Reinhard Russ III: Verenna nos dará la Claridad

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 14 May 2010, 16:04

Reinhard Russ

Sin quererlo o no, Reinhard se volvió a ver implicado en un combate a vida o muerte en las profundidades de la cueva. Pero esta vez estaba orgulloso de encontrarse al lado de Durak y de Karl, pues sabía que ellos nunca le abandonarían… sabía que o perecerían todos, o no lo haría nadie. Así que estaba dispuesto a todo por ellos.
Por otro lado también estaba Rot. Por su culpa estaban en esa situación… pero aún así Reinhard quería ayudarle a sacar a la luz las tramas que la maldita secta llevaba entre sombras.

-No le pidas a Verena que acabe con él! Pues los dioses –le exclamo a Rot mientras golpeo con todo mi ahínco al mutante- sólo nos disponen los milagros, y somos nosotros quien los hemos de lograr!

FDI: realizo un ataque total hacia el mutante! (tengo el +5ha? Por arma de la mejor artesanía?)
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 17 May 2010, 17:22

Tanto los dos enanos como Reinhard se abalanzaron sobre el monstruoso soldado, haciendo caer sobre él una lluvia de golpes que a bien poco le dejan muerto. Reinhard clavó su extraña herramienta a medio camino entre cuchilla y garfio en el costado del soldado, sin hacer una herida profunda. El acero no llegó a introducirse muchos centimetros en la carne del seguidor de Getter, y poco lo hirió.

Durak descargó su pico contra la pierna del hombre, haciendo sonar un desgarrón de los tendones del muslo, que sostenian al combatiente en pie, mientras Jefsson descargaba el letal plomo en el brazo derecho del soldado, penetrando el cuero dentro de la piel y dejandole visiblemente herido.

Viendo que el combate estaba perdido, el soldado tiró la linterna y hechó a correr. Sin embargo, Reinhard y Durak aprovecharon el momento para atacarle por la espalda. Durak volvió a golpear en la pierna, haciendole perder el equilibrio, y Reinhard destrozo sus costillas. El arma de Russ quedó atascada entre los huesos flotantes del costado, y tuvo que hacer esfuerzo para sacar el arma, partiendo y astillando las debiles costillas flotantes en el proceso.

El soldado quedó tendido en el suelo, vomitando sangre. Aun no habia muerto, pero no tardaria en hacerlo si seguia sangrando asi. Entre sollozos vomitó las que podian ser sus últimas palabras:

-Estupidos... Vais... Vais a morir aqui abajo, ¿lo sabeis?... Habeis... Habeis entrado en el territorio de los elegidos... De los elegidos de Tchar...

Sus tentaculos habian entrado de nuevo en su garganta, pero su horrible voz sonaba entrecortada y gangosa por la cantidad de carne mutada que se movia en su esófago. Al lado, la lámpara perdia luz, y su espada quedaba tirada entre las piedras, mientras que al principio del túnel, otras luces hacian acto de presencia, indicando que más soldados venian, y que esta vez no iban a enfrentarse a los intrusos en solitario.


FDI: Habeis acertado todos los golpes, y no habeis tardado en dejar frito al soldado mutante. Ahora, éste tiene un 20% de posibilidad de morir cada asalto, por lo que podeis hablar con el hasta que termine de desangrarse, o matarlo ya mismo. A lo lejos viene más gente, y podeis deducir que tardaran unos veinte o treinta segundos en llegar.

Por cierto, si que tienes el +5 por arma de buena artesania ^^

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 18 May 2010, 23:17

Reinhard Russ

La primera victima estaba a punto de reposar en sus pies… por ahora las cosas habían sido fáciles, pues no había ningún problema en acabar con la mísera vida de un mutante entre tres hombres armados. El problema amanecía ahora, junto con la luz de diversas lámparas.

-Chicos ya vuelven… Rot, suple a Karl mientras él carga el arma.- les dijo con la voz entrecortada debido al intrigante combate que en instantes sucedería. Luego se encaró con el mutante y mientras le cogía la espada con la mano en la que aún tenía algunos dedos le dijo- Yo antes era como vosotros… pero no vendí mi alma a nadie! Seguí luchando contra los que me convirtieron en esto que ahora odio... –cogió algo de aire y se dio cuenta de que los nuevos enemigos estaban al caer- te cojo la espada, pues creo que donde diantres vayas ahora no te va a hacer falta…- y mirando ahora hacia los enanos con una sonrisa de union y orgullo le dio el golpe de gracia al mutante -Ah... y dile a Tchar que se ha equivocado de mina, pues esta es nuestra casa!


FDI: cojo el arma del mutante, le doy el golpe de gracia. Nos situamos en la linia de 3, y me coloco en postura defensiva con tal de recibir la posible carga. En caso de que me impacten intentare parar el golpe.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 20 May 2010, 19:13

Reinhard sacó la espada del soldado de su cuello, acabando con sus miserias. Rot queria preguntarle, interrogarle, o sacarle algo de información... Pero la situación no se prestaba a ello. Fuera como fuera, suplió a Karl Jefsson mientras este preparaba sus pistolas. El enano sonreia, pues al parecer tenia un pequeño as bajo la manga si las cosas se torcian demasiado.

Rot Gertl

-Deberiamos intentad dejar a alguno con vida, para interrogarle después. La información de estos soldados de Getter puede ser muy útil en un futuro, pues mucho me temo que si la guerra de Markus Leitdorf se lleva a cabo, estos mutantes-soldado serán utilizados para sofocar al pueblo, y deberemos enfrentarnos a ellos.



Durak refunfuño ante las palabras del vereneano, pues en su cógido moral no debian dejarse prisioneros. Ni dar clemencia ni clamar por ella, era la ley de su clan. Pero estaba muy lejos de sus montañas natales, y poco podia decir al respecto.

Antes de que la conversación derivara al respecto, las tres siluetas fueron cogiendo forma, mientras corrian hacia los mineros. Esta vez solo uno llevaba la linterna (el soldado de enmedio), mientras los otros dos iban bien pertrechados. Pintaba un combate duro y dificil contra profesionales de la guerra, y solo Sigmar sabria si podrian salir de alli con vida.

El que se encaminaba por el lado izquierdo, hacia donde Rot suplia a Jefsson, era un soldado relativamente alto, de pelo descuidado y castaño. No presentaba rasgos de mutación, e iba armado con espada y hacha. El de enmedio portaba una espada muy larga, con extrañas palabras escritas en la hoja, y una linterna en la otra mano. Este soldado iba entre los otros dos, y se encararia contra Durak. Portaba un yelmo cerrado, que recordaba levemente a los de las viejas ordenes de caballeria. Sin embargo, en vez de bellas y coloridas plumas, el yelmo estaba pintado de colores rojos y negros, y simbolos paganos adornaban el acero con el que estaba hecho.

Por último, el tercero que marchaba por la parte derecha del tunel en dirección a Russ, era un soldado más fornido, que portaba escudo recubierto de pieles y martillo. El martillo no parecia ningun tipo de arma reglamentaria del ejercito, sino más bien un arma norse. Asi mismo, el soldado lucia una larga barba y el pelo suelto y sin recoger. Bien podria consistir en un mercenario del norte, recogido por el ejercito de desertores a cambio de oro y mujeres en su camino al Sur tras la guerra.

Ahora comenzaban los problemas de verdad.

El guerrero del martillo y el escudo cargó contra Reinhard en cuanto tuvo oportunidad, avalanzandose brutalmente contra él, rostro en furia y babas. Sin embargo, Russ se habia posicionado eficazmente en contra suya, y pudo evitar los embites de la ferrea arma que bien cerca de su craneo cortó el aire del tunel. A su lado, Durak evitó la espada del soldado del casco, y contraatacó debilmente con el pico, haciendo solamente un rasguño a su oponente. Por último, Rot esquivó por escasos centimetros el hacha de su rival, devolviendole un golpe que éste paró facilmente con la espada.

Esta vez no se enfrentaban en clara superioridad numerica, y sus rivales luchaban como verdaderos expertos. Solo de pensar que aun quedarian en la mina unos ocho más como aquellos soldados descorazonaba al pobre Rot.

En que diablos me he metido...

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 21 May 2010, 11:07

Reinhard Russ

La situación había empeorado considerablemente. Ahora cada uno de ellos tenía un duro combatiente enfrente. Hombres hechos en las batallas, hombres de matar o morir en el intento. Pero por suerte, Reinhard sabía que ellos, aun que no habían crecido en el fragor de la batalla, también eran hombres de matar o morir. El escenario estaba dispuesto, y la encarnizada lucha justo acababa de empezar.

Se está poniendo muy, muy complicado… Hemos de intentar aprovechar que por ahora somos uno más que ellos… pero cómo?


A Reinhard le había tocado aquel que parecía un norse. Armado con un martillo y un escudo, sería muy complicado impactarle. Aun así, Reinhard había cogido la determinación de hacerles sufrir por todo aquello que él había sufrido, así que sin vacilar, decidió darlo todo en el ataque.

-Esta es la hora de la verdad! Que Sigmar nos contemple, pues vamos a realizar una hazaña!


FDI: Realizo un ataque total contra mi adversario.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 24 May 2010, 23:11

El peso del combate se iba encrudeciendo a medida que los expertos soldados comenzaban su ataque. Ninguno de los presentes esperaba que entre los hombres de Getter hubieran tan increibles maquinas de matar, pero asi era.

Los soldados de Carroburgo que el Consejo Provincial de Oliver Saford habia contratado no eran desertores por miedo al combate, sino desertores morales, que habian dejado la disciplina imperial por cuestiones ideológicas o religiosas. Pero eso no los hacia sino más fieros y peligrosos. No sabian combatir como destacamentos, llevar el paso en perfecta formación en un desfile o usar limpios e impecables los uniformes. Ni falta que les hacia.

Soldados de Carroburgo

-¡Sangre y Muerte!¡Sangre y Muerte!¡Sangre y Muerte!


El soldado de la izquierda, el de la melena suelta y sucia y gran musculatura, recibió un golpe de Rot con la espada. Sin embargo, el ataque fue fácilmente desviado con la espada de la mano izquierda ante el atonito investigador, mientras que con la diestra movia rapidamente la afilada herramienta de carniceria. Como el cocinero que machaca la comida destrozó el diestro combatiente el hombro y el brazo derecho de Rot, golpeandole repetidamente y a gran velocidad. Rot gritó como nunca en su vida, pues en escasos segundos habia sido completamente derrotado, ante la risa del soldado que se carcajeaba ante tal débil (bajo su punto de vista) enemigo.
Jefsson apartó al investigador antes de que el soldado le matara, y descargó dos tandas de plomo para tumbar al brutal adversario. Pero una horrorosa sensación de miedo surcó el rostro del ingeniero enano cuando vió como una bala atravesaba el costado del gran soldado sin que éste dejara de sonreir. Una bala le habia atravesado, y el ni siquiera sentia dolor. Aquel hombre se bastaba para matarlos a todos.

Mientras, el guerrero de Carroburgo que portaba la linterna dejó el trasto en el suelo y desenfundo en cuestión de segundos una daga de su cinto, acero empapado en aceites verdosos. Durak no era estúpido y comprendió que si aquella daga tomaba contacto con su piel, sus dias estarian contados. Sin perder el tiempo, el fiero minero khazalid golpeó con furia el pie del soldado, haciendole retroceder y fallar su emponzoñado asalto.

Por útlimo, Reinhard atacó abriendo su guardia para asegurar un golpe contra el barbudo norse uniformado. Éste, de dura complexión y resistente brazo, no tuvo problema alguno para desviar el ataque con su enorme y reforzado escudo, desestabilizando al enorme minero rubio. Al tiempo atacó con su maza contra las rodillas del minero, pero su posición defensiva le dificultó la visión y falló el golpe... por esa vez.


Durak Kurgson

-Argg, malditosss... Reinhard, estos cabrones son muy duros, y el debilucho humanejo mentiroso esta en las últimas nada más empezar la pelea. Esta intrusión no ha sido debidamente planeada, y me temo que este puede ser nuestro final ¿De verdad quieres quedarte?


La situación no podia ser más desesperada, y era palpable en los rostros de los Karl y de Rot, que no eran capaces de articular palabra. Durak en cambio, estaba extrañamente tranquilo.

Lo que si era evidente es que Reinhard no seria capturado como la última vez. Aquellos no eran esclavistas, eran psicopatas asesinos. Y no parecia que fueran a hacer prisioneros.


FDI: Asi han ido las cosas. Rot ha recibido 14 heridas, y esta a 0 puntos de vida. En cambio, su oponente solo ha perdido una herida despues del tiro de Jefsson. Durak está como una rosa, y le he metido en el cuerpo a su enemigo 7 puntos de heridas, pero no tendra las cosas tan bien si alguno de sus flancos cae. Por parte de Reinhard y el Norse, no han habido daños.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 01 Jun 2010, 16:38

Reinhard Russ

La situación, según le pareció a Reinhard, no podía haber ido peor. En el primer asalto, habían dejado fuera de combate a Rot, así que ya no disponían de ninguna superioridad numérica. Karl, no le había podido aprovechar la desprotección del asaltante para hacerle pagar por el daño hecho a Rot, y ahora tendría que recargar su pistola. Y por su parte, se encontraba en el dilema de darlo todo en el ataque, o esperar a que las coses fuesen mejor intentándose mantener con vida. Pero la situación no estaba para dejar pasar el combate. La balanza se estaba a punto de decantar, y Reinhard estaba dispuesto a todo para que fuese hacia su bando.

-Durak! Te dije que no os dejaría aquí solo… y no os voy a dejar! Vamos a hacerles pagar lo que me hicieron hace 5 años!


He de hacer algo… he de hacer algo… he de cambiar el curso del combate… es muy arriesgado, pero no le veo otra solución...

-Volverás a fallar, maldito bastardo?


FDI: si, es una pequeña provocación! hago una reserva, y cuando él me golpee, la activo, y le intento hacer una presa. Vamos, lo que habiamos hablado Saratai..
Siento haber tardado tanto, pero como la mayoría… estas fechas no es que sean muy buenas…
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 04 Jun 2010, 19:59

El rugido del combate se acelera, el pulso queda desenfrenado y en el tunel tan solo se oyen maldiciones, insultos y gritos. Golpes de hierro contra hueso y carne, saliva cayendo y sangre esputada adorna las petreas paredes de aquel lugar de matanza indiscrimada.

Como si el aire se enrareciera y volviera violento por momentos, una nube de ira cae sobre todos los combatientes ya no tanto por salvar la vida sino por matar al adversario. El ingeniero Jeffson, viendo a su brutal adversario mover con increible rapidez hacha y espada, descarga su mortifera sorpresa: No habia traido dos pistolas, habia traido ni más ni menos que ¡dos pares!. Aunque la calidad de estas no era digna de mención, la sorpresa pilló a su enemigo por sorpresa cuando una bala le atravesó la musculatura del antebrazo con el que sujetaba la espada. Esta vez el ataque habia hecho daño, y como un loco berserker se lanzó contra el enano para vengar tal afrenta. Uno tras otro sus golpes iban cayendo sobre el ingeniero, cortanto y rasgando su dura piel y haciendole retroceder hasta donde Rot, moribundo, se cubria. Jefsson tenia ahora muchos motivos para creer que iba a morir, pues un enorme dolor y miedo se apoderó de él al ver a aquella bestia golpearle sin cesar. Sin embargo, su cuero le salvó de morir, y aprovechó un momento en que el brutal soldado descansaba, preparandose para descargar otra letal lluvia de acero sobre el enano, para sacar su última pistola y reventar los huesos de la rodilla izquierda de aquel soldado. Sangre de un extraño color rosado salió a borbotones de la herida, inundando los huesos rotos que habian roto la piel por tres partes distintas. Aullando de dolor y rabia, aquel super soldado intento levantarse, pero Rot, que habia visto la escena, vió que el momento de actuar habia llegado. Aprovechando que el combatiente estaba tirado en el suelo, saltó por encima de la roca colocandose delante del enano, y con armas manos descargó un tajo lateral de abajo a arriba directo a la cara del soldado, que al tener las manos en el suelo incorporandose no pudo parar el golpe. La espada de Verena chocó bestialmente contra el rostro del soldado, y un chasquido de dientes huyendo de las encias del hombre mientras el hierro se abria paso por el tabique nasal acabó oyendose por todo el tunel, mientras la sangre regaba el techo y el segundo guerrero de Carroburgo salia despedido hacia atrás de espaldas, cayendo con el craneo en su enrocada tumba, a cien metros bajo tierra.

Entre tanto, Durak y el soldado del yelmo se debatia en un combate de puñaladas y desvios. Durak se lanzó como un jabali fiero y terrible, pero el experto combatiente desvió su golpe con la daga y le golpeó, sin efecto, en la espalda con su espada corta. Durak, lejos de amilanarse, volvió a intentarlo, rezando para empalar a aquel humano con su fiel pico, pero ha de gritar y maldecir cuando su embite vuelve a ser parado con facilidad con la espada del soldado. Éste sonrie al ver la ineptitud del minero khazalid, y acuchilla al enano sin piedad, dejando que la ponzoña de su daga envenene el torrente sanguineo de Durak.

Justo al lado, Russ y el norse del martillo calibran sus fuerzas. Sin atacar, los dos se preparan para un desenlance. Si el norse golpeaba, seria el fin de Russ, y si el rubio minero humano conseguia su plan, el norse no podria defenderse. El norse fue el primero en probar suerte, sin perder su defensa. Sin embargo, su golpe falló por muy poco, ocasión que no desaprovechó Russ para lanzarse hacia él y derribarle en una presa. El norse no esperaba tal movimiento, y es cogido por el fuerte minero, que no suelta a su adversario, a sabiendas que en un combate con armas el tendria las de perder.


FDI: Asi va el primer turno: 7 puntos de herida en el primer ataque, y nada en el segundo es lo que se lleva el ingeniero Jefsson. A cambio, produce 3 puntos de heridas a su enemigo, que ha recibido un total de 4 heridas. Mientras, el soldado que combate contra Durak para el ataque del enano, y su acometida falla por muy poco. En cuanto al combate de Russ, el norse del martillo espera su turno, al igual que Russ, y ambos esperan el movimiento del otro.

En el segundo turno, Jefsson recibe otros 6 puntos de heridas haciendo que haya perdido un total de 13 y le queda tan solo un punto, pero la suerte está con él e inflinge 11 puntos de heridas al habil enemigo, que cae al suelo con la rodilla izquierda reventada. Rot, viendo las cosas como van, se lanza a apuñalar al caido, que en su situación no puede defenderse y muere. Al tiempo, Durak recibe una emponzoñada puñalada, que le hace perder cuatro puntos de heridas (a pesar de su coraza), y a cambio no puede devolver el golpe, que vuelve a ser parado. El norse del martillo, viendo que Russ espera y que ahora esta en inferioridad numérica, se lanza al ataque contra Russ, fallando el embite. Russ consigue su presa con un 19, y ahora los dos están rodando por el suelo al fallar el norse su tirada de agilidad con un 47. Ahora si que has tenido suerte xDD (aunque no mucha, que esta todo el mundo muriendose)

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 09 Jun 2010, 22:26

Reinhard Russ


Reinhard aún no había perdido la esperanza, pero sabía de lo cierto que lograr vencer a esas monstruosidades en el combate tendría un precio demasiado elevado. Así que dispuesto a emendar la situación en la que había puesto a Durak y a Karl, él estaba dispuesto a todo.

Las palabras de Durak, no pudieron más que alarmarle, pues como tan fornido guerrero podía avisar de la peligrosidad de sus enemigos? Fue entonces cuando la mente de Reinhard a punto estuvo de tirar la toalla:

Rot esta medio muerto, Durak pide que huya… donde los he llevado? Padre lo siento, pero de esta creo que no voy a salir… Tobias perdóname, por no haber sabido hacer de hermano mayor como debía… chicos… siento haberos defr… -PUM!

Un fuerte ruido y un peculiar olor a pólvora sacó a Reinhard de esa pesadilla en la que bajaba los brazos con tal de rendirse ante la determinación de la muerte.

Que ha sido eso? Quien ha sido? -PUM!

Dedicó un breve instante a observar a el único capaz de haber disparado –pero si tenia las pistolas descargadas- y se dibujó una veta de esperanza al ver a Jeffson con dos pistolas más. Ese ruido lo había arrebatado de las zarpas de la muerte, y era ese el último momento en el que podría aprovechar para escabullirse, por lo menos ahora, de ese fatídico destino.

-Un último esfuerzo!Gritó Reinhard mientras se avalanzó sobre el mercenario con tal de apresarlo. Y tal vez fue Sigmar, o quizás algún otro dios, pero todos ellos volvieron a recuperar las esperanza de salir vivos de ahí.

-Chicos ayudadme a acabar con este!- les gritó a Rot y a Karl, que justamente acababan de arrebatarle la vida al primer mercenario. –Unidos saldremos de aquí!

FDI: Continuo con la presa, y hago todo lo posible para que no se escape. ( no si puedo realizarle daño o no, pero si puedo, lo haré)
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 16 Jun 2010, 20:28

El sudor del hombretón de la barba se pegaba a la piel del minero, mientras el martillo y el escudo quedaban fuera del mortal abrazo. Reinhard notaba los dedos del soldado clavandose en sus ojos y nariz, las respiraciones se volvian violentas y la sangre brotaba furiosa.

Reinhard pronto se dió cuenta de que combatir mano a mano era muy diferente a luchar con armas, y su descubrimiento no fue nada agradable. Miedo, ira, dolor, pánico, rabia... Todos esos sentimientos se transmitian a través de las manos. No habia contacto visual, solo del tacto de quien intenta acabar con tu vida con uñas y dientes.

Los muñones engarzados en hierro de Reinhard y su portento físico fueron una gran baza a su favor. A pesar de no ser un experto en combate desarmado, su peso se fue imponiendo al de su rival, y tras agarrarle del cuello, ambos cayeron al suelo. El norse intentó liberarse, empujando con las piernas y golpeando débilmente el torso del minero con los puños y frente, pero la cercania en la que se encontraban le impedina coger impulso, y permitieron que Reinhard pudiera ir clavando los hierros de sus muñones en la garganta y boca del rival. La estrangulación habria sido muy dura, pero si se le añadia las afiladas cuchillas convertia la lucha en un juego demasiado peligroso.

De pronto, el norse consiguió cambiar la posición y colocarse encima de Russ, entrelazando sus enormes manos en el cuello del minero, mientras éste rasuraba las venas de la parte inferior de mandibula y de la nuez. Sonidos ahogados se sucedian cuando el garfio del minero entorpeció la respiración del norse, hasta que hilos de sangre comenzaron a salir de su nariz y boca. Segundos después, el norse caia desplomado, tosiendo sangre, al lado de Russ. El minero pensaba que habia sido él quien habia acabado con el poderoso guerrero, pero nada más lejos de la realidad: Rot y Jefsson aparecieron de pie, y le tendieron la mano para incorporarlo. Al lado, el norse intentaba levantarse sin éxito. Dos espadas seguian clavadas en su espalda, y su garganta estaba destrozada, e incluso asi, seguia respirando. Aquellas bestias eran el culmen del portento físico humano.

Mientras tanto, el soldado del yelmo seguia clavando su envenenada espada corta en el costado de Durak, y desviando con facilidad los ataques de éste. Durak era muy resistente, pero si no recibia ayuda, era evidente que su enemigo le superaria poco a poco hasta reducirle a pedazos.


FDI: Vaya combate, y menudos tios a los que os estais enfrentando. Has ganado la presa al norse, y has sacado un 10 en el daño, Le has inflingido 14 puntos de daño, pero él solo ha recibido 8 llevando simple cuero (imagina su BR). Por detras (de manera ruin y cobarde) Rot y Jefsson le han apuñalado con facilidad, haciendole uno 7 heridas y otro 2. Y solo asi, el bicho se ha quedado aturdido, que no muerto.

Mientras tanto, Durak recibe otro golpe, y se lleva dos heridas mas para el cuerpo, con extra de salsa. A cambio, es incapaz de impactar a su ágil rival. Y ya lleva 6...

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 19 Jun 2010, 10:29

Reinhard Russ


El combate acontecía como un torrente incesante de golpes, sudor y sangre. Y en medio de esa tormenta de muerte, Reinhard vio una veta de luz. Ellos estaban muy tocados, pero habían dejado a dos mercenarios fuera de combate, así que ahora la aferrada lucha por la supervivencia se centraba en acabar con el combatiente contra el que Durak, se tanteaba la vida.

-Rot, dejo este en tus manos- dijo Reinhard señalando al combatiente inconsciente- A la que empiece a recuperar la consciencia, mátalo! Pues él no tendrá piedad contigo!- Acabó ordenándole con tal de asegurarse que ese no se volvería a levantar.

–Karl, carga las pistolas!


Y como si de un mensajero de la muerte se tratase, se abalanzó sobre el enemigo que aun se tenía en pie, con tal de intentar inclinar la balanza hacia su bando.

-Un último esfuerzo por favor! – Reclamó Reinhard reclamando para sí la supervivencia –Durak, acabemos con esta escoria!

FDI: Realizo una carga contra el que queda en pie. Si no necesito hacer una carga, realizo un ataque total.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 24 Jun 2010, 14:28

20 von Brauzeit, 2527. Las Cuatro Salas Bajomontaña (Subsuelos).

Los ojos del soldado se abrieron de par en par, cuando su cuerpo fue atravesado por tres lugares diferentes. Durak clavó el enorme pico de mina en mitad del pecho de su enemigo, y mientras este miraba atónito la herida, Reinhard rajó de abajo a arriba la espalda del guerrero con la cuchilla-garfio. Jefsson solo tuvo que golpear un par de veces la cabeza del soldado para hacerlo caer al suelo, inerte.

Al lado, Rot se ensañaba con el resistente Norse, que a pesar de estar incosciente necesito tres tajos de espada vereneana para soltar el último aliento.

Por fin habia terminado todo, o al menos eso creian ellos, pues a lo lejos del túnel, otras luces salian al encuentro. Rot estaba gravemente herido, y Durak, a pesar de que no lo reconoceria jamas, habia sido afectado por el ponzoñoso veneno del soldado del casco cerrado.

Durak Kurgson

-Salid de aqui, todos. Yo los retendre. Esta vez no seais estúpidos y hacedme caso niños, no aguantaremos otro embiste como el anterior...


El viejo minero parecia cansado, pero todos los presentes sabian que tenia razón. Los soldados de Augoste Getter estaban hechos de otra pasta, y Rot y Jefsson estaban demasiado heridos como para servir de ayuda. Solo Reinhard habia tenido suerte en su enfrentamiento, y se encontraba ileso, pero si Durak y el acababan rodeados, no supondria una gran diferencia.

Rot Gertl

-No me gusta dejar a nadie aqui solo, pero la información que hemos conseguido, a pesar de no ser muy extensa, sera de utilidad para acabar con Getter cuando vuelva a la ciudad, y tal vez interrogarle. Además, hemos conseguido entorpecer la reunión, pues seguro que esos malditos no se han atrevido a realizarla con tanto alboroto como hemos montado. Creo que nuestro trabajo aqui esta hecho, ahora solo debemos salir de aqui para entregarlo en la capital-
finalizó enseñando el papel donde habia apuntado lo sucedido, con su firma impresa. Durak le miró con algo de desprecio, pero Jefsson comprendió que el resto de opciones eran muy arriesgadas.

El tunel no era excesivamente estrecho, y solo tenia dos salidas posibles: A las salas principales, donde se encontraba el comandante Getter y sus peligrosos soldados de Carroburgo, o hacia la oscuridad de las profundidades, donde solo Sigmar sabia que podrian encontrar.

Sin embargo, para Rot la opción era fácil. Agarró una linterna de las que los soldados de Getter habia traido, y se encaminó hacia la oscuridad que se abria ante el con la esperanza de encontrar alguna salida. Durak, inamovible, se quedaria esperando al resto de soldados, consciente de que el veneno empezaba a paralizarle las piernas, y que tampoco podria huir. Mientras, Jefsson, preocupado, esperaria a que Reinhard tomara una decisión.


FDI: Con un +30 al ataque, no has tenido problemas en impactar al soldado, que ha fallado con 78 para parar tu golpe. El resto de golpes le han acertado, y no ha podido sino desplomarse tras recibir un conjunto de 14 heridas (5 de ellas provocadas por tu ataque).

Ahora, debes escoger entre quedarte con Durak a soportar el resto de ataques de los soldados de Getter, con todas las consecuencias, o seguir a Rot por los oscuros senderos, de los que recuerdas los peligros. Ninguna opción esta libre de riesgo.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 13 Jul 2010, 03:34

Reinhard Russ

Porque se le hacía tan complicado decidir? Porque diablos no pensaba en salvar el culo, y poder así asegurar un buen castigo para Augoste Getter? Quién diablos le había enseñado a comportarse así?

Aquel hiriente día de invierno no hizo más que helar todos los corazones de la casa, cuando una llamada a las armas de Walden Russ, padre de dos hijos de 14 y 8 años, estremeció los pilares de una familia como tantas otras afectadas por la guerra contra el caos.
Walden sabía que no era el mejor momento para implicarse en guerras, ya que seguramente dejaría huérfanos de padre a sus dos hijos y viuda a su mujer, pero el deber con el imperio le reclamaba su corazón, así que no dudo en ofrecerlo.
La noche antes de la partida, Walden dedicó todo el día a pasarlo con la familia, pues no sabía cuando los podría volver a ver. Y según iban pasando las horas, se iba despidiendo de toda la familia.
-No hagas enfadar a mama, y recuerda ayudar a tu hermano en todo lo que te pida, de acuerdo Tobias?-dijo Walden sin esperar respuesta alguna- Muy buenas noches hijo.
Luego se dirigió a despedirse de Reinhard, que esta noche estaba dispuesto a no dormir.
-Hijo, que haces fuera de la cama?- preguntó- Ya sabes, mañana empezaras a trabajar en la mina… y serás el único sustento para la casa, recuerdas?-acabo diciéndole a la vez que ponía una mano sobre su hombro.
Reinhard no quería que su padre se fuese, porque sabía que sufrirían las consecuencias de su ausencia, pero nunca supo cómo llegar a decírselo.
-Padre, porque no te quedas con nosotros, y continuas cuidado la casa y a mama? Porque te vas a morir a una guerra en nombre de ese Imperio del que sólo he conocido sus impuestos y castigos? - Le replicó Reinhard entre sollozos.
-Mira hijo mío, recuerda estas palabras que te diré: yo no lucho por el bien de un imperio, ni para erradicar el mal de la faz de la tierra… todo, absolutamente todo es mucho más simple… yo lucho para que el dia de mañana tú puedas labrar nuestro campo, puedas beber agua del rio, puedas comprarle un regalo a tu futura prometida… lucho por mi familia y mis más allegados… Nunca le hagas más caso a un edicto imperial o a una bandera , que a tu corazón, hijo mío… y por favor, cuida de mama y de Tobias, pues él aun ha de aprender mucho de ti.


Reinhard sabía que en fondo de su corazón había un gran motivo. En lo mas profundo de su corazón se encontraba el mismo principio que le llevo a enfrentarse contra los mutantes de las cuevas de Monheim, y que tal vez ahora, le obligaría a permanecer unido a sus allegados más próximos: esa maldita pareja de enanos.

FDI: Realizo una tirada de percepción para obtener mas información del numero de enemigos que se acercan y de la distancia a la que están.
Última edición por Eldril el 03 Sep 2010, 00:08, editado 2 veces en total.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Saratai » 13 Jul 2010, 15:06

Rot Gertl se hechó las manos a la cabeza: Aquellos individuos iban a quedarse a luchar contra lo que Verenna quisiera echarles encima. El investigador no podia soportarlo, pues sabia que si se quedaba alli moriria de la misma manera que si investigaba por tuneles estrechos y oscuros.

Rot Gertl

-Debeis de estar locos, todos vosotros. Todo habria sido más fácil si hubierais venido conmigo, aqui ya no hay nada que hacer.


El investigador le entregó la carta a Reinhard, explicandole lo que habia de hacer si, por capricho de los dioses, salia vivo de alli.

-Toma esto Reinhard, aqui se detalla lo que hemos descubierto en las cuevas. Debes hacersela entregar a la iglesia de Verenna, ellos estan libres de corrupción y sabrán como reaccionar ante el problema. Yo intentaré encontrar una salida por los tuneles de atrás. Asi al menos habrán mas posibilidades de que el mensaje llegue a su destino. Que Verenna guie vuestros pasos.

Tras estas palabras, la oscuridad engullio al investigador ha medida que éste se adentraba tambaleante por el tajo recibido por los subterraneos que crecian largos y peligrosos a la espalda de Reinhard y los enanos. Durak refunfuñó, llamandole cobarde, pero Jeffson contuvo sus pensamientos mientras cargaba las pistolas. Alli moririan, si, pero lo harian como auténticos heroes, haciendo pagar caro a los sectarios las injusticias que habian llevado a cabo sobre la población de Averland.

No tardaron mucho en aparecer la siguiente tanda de soldados. Cuatro habian muerto ya a manos de Reinhard y sus trabajadores mineros, por lo que si los calculos no fallaban, quedarian ocho más. Sin embargo, Jeffson estaba herido, asi como Durak, y ahora no contaban con la ayuda del investigador, que no habria soportado ni un golpe más.

Karl, una vez preparado para lo que vendria a continuación, hablo a Reinhard con gesto serio y austero:

Karl Jefsson

-Amigo, seguramente no salgamos de esta. Pero si tu consiguieras salir de aqui, recuerda todo lo que te he enseñado. Pronto aprenderás a leer y escribir como un buen estudiante. Si tú sales de aqui vivo y yo no, busca a Ulias, en Averheim. Estará en la Universidad o en alguna taberna cercana, no tengo duda. Él te enseñará lo que necesitas para convertirte en un buen hombre de ciencias, creeme.


Fue entonces, en un momento tan critico, cuando Reinhard percibio sonidos desde el interior del túnel. Decenas de chillidos, al unisono, hacian clamor desde las cuatro salas de bajomontaña, por donde hubieran accedido a su posición actual. Gritos de hombres se sucedieron unos tras otros, y hasta los enanos pudieron oir el sonido de metal chocando. Al parecer, una contienda habia surgido en aquel lugar: ¿Gobos tal vez? Reinhard habia visto gobos en las profundidades, pero creia que no se atrevian a acceder a aquellas salas.

Sin embargo, antes de poder percibir alguna voz o sonido que les aclarara que estaba ocurriendo en las salas, dos figuras aparecieron, caminando rapidas al encuentro de Reinhard y de los mineros khazalid. La primera de las figuras, la más adelantada, la componia un hombre delgado, sin casco, portando una linterna en una mano y un sable en la otra. Dientes afilados, formando dos hileras de colmillos, se veian gracias a la luz de la linterna, y una lengua alargada y bifida serpenteaba entre sus labios. A su lado, un hombre feo y bajo le acompañaba, ni más ni menos que Augoste Getter.

Los dos se pararon antes de llegar a distancia de chocar armas, y Augoste reconocio entre la tenue luz de la linterna los cadaveres de cuatro de sus hombres, y a los asesinos de éstos. Un gesto de ira transformó su cara en la viva imagen del odio, que escupió palabras envenenadas contra los intrusos que habian arruinado su reunión.

Augoste Getter

-¡Malditos seais vosotros, mineros inmundos, y toda vuestra descendencia! Vuestra intromisión, aliandoos con mutantes skaven, ha hecho huir a los grandes lideres de la serpiente, y habeis arruinado la reunión donde seria coronado miembro del pueblo elegido... Jamás, hasta que me dure un aliento, dejare de perseguiros y maldecir vuestra putrefacta sangre... ¡Hijos de ramera inf...


Mas las palabras del comandante de las fueras de Averheim no pudo terminar su frase, pues el chasquido de una de las pistolas de Jefsson hizo salir una bala directa hacia el estomago del regordete Augoste, que retrocedió. El que era su guardaespaldas, inundado en rabia al ver a su señor ser objeto de tal ofensa, tiró la linterna al suelo y se preparó para cercenar las cabezas de aquellos tres mequetrefes. Todos se prepararon para matar o morir, excepto Durak, que quedo paralizado unos segundos.

Ese humano ha dicho... ¿skaven?


FDI: Has sacado un 23 en Percpeción, con lo que ha podido oir y ver todo lo que he descrito. Ganas la iniciativa al guardaespaldas de Getter, por lo que puedes actuar antes que el. Por cierto, Ulias es el ingeniero que os ayudo a la construcción de los muros de la mina.

PD: Mola la historia del padre de Russ ^^.

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Re: Reinhard Russ III: Verena nos dará la Claridad

Mensaje por Eldril » 17 Jul 2010, 13:29

Reinhard Russ

Reinhard volvió en si a marchas forzadas, pues el estruendo ruido generado des de las cuatro salas, lo arrancó del brillante recuerdo.

Ya no había tiempo para pararse a pensar, ahora el único camino a seguir era el de la muerte. La muerte de unos o de los otros, pero estaba convencido que el amanecer seria manchado de sangre.

La decisión de Rot, no pudo más que empeorar las cosas, pues no tenía mucho más futuro viajando solo por las cuevas que quedándose a combatir la inmunda unidad de Augostte. Aún así, la determinación de los tres compañeros era tan convincente que ni las zarpas de la muerte les arrebatarían su último aliento antes de dar muerte a alguna abominación más.

Y fue entonces cuando aparecieron Augostte y su guardaespaldas, que parecía que estaban huyendo de algún mal mayor.
En ningún momento, Reinhard prestó verdadera atención a lo que Augostte dijo, pues en esos instantes, el corazón le repicaba dentro del pecho como el pico en una piedra, una sensación entre miedo y ira le inundaba el cuerpo y estaba completamente dispuesto a hacer pagar muy cara su vida.

-Durak, Karl… alguien nos ha dispuesto este escenario y ahora y únicamente ahora tenemos la oportunidad de complacer a nuestros destinos! Vamos a escribir la historia de nuestros pueblos con la sangre de estos malditos!

El ambiente estaba tupido de odio y muerte. Los ruidos de la contienda que había asaltado las cuatro salas atormentaban los corazones más valientes, la sangre salpicaba cuerpos y rostros y el destino de Reinhard y su compañeros pendía de un hilo más fino que nunca. Fue entonces cuando Reinhard se dispuso a entablar combate, y empezó a calcular todo lo fríamente que pudo, el posible esdevenir del enfrentamiento.

Durak y Karl están heridos… y tenemos un mínimo de superiodad que no hemos de desaprovechar… Juntos… hemos de luchar juntos!

Reinhard estaba completamente sumergido en el frenesí del combate, había vivido demasiado sufrimiento hasta entonces… y sabía que hoy tomando el camino que tomase dejaría de sufrir fuese clavando el pico en la sien de Augostte o cayendo en combate. Sabía que era el único que podría aguantar algún golpe, así que debería hacer de anzuelo!

Dio un paso adelante, y se dispuso a canalizar la carga del guardaespaldas en el, dando pie a una dura respuesta por parte de los dos enanos.

FDI: Doy un paso adelante en gesto amenazante y me hago una reserva. Justo antes de que el guardaespaldas me ataque, activo la reserva y realizo un ataque de presa.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado