Mannricht I: Hezer, el demonio

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
dieter_gayer
Tentado por el Caos
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2007, 10:03
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por dieter_gayer » 19 Dic 2007, 12:58

Dieter Gayer

Observo al hombre cuando saca la bolsa de oro. Pretende sobornarnos, pero ¿para qué? Veamos:
- ¿Y por qué deberíamos dejar de buscar al crío y para quién se supone que trabajaríamos? Como comprenderéis, no pienso trabajar a ciegas. Soy muy estricto en cuanto a esos detalles se refiere.
¡Con la comida de Dieter no se juega!

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 06 Ene 2008, 21:06

-No estais en condiciones de exigir. Ademas, mi señor prefiere mantenerse en el anonimato. No tengo toda la noche, asi que por favor decidid rápido si...
Hans no parece querer oir al hombre, y se lanza con el martillo en mano hacia él, el cual deja caer las monedas y se prepara para la embestida


FDI:Comienza un combate
Imagen

Avatar de Usuario
dieter_gayer
Tentado por el Caos
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2007, 10:03
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por dieter_gayer » 09 Ene 2008, 13:56

Dieter Gayer

- ¡No, Hans! ¡Quieto!
El enorme hombre se lanza a la carrera sin que pueda impedirlo.
- Ntchs... Maldición... - digo por lo bajo.
Saco mi pistola lista para disparar. Apunto al hombre pero sin perder de vista a la pequeña mujer.

FDI: Por fín, una peleica. Espero que no me pete el arma de nuevo...
¡Con la comida de Dieter no se juega!

Avatar de Usuario
Atrus
Tentado por el Caos
Mensajes: 32
Registrado: 02 Oct 2007, 21:54
Ubicación: Tomanha

Mensaje por Atrus » 11 Ene 2008, 00:15

Johan Burss

"Maldita sea!" pienso al ver como mi compañero talabeclandés se lanza al ataque.
Sin perder ni un segundo, arrojo la boleadora que tenía preparada hacia la mujer, intentando inmovilizarla.
El miedo es el peor enemigo de la mente.

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 12 Ene 2008, 17:03

El muerdenarices se abalanza sobre el hombre, descargando todo su gigantesco peso en un golpe que cae como una piedra sobre el codo del desgraciado. Sin pestañear, éste desenvaina su enorme arma, una espada bastarda que reluce a la luz de la luna, sujetandola con firmeza a pesar del tremendo golpe recibido.

Unos metros atras, la pequeña mujer muestra un cuchillo, lista para atacar, cuando las boleadoras caen sobre sus brazos, inmovilizandola. El carcelero, al ver que a atrapado una presa esboza una sonrisa poco duradera, pues con una destreza que solo podria tener una serpiente la mujer se desembaraza de las cuerdas.

Mientas Hans arremetia contra su objetivo, Dieter fija el punto de mira, que no se salvara de un certero disparo segundos mas tarde.
De pronto, el enorme talabeclandes, mientras sujeta su martillo, grita de dolor:
-Cuidado, hay arqueros escondidos!!!

Las casas de los campesinos no quedan lejos, pero no parece que nadie vaya a salir en la ayuda de ningun bando. La noche es cerrada y promete ser dura.

FDI:El combate sigue con normalidad, podeis postear las siguientes acciones del asalto
Imagen

Avatar de Usuario
dieter_gayer
Tentado por el Caos
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2007, 10:03
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por dieter_gayer » 21 Ene 2008, 11:17

Dieter Gayer

¿Arqueros? ¿Dónde?
Me giro a mirar a mi alrededor... Entre los árboles, entre la maleza... ¿Dónde? No sé si los distingo...
Debo pensar algo... rápido...

...

¡Maldición!

Símplemente me dedico a mirar a mi alrededor (percepción) buscando a los arqueros.


FDI: ¿Lo que has narrado quiere decir que llegué a disparar y a darle al hombre?
¡Con la comida de Dieter no se juega!

Avatar de Usuario
Atrus
Tentado por el Caos
Mensajes: 32
Registrado: 02 Oct 2007, 21:54
Ubicación: Tomanha

Mensaje por Atrus » 22 Ene 2008, 21:29

Johann Burss

"Joder, es buena!" Maldice Johann para sí mientras defendunda su hacha de mano y se lanza a la carrera hacia la mujer. En ese momento escucha detrás la advertencia de su enorme compañero Talabeclandés, pero no le da tiempo a preocuparse por ello, pues está plenamente centrado en capturar a la mujer.

"Quizás si la apreso y les amenazo con matarla consiga que dejen de atacarnos..." piensa mientras se intenta lanzar sobre la siniestra dama.


Corro hasta donde ella e intento hacerle una presa usando mi bonificador por Pelea. Si fallo quiero gastar un punto de suerte para repetir :P
El miedo es el peor enemigo de la mente.

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 22 Ene 2008, 23:31

Los ojos de Dieter van a parar rápidamente a unos matorrales, donde parece que hubiera alguien escondido, tumbado entre la maleza. Sin duda, debe de haber alguien hay.
Mientras, en lo más crudo de la pelea, el hombre del mostacho balancea su espada, intentando desviar los golpes que el enorme talabeclandes lanza uno detrás de otro. Hans no es alguien normal. No puede serlo y mover ese enorme cuerpo a tal velocidad. Sin embargo, su adversario logra encajarle un golpe que corta parte de su pie. Ignorando la enorme herida, que podria haber hecho caer a otro, el muerdenarices golpea en la mandibula a su contrincante. Este retrocede, sangrando abundantemente. El duelo está reñido, pero la saeta clavada en el tórax de Hans puede que ponga la balanza en su contra si no recibe ayuda rápido.

La pequeña mujer empuja con el pie el resto de cuerdas que aun tenia pegadas a la pierna. Al alzar la cabeza ya es demasiado tarde: Johann se abalanza sobre ella como un perro de presa, con la mano izquierda coge su brazo, en un acto de pura suerte (algunos dirian milagro), mientras que la derecha está lista para mover su hacha. Cuando pensaba que por fin habia capturado a su diminuto objetivo, la mujer se escurre girando su tronco, pero...
Hay algo raro

''El tacto de la mujer era extraño. No sabrias decir el porque, pero es muy raro que alguien pueda escurrirse tanto. Debe de ser una contorsionista o algo parecido.
Pero no hay tiempo para pensar en eso. Sin mediar palabra, con unos ojos frios como la noche que la lluvia empapa, la mujer lanza una estocada con una de sus dagas que no puedes esquivar. El movimiento es circular, sin llegar a penetrar en las entrañas, además, al moverte hacia atrás sorprendido y por el barro mojado, evitas que te haga ninun daño serio, por encima de un rasguño.

Es entonces cuando oyes como una ballesta dispara su letal carga. No es un sonido fácil de escuchar en mitad de una pelea bajo la lluvia, pero tu oido es como el de un perro. El virote se dirije como un rayo hacia tu cabeza, raspando tu pelo pero sin llegar a tocarte siquiera. Sin duda hoy los dioses velan por ti''

Ruidos de caballos se hacen notar a lo lejos...


FDI:No, el disparo no has podido hacerlo, pero has encontrado a un hombre escondido. Eso si, tienes la pistola lista para disparar. Podeis postear vuestras acciones
Imagen

Avatar de Usuario
Jacques el arcabucero
Centigor Borrachuzo
Centigor Borrachuzo
Mensajes: 1346
Registrado: 27 Jun 2007, 12:42
Ubicación: Kislev
Contactar:

Mensaje por Jacques el arcabucero » 25 Ene 2008, 12:45

Mannricht


El joven guarda mira con desconfianza a uno y otro lado. Azuza al caballo para tratar de liberar el carro del barrizal, y si no lo consigue, atará las riendas al seguro, y saldrá del carruaje.

Con un salto caerá sobre el embarrado suelo, y maldiciendo entre dientes por lo sucio que se le está poniendo el uniforme, desenvainará su espada y se dirigirá hacia donde escuchaba ese sonido de "movimiento de personas" tan sospechoso...

Cuando llegue al sitio en cuestión (eso si, sin perder de vista el carro, no sea que cuando regrese no quede ni rastro de él), tratará en primer lugar de adivinar quien es quien, y si reconoce a sus compañeros enzarzados en combate, al mas puro estilo FBI sacará su pistola y gritará a todo pulmón aquello de:

- Mannricht, patrulla de caminos, no se muevan!! 8)

No dispararé, porque en principio, si está lloviendo como dices, posiblemente la polvora se haya echado a perder, confío más en la capacidad disuasoria del arma, me explico? Además, usaré la habilidad de Intimidar, a ver si hay suerte... :shock:

Depende de lo que ocurra a continuación tomaré una u otra determinación.

Que gustazo, siempre he querido hacer eso jejeje... :wink:

Mannricht. Patrulla de caminos

Avatar de Usuario
dieter_gayer
Tentado por el Caos
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2007, 10:03
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por dieter_gayer » 03 Feb 2008, 22:50

Dieter Gayer

- Veo al hombre entre los arbustos y vuelvo la mirada hacia mis compañeros. Parece que están demasiado entretenidos y quizás me necesiten a su lado, pero... quizás les haga mejor favor intentando abatir al arquero camuflado.

Apunto con cuidado. La noche es la enemiga de la vista, pero tengo tiempo... Respiro hondo y acaricio con las yemas de mis dedos la culata de mi pistola... el percutor... el gatillo...

Disparo y rezo a los dioses.


FDI: Perdón por el retraso.
¡Con la comida de Dieter no se juega!

Avatar de Usuario
Atrus
Tentado por el Caos
Mensajes: 32
Registrado: 02 Oct 2007, 21:54
Ubicación: Tomanha

Mensaje por Atrus » 04 Feb 2008, 17:11

Johann Burss

- Joder! - Exclama Johann al sentir el frio del metal en su cuerpo. Al parecer la herida no es más que un rasguño, pero el Talabeclandés tendrá que andarse con más cuidado pues, tal como pensaba, sus rivales son hábiles. "Esta chica se mueve de forma extraña" piensa mientras continúa combatiendo contra ella, ahora con su hacha de mano, intentando devolverle el golpe. "Es muy escurridiza..."


Realizo ataques totales y gasto 1 punto de suerte para repetir si fallo.
El miedo es el peor enemigo de la mente.

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 04 Feb 2008, 18:53

El joven guarda Mannricht se acerca al combate con cuidado. Al descubrir a sus compañeros enzarzados en un combate no duda ni un segundo:
- Mannricht, patrulla de caminos, no se muevan!!

Con la pistola desenfundad grita intimidante, pero parece que nadie le presta atención. El combate es lo bastante duro como para fijarse en el recién llegado. Justo en ese instante, el sonido de un disparo efectuado por un patrullero que se encuentra libre de enemigos resuena por encima del ruido del choque de aceros. Muy cerca de Mannricht, entre unos matorrales hay oculto un ballestero que grita de dolor sin perder de vista el combate. Parece que aun no se ha fijado en el joven patrullero que tiene al lado.

Un poco más abajo, entre el ligero barro que se está formando, Hans sangra abundantemente de sus heridas. Antes de que pueda reaccionar, recibe dos golpes más, uno en la cabeza que le abre un feo tajo a la altura de la frente y otro en la mano que le obliga a soltar su preciado martillo a sus pies. A pesar de eso, desenfunda su daga, dispuesto a morir luchando.

Unos pocos metros más allá, el carcelero embiste decidido a acabar con la mujer, pues parece que apresarla será imposible
Sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos, su golpe falla. No es así con el golpe de la mujer, que hace otro corte en la mejilla de Johann. El corte apenas se ha hundido en la carne del recio talabeclandes, y tampoco le ha dolido. Sin embargo, una extraña sensación de escozor recorre su rostro. Una sensación que nunca antes habia sentido.

Mientras, la lluvia empapa a los contendientes y el suelo que pisan.
Imagen

Avatar de Usuario
dieter_gayer
Tentado por el Caos
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2007, 10:03
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por dieter_gayer » 04 Feb 2008, 19:20

Dieter Gayer

Bien, le he dado, pero no ha sido abatido.
Entonces, a su lado, veo a un patrullero en el que no había reparado, aunque antes me pareció oír algo entre el fragor.
Hans está muy herido. Quizás no pueda aguantar más... Veo a mi presa malherida y después al patrulla... Espero que sepa lo que hacer.
Enfundo mi pistola y saco mi espada de la vaina lanzándome hacia el hombre misterioso con el que he estado "parlamentando" hasta hace poco. No pienso volver a hacerlo...
- ¡Hans, aguanta! Y tú, malnacido: ¡parlamenta con esto!
Lanzo un tajo hacia el hombre confiando en acertar e ir acabando con esta batalla de una vez...
¡Con la comida de Dieter no se juega!

Avatar de Usuario
Jacques el arcabucero
Centigor Borrachuzo
Centigor Borrachuzo
Mensajes: 1346
Registrado: 27 Jun 2007, 12:42
Ubicación: Kislev
Contactar:

Mensaje por Jacques el arcabucero » 05 Feb 2008, 22:06

Mannricht


- La leche! - piensa el patrullero sobresaltado al escuchar el disparo tan cercano - esto va en serio! - mira alrededor y descubre entre unos matorrales un ballestero que grita de dolor sin perder de vista el combate. Parece que aun no se ha fijado en el joven que tiene al lado. El patrullero de Streissen alza de nuevo los ojos y reconoce algunas caras con las que compartió vino no hace muchas horas... todas las piezas encajan una a una.

Mannricht aprovechará la confusión que sufre el ballestero recien herido de arma de fuego para acercarse a él por la espalda, apoyará su pistola en la pierna del tipo, pero apoyar me refiero a que quede taponada la bocacha de la pistola por la pierna del sujeto y apretará el gatillo.

- No te muevas - le dirá tras el disparo, y si como supongo, deja caer la ballesta, la pateará alejándola de su mano.

Seguidamente, con el tipo en el suelo inmovilizado, desarmado, con la pierna hecha un asco y posiblemente cagandose en toda la parentela viva y muerta del joven patrullero, guardará la pistola y desenvainará su espada.

FDI: Esto es así Saratai? Me ha salido todo según lo previsto? :P

Mannricht. Patrullero de caminos

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 12 Feb 2008, 17:03

El patrullero Manricht se situa detrás del ballestero. Para cuando éste se ha dado cuenta, el guarda de caminos ya tiene su pistola en la pierna del pobre hombre.
Aprieta el gatillo y...

Segundos más tarde, Manricht tiene a sus pies a un hombre que se desangra sobre su uniforme. La sangre del pobre diablo corre por el suelo como si buscara un tesoro oculto en la tierra, y sus postreros gritos alertan a los combatientes que más abajo continuan su lucha.

Dieter se lanza a la carga del hombre de la espada. Pero llega justo en el momento de ver como la cabeza de Hans se separa de su cuerpo por culpa de un limpio golpe del guerrero. La visión de su cabeza rodando hasta tus piernas, y el hecho de tener que cambiar de direccion para no tropezar con ella es como un disparo a bocajarro para tu mente. Es la primera vez que ves algo asi, y habria sido mejor para ti no tener que verlo.
No te ha dado tiempo de enfundar tu pistola, desenvainar tu espada, y correr hasta el hombre de la capa para atacarle. Te quedas justo frente a él, pensando en que no debías haber perdido el tiempo disparando a aquel tipo de los matorrales.
-Mi nombre es Jaff Hatrer, y la mujer que seguramente habrá envenenado a tu amigo es mi esposa Rielle. Debisteis aceptar nuestra oferta cuando pudisteis, estupidos patrulleros. Aunque en el fondo siempre me divierte matar un poco y te doy las gracias por darme una excusa, pero debo volver a repetir mi oferta, pues no nos conviene a nadie arriesgarnos a morir.
Dicho esto vuelve a levantar la espada en posición defensiva, por si decides atacar. Aun asi, ves que el combate con el talabeclanes no le ha dejado indemne y tiene varias heridas sangrantes. Al verlo de cerca puedes observar como sus ojos son de un extraño color gris, casi blanco, y que por el movimiento de la chaqueta deja entrever algo de piel tatuada, pero no distingues nada más.

Unos pasos más atrás, Johann Burss se percata de cual es el efecto de esa extraña sensación que le surcaba el rostro: No puede mover ni un sólo musculo de la cara. No solo eso, sus piernas empiezan a quedarse rigidas y sus brazos le pesan diez veces más que antes.
Mientras tanto, la escurridiza mujer le lanza una extraña sonrisa mientras envaina su espada y le da un ligero empujón. En su estado, paralizado como se encuentra, pierde el equilibrio. Tirado en el suelo y sin poder moverse, el páncio comienza a aparecer, pues la pequeña dama busca algo entre sus ropas, algo parecido a un diminuto frasco...


FDI: Dieter, has ganado un punto de locura por ver los ojos inertes de la cabeza de tu compañero mirandote fijamente
Imagen

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado