Viajero Stirlandés II: Cazador Ofendido

Partida dirigida por Saratai.

Moderadores: Saratai, Moderadores

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 26 Ene 2009, 12:04

Cuando Heinz empezó a gritar y a insultar a la guardia, el barriobajero sargento se empezó a quitar la chaqueta violentamente, quedandose solo con una fina y sucia camisa. Antes de que Heinz saliera en dirección a casa de los Bacher, Jaran habia tirado su espada dentro de la comisaria, y seguia los pasos del cazador de mutantes.

Que Jaran era algo irascible ya se sabia. Pero Heinz no habia comprobado aun la mala idea que era insultar al sargento en plena calle, gritando sin preocupación alguna. Eso era una afrenta digna de un duelo a media noche. Pero el sargento no era ningún noble, y lo de un duelo con pistolas lacadas se le iba del presupuesto. Sencillamente iba a darle al stirlandés una paliza, a ser posbile en la plaza del pueblo para que todos los que le habian oido insultarle le vieran mordiendo el polvo.

Jaran perseguia al stirlandés, armado únicamente con sus apretados y pequeños puños, el entrecejo arrugado y cara de haber recibido un desaire. Cuando torció la misma esquina que Heinz habia torcido gritó con todas sus fuerzas, para que todo el mundo le oyera:

Jaran ''Bastardo'' Tropkter

-¡Miller, asqueroso stirlandés follador de cerdos, aborto de perro! ¡Tu madre debia ser una halfling para parir a un imbécil tan estúpido y cobarde como tú! Si eres un hombre y no una loca ramera que va de pueblo en pueblo comiendo viriles falos y huyendo cuando estos se desgastan, vas a venir aqui y pelear como un hombre de verdad, y si lo que digo de tu madre es verdad te iras corriendo asustada por la calle, pidiendo auxilio porque te sientes amenazada. ¡¡¡Te digo que pelees conmigo, me he quitado los galones de sargento y no voy armado, asi que cuenta como que estoy en mis horas libres. Si vienes y te defiendes no estarás cometiendo delito alguno, y digo esto con todo el Distrito como testigo!!!

Jaran habia apelado al honor del viajero para forzarlo a pelear con él. La gente habia salido de sus casas y miraba desde los balcones la situación. Las palabras pelea y stirlandés se oian en todo el Distrito, y al muchedumbre estaba expectante para saber si ese tal Miller responderia o saldria corriendo. Que Jaran se quedaria para repartir galletas y dulces ya lo sabian, no era la primera vez que se quitaba los galones de la guardia para pelear con alquien en iguales condiciones.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 26 Ene 2009, 13:34

Heinz Stolzer

Cuando Heinz oyó las palabras "madre" y "halfling" en la misma frase se detuvo, enfurecido. Se dio media vuelta y vio como el sargento, que ahora solo tenía una sucia camisa sobre el pecho, apretaba los puños, esperandolo. Ese imbécil sargento no sabía lo que significaba insultar a un stirlandés. El cazador vendería caro su honor y su orgullo.

- Vaya, Jaran, me sorprendes. -Heinz se descolgó la ballesta y la aljaba y las dejó caer con suavidad en el suelo- Creía que no eras más que un imbecil guardia corrupto, que por cuatro chelines se venden al mejor postor. Dime Jaran, ¿cual es tu precio? ¿Cuanto te ofrecieron los mendigos para que los soltases? -ahora se desabrochaba el cinturón, con la espada, las estacas, los frascos de agua bendita, la red, los grilletes y la cuerda, y lo dejaba todo en el suelo- Porque eso es lo que haces, como todos los de tu calaña. Cobrais por mirar a otro lado mientras fornicais con putas de mala muerte. ¿Se lo has dicho a tu mujer, Jaran? ¿Cuantos bastardos tienes? -ahora dejó caer el sombrero sobre las armas en el suelo- ¡No reconocerías a un asesino ni aunque matase delante tuyo! ¡Suerte que aún quedan hombres honrados como Friedsgoth o Dortmund! ¡Maldito bastardo comedor de boñigas! -finalmente, Heinz se desabrochó la chaqueta y la dejó caer sobre el sombrero y sus armas. Ya estaba listo- ¡Vamos orco tonto y descerebrado! ¡Pelea como lo haría una niñita reiklandesa!

Cuando dijo eso, Heinz separó los pies y levantó los puños, esperando al ataque del sargento. Se movía dando saltitos de un lado a otro, en una clara posición defensiva. Sin duda, el sargento tenía ventaja, eso lo reconoció, pero el stirlandés no se amedrentó, y pensaba plantar cara a aquel imbécil con todas sus fuerzas.


FDI: Trato de enfurecerlo aún más para que ataque precipitadamente y sin pensar. Además, me pongo en postura defensiva, la que da -20% a la HA del atacante.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 26 Ene 2009, 17:18

El sargento estaba ciego de ira. No penso en lo que hacia, solo queria descargar su rabia contra el individuo que le insultaba. Daban igual las consecuencias. No importaba nada. Solo queria que el tipo que estaba enfrente suya desapareciera bajo una lluvia de puñetazos, cabezazos, patadas y rodillazos.

Corrió con todas sus fuerzas, aunque el stirlandés era bueno y ya habia empezado a moverse. Pero él llevaba peleandose con los puños desde que tenia uso de razón. A media carrera hizo una pausa, evitando el agil paso que stirlandés mantenia para obstaculizar al sargento. Con un rápido movimiento de puño evitó la guardia de Heinz, el cual recibió un gancho ascendente en plena cara, entre el pomulo y la ceja del lado izquierdo del craneo.

Ahora Jaran se sentia mas tranquilo. Necesitaba descargar su furia, y tras notar como la cara de su contricante cedia ante su golpe, su ira se iba vaciando, dejando lugar en él a la sensación de intranquilidad, esperando la respuesta de su contrincante. La emoción del miedo controlado a ser herido, la adrenalina de la pelea y la diversión de la victoria. Si. Seguia enfadado, pero ahora estaba divertiendose. Una ligera sonrisa se puede apreciar en su rostro tras traspasar la defensa de su rival ante los ojos de la gente del barrio.


FDI: Te quedan ocho puntos de heridas.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 26 Ene 2009, 17:30

Heinz Stolzer

El stirlandés estaba preparado para recibir un puñetazo, y se movia agilmente para evitar los golpes. Sin embargo, su rival era perro viejo en lo que a peleas de puños se refería, y consiguió romper las defensas de Heinz, plantandole un buen puñetazo en la cara. Todo su lado izquierdo ardió, mientras el cazador daba un ligero paso atrás. Aquel bruto le había pegado un buen golpe, y sin duda, quedaría marcado unos días.

Ahora, Heinz estaba enfadado. La cicatriz de la mejilla le dolía a horrores, a pesar de que había pasado más de una década desde que se cerrara, y eso no agradaba al stirlandés. Heinz observó a su oponente. Era el típico hombretón con más fuerza que sutileza, así que Heinz tenía la ventaja de la velocidad.

Rápidamente, se inclinó hacia la derecha y, justo cuando el sargento se preparó para recibir un golpe por ese lado, Heinz izo un movimiento brusco y atacó desde la izquierda. Su puño recorrió con facilidad el espacio que había entre él y el sargento.


FDI: Con media acción, finto para distraer al sargento, y con la otra, ataco normalmente.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 26 Ene 2009, 17:42

El stirlandés habia sido rápido y habia confundido a su adversario. Habia tenido suerte, y su agil movimiento de pies habia dejado a Jaran confuso, pero cuando llego la hora de aprovechar la situación, ni Ranald quiso que impactara en el sargento, el golpe salio desde demasiado lejos, Heinz no midió bien la distancia y lo que deberia ser un puñetazo aterrador se quedó en una caricia.

Viendo como la suerte estaba de su lado, Jaran atacó con una combinación de golpes. El primer golpe volvió a dar en la cabeza, esta vez en la oreja derecha, con un puño bien dirigido. El segundo golpe fue dirigido a rematar a su adversario, pero la confianza de Jaran se tornó en su contra y Heinz consiguió eludir un rodillazo que le habria dejado sin posibilidad de continuar su estirpe. Esta vez el golpe habia sido más flojo, Jaran deberia esforzarse más si queria ganar de calle. En los portones de las casas, los vecinos ya estaban haciendo apuestas para ver cuando caeria el viajero insensato que se habia metido con el sargento


FDI: Te quedan siete heridas

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 26 Ene 2009, 17:50

Heinz Stolzer

¡Maldita sea! ¿¡Cómo he podido fallar!?

El puñetazo de Heinz había fallado, y el cazador había vuelto a encajar otro golpe, esta vez no tan fuerte, pero otro golpe al fin y al cabo. Aquel sargento era mejor de lo que esperaba...

Pero esta vez, Heinz aprovecharía mejor su agilidad. Retrocediendo un paso, midió a su adversario, buscó un punto débil en su defensa. Finalmente, supo donde atacar, y con la velocidad del rayo, descargó una patada contra la zona descubierta, para, inmediatamente después, colocarse en una posición que le permitiese detener los golpes de Jaran. Había sido mucho más rápido que su adversario, y seguro que eso sorprendería al sargento. Ahora, el averlandés no era el único que tenía una media sonrisa en la cara.


FDI: Con media acción apunto, con la otra ataco, y gasto mi último punto de suerte para obtener media acción más y ponerme en postura de guardia.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 26 Ene 2009, 17:59

La rápida patada de Heinz, directa a las costillas del sargento, dieron un vuelco a la pelea. Ahora las cosas estaban más igualadas, y el sorprendido sargento habia recibido una herida que le habia hecho tanto daño en su orgullo como en su costado. Ahora las apuestas se estaban equilibrando, y nadie sabria quien iba a ganar aquella rencilla.

Pero Jaran no estaba dispuesto a perder. Lanzó su mejor directo al estómago, seguido de un codazo a la cara. El codazo fallo estrepitósamente, pero el puñetazo dio de lleno, y ni los rapidos pasos de Stolzer pudieron evitarlo. Al cazador le faltaba el aliento, ese golpe, de haber dado un poco más arriba, podia haberlo destrozado.

Jaran ''Bastardo'' Tropkter

-Podemos dejarlo aqui, ya tengo mi satisfacción, cazador de mutantes.


El sargento seguia listo para pelear, pero las costillas le dolian y tampoco queria incapacitar a Heinz.


FDI: Este ultimo golpe ha sido muy duro. Te quedan 2 heridas.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 26 Ene 2009, 21:05

Heinz Stolzer

Aquel puñetazo le había dado muy duramente, y el dolor era magno. Heinz escupió, y no se sorprendió de ver sangre y algún trozo de diente saliendo de su boca. El sargento seguía listo para pelear, pero también parecía cansado. Jaran habló, diciendo que lo podían dejar aquí. Sin duda, Heinz había recibido una buena paliza, y el sargento parecía satisfecho por ello. Ya se había desahogado, pero no era el único. Heinz también se había desfogado con el sargento, y siendo sinceros, necesitaba algo de acción. El stirlandés se adelantó, y Jaran se puso tenso, pero no hacía falta.

- Estoy de acuerdo. Yo también me he quedado más tranquilo después de esta acalorada discusión, sargento. Espero que ahora su opinión sobre mi haya cambiado. La mia, por lo menos, si.

Heinz le ofreció la mano a Jaran, y éste se la estrechó con fuerza.

- Y ahora -dijo el cazador mientras ambos recogían sus cosas- vayamos a una taberna a beber dos buenas cervezas calientes.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 27 Ene 2009, 11:24

El sargento dudó unos segundos de las intenciones de Heinz, pero cuando éste le estrechó la mano, no pudo evitar hecharse a reir.

-Condenado cazamutantes, eres un buen tipo. Y no peleas mal, para venir de Stirland claro. Acepto la invitación, pero las cervezas irán de mi cuenta. Espera que recoja la chaqueta y la vaina.

El sargento se apresuró a recoger su equipo, con aires renovados. Venia bien hacer algo de ejercicio cada dia, y con los encargos que estaba teniendo últimamente cada vez se movia menos. En el fondo de su corazón sentia que estaba haciendo algo mal, pero no sabia el qué. Esperaba abandonar esos pensamientos con una cerveza fria y algo de carne caliente. Al volver hacia donde estaba Heinz siguió hablandole.

-Me gustaria estar un buen rato disfrutando de una buena conversación, que seguro que tienes, pero creo que solo podre tomarme un par de jarras, pues no tengo mucho tiempo y debo atender ciertos trabajos. Vamos a una taberna de aqui cerca, es mi favorita.

Al cabo de unos pocos minutos, Jaran y Heinz llegaron a una taberna a medio derruir, con cascotes viejos que hacian peligrar la integridad de los clientes que adentro disfrutaban de viejas historias y chismes verdes.

-Bienvenido a la ''Espada Mellada'', Miller. Esta es mi taberna favorita, aqui puedes escuchar todo tipo de historias. Se que está en mal estado, pero la gente que viene por aqui lo compensa con creces.


Y era cierto. Comiendo en las sucias mesas habian tres viejos mineros , de apariencia feliz, que no paraban de parlotear. También se encontraban unos soldados encargados de la vigilancia en la Puerta del Distrito, que estaban alimentando sus hambrientos estómagos. Y por supuesto, alli estaba Told, el dueño de aquel antro, recibiendo visitas y golpeando a su torpe camarero, repleto de collejas. El sargento pidió un par de jarras, asegurandose de que una de ellas estuviera ligeramente calentada. También pidio algo de hielo para el ojo de Heinz y para su propio costado.

-Dime Miller, ¿que has venido a hacer a Averland? Este no es un buen lugar para visitar, y menos ahora. Estamos hasta arriba de problemas que tienen dificil solucion y nos falta dinero y medios. Seguro que en tu tierra se está mejor que aqui.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 27 Ene 2009, 16:40

Heinz Stolzer

Heinz siguió al sargento a la taberna. No era un mal sitio, comparado con aquel antro en el que conoció a Alan. Jaran pidió dos cervezas y algo de hielo. Con una mirada del stirlandés, el sargento comprendió que su cerveza la quería caliente. Poco después, llegó el tabernero con las dos jarras y hielo. Heinz probó la bebida, y comprobó que estaba a su gusto. Satisfecho, cogió uno de los trozos de hielo, lo enrolló con la manga de la camisa y se lo llevó al ojo morado. Finalmente, entre tragos, Jaran empezó la conversación.

- Dime Miller, ¿que has venido a hacer a Averland? Este no es un buen lugar para visitar, y menos ahora. Estamos hasta arriba de problemas que tienen dificil solucion y nos falta dinero y medios. Seguro que en tu tierra se está mejor que aqui.

- Oh, por supuesto que Stirland es un lugar mucho más tranquilo. Seguro que las intrigas politicas son más peligrosas que los señores de Silvania y sus huestes. -Heinz acompañó su comentario con un guiño de su ojo bueno- Pero si, he venido aquí con una buena razón. A parte de, como ya sabes, cazar mutantes, también me dedico a cobrar recompensas. Y ahora mismo estoy tras la pista de un individio que quizás conozcas... -el stirlandés bajó la voz y se acercó al sargento- ¿Te suena de algo el nombre de Herman "El Viejo"?
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 28 Ene 2009, 09:45

Jaran ''Bastardo'' Tropkter

La taberna era un lugar cálido, a pesar de los numerosos agujeros que presentaba en su tejado. Algo de agua se habia colado por los suelos, pero a nadie parecia importarle ese pequeño detalle. Todos los comensales seguian charlando en sus respectivas conversaciones, incluidos el sargento y el cazarrecompensas.

-Herman ''El Viejo''. Ja, para no sonarme su nombre. Es el hombre más buscado, todo un icono para los contrabandistas y los cazarrecompensas. Si superia algo de su paradero no estaria hablando aqui contigo, Miller. Tiene sobre su cabeza una recompensa más que suculenta, que varia en unos sitios entre las 30 y las 50 coronas de otros. Pero no pierdas tu tiempo con él. Su misma existencia es un mito, y el único dato seguro que tenemos es que, si sigue vivo, es un hombre de unos cincuenta, casi sesenta años, calvo y con una marca de hierro en el culo, pues de niño le marcaron con hierro al fuego vivo como si de un animal se tratara. Pero olvidalo. Nadie le ha visto en años, y si siguiera coleando, seria demasiado listo como para que nadie le atrapara.

Jaran apuró su primera jarra de cerveza. Pidió una segunda, para acabar, pues tenia que irse a trabajar. Mientras bebia de su jarra, no pudo evitar preguntarle a Heinz un detalle.

-Una cosa Miller. ¿Por qué me dijiste antes que Friedsgoth era un buen vigilante? ¿Estás trabajando para él?-
Jaran vocaliza esas últimas palabras con ironia, sin ninguna importancia... aparentemente. -Vamos, no es que me interese mucho, cada cual a su palo, pero si me pica la curiosidad.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 28 Ene 2009, 10:41

Heinz Stolzer

- Yo trabajo para el que me paga. -el cazador dijo esto como si la cosa no fuera con él, bebiendo lo poco que le quedaba en la jarra- Pero lo dije para picarte.

Heinz lo miró para ver la reacción del sargento. Cuando se acabó su cerveza, el stirlandés se levantó.

- Bueno, ambos somos personas ocupadas, y mi tiempo, al igual que el tuyo, es oro. Ha sido un placer, tanto la información como la pelea. Ahora con ésto -dijo señalando su ojo malo- daré mucho más miedo.

Los dos se despidieron estrechandose las manos, y Jaran acompañó a Heinz a la puerta.

- Una última pregunta... ¿dónde puedo encontrar a Lord Bacher?


FDI: Después de que me diga por donde ir, me dirigiré hacia allí.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 29 Ene 2009, 09:43

Jaran ''Bastardo'' Tropkter

¿Para que querrá ir este tipo a la mansión de los Bacher...?

-Amigo, su casa es bien famosa. Tendrás que ir... - Jaran se pensó durante un segundo las direcciones que iba a dar...a la casa de la rosa en el escudo de armas de la Zona Comercial. Es una casa con la fachada grande pintada de naranja. No tiene perdida, la primera calle al entrar al barrio.

Heinz se dirigió raudo a la casa de los Bacher, mientras Jaran pagaba las rondas y se marchaba a la parte Norte del Distrito. Cuando el stirlandés llegó a la Zona Comercial, todo el mundo hablaba de un maravilloso discurso por parte de Bacher, y que era alguien como él lo que la ciudad necesitaba. En ese lugar, los mendigos y los obreros daban paso a gentes de clase media, atuendos bonitos y olores más limpios. Sin perder mucho el tiempo, Stolzer encontró la calle que le habia indicado el sargento, por la cual paseaban un par de vigilantes. Los vigilantes se le quedaron mirando, pero no le dijeron palabra alguna, y el stirlandés pudo hallar con facilidad la casa de la fachada naranja.

La casa era poca cosa, y las puertas estaban abiertas de par en par. Más parecian unas oficinas comerciales que la casa de un noble. Sin embargo, de ella salió un hombre joven, con el castaño cabello repeinado hacia atrás y con atuendos de ricachón extravagante y una preciosa capa, en la que se podia apreciar un árbol bajo un cielo lleno de estrellas de fondo rojo con rombos plateados, el cual estaba poniendole un candado a la puerta de la casa. Al terminar, empezó a andar hacia las afueras de la Zona.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 29 Ene 2009, 13:23

Heinz Stolzer

- Gracias, Jaran. Hasta otra.

Esa fue la escueta despedida de Heinz con el sargento. Sin más, puso raudo rumbo hacia donde le indicó Jaran.

La Zona Comercial era impactante. Había mucho movimiento: obreros, burgueses, nobles, todos iban y venían sin mostrar superioridad. Las calles estaban mucho mejor adoquinadas que la Mataperras, Jorktown o el Distrito Sur. Habia muchos más comercios y rebosaba actividad. A Heinz le costó dar con el edificio, no porque no lo reconociese, si no por las estrechas calles y las multitudes que las llenaban.

Cuando dio con ella la reconoció enseguida. El color naranja de su fachada resaltaba muy por encima de los tonos marrones de los edificios colindantes. La puerta estaba abierta de par en par, y entonces, vio salir al joven. Sin dudarlo, Heinz se acercó rápidamente.

- Disculpe, estoy buscando a Herr Rudiger Bacher. ¿Sabe dónde puedo encontrarlo?


FDI: He editado el post porque me había confundido y creía que estaba en la mansión Bacher, en la Manzana de Plata
:oops:
Última edición por Van Hoffman el 29 Ene 2009, 17:10, editado 1 vez en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 29 Ene 2009, 14:50

El hombre se giró, ante la pregunta del viajero.

Migolver Bacher

-Por Sigmar, debe usted ser ciego, sordo y vivir debajo de un puente. El ilustre Herr Bacher acaba de terminar un discurso en la plaza central hará unos pocos minutos. En estos momentos debe dirigirse hacia su mansión de descanso, en el Barrio Viejo. Está de aqui-
dice señalando la fachada naranja- Es únicamente su lugar de reunión, aunque pase más tiempo aqui que en su residencia habitual.

El interlocutor con el que Heinz estaba hablando no era un simple criado. Sus ropas eran floridas y pomposas, y cada palabra que salia de su boca era acompañada por un gesto de su mano. En su cinturón portaba un sable, cuya vaina podia ser diez veces más cara que la espada que el cazador poseia. Los ojos del hombre eran verdes y directos, y se movian tranquilamente, fijandose en cada detalle del stirlandés, en cada movimiento que éste hacia.

-Digame, señor, ¿puedo conocer el motivo por el que busca encontrar a Herr Bacher? ¿Negocios? ¿Tratos políticos? ¿Un ojo nuevo?

El tono y maneras de aquel hombre no solo eran altaneros, si no también arrogantes. Mientras hablaba seguia caminando, esperando que le siguieras si querias seguir hablando con él.

Cerrado

Volver a “Prisión de almas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado