eres basura!

Reinhard estaba preparado para golpearle con la cabeza, pero por suerte… Tobias lo separó a tiempo, y le golpeó con tal de calmarlo.

-Reinhard!! –dijo alzándome la voz- Pero se puede saber que estas haciendo?! – y me cogió por el cuello de la camisa con tal de que con mis ojos, ahora si, llorosos lo mirara – Este no eres tú! Este no es mi hermano! Así que ya puedes estar volviendo!! - miró con cara de desprecio a Rot, pues había abierto una gran cicatriz en los recuerdos de Reinhard, pero el mensaje que dijo, fué de suficiente importancia cómo para no enviarle a la mierda, así que le medio pidió que entrara en casa con cierto tono amenazante.- Entra y tranquilízate por favor, ahora entramos mi hermano y yo...

Una vez Rot había entrado en casa, Tobias tranquilizo a Reinhard.

La traición solo lleva a la muerte… Pensaba entre sollozos, reposando enfrente de Tobias.

-Siento haberte pegado… pero no eras tú… ese no era mi hermano, y quería recuperarte… Y acto seguido me explicó que es lo que realmente pretendía Rot, así que me tranquilice un poco, y me dispuse a entrar en casa con tal de disculparme, y entablar, esta vez sí, una conversación entre personas.

Entró Tobias, y en cuanto yo me paré a pensar en lo que había sucedido... entré y me dirigi a Rot para disculparme.

-Lo siento... de verdad... nunca pensé que me ocurriria esto...pero todo tiene una explicación!Ves mis manos? son la causa de una traición... en la que también perdi a grandes compañeros...

Y poco a poco voy, cómo si de una mina se tratase, picando mi memoria con tal de extraer esos duros recuerdos del combate en la mina.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 15 Abr 2010, 22:33

Rot Gertl

El investigador fue zarandeado e insultado, hasta que Tobias pudo controlar a su hermano. No se quejó, ni opuso resistencia alguna. Simplemente se quedó absorto en sus pensamientos.

Más adelante, Reinhard se tranquilizó un poco más, pero Rot seguia nervioso: Sin duda habia cometido un error garrafal al confesar a un desconocido información tan confidencial.

Los instintos de Rot fueron los de huir de la estancia, pero no podía. Si corría, aquel minero trastornado podia emprenderla contra él, por lo que debia tranquilizarle.

Seguro que tiene sus motivos para comportarse asi. Yo tambien tenia los mios, y nada malo puede decirse de ninguno de los dos.


Verena nos dará la Claridad... susurró entre dientes Rot, antes de dirigirse de nuevo ante los hermanos Russ.

-Reinhard, siento de verdad lo que te pasara en las manos. Ha sido una mala idea mentirte, y espero que me perdones. Pero ponte en mi lugar, no podia arriesgarme. ¿¡Y si hubieras sido colaborador con la gente a la que persigo, qué me habria ocurrido!?

Si, andarme con subterfugios no es algo honrado, pero asi son los metodos que tengo que usar para luchar contra lo que lucho. Se que no sere alguien digno de confianza para ti, pero si te sienta mejor, cuentame lo que te ocurrió.


Aunque imagino que lo único que querrás es echarme lejos de tu casa.

Ser sincero no se me da bien, pero si escuchar a quien lo necesita. Seria un honor oir tu historia.

Una mirada de preocupación surcó fugaz el rostro de Rot. Reinhard parecia un buen hombre, uno de esos hombres que no existen en un lugar condenado y oscuro como era Averland, y por ello el investigador se sentia confuso. ¿Pero de que servia luchar para la salvación de cada persona si en este mundo todas las personas son ponzoñosas? Su profesión le habia convertido en cínico y prejuicioso.

Todos necesitamos desahogarnos, Reinhard.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 16 Abr 2010, 00:47

Reinhard Russ

Al oír sus palabras, le miro fijamente y digo:

-Yo te contaré lo que me ocurrió, pero tú me has de contar toda la verdad! No quiero explicaciones a medias tintas… no quiero mentiras… no, nada de todo eso que utilizáis los de tu calaña!

Y empiezo a picar en mi memoria con tal de extraer esos duros recuerdos…

-Ara cosa de unos 5 años creo… y vaya… nosotros vivíamos en Averheim. Mi padre se fue a la guerra del Norte, y yo tuve que buscarme la vida como minero en Monheim… Entonces conocí a Dajertik, un patrullero de caminos, que sin esperar nada a cambio ayudo a este jovenzuelo… -mientras voy explicando, mi mirada se pierde entre tan lejanos recuerdos, pero al nombrar a Tobias, se me dibuja una pequeña sonrisa en el rostro- con lo que yo me vi comprometido a ayudarle a él.

Por ahora Rot parece creer que Dajertik tuviera la culpa…

-no no, no le maldigo ni a él, ni al dia que decidi ayudarle, simplemente las cosas estaban yendo muy mal por todo Averheim, y creí que podía hacer algo para cambiarlo… El tema es que nos dirigimos a Monheim, a buscar a mas gente, ya que dos simples hombres poco podrían hacer… y des de allí recibimos noticias de un tal Heinz de que un grupo de mutantes se refugiaba en unas cuevas cercanas a Monheim…

En ese momento, Reinhard no aguanta mas y empieza a hablar entrecortadamente entre sollozos…

-Ellos… ellos eran muchos… demasiados… Dajertik murió… y mucha mas gente del pueblo…y fue entonces… en el momento decisivo… cuando Wolfrin huyó… y Revkha asesinó por la espalda al Iniciado Johannes… no les olvidaré nunca… y aún maldigo el día en que el pueblo de Monheim diposito en ellos un pequeño atisbo de confianza!! Acabamos con muchos de ellos… pero no fue suficiente… y al final nos segrestaron a mi y 3 supervivientes mas…

Picando muy fuerte encima de la mesa!- Jaff nos ofreció que nos uniéramos a ellos, pues en eso nos habíamos convertido… ingerimos no se qué cosa… y mis manos… mis manos… - la rabia incrementa…y con los ojos inyectados en sangre acabo- mis manos MUTARON...

Ante la mirada de asombro de Rot, Reinhard le respondió…- No querías oír la verdad? Esta a sido mi maldición- digo señalando las manos- y después de mucho sufrimiento y lucha, se convirtió en una bendición… la mina…

Trato de recuperar la compostura… y poder asi continuar explicando la historia… Reinhard no sabía porque, pero esto le recordó la vez que no aguanto mas y les conto a esa pareja de abuelos todo el sufrimiento…

-Jaff nos vendió a unos esclavistas, Gottfried dijo que se llamaba su cabecilla… He de vengarme de estas dos monstruosidades… y Gottfried nos iba a vender a unos hombres-rata en los subsuelos … dijo él, pero antes de todo… logramos huir yo y un compañero… Eimur… que acabo loco, y también murió… fue así, como huyendo de los esclavistas, pasando por las cuatro salas de los enanos, llegue a descubrir esta veta de cobre… y es por eso que odio hasta este punto la mentira…

Tras observar quan traspuesto se había quedado Rot, Reinhard le recordó que ahora le tocaba a el delatar su historia…

-Ahora buen hombre tenemos todo el tiempo del mundo, soy todo oídos…

Reinhard se había abierto su corazón, había a rasgado viejas heridas… y eso le dolía… pero vio en Rot una manera de poder sacarse ese peso de encima… y llevar a cabo de una vez por todas, su venganza…
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 20 Abr 2010, 01:23

El investigador escuchó con horror el relato de Reinhard, historia trastocada por el trauma y el dolor. Ni por todo el oro del mundo habria querido experimentar sensación como aquella, pero ahora habia tenido que imaginarla de boca de su interlocutor.

Afuera hacia fresco pero el invierno aun no habia golpeado con toda su fuerza. En la casa el fuego hacia de la estancia un lugar acojedor, y la sala principal se habia convertido en un improvisado salón de cuentos, sin que ninguno de los presentes hubiera esperado tal desarrollo para aquella mañana de otoño.

Rot asintió con la cabeza cuando Reinhard terminó entre sollozos y pura rabia de contar su historia. El investigador no habia entendido todos los detalles, ni conocia los nombres de a quienes se referia el minero. Pero podia hacerse una idea por las historias que habia oido en Monheim. Un hombre de fuera de Monheim azuzó al pueblo para atacar a un grupo de mutantes que se escondia en las cavernas, y en lugar de limpiar al imperio de mutados fueron los deformes los que limpiaron el lugar de los pueblerinos, a base de sangre inocente.

-Lo siento mucho, Reinhard. Tuvo que ser una experiencia horrible... Habia oido rumores acerca de lo ocurrido alli, pero no tenia ni idea de que estuvieras presente, ni de que hubiera sido asi...
dijo Rot.

-Mi historia no es triste, pero lo único que puedo prometerte es mi ayuda para reparar el daño que te ha sido inflingido, de manera tan injusta e irracional. Me llamo Rot Gertl, y soy investigador. Trabajo para la Orden de los Misterios, un grupo de hombres al servicio de la Iglesia de Verena. Supongo que tras lo que te ocurrió no confiarás mucho en los designios divinos, pero te aseguro que en el momento menos pensado, te darán retribución por lo vivido.

-Pero me voy por las ramas. Mi trabajo en tal Orden es investigar a una organización criminal, llamada la serpiente purpura, y de la cual sabemos que se esconde en los subsuelos. Supe que un sospechoso de pertenecer a ella estuvo por esta zona, que conecta con tus minas. Este hombre se llama Vergamont Fahen, asi que decidi saber si el rico minero que poseia el negocio aqui, es decir, tu mismo, estaba relacionado con Vergamont Fahen. De ahi que eligiera el nombre de su cuñado para saber si tenias relacion con Vergamont o su familia. Has de saber que esta organización es muy fuer...

Fue en esa palabra, cuando de la más profunda de las tristezas, la llama de la esperanza surgió, pues Rot, mientras se preparaba a continuar su historia, enlazó los hechos de Russ con sus propias investigaciones.

Santa Verena, puede ser que...

Mientras los hermanos Russ esperaban a que el hombre siguiera su charla, Rot paró pensativo, para continuar con una idea que su cerebro acababa de relagarle.

-...te. Si, como te digo, esta organización ha comerciado con brujeria y piedra maldita, que puede causar mutaciones en sus usuarios... Reinhard, puede que divague, o tal vez esté afectado por tu historia pero... ¿Podria ser que usaran que tus captores de hace cinco años usaran tales metodos para produciros malformaciones? De ser asi, una de mis teorias se confirmaria, y es que pienso que la organización criminal que busco estuvo relacionada con los ataques de bandas mutantes que sufrió Averland hace cinco años, y eso está directamente entrelazado con tus secuestradores...

-Reinhard, has de saber que creemos que esta organización tiene miembros en el Consejo, lo que de ser cierto que se reunen en los subsuelos, explicaria que hubieran mandando a la guardia a clausurar tu negocio. ¿Reinhard, se puede acceder a los subsuelos donde estuviste encerrado desde tu mina?

Rot, Tobias y Reinhard aun no lo sabian, pero estaban acercandose peligrosamente a un tema que podría poner en peligro sus vidas o salvar las de cientos de personas.


FDI: Esto solo lo sabe Reinhard, pero cuando se empezó con el negocio de la mina, se mandó cerrar la entrada que comunican los pasadizos de donde salieran Reinhard y Eimur hace ya cinco años, para evitar que los horribles seres que los habitan encontraran la superficie. Reinhard ya sabe que hay gobos alli abajo (toda esta parte esta en el tema de Esclavos). Sin embargo, aun queda una abertura que da a Las Cuatro Salas Bajomontaña. Es pequeña, y solo Durak y Reinhard la conocian, pues habia sido olvidada con el paso de los años.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 21 Abr 2010, 16:50

Reinhard Russ

El corazón lleno de odio palpitaba a la vez que empezaba a escuchar la historia de Rot. Sin saber porque, Reinhard le había confiado la verdad… y lo mas sorprendente, no había huido, ni reaccionado de ninguna manera evasiva, sino que la había aceptado, y ahora se disponía a explicar sus motivos para estar ahora aquí.

Es mas, lo que realmente rompió los esquemas de Reinhard fue las palabras que Rot pronuncio haciendo referencia a la cruel historia de Reinhard

-Mi historia no es triste, pero lo único que puedo prometerte es mi ayuda para reparar el daño que te ha sido inflingido, de manera tan injusta e irracional…

Tal vez se pueda confiar en este hombre…

Despues de el ofrecimiento de ayuda por parte de Rot, Reinhard se calmo y se dispuso a escuchar con gran atención lo que Rot quería que supiera…

La serpiente purpura? Que demonios es esto?

En cuando Rot explico el motivo concreto por haber utilizado el nombre de Huge Fahen, Reinhard se tranquilizó un poco mas, ya que por ahora la historia estaba cogiendo un sentido… Y de repente, Rot paró de explicar… y ocurrió el milagro… la luz de la verdad había iluminado sus historias…

-Cómo? Pues la verdad es que no lo se del todo… -intervinió Reinhard interesado en la dirección que estaba tomando la conversación- En el combate me quedé inconsciente, y me desperté con la sensación de haber comido algo… cómo un polvo… o arena… no lo sé… - y de repente volvió a ocurrir y la mente de Reinhard se inundó en lejanos y duros recuerdos- Jaff, era el líder de los mutantes… y matamos a casi toda su familia…y es por eso que quiso vengarse transformándonos en aquello que odiábamos… dijo algo de que estaban obligados a trabajar para esclavistas… y que estos les pagaban con piedra verde. Si… algo así comentaron… y luego nos vendieron a Gottfried, el esclavista que nos llevo a los subsuelos… y de los que pudimos escapar.

Reinhard se esta llenando de ansias de venganza mientras oye que los mismos que le hicieron todo ese daño hace ya 5 años, ahora le arrebataban la mina para poder seguir destruyendo vidas de inocentes.

Malditos desgraciados… os pienso encontrar… y acabaré con vosotros aun que sea lo ultimo que haga… que Sigmar me guie!

-Y dices que el consejo también esta corrupto? Y no hay nadie para hacer algo con eso? Cómo? Que si se puede bajar a los subsuelos des de mi mina? Si… si que se puede, pero al empezar la vida en la mina, mandé cerrarlas… por miedo a que el mal que allí se albergaba saliera a tierra… Pero vaya… sé que hay una abertura que da a las cuatro salas BajoMontaña… Dime… que tienes en mente?

De ser verdad que se van a reunir ahí abajo… hemos de tramar algo… hemos de organizarnos… no puedo perder esta oportunidad para hacerles pagar por la muerte de Dajertik, de Eimur… de todos los pueblerinos…


Picando de nuevo con un seco golpe en la mesa, digo:

Tengo una gran cuenta pendiente y hay muchas muertes por vengar… yo estoy dispuesto a todo!
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 22 Abr 2010, 01:56

Rot Gertl


-Jaff, Gottfried... Esos nombres que mencionas deben ser colaboradores, ya fueran compradores de piedra bruja y esclavos o vendedores. Averland no es tan grande como para albergar más de una organización tan fuerte como la serpiente purpura sin crear conflictos entre ellas, asi que si encontraramos a esos dos podriamos recopilar mucha información. - Dijo Rot, y tras ver la expresión de Russ, añadió: - Y hacerles pagar por lo que te hicieron en tu secuestro, no lo dudes.

El vereneano vió con felicidad como la idea de actuar habia agradado a Reinhard. Eso era bueno, pues cuanto pudieran hacer beneficiaria a todos. A Rot le ayudaria a avanzar en su investigación, a Reinhard le podria ayudar a cumplir justicia, y a toda la sociedad averlandesa a quitarse un malsano parasito de su clase dirigente, todo lo cual satisface a la diosa de la ley.

¿Que que tengo en mente? Pues en mente tengo muchos problemas, porque esto no va a ser nada fácil.


-Bueno, mi idea principal cuando vine aqui era simplemente saber si tu colaborabas o no con esa secta, pero eso ya me ha quedado claro que no. Sin embargo, lo que ha ocurrido acerca de los soldados cerrando tu mina me ha hecho cambiar mi planteamiento. Es inequivoco que hay un interes especial en que en esa zona no haya nadie ajeno a la organización, por lo que se me plantean dos posibles respuestas: O que tu mina sea el camino de acceso a la reunion de esta noche, o que sepan que hay una entrada, lo cual dudo. Me inclino a pensar que si se han tomado tantas molestias, es por que es la entrada a la reunión, y por ello la dejan vigilada con tantos soldados.

Los hermanos Russ escucharon las palabras del investigador, mientras este entretejia ideas hasta formar una estrategia coherente.

-Está claro que si quisieramos estar en esa reunión deberia ser por el subterfugio y no por la fuerza, pues no podriamos. Pero si lograramos estar ahi y salir vivos, sabriamos dónde se reunen, cuantos miembros son y cuales son sus planes. Eso nos permitiria trazar un plan para mandar a esos brujos al infierno con ayuda de la Iglesia de Sigmar, que estará encantada de ayudarnos a acabar con mutantes y traficantes de piedra bruja.

-Podriamos esperar en algún lugar con buena visibilidad a que los sectarios fueran entrando, y después entrar nosotros. Si la información del confidente es cierta, la reunión será una hora después de la medianoche, lo que nos da más de doce horas para planearlo todo. ¿Cuanta gente podrias reunir en ese tiempo?

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 23 Abr 2010, 16:53

Reinhard Russ

Reinhard emepzo a imaginar el momento del reencuentro con Jaff y con Gottfried, imaginó su cara de asombro…a la vez que notaba que su raciocinio dejaba pasar a su sed de venganza… Despues de estos 5 años, pudo comprobar hasta que punto todas las injusticias que había vivido… ahora lo estaban deshumanizando…

Verteré su sangre cómo ellos han estado vertiendo durante tanto tiempo la sangre de mi pueblo… -pensó mientras se imaginaba la ejecución del plan que Rot proponía.

Pero poco a poco empezó a relacionar la situación actual, con la que ocurrió hace 5 años cerca de estas tierras…

Cómo? En que diablos estoy pensando… no… no puedo permitir que suceda lo mismo que ocurrió hace 5 años… No podemos asaltarles en las profundidades de la montaña… eso es una completa locura… esta vez no!

-Rot, pero que estas diciendo? Quieres que nos vuelva a pasar lo mismo que hace cinco años? – Reinhard empezaba a ver en Rot cierto punto de egoísmo… con tal de conseguir información era capaz de poner en peligro su vida, y la de los demás. Y eso a Reinhard cada vez le atraía menos.
-Asaltamos la guarida de los mutantes sin tener ninguna información de lo que nos encontraríamos… y acabamos así- digo remarcándome los brazos- No voy a permitir que ahora acabemos igual… o hasta peor…

Reinhard tenía miedo de esa situación, pues sólo de pensar que se encotraria tan cerca de aquellos que tanto daño le habían causado, le hacía estremecer cada rincón de su cuerpo.

-Piensa Rot, ellos saben que la mina es una de las entradas a la reunión, por eso la cierran. Dudo mucho que la reunión se realice aquí, la verdad… simplemente quieren evitar que alguien se vuelva a entrometer en sus planes… y además… que quieres hacer con los guardias de la entrada?? Piensas matarles?

El plan poco a poco se estaba enturbiando, pues el miedo vencía la sed de venganza.

-No estoy dispuesto a reunir a más gente inocente para conducirla, esta vez yo hacía la muerte! Así que si quieres conseguir a más gente, búscala entre los discípulos de Verena!! Entiendeme… sé que tal vez esta sea una gran oportunidad, pero no me puedes pedir que me responsabilice de vidas inocentes… eso no… Hablaré con quien realmente se ve afectado por el cierre de la mina, pero no prometo conseguir su ayuda…

-Y tu, Tobias… -dirigiéndome ahora hacia mi hermano -no te pediré que nos acompañes… Pero tampoco te voy a prohibir que luches por el bien de los demás… tu corazón es libre…

Reinhard se veía en el compromiso de hacer algo con tal de avanzar en la lucha contra la secta de la serpiente purpura, pero por otra banda, no quería se el causante de la intromisión de vidas inocentes en tan peligrosos temas.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado