Reinhard Russ III: Verenna nos dará la Claridad

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 26 Abr 2010, 19:33

Rot Gertl

El investigador contestó a las palabras del minero con rapidez, pues el tiempo apremiaba.

-Para nada quiero que venga mucha gente ajena, de hecho prefiero que no venga con nosotros nadie que no sea de la más absoluta confianza, pues no es un tema para ir comentandolo alegremente. Si los sectarios supieran lo que tratamos, no tendrian reparos en ir a por nosotros enviando asesinos a sueldo. Además, un ataque seria un suicidio ya te lo he dicho antes. Lo que tenemos que hacer es entrar a escondidas, y eso no podemos hacerlo con diez personas.

Rot tomo aire, pues no estaba seguro de si seria fiable contar con el minero. Sin embargo no le quedaba otra que rezar a Verena y esperar que aquella oportunidad no se desaprovechara.

-Como mucho podriamos ir con dos hombres más, junto a ti y a mi- dijo a Reinhard. -Casi mejor que tu hermano se quede aqui, no digo que no sea de fiar, pero parece muy joven como para arriesgarse de esa manera. Los que si parecen buenos acompañantes son ese par de enanos que trabajan para ti, ellos podrán moverse con facilidad por los tuneles y no serán facilmente visibles.

Rot se levantó de la mesa mientras agotaba un vaso de agua.

-Yo me voy a la iglesia de Sigmar más cercana, y dejaré alli un recado por si la misión de esta noche me cobrara la vida. Es importante que mis hermanos de la Orden sepan de los descubrimientos que he hecho, pero no tengo tiempo de volver a Averheim antes de esta noche. Ve a buscar a quien creas más indicado para este trabajo mientras tanto, que yo volveré a tu casa al atardecer para que entre todos los que vayamos a ir planeemos cuidadosamente la actuación.

El investigador se dispuso a dejar la casa, a menos que Reinhard tuviera algo que decir. Sim embargo, el que hablo antes que nadie fue Tobias, que no queria verse apartado de tal problema.

-Rot, olvidas que esos cabrones secuestraron y torturaron a mi hermano. Estás muy equivocado si te crees que me voy a quedar de brazos cruzados: Iré con vosotros para defender a Reinhard por si hay problemas, y para ver bien a los responsables de hace cinco años.


Ahora Reinhard tenia que decir si dejar a su hermano ir con ellos o si por el contrario los enanos eran más indicados. Un problema tan facil o complicado como el minero quisiera verlo.


FDI: Durak y Karl viven en la misma casa, no muy lejos de la tuya. Tu madre esta trabajando en el mercado, por si quisieras despedirte de ella antes de marchar a buscarles.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 27 Abr 2010, 23:40

Reinhard Russ

Ahora Reinhard se encontraba en un dilema… por una banda, comprendía la voluntad de su hermano, pero por otra… esa misma voluntad hace cinco años fue la que le arruinó la vida.
Tal vez se había equivocado antes al darle la opción a elegir, y ahora tendría que tomar parte de esta importantísima decisión.

-Rot, tú ves a hacer lo que tengas que hacer… no te demores, pues el tiempo creo que corre en nuestra contra. Nosotros te esperaremos aquí.

Reinhard no quería discutir con su hermano delante de Rot, pues creía que él no tenía que tomar ninguna parte en la decisión. Asi que espero a que Rot se marchase para empezar a hablar con Tobias.

Y ahora cómo le hago entender a Tobias que no se la puede jugar aún, que le queda mucha vida por delante?... Yo cometí un gran error, y de eso me arrepiento… no quiero que él pase lo que yo he pasado…

-Escuchame Tobias… te entiendo perfectamente, pues yo, cinco años atrás hice exactamente lo mismo… me lancé sin pensarlo dos veces… y una vez estuve dentro, no había forma alguna de salir indemne de ello.

Se que soy injusto… pero si algo he aprendido al largo del tiempo que la vida también lo es… y que ahora a mi me toca cuidar de mi hermano, cosa que nuestro padre no pudo hacer conmigo.

Tobias quiso responder pero Reinhard continuó.

-Pero… per.. – empezó Tobias

-No Tobias, no hay ningún pero que tenga mayor precio que tu vida. Entiéndeme, hace cinco años puse mi vida en juego y mira como he acabado. Me arrepiento mucho de lo hice, y de las decisiones que tomé. Tú aún tienes una gran vida por delante… Madre no se puede quedar sola, no me puedo permitir hacerle más daño del que ya le he hecho… Y no puedo permitir que esos bastardos te acabasen haciendo lo mismo que a mí… que no ves hasta que punto estoy tormentado?

Poco a poco, la conversación estaba cogiendo aires de despedida… Reinhard no tenía nada claro el poder volver…

-Yo me equivoqué porque no estuvo nuestro padre para rectificarme… ahora estoy yo con la obligación de que tu no tomes el camino equivocado… -Al nombrar al padre, los dos hermanos fueron golpeados por un torrente de sentimientos…

-No metas a nuestro padre en esto… él nos abandonó hace tiempo… no pinta nada ahora…!!

Tobias nunca superó que su padre se fuese a la guerra para proteger la tierra, la vida… la familia. Y siempre le había acarreado a él todas las culpas de las malas situaciones por las que pasaron.

-TOBIAS!¬–dijo Reinhard alzando la voz, pues nunca le había gustado que Tobias hablara mal de su padre. – Nuestro padre hizo lo que debía para salvar a su pueblo... su tierras… y lo que más quería de todo… a su familia… y yo debo hacer lo mismo… Entiéndeme por favor…

Con los ojos encolerizados y llenos de lágrimas, Tobias se marchó de la casa dando un fuerte portazo…

Reinhard sabía que era muy duro para él dejarle delante de tal peligro, pero no había otra solución.

Espero que lo comprenda… y espero no haberme equivocado…

Acto seguido, Reinhard se dijo a si mismo que haría todo lo posible para volver a ver a su familia, así que se dedico en cuerpo y alma a preparar la entrada en la mina. Con todo esto, se dirigió a la casa de Karl y de Durak, y les expuso los verdaderos motivos de la expropiación de la mina, y de que fue por culpa de esa secta, cómo él acabo en estas condiciones.

-No os voy a pedir que nos acompañéis… pero sabed que con vosotros tendríamos muchas más posibilidades de salir indemnes de esta situación y poder luchar así contra la maldita secta que parece que ha corrompido a la mayor parte de la sociedad. –Acabó diciendo Reinhard a los dos enanos, después de la larga explicación. – Se trata de adentrarnos a escondidas con tal de poder investigar quiénes son y los siguientes pasos que llevaran a cabo. Sé que tal vez creáis que no es de vuestra incumbencia… si es así, hacedlo para que nuestra preciosa mina no les sirva de ayuda a esta escoria, por favor!

FDI: por ahora, esto… realizare las tiradas de carisma necesarias para que tobias no venga, y para que los enanos nos acompañen. Tanto si es que si, como si es que no, quiero volver a intervenir antes de que Rot vuelva.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 28 Abr 2010, 02:17

Rot se marchó, y los hermanos Russ tuvieron una discusión larga y tediosa. Reinhard habló con sobrada madurez, demostrando que los años le habian hecho mejorar como a un animal del bosque, sabio y experto. Pero Tobias lo hizo con el impetu de la juventud, y como contrarios, discutieron pros y contras.

Tobias tenia razón en que nadie mejor que el para cuidar de su hermano, pero los peligros a tratar eran materia de Reinhard, y en nada se le podia rebatir por más que su pequeño hermano quisiera. A la luz salieron pullas y temas harto olvidados, como el de su padre o la seguridad de su madre, y la charla se alargó más de lo que a Reinhard le habria gustado. Pero cuando dos horas habian pasado, Tobias y Reinhard se abrazaron, pues la decisión estaba tomada: Los dos hermanos no irian juntos a espiar a aquellos malditos.

Ambos hermanos se despidieron, y Reinhard sabia que Tobias no habia acabado muy contento con la decisión final pero Reinhard seguia siendo la voz cantante y sus palabras estaban repletas de razón y verdad. El rubio minero montó en su corcel, y trotó hasta la casa de Karl y Durak, envuelto en sus pensamientos tras las palabras que habia cruzado con su querido hermano. Solo queria lo mejor para él, pero podia comprender demasiado bien los sentimientos de éste, pues el tambien habia tenido su edad y sus motivaciones hacia varios años.

Ahora se encaminaba hacia la casa de los enanos, y sabia que seria una larga charla. Los enanos eran recios pero lentos, y explicarles las cosas requeria ser sencillo y directo, pues su mente se perdia si se hablaba con dobles sentidos o florituras. Al llegar, los dos amigos khazalids le saludaron y ofrecieron buena carne, tras cruzar palabras tristes por lo ocurrido aquella mañana. Sin embargo, Reinhard fue comentandoles directamente lo que Rot le habia contado, y la historia completa. Con los años, el minero habia aprendido a tratar con las costumbres de los dos enanos. Con Karl era más facil pues se habia criado en el Imperio. Pero Durak...

Durak Kurgson

-Mmmpf, ese Rot puede estar mintiendo hijo. Apenas tienes pelos en la cara, y ya te crees sabio, pero no sabes ver los peligros en las gentes de mirada dudosa. Le abres tu corazón a cualquiera sin reservas, y puedes salir herido por ello. Te aprecio como amigo Reinhard, y lo sabes, pues eres sincero. Pero eso te ha acarreado muchos problemas antes y puede seguir haciendolo ahora.


Karl miró a su amigo con dureza. Karl era más joven, y de mente mucho más abierta. Puede que su profesión y estudio, la ingenieria y la fisica, le ayudaran a ello. Fuera como fuera, solia estar de parte de Reinhard cuando Durak le criticaba (aunque de manera paternal, pues Durak no habia conocido familia), y no sin falta de razón.

-Te ayudaré en esto Reinhard - prosiguió Durak - Pero no porque me crea lo que dice ese tal Rot, que ya ha usado el vil engaño para engatusarte y salir ganando (*gruñidos de desaprobacion*), sino porque tiempos revueltos corren, y si diera la casualidad de que el mentiroso de cuatro pelos en bigote acertara tendriamos oportunidad de cobrar agravio a quientes te quitaron libertad, y eso es algo que no podemos dejar pasar. Además, si hay adoradores de lo oscuro en el gobierno, no podria seguir pagandoles dinero de mi trabajo, y eso me influye.

Reinhard y Karl sonrieron, pues contra todo pronóstico Durak habia dado su aprobación. Aunque habia puesto de últimas la excusa de que no queria pagar impuestos a corruptos, todos sabian que si aceptaba ayudar era por el amor a Reinhard, a pesar de lo rocoso que era Durak para mostrar sus sentimientos.

-Brindemos por la mina de Russ y por todos los que nos hemos dejado la piel en ella estos largos años, que buen oro nos ha proporcionado y grandes amistades nos ha regalado -
habló feliz Karl Jeffson, que hacia bien poco habia cumplido los sesenta años de edad y se mostraba decidido y jovial ante la propuesta.


FDI: Grandisimas tiradas, si señor. No tienes la habilidad de Carisma, pero poca falta te ha hecho. Con Tobias has sacado un 16 y con los enanos nada más ni nada menos que un 02.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 28 Abr 2010, 23:53

Reinhard Russ

Reinhard miró con un gran aprecio a los dos enanos… pues estaban dispuestos a arriesgarse en tan complicada misión.

Muchas gracias chicos… pensó para si, ya que sabía que Durak no estaba para agradecimientos. No voy a permitir que os pase nada…

Una vez habían brindado en honor a la mina que pronto pretenderían recuperar, el ambiente se tensó, pues todos ellos empezaban a analizar el cómo se internarían en la mina.

-Durak, Karl… hemos de pensar meticulosamente cómo queremos internarnos juntos con Rot en la mina. Es posible que nos encontremos a guardias en la entrada… y creo que aún que no lo deseemos, hemos de ir completamente preparados para el combate… - Esta parte final, Reinhard la dijo con algo de disgusto, pues no le gustaba la idea de involucrarles hasta este punto.- Teneis alguna idea?

Estuvieron discutiendo un largo rato con tal de trazar un plan suficientemente bueno, como para asegurarse la entrada. Y luego, mientras los dos enanos se preparaban el material para dirigirse hacia la casa de Reinhard donde esperarían a Rot, Reinhard se dirigió a Karl mientras Durak no estaba presente, para pedirle un favor.

-Oye Karl… he estado pensando… y crees que si las cosas se tuercen mucho podemos utilizar esos últimos estudios que realizabas en la mina? Si, esos sobre las detonaciones… Te ves capaz de preparar alguna pequeña carga por si hemos de cubrir la huida? Digo algo para enlentecer su persecución si se da el caso…

Reinhard lo tenia claro… ellos saldrían vivos de ahí… pero de no poder ser así… los sectarios tampoco saldrían vivos.

El todo por el todo… no puedo permitir que teniéndolos tan cerca, les dejemos escapar para que puedan seguir escampando el mal entre nuestra gente… eso no!

Acto seguido, y después de que se equipasen, se dirigieron los tres hacia la casa de Reinhard, donde se disponían ya a hacer la última espera.

FDI: si Durak y Karl van si armadura de Mallas, yo también ire sin…pero con la armadura de cuero. Lo importante en principio es no combatir, no? xD Cogeré el garfio “pico” , otro garfio, la daga, y el garfio pistola si Karl cree que ya estoy preparado para poder usarlo. También cogeré algo que tenga por casa para poder iluminarnos, algo de aceite de lámpara extra, y yesca y pedernal.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 29 Abr 2010, 19:57

Los tres discutieron acerca de cual seria la mejor manera para entrar, y como resolver las cosas una vez dentro. Durak era de la opinion de crear alguna distracción para que los guardias se alejaran de su puesto, y que el resto entraran, pero Karl afirmó que seria dificil hacer que los cinco salieran de su posición al mismo tiempo, que se necesitaria una buena razón para forzarlos a ello.

Durak habia sido minero toda su vida, y más de una vez su trabajo no habia consistido unicamente en picar piedra, sino en defender minas de tenebrosos seres. En la mina de Reinhard nunca habia tenido la necesidad de sacar sus armas, pero ahora estaba más que contento de volver a sacar su armadura. No era gran cosa, y ya estaba muy vieja, pero aquellas mallas le llenaban de buenos y malos recuerdos, de emociones pasadas y de dias que nunca volverian. Más de ochenta años habia tenido Durak aquella vestimenta, y si de él dependia otros ochenta años pasarian.

Karl en cambio no tenia armadura alguna, pero sacó un par de pistolas del arcón por si las cosas se ponian feas aquellas noches. Karl era un gran estudioso, y habia trabajado para la torre de arquitectura e ingenieria de la capital. Cuando Reinhard empezó a buscar trabajadores, Durak le informó de lo bien pagado que estaba y de lo tranquilo que era el trabajo, y eso era exactamente lo que el tranquilo y joven ingeniero buscaba, un lugar donde esparcirse y crear sin estres ni presión.

-No creo que sea buena idea que saques el garfio-pistola - comentó Karl al rubio Reinhard cuando éste hablo de llevarla consigo al viaje - no sabes usarla bien aun, y podria pasarte algo malo. Además, quiero hacerle unos ajustes antes de montarla.

Reinhard estaba siendo adiestrado en la lectura y la escritura, asi como en matemáticas simples y el uso de pólvora. A Karl le gustaba tener un alumno pobre y humilde, que no estuviera corrompido por las riquezas ni por los títulos (como era común en la capital), y a cambio recibia una suma considerable de los beneficios de la mina, asi como una participación en el porcentaje de explotación. Sólo un loco habria rechazado tal oferta.

Todos recogieron sus armas, linternas y efectos, y se dirigieron a la casa de Reinhard. Sin embargo, antes de ello y mientras Durak rebuscaba por la casa intentando encontrar las botas de su tio Ragnar, Reinhard y Karl hablaron de los experimentos del último.

-Si, podria hacerlo, pero uno de nosotros deberia quedarse a encender la mecha, y ya sabes lo que eso supondria. ¿De verdad crees que te mereceria la pena?


Mientras tanto, Rot cabalgaba hacia la casa de la familia Russ, tras haber dejado su carta en la iglesia. Estaba preocupado por lo que habria de acontecer, pero no tenia más remedio que afrontarlo sin temor y con decisión. Estaba atardeciendo cuando los cuatro llegaron casi al unisono a la casa, donde Tobias se preparaba para salir a hacer su ronda.

Durak y Karl se presentaron ante Rot cuando se encontraron en la puerta de la casa, y los tres saludaron a Tobias cuando éste se marchaba de la casa para ir a trabajar. Tobias no saludó a su hermano, pues estaba muy dolido al sentirse menospreciado. Los cuatro implicados en el trabajo de entrar en las minas, los dos enanos, Rot y Reinhard, entraron en el salón tras la escena de la puerta, y comenzaron a trabajar en el plan. Rot, como era de esperar, fue el primero en hablar.

Rot Gertl

-Señores, como ya sabrán por lo que Reinhard les ha comentado, lo que se esconde en los subsuelos es una organización criminal muy peligrosa, que lleva muchos años actuando impunemente. Han cometido demasiados delitos, y han afectado a la vida de demasiadas personas como para dejarlos actuar sin más. No tengo pruebas sólidas de que vayan a reunirse justo debajo de la mina de Reinhard, pero todos los indicios mueven a pensarlo. Evidentemente somos muy pocos como para hacerles frente directamente, pero si conseguimos entrar en los subterraneos sin ser vistos y asistir a escondidas a uno de sus encuentros, podriamos saber cuantos son y cuales son sus proximos objetivos. Esa información seria vital para detenerlos de una vez por todas.


Los enanos asintieron, y explicaron el plan de la distracción para sacar a los guardias de su posición. Rot argumentó que seria mejor hacer tal cosa más tarde que temprano para entrar cuando la reunión ya hubiera empezado, y estar una hora o dos antes de la medianoche (que era cuando las fuentes de Rot indicaban que empezaria la reunion) para ver los individuos que pudieran ir entrando, si es que lo hacian por esa entrada. Lo dificil era el como hacerlo, y Rot preguntó a Reinhard si tenia alguna idea, pues cualquier ocurrencia era bienvenida.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 30 Abr 2010, 22:38

Reinhard Russ

Todo iba cogiendo forma poco a poco. Primero prepararon el equipo a consciencia, luego con la determinación de aquellos que se enfrentan al peligro aun sabiéndolo, se dirigieron sin más demora a la casa de Reinhard.

-Karl… sé que no es de tu agrado, pero antes de que alguno de nosotros vaya a quedar preso, cualquier cosa vale la pena…

Le dijo Reinhard en el momento en que Karl le preguntaba sobre el sacrificio que significaba el uso de la pólvora.

No me perdonaría nunca que ellos sufrieran lo mismo que yo… nunca!

Lo que Reinhard si que no soporto, fue la no palabra de Tobias… Odiaba la idea de una despedida así, odiaba no poder decirle un supuesto adiós cómo un hermano se merecía… Pero Tobias estaba herido… y no aceptó palabra alguna de Reinhard.

No me puedo despedir de Tobias… y no me puedo despedir de madre… no les puedo comentar que tal vez no vuelva más… no puedo decírselo…

Entraron todos en casa, y Rot empezó a divagar sobre la manera de entrar en la mina… Pero Reinhard no podía estar por el tema… tenia otras cosas en la cabeza…

No puedo marcharme así , sin más… sin explicarle a mi madre los motivos, sin demostrarle a Tobias que no es menosprecio lo que siento por él, sino que quiero que siga vivo… que le aprecio demasiado…

Reinhard seguía distante hasta que Rot le interrumpió preguntándole sobre alguna manera para entrar en la mina.

-Eh?!.. Cómo?? … perdón… no sé dónde diablos tengo la cabeza- al decir esto, tanto Durak como Karl, lo miraron con gesto de làstima, pues con lo joven que era, esta era la segunda vez que arriesgaba su vida por los demás… y la segunda vez que lo hacía sin el apoyo de la familia. –decís que si sé alguna otra manera de entrar?? Pues… es un largo camino…pero sé que desde las minas de Zemler, ahí en Monheim, podemos llegar a las 4 salas… y desde ellas, dirigirnos a nuestra mina…

Al explicar esto, la cara de Rot se ilumino, pues veía en esta entrada, la solución a todos los males, pero tanto Durak cómo Karl, tenían una pequeña idea de la distancia que esto representaba, y no acababan de estar del todo convencidos…

-Pues ya esta, no? Iremos por ahí… -Sin acabar la frase, Rot se dio cuenta de que las cosas no iban del todo bien.

-Rot, Monheim, si usamos la carreta, queda cerca de una hora… y para adentarnos hasta las cuatro salas… creo que aproximadamente sobre unas dos o tres… mas las que hagan falta para llegar a la reunión… Es un tanto arriesgado… pues no tenemos tiempo, y a la que hubiera cualquier imprevisto… perderíamos tan brillante oportunidad… -Dijo Reinhard con tal de situar en contexto a Rot.

-Y además, no sabemos si hay guardia en la entrada de Zemler, no?- concluyó Karl.

El ambiente era tenso, pero no tenían tiempo… y la decisión era de relevante importancia, así que la voz de la experiencia habló:

-Chicos, queremos evitar el enfrentamiento verdad? Y queremos llegar a espiar “la secta” –puntualizó Durak como si aún no se creiera del todo su existencia- en el interior de las minas, no es cierto? Pues en marcha, subamos a la carreta y rápido hacia Monehim.

Sin quererlo o no, pero todos se tomaron la decisión de Durak como si de una orden se tratase, así que prepararon los últimos pertrechos, y se encaminaron hacia la carreta.

Reinhard, en cuanto vio que ya era el momento, se puso muy tenso… pues la situación ya no tenía vuelta atrás, ya no había más tiempo… había llegado el momento de la verdad.

Tobias perdóname… y si no vuelo, por favor cuida de madre.

Los cuatro se encaminaron hacia la carreta y se dirigieron a enfrentar su destino, que como ibas siendo costumbre, se encontraba en el interior de la tierra.

Fdi: Me equipo con la cota de mallas completa, mas todo el material que he dicho en el post anterior.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 03 May 2010, 14:39

El sol caia a cada paso de los caballos que tiraban de la carreta. El joven enano Karl Jefsson inspeccionaba los orificios de las armas, repasando para que no dieran problemas en caso de que fuera necesario usarlas (lo cual no le agradaba mucho). A su lado, tirando de las riendas de los animales, estaba Durak tarareando una canción mientras las lorzas de su cuerpo botaban a cada trote de los corceles. Dentro del carro iba el rubio minero Reinhard, ensimismado en sus pensamientos acerca de su familia, y fuera del carro cabalgaba Rot en su propio caballo, preocupado de entrar en los tuneles. Si tenian la mala suerte de no llegar a tiempo estarian perdiendo una oportunidad de oro, y no se lo perdonaria jamás.

Serian las nueve de la noche cuando llegaron a las minas de Monheim. Muchos recuerdos se agolpaban en Russ mientras se adentraban en las cavernas. Zemler, Werd, el panadero... Tantisima gente muerta para absolutamente nada. En la capital, un tal Messner y sus hombres se habian llevado un gran mérito por matar a unos mutantes, pero a las gentes de Monheim no les habia quedado ni la vida, y a los supervivientes no los habria creido nadie. Ataron caballos y carro a la entrada y se dispusieron al trabajo.

Que Verena nos de su luz ahi abajo - rezó Rot justo antes de poner el pie dentro de la caverna.

Poco a poco fueron adentrandose en los túneles. Los dos enanos iban al frente, moviendoste con facilidad en los subterraneos sin necesidad de agacharse, y con las linternas encendidas para que la visibilidad no faltara en ningún momento. Russ tambien llevaba su linterna, iluminando el camino de Rot (que no paraba de refunfuñar mientras se raspaba las rodillas con el suelo de piedra). Más de una vez salieron murcielagos y ratas, asustando al investigador y causando las risas de Durak, muy acostumbrado ya a los animalejos que vivian en las grutas. Encontraron un camino pequeño en el camino, pero prefirieron seguir por el camino principal. Tras dos horas de camino sin descanso, estando ya agotados los pies de Rot, llegaron a la entrada de las Cuatro Salas. Russ también tenia problemas, pues pese a ser minero y conocer los caminos, era un hombre bastante alto y corpulento, y mas de una vez corrió riesgo de quedar atascado, pero al llegar a la gran sala dividida en cuatro partes, Russ pudo relajar el espinazo.

-Bien patas largas, hemos llegado al punto central bajo Averheim. Estas cuatro salas se crearon para distribuir los caminos y excavaciones antes de que vuestros tatarabuelos nacieran, por los clanes del Kar....
- Iba explicando Durak, dandoselas de experto historiador.

Mientras, Jefsson admiraba la fuerza de la construcción y Rot se interesaba por los simbolos. Reinhard recordó cuando tuvo que deambular por alli la última vez. Cada sala tenia un dibujo. Ellos habian llegado por la puerta con el dibujo de una piedra u roca, toscamente tallada. Otras tres salas, cada una con un simbolo se encontraban ante ellos. Estaba la sala con un humanoide dibujado, otra con una especie de celda y por último una con una rata tallada. En la Sala en la que se encontraban, la del dibujo de la piedra, habian otras dos salidas, más Reinhard recordó que el camino que eligió la última vez fue el mismo por el que venian, y el pequeño sendero que habian encontrado antes eran los inicios de las vetas de cobre que conformaban la mina de Russ.

Sin embargo, antes de que pudieran tomar una decisión, Durak hizo callar a todo el mundo.

-¡Callad, cotorras! He oido algo proveniente de la sala con el humano dibujado. Deberiamos estar en silencio y escondernos, creo que algo viene por alli.

Cada Sala tenia muros que la separaban de los muros naturales de piedra de cada gruta, pero no tenian muros entre si. De hecho, se sabia que eran cuatro salas por marcas que habian en el suelo y en el techo ademas de por los simbolos que coronaban cada estancia, pero era más bien una sala enorme y gigantesca:

Imagen


FDI: Lo se, no naci para ser artista, pero más o menos se entiende ¿no? xD. Has sacado un 19 en Inteligencia y recuerdas todos los caminos, y un 88 en percepción, por lo que no oyes los ruidos, aunque Durak si lo ha hecho. Es cosa vuestra saber que haceis ahora, si os quedais ahi parados u os meteis a alguna de las tres grutas que tiene cada sala.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 04 May 2010, 16:05

Reinhard Russ

El camino se hacía eterno para Reinhard, pues en breve se volvería a enfrentar a su destino. Era como si esos cinco años no hubiesen ocurrido, cómo si el tiempo no hubiese pasado. Se encontraba de nuevo en las cuatro salas bajo Averheim, se encontraría de nuevo con los mismos enemigos.

Para volver a llegar aquí, Reinhard había desenterrado muchos recuerdos, demasiados, y durante todo el camino no hicieron más que pasarle factura. Primero pasando por las minas de Monheim donde tantos inocentes habían muerto con tal de dar un poco de luz a la oscuridad que se cernía sobre sus vidas. Y más tarde al llegar a las cuatro salas, esas cuatro salas en las que Eimur acabó de perder toda racionalidad, esas cuatro salas que de no haber elegido el camino oportuno podrían haber acabado con su vida. Esas cuatro salas en las que ahora se volvería a jugar el destino.

Nosotros vinimos por la sala de las ratas y primero fuimos por la de los humanos… nos encontramos una guarida goblin y huimos por donde ahora hemos venido.

-Chicos, - dije bajando el tono de voz con tal de no hacer mucho ruido- huimos de los esclavistas por la sala de las ratas, nos dirigimos hacia la de los humanos pero encontramos goblins, y al final logramos huir por donde hemos venido ahora.

Reinhard intentaba ponerles en situación, pues se acercaba gente y era de vital importancia elegir el lugar correcto para esconderse. Aún no era la hora de la reunión, cosa que hacía que más gente tuviese que llegar, sin saber porque entradas lo harían. Ni en que lugar realizarían la reunión. Así que elegir un buen lugar era de vital importancia en este momento.

La cabeza de Reinhard iba muy deprisa. Intentaba evaluar cual era el sitio no más seguro, pues dudaba de que hubiera algún sitio seguro ahora mismo, sino que menos peligroso.

Por donde los esclavistas no, quien sabe si Gottfried aun se encuentra por ahí. Por la figura humanoide tampoco… de ahí es de donde vienen. Si nos quedamos aquí tal vez aparezcan los guardias que custodiaban nuestra mina… y sin embargo, no tengo ni la menor idea de que simboliza ese otro dibujo… joder… la cosa se pone fea… No me queda mas opción que volver a confiar en la mina, cómo hice hace 5 años…

-Venid –digo sigilosamente y me dirijo a la entrada de las minas que queda al lado de la sala de los dibujos humanoides. –Nos esconderemos aquí por ahora. Silencio… y que Sigmar nos ayude.susurré para mi.

FDI. Nos desplazamos hacia la salida que queda en el centro vertical de la parte de las minas. Y realizamos tiradas de escondernos. Por otra banda, me quedare atento a posibles ruidos de todas partes, y permaneceré en Reserva la mayoría del tiempo.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 04 May 2010, 17:11

Los cuatro hombres se retiraron del lugar, mientras Russ les hablaba de los tuneles y las zonas que conocia. Reinhard no sabia como habrian cambiado las cosas en cinco años, pero en su primera visita, los tuneles del humanoide significaban gobos, los de la rata esclavistas y los de la celda una peligrosa incógnita.

Asi pues, y sabiendo que los tuneles de la sala de la piedra eran los más seguros, eligieron uno de ellos. El tunel por el que venian era peligroso, pues conectaba con su mina y alguien podria atraversarlo mientras se escondian, por lo que eligieron el que se encontraba a la izquierda de éste. Alli, parapetados, esperaron a oir lo que demonios viniera por los tuneles de la sala del humanoide, de donde deberian salir gobos si los calculos de Russ no fallaban.

Todos se metieron en el túnel. Apenas podian ver nada, pero Jefsson obligó a todos a apagar las linternas. Rot fue el primero en agazaparse detrás de unas piedras, sacando un trozo de grafito y papiro. Estaba claro que no era la primera vez que el investigador se escondia y escribia detalles a oscuras, y se le daba realmente bien. Russ fue el siguiente, esconciendose entre estalagmitas y rocas. Por último, Jefsson y Durak se escondieron juntos en una esquina. No lo hicieron muy bien, pero su altura favoreció el movimiento.

Alli quedaron los cuatro, escondidos como pudieron, mientras los pasos se hacian más visibles. Tras unos minutos en los que se recolocaron en sus puestos, las voces de varios hombres se hicieron notar, y una voz familiar se oyó: El despectivo tono de Augoste Getter brilló con luz propia entre las voces de los demás.

En el centro de las cuatro salas, unos doce hombres se encontraban acompañando a Augoste Getter, tres de ellos con fuertes linternas que los hacian facilmente visibles en la oscuridad. Con tamaña luz, era dificil moverse un ápice, pues serian facilmente descubiertos. La voz del comandante de las fuerzas de Averland comenzó a dar órdenes.

Augoste Getter

-Quiero a tres hombres en cada sala, y a cada uno que se le asigne un tunel. No quiero entromisiones de gobos para cuando los invitados se vayan reuniendo aqui. Número Dos asegura que se encarga de las zonas con mutantes y de los arlededores de la zona de reunión, asi que no inspecciones demasiado cada tunel, simplemente dar voz de alarma si veis algo extraño y volved aqui. De todas maneras no creo que queden pieles verdes en la zona.


Rot se quedó petrificado, y miró a Russ y a los enanos, pues si era cierto que iban a inspeccionar los tuneles, tenian un problema, y no pequeño.


FDI: Eso es lo que ois todos claramente. También se oyen voces de otros hombres, pero asomar la cabeza para mirar lo que ocurre podria ser peligroso. Por cierto, tu tirada de esconderte ha sido de 34, y llevas las mallas.

Hay que pensar rápido.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 05 May 2010, 18:06

Reinhard Russ

Tanto Reinhard como los demás permanecieron quietos mientras los “invitados” iban llegando al lugar. El pulso se le aceleraba, el corazón le martilleaba en el pecho y hasta llegó a pensar que ese ruido no le pudiese delatar.

Tú! Para de pensar estupideces y céntrate en esto! Se dijo con tal de salir de su estado aletargado.

Habían corrido demasiado, y ahora se encontraban en el lugar antes de tiempo. Tendrían que esperar a que llegasen y eso era una clara desventaja, pues no sabían por donde aparecerían.

Los ruidos aumentaron hasta que la voz de Augostte sobresalto por encima de las demás:

Que? El jefe de la guardia de Averheim metido en esto? Hasta donde ha llegado la corrupción!!

Reinhard odió aún más a Augostte ya que hoy no solamente le había arrebatado la mina, sino que además lo había hecho para el beneficio de la secta. Sus más acérrimos enemigos lo estaban utilizando y eso lo encolerizó hasta tal punto que pensó en enfrentarse allí mismo contra tal abominable persona. Y tal vez lo hubiera hecho, de no ser por las ordenes que Augostte dijo a sus hombres, que petrificaron al ahora temeroso Reinhard:

-Quiero a tres hombres en cada sala, y a cada uno que se le asigne un tunel. No quiero entromisiones de gobos para cuando los invitados se vayan reuniendo aqui. Número Dos asegura que se encarga de las zonas con mutantes y de los arlededores de la zona de reunión, asi que no inspec...

Estas palabras helaron el corazón de Reinhard… y le pareció que todo lo ocurrido hace cinco años volvía a suceder. En su mente no cabía la idea de volver a sufrir todo lo que sufrió…

Dajertik, Ruffus…muerte… Jaff… esclavistas… Gottfried… Eimur…

Su mirada estaba perdida, tal vez se encontraba reviviendo lo ocurrido hace cinco años por esos túneles…
Un sudor frío empapo su frente mientras imágenes… flashes de lo que había sido la huída de hace cinco años atormentaban su mente…

Tenía miedo… tenía mucho miedo… Se le hizo un nudo en las tripas que no le dejaban reaccionar. Pero de repente se recordó lo que se había dicho:

No puedo abandonar a Tobias… no puedo permitir que ni Durak ni Karl sufran… no…

Y como si por culpa de la mirada de Rot fuese, Reinhard volvió en sí, y se dispuso a pensar una solución rápidamente. Algo que les dejara salir con vida de allí… ahora lo importante era la supervivencia. Y Reinhard estaba dispuesto a todo para conseguirlo.

Reinhard le devolvió la mirada a Rot:

Ya tienes suficiente información, verdad? Le intento preguntar mediante signos, haciéndole como si ya había acabado de escribir… debido a lo que se les avecinaba.

Reinhard se giró con tal de dedicarles una mirada a Durak y a Karl, una mirada que le aportase algo… alguna idea…

Nos alejamos de aquí? Es lo único que le pasa por al cabeza a Reinhard mientras mira a los enanos, esperando que ellos compartieran su opinión.

FDI: espero la rápida reacion tanto de Rot como de los enanos para decidir que hacer. En cuanto a la comunicación la intento hacer con signos. Con Rot, hago como si escribiera y que se acaba con las manos. Y con los enanos los miro con cara preocupada y sin tenerlo del todo claro les hago los gestos de pirarnos.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 07 May 2010, 00:10

Uno tras otro, los pasos del hombre de Getter se iban acercando cada vez más al tunel donde Russ y sus compañeros estaban infiltrados. Fueron inteligentes, y cuando oyeron las ordenes del corrupto comandante, decidieron retirarse dentro del túnel todo lo que pudieron. Reinhard hizo señas mudas que los demás comprendieron facilmente, y marcharon en retirada.

Rot habia comprendido algo muy claro, Augoste Getter ayudaba a organizar reuniones secretas en los subterraneos, y eso le añadia a la lista de sospechosos claros, junto al sargento Jaran y a Vergamont Fahen. Sin embargo, faltaban pruebas que permitieran al investigador reclamar la ayuda de los sigmaritas.

La luz de los faroles iba acercandose al tunel, y los cuatro tuvieron que acelerar su paso, siendo cuidadosos, para que esta luz no les llegara. Sin embargo, desgracias de la vida, el hombre encargado de vigilar su tunel creyó percibir algo.

-Señor, me ha parecido oir algo a lo lejos - dijo con voz tranquila, aunque sono amplificada para Russ y los demás dada la profunidad de la cavidad subterranea del tunel. -No estoy seguro, ¿debo asegurarme? - siguió, más lo que le fue respondido desde las cuatro salas ninguno de los compañeros de Russ pudo oirlo.

En susurros, Rot Gertl hablo con los demás mientras se adentraban en aquel túnel, lo suficientemente bajo como para que el hombre que investigaba el tunel no oyera:

Rot Gertl

-Estamos jodidos... Al menos se que la información de que se reunirian aqui es fiable, algo es algo. O seguimos adentro en este tunel hasta perder a ese subdito de Getter, o tendremos que enfrentarnos a el, y entonces la reunion puede que no se celebre... Maldita sea, necesito más pruebas, necesito ver algún simbolo o alguna cara, y ver quien mas en el gobierno esta metido en esto... Si ahora pido que investiguen a Getter, solo conseguire que la secta esté mas alerta y que le reemplacen por otro...


Karl Jefsson

-Ahora lo mejor será que sigamos adentro, si... Pero no sabemos que hay siguiendo estos tuneles, y tal vez nos enfrentemos a algo peor... ¿Que podemos hacer?



FDI: Mira que es mala suerte... Todos habeis fallado tiradas de Movimiento Silencioso, y va el otro y me sale un 12 en su percepción. En fin, ahora si que teneis un problema. Puedes intentar salir de ahi a base de hachazos y golpes, esperar y rezar a que el otro no os encuentre, seguir adelante en el tunel... O tener alguna brillante idea que saque del lio.

Sea lo que sea, tengo curiosidad, yo no sabria como actuar en tu situación.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 10 May 2010, 19:58

Reinhard Russ

La situación había empeorado considerablemente. Desde ser ellos los cazadores, ahora se habían convertido en la presa a cazar, y lo que es más importante, ahora sus vidas corrían aun más peligro.Reinhard seguía pensando que podría hacer con tal de no ser descubiertos, pero ningún plan le convencía.

O nos adentramos más en la cueva y nos la jugamos a ver que encontramos… o esperamos escondidos a que el súbdito de Getter no nos encuentre…o… Reinhard no quería pensar en la opción del combate. Esta vez no era una posibilidad. No podían dar la alarma de a los demás, y terminar así con todas las opciones de vivir… O luchamos…

Reinhard aisló esa idea en su cabeza, como si la almacenase por si llegado el momento no había otra salida posible, y siguió analizando la situación con toda la frialdad que la situación le permitía.

Si nos adentramos, no sabremos lo que nos vamos a encontrar… pero somos al ser dos mineros, tenemos posibilidades de sobrevivir …Si nos enfrentamos al guardia, tal vez demos la alarma, y entonces estaríamos perdidos, o tal vez acabemos con él, y al no volver no se celebre la reunión.. de esta manera salimos perdiendo..como último recurso nos podemos quedar aquí quietos, pero corremos el riesgo de ser descubiertos… con todo lo que eso comporta.

No conseguía vislumbrar una solución que fuese suficientemente buena… hasta que recordó lo que Augostte había ordenado. “No quiero entromisiones de gobos para cuando los invitados se vayan reuniendo aqui.”

Es verdad, el símbolo humanoide significaba gobos. Y Getter había enviado sus hombres para evitar sus intromisiones… Tal vez había alguna manera de hacerle creer a su perseguidor que eran un grupo de gobos que estaban huyendo... algo con lo que ese hombre no quisiese alertar a Augostte por miedo a que él se lo tome como una estúpida pérdida de tiempo.

-Chicos… creo que tengo un plan… -dijo en voz muy baja- pero por ahora debemos continuar alejándonos un tiempo…

Mientras se desplazaban, Reinhard intentó hacer memoria de su encuentro con el gobo en las cuevas. Intento recordar los ruidos…comportamientos… y focalizo sus recuerdos en lo sucedido hace cinco años, pero esta vez con la intención de sacar algún provecho.

El goblin era muy estúpido… demasiado y todo… y tenía un raro acento…ceceaba… y además producía extraños ruidos…

Reinhard siguió pensativo, mientras avanzaban algo mas con tal de encontrar algún sitio donde poder esconderse.

FDI: avanzamos siguilosamente, y cuando encontremos un sitio con condiciones más o menos decentes para escondernos. Nos quedaremos ahí. Asi que tiradas de movimiento silencioso y de escondernos, a la vez que de percepción para saber algo del que nos persigue.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 11 May 2010, 17:22

Los cuatro siguieron avanzando según el plan de Reinhard, todo lo sigilosamente que podian. Pero escapar velozmente del guardia, y mas teniendo en cuenta que excepto Rot ninguno de ellos sabia moverse en silencio, pues no era algo a lo que estuvieran acostumbrados, la situación pintaba dificil.

Apenas llevaban unos segundos caminando, cuando Durak tropezó con una piedra, y Jefsson empezó a perder aliento. Por detrás, el guardia de Getter habia conseguido vislumbrar el movimiento, y dió la voz de alarma.

Rot Gertl

-Maldita sea Reinhard, debimos venir nosotros solos, los enanos nos están retrasando y no paran de hacer ruido al caminar. ¡No podremos salir de aqui de esta manera!


Durak, que habia oido al investigador y se habia sentido humillado, no tardó en responder:

Durak Kurgson

-No voy a tolerar que digas eso, maldito patas largas. Nosotros no estamos hechos para huir y mentir como los de tu calaña.


Dicho y hecho, el viejo minero sacó su arma, y giró hacia donde la luz del perseguidor venia.

-Se que no puedo correr ni esconderme como vosotros, asi que matare a ese malnacido y a todos los que vengan detrás. Vosotros huid mientras, e intentad salir de aqui para que el mentiroso cobarde de su mensaje a los de su ''Orden''.

Jefsson miró a su amigo, y decidió quedarse con él.

Karl Jefsson

-Si Durak se queda, yo también. Esta gruta es alta pero estrecha, y por aqui no caben más de tres personas al mismo tiempo, con lo que no podrán rodearnos. Iremos acabando con ellos de uno en uno. Vosotros intentad huid: Aunque la reunión se haya ido al garete, teneis información importante y tal vez podais hacer algo. Nosotros no diremos nada de vuestro paradero, nos quedaremos con todas las consecuencias.


Cada vez más, el hombre de la linterna se acercaba a donde estos estaban, y los enanos sacaron sus armas, a sabiendas de que aquel tipo no era rival para ellos.

-Largaos ahora por atrás, y si no encontrais salida, esperad unas horas y volved por aqui, pues para entonces todo habrá terminado y el camino estará libre - Espetó Karl mientras cargaba sus pistolas. A esta razón, Rot parecia deacuerdo, pero no podria ir a ningun sitio sin un guia.


FDI: Si es que ni los enanos ni tu teneis Movimiento Silencioso, y el otro tipo tiene buena percepcion y una linterna. La cosa estaba chunga, la verdad, y llegasteis en mal momento. Ahora las unicas opciones son quedarse a luchar junto a los enanos, o salir pitando de alli y salvar la vida (o no xD).

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 12 May 2010, 17:55

Reinhard Russ

Quien le hubiese dicho a Reinhard al levantarse esta mañana que su vida daría tan pronunciado vuelco. No sólo había perdido la mina en manos del gobierno, sino que se había involucrado con el templo de Verena y ahora se disponía a arriesgar su vida.

La situación se estaba poniendo complicada. Aunque los enanos eran seres de cuevas y cavernas, les costaba seguir el ritmo de los humanos, y aún mas tratarlo de hacer silenciosamente.

Quien me habría mandado a mi meterme en este embrollo y aún peor… meter a Durak y a Karl… Ahora nuestras vidas corren peligro y todo por haber aceptado la propuesta de Rot!!

Pensaba Reinhard mientras huyan del perseguidor, hasta que Durak se tropecó… y el guardia de Getter dio la alarma.

Mierdaaaaa! Nos han descubierto… ahora si que no tenemos salida…o huir rápidamente o luchar hasta el fin…

Reinhard se temía lo peor, odiaba la idea de tener que enfrentarse de nuevo a una situación como la que sucedió en estos túneles, la odiaba pues el sufrimiento de aquellos días aún le atormentaban.

Que está diciendo Rot?! Quien se supone que se cree que es?

Reinhard se quedo sorprendido de la reacción de Rot, pues en una situación como esta, era vital permanecer unidos y en busca de un solo objetivo: o huir o combatir. Reinhard sabía cómo era Durak, y por eso se puso una mano en la cabeza cuando él decidió responder a la acusación de Rot. Y tampoco le sorprendió la respuesta de Karl, pues a ellos les unían lazos de gran amistad.

Rot… te has equivocado completamente… no pienso dejarles… no voy a hacer cómo hicieron conmigo Wolfrin y Revhka… no voy a dejarles como dejé a Dieter en manos de los esclavistas… no…esta vez no…

- Te equivocas… -dije mirando fijamente a Rot- Sin ellos no hubiésemos bajado aquí, te lo aseguro. Y encima les reprochas que se hayan jugado el tipo por una causa que ni yo tengo del todo clara. No pienso abandonarles cómo hicieron conmigo hace 5 años, no pienso dejarles en manos de esos inhumanos seres.

Al decir esto, los dos enanos miraron a Reinhard con cara de desaprobación. Estaba claro que su voluntad era protegerle… pero si Reinhard era algo, era cabezota, y no quería abandonar a los que habían sido sus mas acérrimos compañeros estos últimos años.

-Yo me quedo con vosotros… yo voy a tapar el hueco de esa tercera persona. –Reinhard había tomado una decisión, y estaba dispuesto a todo con tal de evitar otra masacre, esta vez de menos personas, pero mucho mas importantes para él. – Yo me quedo aquí.

Reinhard empezó a equiparse con el garfio en una mano mirando hacia el frente, por donde venia la luz.

-Así que si quieres irte, adelante huye y si no encuentras salida espera unas horas y vuelve… hazlo para poder acabar con esta escoria a la que nos enfrentaremos… pero hazlo de verdad. No te rindas! Ahora que… si prefieres luchar con nosotros, no habrá piedad ni nuestra ni suya… todos por el todo! Que Sigmar nos ampare y guie mi pico hacia su corazón.

Tal vez se equivocaba, o tal vez no… pero no tenía tiempo para pensar posibles estrategias, ni intentar idear si vendrían todos los guardias a por ellos, o si se repartirían con tal de asegurar la zona. Lo que tenia seguro es que no quería ser el causante de lo mismo que le ocurrió a él. No quería ser como aquellos que había jurado venganza. Reinhard había oído su corazón… y había decidido hacerle caso.

FDI: buffffff.. nose donde me meto… jajaja. Si Rot se va, le daré un colgante que tengo, y le diré que se lo de a Tobias, y que le diga que lo siento mucho. Y por lo demás, perparado para el combate!
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 12 May 2010, 19:12

La declaración de intenciones de Reinhard fue una sorpresa para todos. Especialmente para Rot, cuyos planes no eran compatibles con luchar contra tantisimos hombres en estrechos tuneles bajomontaña. Durak rió fuerte al oir al manco minero confirmar su lealtad, y Jeffson miró preocupado la luz que cada vez se acercaba más, agachandose para que el atacante no le viera.

Durak Kurgson

-Tu eres un hombre de verdad, Reinhard. No te diré lo que tienes que hacer, ya no más. Será un placer dar muerte a esos bastardos corruptos junto a ti, jajajajaja.


Los tres se posicionaron entre unas rocas, donde estarian listos para vender cada metro de suelo bien caro a aquellos sectarios del tres al cuarto. Jeffson a la izquierda, Russ a la derecha y Durak en el centro, ocuparon todo el lugar. Detrás, Rot habló:

Rot Gertl

-Esta bien, me quedare con vosotros y os ayudaré cuando necesiteis. Pero excusadme si no se me da muy bien rajar personas, no es algo a lo que me haya dedicado nunca.


Durak miró a Rot con algo de desprecio, pero igualmente el vereneano sacó una ornamentada espada con empuñadura de balanza y cabeza de buho al final, preparado para lo que fuera necesario.

En ese instante, el seguidor de Getter, que ya habia dado la alarma, apareció ante todos ellos. En la mano izquierda portaba el farolillo, y en la derecha una espada. Vestia el uniforme negro y rojo que los guardias extranjeros de aquella mañana llevaban, y no portaba casco alguno. Mas el horror hizo mella en todos cuando apreciaron que aquel soldado no era alguien normal: Su boca se abrió de par en par desencajandose la mandibula, y de ella salieron decenas de tentaculos entre arcadas y espantosos sonidos. Los horribles tentaculos no paraban de moverse al unisono con las piernas de aquel veterano mutante de Carroburgo, y con horrible demencia se lanzó hacia Durak. Su golpe fue increiblemente certero, con una precisión letal hacia el corazón del enano.

Pero cuando el monstruoso soldado sacó su arma con expresión feliz en los ojos, el miedo le cubrió por completo, pues Durak reia como un loco, pues ni un rasguño le habia hecho el ataque.

Durak Kurgson

-¡Necesitarás algo más que eso para herirme, engendro del infierno!


Y esque Durak iba bien pertrechado, y su resistencia natural junto a la cantidad de metal que portaba tal vez no le hicieran muy sigiloso, pero si le convertian en un adversario terrible. Mientras, Rot y Reinhard se percataron de algo terrible, y esque si aquel soldado era un mutante, habian grandes posibilidades de que todos los nuevos soldados que inundaban la provincia bajo el uniforme negro y rojo que Oliver Saford habia impuesto, tal vez lo fueran también.

Rot Gertl

-Oh Verena... ¡Acabad con ese monstruo por favor, mis peores sospechas acaban de hacerse realidad! El gobierno no es solo corrupto y criminal, sino que usa malditos desertores de la guerra del Norte para cubrir sus pecados...


Recuerdos de mutación arrastraron a Reinhard a tiempos pasados, pero la risa de Durak le devolvió al presente. Tal vez aquel hombre no tenia la culpa de haber sido deformado. Tal vez habia sido en contra de su voluntad. Tal vez... Los tentaculos del soldado dieron un peligroso chasquido entre protuberancias solidas y babas verdes. Se podia pensar mucho acerca de la moralidad en cuanto a matar mutantes, pero ese no era el momento.


FDI: Siete de daño para Durak, que facilmente lo absorbe entre armadura y resistencia. La iniciativa queda en primero Reinhard, luego Jefsson, y finalmente Durak. Rot se reserva la acción y el soldado de Carroburgo ataca a continuación. ¡Buena suerte!

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”