Tercera parte: La Misión

Partida dirigida por Van Hoffman

Moderador: Van Hoffman

kurgan
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 646
Registrado: 27 Jun 2007, 09:09

Mensaje por kurgan » 07 Ene 2009, 17:00

Tyrion Audec

El noble escuchó al capitán con atención, hasta dejó de tirar tajos al ramaje. Le dejo terminar de hablar, asintió para sí y le respondió.

-Lo veo razonable. Operemos con cautela entonces, y sigamos andando a ver qué pasa. Pero, ¿sabéis? No confío en los lagartos, no creo la historia de Daeron al completo y lo veo como un esclavo de los lagartos. Creo que deberíamos comprobar su historia: veréis, el caso es intentar averiguar cuál es y qué no cuadra. Con vos se relajará más: indagad dónde residió en Ulthuan, cuándo, a quién conocía, y le tenderemos alguna trampa para que, si miente, se delate a sí mismo. Mientras tanto, actuemos con prudencia. Yo no puedo pasar de ser escéptico a confiado, vos de alternar con el Nénmacil a oponeros a sus planes. Que cada uno juegue su rol, intentad conseguir el apoyo de Darkmane, y que los dioses nos ayuden. ¿Trato?

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 07 Ene 2009, 20:11

Daeron Nénmacil

Troncos a Daeron. El caledoriano tendría que esforzarse un poco más si quería ser mejor que él en algo. Después de que Daeron hubiese cruzado, lo fueron haciendo los otros. El al parecer Capitán de la expedición pasó después, sin demasiadas complicaciones, al igual que el Sombrío.

Un tipo callado, la verdad. No dudo de que sea buena persona, pero viajar solo con él debe ser desesperante...

El último en cruzar fue el joven domador. Después de toda una exhibición sobre seguridad y sobre cómo cruzar un tronco asegurándote de que no te vas a matar, puso su pie encima de la madera y empezó a cruzar. Además de un extraño don con los pájaros, parecía casi hasta contar con poderes adivinatorios. El domador casi se cae, por lo que todo el equipo que había desplegado demostró no estar de más. Unas vez todos estuvieron al otro lado, los eslizones cruzaron, con insultante facilidad.

La expedición volvió a ponerse en marcha. Daeron caminó solo un rato, próximo a los demás elfos, pero al cercionarse de que nadie estaba dispuesto a darle conversación, decidió adelantarse y ponerse a la altura de Tichi Hui. Aquel eslizón podía mantener una conversación el triple de interesante que todos aquellos Asur.

Ya vendrán luego haciendo preguntas... Estaré demasiado ocupado hablando sobre la época de celo de los estegadones...

A Tichi Hui ya se le había pasado el enfado, y en cuanto vio aparecer a Daeron, le preguntó que qué tal llevaba la caminata.

Bastante bien, amigo mío, pero sigo intrigado. ¿Estás seguro de todo eso que dijo Zoar En'Hak?. -el eslizón afirmó con rotundidad, creyendo imposible que el Cacique se equivocase. Después de todo, durante el tiempo que Daeron lo había conocido, nunca lo había hecho...- Vale, vale. Aún así, me gustaría que nos hubiese algún dato más -ahora Tichi Hui silbó con resignación, como diciendo "algo es algo". Después de que el eslizón contestase, Daeron bajó la voz- ¿Y qué te parecen nuestros ilustres invitados?. Hay alguno que parece tener más cerebro que una Salamandra, pero otros... -Tichi Hui hizo algo parecido a reírse, o por lo menos lo que los eslizones entendían por risa. En su sibilante lenguaje contestó que le daba igual que fuesen muy listos o muy poco, que el Cacique le había mandado llevarlos a un sitio, pero que si se perdían por la selva era cosa suya, y no malgastaría exploradores en buscarlos. Ya tenía bastantes pocos en aquellos momentos. Daeron fue ahora el que se rió, un poco más alto de lo que le hubiese gustado- Cierto amigo mío, cierto.

Justo cuando acabó de decir esto, llegaron a una zona con una vegetación especialmente densa, y Tichi Hui dijo que se adelantaría un poco más para buscar el mejor camino, que no dejase que los otros pasasen por delante de él.

Lo tendré en cuenta, compañero. Nadie pasará por delante de mí.

Aunque puede que Tyrion sí... Sería divertido que acabase sus días tragado por una planta carnívora...

Andando con paso despreocupado, Daeron se puso a silbar una canción tradicional de la Torre Blanca.

Y desde las llamas, cuando tenga la oportunidad, el del Alma Forjada volverá a la luz...
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 09 Ene 2009, 11:29

Yvraerl Eisël

El viajero escuchó atento a las palabras del noble. El elfo estaba extrañado con la fijación que tenia Tyrion con el mago, y pensó que seguramente se le escapaba algún detalle.

-¿Trato?- Finalizó el noble caledorniano.

-Mmm, no del todo Audec.-Tras esperar unos segundos, y antes de que el noble le preguntará el porqué de su negativa, continuó hablando.

-Das por hecho amigo Tyrion, de que nuestro amigable ''anfitrión'' Daeron está mintiendo. Y sinceramente, tras haber hablado con él creo que no lo hace. Y si lo hiciera, por bien o por mal que no iba a a revelar sus falsedades asi como asi. Además, en contra de lo que pareces creer, tampoco considero que sea idiota, y aunque se comporte más como un lagarto que como un verdadero Asur, si descubre abiertamente lo que buscamos se opondrá con fuerza, lo cual no nos conviene dado el considerable poder que tiene ahora sobre nosotros, que no es poco.

-Ya, a mi también me duele esa situación, pero eso no será asi por siempre. Yo prefiria dejarle a su albeldrio, y cuando se de cuenta de que está en el bando equivocado, ya vendrá el por si solo. Los acontecimientos deben tener su cauce y no debemos precipitar las cosas. Por tanto, desaconsejaria preguntarle más de lo que él quiera decirnos, pues si miente su enorme ego ya desvelará las mentiras por si solo. En cuanto a Darkmane si me gustaria conocer su opinión acerca de la jungla y de si disfruta con esta situación o en cambio la aborrece como nosotros.

-Eso si, debemos trabajar juntos para conseguir nuestro propósito de salir de aqui libres y con vida. Te ayudaré en todo lo que pueda y me permita mi moral Tyrion, pues comparto los sentimientos que tienes para con esta situación.


Sin decir nada más y tras esperar la contestación de Tyrion, Yvraerl continuó su marcha despreocupada. Si algo le sobra a un asur es el tiempo, y no merece la pena estresarse por nada del mundo.
Imagen

kurgan
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 646
Registrado: 27 Jun 2007, 09:09

Mensaje por kurgan » 09 Ene 2009, 21:24

Tyrion Audec

-Hablad vos con Anuviel, pues. Yo entretendré a nuestro compañero sombrío.

El noble fue donde el naggarythe. Lo miró. Él le devolvió la mirada. Y así.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1149
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 09 Ene 2009, 22:06

Aënor Finduvel

El sombrío saludó al noble caledoriano con una inclinación de cabeza. Durante un rato, estuvieron juntos, sin mediar palabras, hasta que, de pronto, el sombrío habló.

- Decidme, lord Tyrion, ¿cómo es que ya no vuelan dragones por los cielos de Ulthuan?
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

kurgan
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 646
Registrado: 27 Jun 2007, 09:09

Mensaje por kurgan » 09 Ene 2009, 22:43

Tyrion Audec

El rostro del caledoriano se oscureció, y miró hacia el cielo, como si allí pudiese estar la respuesta. Le entraron ganas de preguntar "Decidme, ¿Cómo se hundieron las Tierras Sombrías?" pero hubiera sido injusto.

-No hay una sola explicación, sino muchas, y ninguna agrada a todos. He escuchado en la Corte de Lothern que, en tiempos antiguos, los dragones volaban en el ocaso de su vida a una llanura, a un monte o a una jungla como ésta. Las versiones difieren. Allí, las bestias se tumbaban en la roca y se dejaban morir de inanición, o por un mecanismo mental que no hemos desentrañado. Sus almas volaban a un nuevo huevo y lo fecundaban. Sin embargo, este lugar de reposo fue profanado, o algo cambió, y los dragones-Tyrion empleó otra palabra para dragón, de las más de veinte que tenían en Caldedor- ya no podían contemplar el ciclo de su vida. Fueron naciendo menos, y haciéndose más perezosos los que quedaban...

-Pero eso es solo una leyenda, creo. Los dragones hablan pocas veces, y sus interlocutores no suelen traicionar su confianza, pero en Caledor se cuentan otras historias. Se dice que algo ha cambiado en el mundo, que éste ha sido drenado de magia, o la magia corrompida, y que los dragones-otro sinónimo-no encuentran a sustento en los vientos. Ésto, por lo que dicen en Saphery, también es leyenda. También se habla de la calidad del aire, de una sustancia que está en la tierra y en la comida y que los envenena. Otros dicen que guardan fuerzas para la gran batalla contra el Caos. Es muy común pensar que el mundo está en un, cómo os diría yo, gran ciclo, un verano del mundo, puesto que éste es cada vez más caliente. El calor vuelve perezosos a los dragones, y los hace dormir.

-Como véis, ninguna de las explicaciones es plenamente satisfactoria.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1149
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 12 Ene 2009, 13:41

Aënor no dijo nada más tras la respuesta de Tyrion. Simplemente, inclinó la cabeza en gesto de comprensión.

Pasó un rato más y el grupo se mantuvo en silencio. Tichi Hui se había adelantado un poco, y uno de los eslizones de retaguardia había sustituido al jefe dirigiendo el grupo. Daeron caminaba tras él, apartando ramas y hojas con su bastón. Destras suyo, el domador Anuviel trataba de enseñarle algunos trucos a la gaviota. Por detras caminaba despreocupado Yvraerl, como si la conversación mantenida con el noble no le hubiera afectado. Cerrando la marcha iban Tyrion y Aënor. Y finalmente, el segundo eslizón.

Pasada casi una hora, Tichi Hui regresó y le silbó algo a sus compañeros eslizones. Éstos desaparecieron casi al instante entre los árboles. Seguidamente, le silbó a Daeron, y éste os tradujo las palabras del eslizón.

- Mi amigo dice que estamos a escasos metros de una gran pirámide. Cuando se adelantó, fue a explorar el terreno, y se podría decir, que no estamos solos. Dice que ha visto por lo menos a siete inmundos hombres-rata ahi delante. Tichi asegura que ignoran nuestra presencia, así que, no creo que tenga que explicaros detalladamente el plan...

Los seis os acercáis sigilosamente al linde de la jungla. A unos veinte metros, se alza una inmensa pirámide escalonada, de piedra blanquecina, pero que ha sido invadida por la hiedra años ha. Lo que parece un inmenso portal arqueado de unos dos metros de ancho esta incrustado en la piramide, partiendola en un pequeño hueco que llega hasta el tercer gran escalón. Ahora podeis ver claramente a los hombres-rata. Dos de ellos custodian el portal, armados con lanzas y escudos. Dos más parecen mantener una conversación a pocos pasos del portal. Uno es idéntico a los que custodian la puerta, pero el otro es diferente. Diríais que es más grande, pero al ir encorvado parecer ser menor. Una harapienta túnica beix le cubre el cuerpo, y se mantiene en pie apoyandose en un cayado. El último hombre-rata que veis patrulla por la zona y pasa justo por delante vuestro, a unos siete metros. Es exactamente igual que los dos guardias de la puerta.

Tichi Hui emite un silbido casi imperceptible, y Daeron os susurra la traducción.

- Dice que nos cubre.

No estais muy bien escondidos, y habeis hecho algo de ruido, pero el skaven parece no haberse dado cuenta.


OFF: Si atacais ahora podeis actuar en asalto sorpresa, pero si esperais, os arriesgais a que os vean.
Última edición por Van Hoffman el 13 Ene 2009, 13:26, editado 1 vez en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 12 Ene 2009, 19:53

Yvraerl Eisël

Vaya, esto si que es una sorpresa. Jamás habria imaginado que existirian skavens incluso en un lugar como éste. Parece que son una auténtica plaga en cualquier parte del mundo.

Los pensamientos del vagabundo fueron interrumpidos por los ruines pasos de una de las bestias, con los que despertó de su ensoñación y se preparó mentalmente para lo inevitable.

No quedaba más remedio. Sin tiempo para consultarlo con el resto, el elfo apuntó con la vulgar arma humana al inmundo ser más cercano, para evitar que avisara a los otros hombres-rata. Si habia algo que diera asco a Yvraerl eran los seres conocidos como skavens, y no queria estar rodeado de ellos. Cuando su objetivo estaba bien escogido, Yvraerl disparó el arma, confiando a la siempre veleidosa suerte la muerte de aquella aberración, cuya presencia ofendia a la mismisima Isha.


FDI: Uso media acción para apuntar y la otra para disparar. Si no tenia el arma preparada no apuntaré y me limitaré a disparar, para aprovechar la sorpresa con un ataque.

Avatar de Usuario
William Tender
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 728
Registrado: 30 Jul 2007, 21:29
Ubicación: Mi bastión friki enano en Cartagena.

Mensaje por William Tender » 13 Ene 2009, 00:59

Anuviel Darkmane

Un breve intercambio de miradas bastó para revelar a Anuviel las intenciones de Yvrael. Anuviel, que ya tenía preparada su ballesta, apuntó con ella a la aberración peluda, y cuando Yvrael apuntó a la misma criatura, dió por confirmado su propósito y disparó. Khaine mediante, la criatura caería muerta, pero un segundo proyectil solía inclinar la balanza para terminar de convencer al dios de que se mostrara favorable, hasta donde llegaba su experiencia.

Uso media acción para apuntar y la otra para disparar. La ballesta la llevo cargada y en la mano desde la charla con Tyrion, así que no debería haber problema.

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 13 Ene 2009, 17:48

Daeron Nénmacil

Daeron seguía silbando tranquilamente, ya que nadie más le había molestado durante toda la caminata. Al rato Tichi Hui volvió junto a él, pero no traía noticias especialmente buenas. Una pirámide se alzaba a escasos metros de ellos. Y estaba custodiada por odiosos hombres rata...

Daeron ya sabía de la existencia de los hombres rata, los skavens, por tomos que había leído en la Torre Blanca, pero en Lustria tuvo la oportunidad de aprender mucho más sobre estos sigilosos enemigos. Mucho tiempo atrás uno de sus clanes, el Pestilens, se había enfrentado con los Hombres Lagarto, usando la plaga como arma, derrotando a los Saurios y Króxigors, quedando sólo los eslizones, que parecían resistentes a ls enfermedad, para proteger el Imperio de los Hombres Lagarto. Guiados por Tehehauin, el Profeta de Sotek, los eslizones derrotaron a incontables enemigos, ofreciendo sus corazores de roedor a su reptiliano dios, Sotek. La enemistad y el odio entre los skavens y los eslizones era larga, y eso se reflejaba en los ojos de Tichi Hui.

Silenciosamente, avanzaron hasta el linde de la jungla, donde divisaron la imponente y antigua pirámide, los hombres rata que la vigilaban y un último que hacía patrulla.

No nos vendría nada bien que ese nos viese...

El sonido de las ballestas al dispararse sobresaltó a Daeron. El Capitán y el Domador debían de haber pensado lo mismo que él, porque ya habían disparado sus armas contra el incauto skaven. Si la lucha había empezado, a Daeron más le valía estar preparado.

Daeron asío su báculo con las dos manos y cerró los ojos. Pero lo que vio al cerrarlos, no fue la oscuridad que vería un elfo normal. Vio todos los Vientos de la Magia moverse a su alrededor, entremezclados, fluyendo y en constante cambio. Con el poder de su Voluntad, Daeron movía aquellos Vientos a su parecer, concentrándolos a su alrededor. Sus compañeros podían ver su túnica moviéndose como azotada por el viento, sus cabellos ondear.

Una vez que abrió los ojos, un fulgor violeta brillaba en ellos. Daeron estaba preparado para pelear.


FDI: Canalizo, y si los disparos de mis compañeros no acaban con el Skaven, yo también abriré fuego. Si consiguen matarle, dispararé contra los hombres rata que se nos acerquen.
Última edición por Weiss el 13 Ene 2009, 22:15, editado 1 vez en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

kurgan
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 646
Registrado: 27 Jun 2007, 09:09

Mensaje por kurgan » 13 Ene 2009, 18:32

Tyrion Audec

Aj, skaven. Hombres rata. Tyrion nunca había visto a uno vivo en su larga vida, y podría haber continuado sin observar sus asquerosos pelajes, esa parodia de homínido con cabeza de roedor. Se le pasó por la cabeza que debería tener un arco, así no tendría que mancharse las manos tocándolos...

De repente, los chasquidos de las ballestas humanas lo sacaron de su ensoñación. ¿Pero qué hacían esos estúpidos? ¿Es que no sabían lo que era la táctica? Tyrion no sabía qué planes tenían, con quiénes contaban para pelear en el cuerpo a cuerpo... Podrían haber empleado a los eslizones como carne de cañón (aunque quizás ellos no estuviesen por la labor, ni tampoco Daeron) o atraído al guardia con un ruido en la selva para acuchillarlo. Matándolo en campo abierto atraerían la atención de todos, ¡Y ni siquiera sabía qué tenían que asegurar, qué conquistar, por qué había que matarlos!

Tyrion, agachado tras un matorral de anchas hojas, se separó del resto del grupo, echó a correr en paralelo, mostrándose en el borde de la selva y agitando la espada. Una memez como otra cualquiera, pero quizás lograse atraer la atención de los skaven en una dirección diferente de la de los proyectiles, y les diese la impresión de que somos más.

En fin.

-¡Caledor! ¡Caledor!

Off: Corro saliendo de la maleza, en diagonal a la línea entre mis compañeros y sus objetivos (para no estorbar el disparo), pero no cargo. Si los skaven me persiguen, o vienen hacia mí más de dos, me retiraré sin esperarlos.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1149
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 13 Ene 2009, 20:04

Los seis asaltantes había cogido desprevenidos a los hombres rata, y lanzaron una potente salva de disparos contra ellos.

El primero en disparar fue Anuviel. El proyectil del domador impactó en el brazo del skaven en el que sostenía el escudo, pero el cuero que protegía su extremidad suavizó el impacto. El virote que disparó Yvraerl fue mucho mejor dirigido, y a pesar de la armadura que protegía el costado del hombre rata, la saeta casi se incrustó hasta el final, causando graves daños a su objetivo. Desde el extremo derecho, oísteis el chasquido de la cuerda de la ballesta de Aënor al romperse, pero el sombrío no dudó. Arrojó la ahora inútil arma y desenvainó rápidamente su espada. Mientras tanto, en el extremo izquierdo del grupo, Tichi se lleva la cervatana a la boca y un dardo sale disparado a gran velocidad, impactando en el pecho descubierto de uno de los guardias que vigilaban la entrada. A su lado, Daeron trataba de concentrar los vientos de la magia para lanzar un conjuro, pero la presencia de aquella perturbación le distrajo, y los caprichosos vientos se le escaparon de las manos. Finalmente, a unos cinco metros de vosotros, aparece Tyrion, que se lanza espada en mano contra el skaven que patrullaba y que ahora tenía dos virotes clavados en el cuerpo.

El hombre rata chilló de dolor, y el guardia se arrancó confuso el dardo del pecho. El skaven de la túnica señala hacia vosotros y chilla algo en su repugnante lengua. Los tres skavens corren hacia vosotros, mientras que el de la túnica desaparece al entrar en el portal. El skaven asaeteado retrocede para unirse a sus compañeros, mientras se protege por el escudo.

Ahora no había vuelta atrás.


FDI: Aënor ha sacado pifia al disparar (T_T) y se le ha roto la cuerda de la ballesta. Daeron ha fallado tanto su tirada de canalización como el lanzamiento del hechizo. Tyrion corre hacia el grupo de skavens.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

kurgan
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 646
Registrado: 27 Jun 2007, 09:09

Mensaje por kurgan » 13 Ene 2009, 23:01

Tyrion Audec

-¡Ahh!

El noble, poco elegantemente, derrapó levantando una nube de polvo antes de llegar a sus oponentes, que se volvían para hacer frente al ataque. Tyrion se preguntó si... no, cuatro contra uno era demasiado pedir. Con un gruñido, se giró y volvió a correr, ahora de espaldas al enemigo, haciendo el mismo camino que antes.

Off: Pues eso, huyo valientemente no directamente hacia mis compañeros. Si me siguen, mejor, así podrán cargar las ballestas para hacer otro disparo.

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 13 Ene 2009, 23:07

Daeron Nénmacil

Un condenado Vidente Gris.

Cuando Daeron cerró los ojos para canalizar, puso vislumbrar cómo los Vientos se arremolinaban alrededor de la rata encapuchada. Sólo podía ser uno de ellos. Los Videntes Grises eran los líderes religiosos de los Hombres Rata, lo que entrañaba además un poder político enorme. Aún mayor que el que tenía humanos como el Gran Teogonista, y mucho más poder que los Sacerdotes élficos.

Sin embargo, Daeron intentó ignorar la presencia de aquel oscuro personaje,concentrándose sólo en manipular los Vientos de la Magia. Pero la presencia era demasiado poderosa. Cuando estaba a punto de lanzar el hechizo, cuando la energía mágica que se disponía a lanzar ya era una corriente violeta que chispeaba en sus dedos, el fulgor se apagó de repente. Daeron cerró los ojos y pudo ver cómo la energía que había acumulado, volaba hacia la figura, pasando a dar vueltas alrededor de él a una velocidad infernal.

Una vez volvió a contemplar el mundo que le rodeaba, vio cómo el skaven que patrullaba por cerca de ellos había sido herido por dos virotes de ballesta, cómo los que vigilaban la Pirámide se habían vuelto hacia ellos, y cómo el Vidente Gris se adentraba en las profundidades del monumento, llevándose con él su poderosa aura aethyrica.

Con la amenaza un poco más lejos, Daeron volvería a intentar lanzar el hechizo. Cerró los ojos otra vez, manipuló las corrientes del Aethyr con el poder de su mente, y dirigió la energía captada hacia la palma de su mano, que extendió en dirección a sus enemigos, cada vez más cerca.

Vais a saber lo que es enfrentarse a un Mago de la Torre Blanca. Vais a saber lo que es meteros con Daeron Nénmacil...

Los hombres rata se acercaban peligrosamente. Si los veía demasiado cerca, Daeron dejaría su Báculo y empuñaría su espada. Pero lo que era seguro era que aquellos asquerosos seres tenían los segundos contados.

Mientras la energía violeta chisporroteaba en su mano y en sus ojos, Daeron esbozó una macabra sonrisa...


FDI: Vuelvo a Canalizar y disparo un Dardo Mágico contra los Skaven que se acercan.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
Saratai
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1232
Registrado: 23 Ago 2007, 18:34
Ubicación: En tu oreja, diciendote que quemes cocos

Mensaje por Saratai » 14 Ene 2009, 18:36

Yvraerl Eisël

Bien visto no parece tan dificil. Me habia preocupado por nada.

Sin prisa pero sin pausa, el vagabundo cargó el arma. Las herramientas humanas eran, sobre todo, dificiles de manejar. ¡Cómo hechaba de menos un arco, mil ballestas cambiaria ahora por un sólo arco élfico de blanca madera! Pero no la tenia, asi que deberia perder el tiempo cargando la dichosa arma. Mientras lo hacia no podia evitar seguir con la mirada al noble.

Qué demonios está haciendo...


FDI: Uso toda la acción para cargar la ballesta, manteniendo la posición cerca del resto.

Responder

Volver a “Heraldos de la Luz”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado