La Conspiración

Partida de Uranga ambientada en Diamanterra.
Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 29 Oct 2008, 01:38

Leonardo Ortega del Castillo

Leonardo ingirió unos cuantos bocados mientras escuchaba los parlamentos de sus compañeros. Observaba detalladamente a cada uno de los presentes tratando de determinar sus razones para estar alli. La determinación del elegante caballero le causó una buena impresión, al fin estaba entre verdaderos hombres de acción.

La cena proseguía lentamente para su gusto. Estaba allí por una razón, y la espera se volvía cada vez mas insoportable. Trató de calmar su impaciencia a la vez que reprimía su impulso por exigir el comienzo de la reunión. Trató de entablar una banal conversación entre bocados con Carlos, el compañero que tenía a su lado, con el fin de olvidar su excitación.

De todas maneras, pensó, ya he dicho lo que tenía que decir. Tarde o temprano la reunión comenzaria. Por la Santa Myrmidia que sea mas temprano que tarde, rogó para sus adentros.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 02 Nov 2008, 22:48

Tras el postre todos parecias impacientes y solo un par de los presentes probaron bocado del postre. Os disteis cuenta que aunque la mansion parecia digna de un terrateniente, el inmobiliario y los cubiertos eran tan comunes como en cualquier casa de granjeros. La silla emitio un gemido de sufrimiento cuando Lope se levanto de ella y se aclaro la garganta, la reunion iba a comenzar.

-Queridos amigos, tal y como he dicho antes, es hora de que llegen los cambios a esta tierra que tant..- En ese mismo instante se oye como se rompe un cristal del piso de arriba y como fuerzan la puerta de la entrada. Al poco tiempo se oyen gritos fuera y varias luces de antorchas.

Todos los hombres os levantais al unisono, con cara de preocupacion y es Rodrigo quien toma la palabra.-Todos preparados, seguramente seran guardias del rey, como demonios se habran enterado de la reunion?


Off: De ahora en adelante entramos en tiempo de combate, osease turnos o asaltos. Usar las acciones tal y como lo hariais en un combate. Si alguien tiene algun problema mandarme un mp.
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 03 Nov 2008, 23:11

Don Nuño de Salazar y Olalde

Por todos los demonios... ¿Cómo diantres nos han descubierto? Esto no es bueno, esto no es bueno... Piensa Nuño, piensa... Nuño había sido uno de los primeros en levantarse, y su mano se había lanzado instintivamente a la daga que tenía oculta en la blusa. No podía permitirse el lujo de que su intachable reputación se viese manchada por una intrusión como aquella. Sin embargo, no sabía que hacer. La duda le asaltó, y todo lo que pudo hacer fue mover la cabeza de un lado a otro, observando la habitación, buscando algún sitio donde esconderse, con la mano metida en la blusa. De no tratarse de una situación peliaguda, su comportamiento podría haber sido objetivo de muchos chistes.



PD: Básicamente, Nuño se queda de pie, mirando la sala, en busca de algún rincon donde poder esconderse (como armarios, baúles, etc.)
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 04 Nov 2008, 01:35

Carlos de Reikland

-Todos preparados, seguramente serán guardias del Rey, ¿Cómo demonios se habrán enterado de la reunión?-

Eso mismo se preguntaba Carlos, cuando se levantó instantáneamente, y se llevó la mano al bolsillo asiendo la afilada hoja que ahí guardaba. Empuñando el escalpelo en la diestra, echó una rápida ojeada a los presentes. Unos se miraban entre sí, otros dirigían su mirada hacia las posibles rutas de escape, otros simplemente ponían cara de resignados.

Particularmente gracioso fue el del "importantísimo" Don Nuño, mirando hacia todos lados con más aspecto de goblin narcotizado que del Hidalgo por el que se tenía...

La reacción de Carlos no fue tan vistosa como la de Nuño, pero sin embargo también tenía que ser precavido... Carlos tenía mucho que perder si le encontraban allí...

Una cosa era atacar al Rey publicamente, dirigiendo discursos al pueblo y escribiendo interminables manifiestos. Esto era tolerado y aceptado como algo inevitable. Sin embargo, conspirar secretamente contra el Rey era cosa bien distinta...

Lo menos que le podría pasar sería la expulsión de la Universidad, perder su herencia y posiblemente el destierro o una buena temporada a la sombra. Y esto porque se trataba de un noble...

En el peor de los casos, su cabeza decoraría alguna puerta de la ciudad...

¿Was? ¿Was geschieht? Tengo que salir de aquí ya...

Acto seguido, Carlos intentó localizar las escaleras al piso de arriba, para nada más encontarlas subirlas a toda prisa. Mientras registraban el piso de abajo, él esperaba tener tiempo para escapar arriba, ya fuese escondiéndose o saltando por la ventana.

Verdammte Soldaten... No me cogereis...

Y si todo pintase muy mal, si hubiera que hacer una traqueotomía de urgencia a un guardia demasiado curioso se haría. Al lado de conspirar contra la casa Real, un asesinato no supondría mucho cambio...




PD: Por si no se notase, quiero aclarar que Carlos no corre muerto de miedo buscando una salida, gritando y llorando. Simplemente racionaliza la sitación y se da cuenta de que lo que tiene que hacer es salir de ahí. No se limitará a correr por la primera puerta abierta que vea, sino que buscará una salida de forma metódica y lógica. No dudará en acuchillar a un soldado si se cruza y además, sabe que su caballo está fuera...
Última edición por Weiss el 11 Nov 2008, 01:43, editado 4 veces en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 04 Nov 2008, 20:27

Raúl Bernandéz

Tras oir los ruidos del enemigo acercandose realmente me pongo nervioso, no se si rezar por Myrmidia o escabullirme de esta maldita reunión.

Maldita sea tendría que haber nacido en Diamanterra estúpidamente Verena, odio esta situación ahora mismo.

-Señor Luciano prepare a sus hombres de armas si tiene alguno, y necesitare agua caliente, un sitio para acomodar heridos y pocimas, me da igual si son de hierba, ¡el enemigo se acerca Luciano responda!.- Estaba nervioso, mi primer reunión importante van y atacan soldados del Rey, valla tal vez sería mejor idea quedarme en la retaguardia, curando heridos, en el templo no me enseñaron a blandir un arma.
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 05 Nov 2008, 06:17

Leonardo Ortega del Castillo

El ruido de la cristalería rota sacó a Leonardo de su ensimisamiento... Como en una lejana historia, en un recuerdo casi olvidado, la imágen pasó ante sus ojos muy lentamente... Realmente no estaba preparado para una intrusión así. La imagen del clerigo clamando por el patron de la mansion se mezcló de una manera confusa con la cómica imagen de "Don" Nuño tratando de sacar Myrmidia sabe qué de su blusa, y la frenetica busqueda de su recientemente conocido Carlos por una vía de escape.

Repentinamente, Leonardo no sintió pánico, ni temor alguno. Se limito a desenfundar su espada corta, compañera de tantas travesías y prepararse para blandirla como fuera necesario. El recuerdo de su hermano mayor, Camepeón de Esgrima en la Academia de Diestros de Diamanterra, lo atravesó como una feroz punzada en el corazón.
- Estos miserables van a pagar por su muerte y la de toda mi familia..., penso Leonardo nientras se adelantaba.

Ya no quedaba en su mente mas que la resignación, no tenia mucho que perder ahora, solo luchar por el ideal, por las injusticias vidas, y tal vez, por la tan añorada venganza.

Off: Leonardo se prepara para recibir el ataque en la sala en la que se encuentran los comensales. Está listo para soportar un ataque y para lanzar el suyo mismo. ( A menos que no haya nadie que le acompañe en la primera línea, en cuyo caso será suficientemente cuerdo como para retroceder y batirse en retirada hacia un lugar mas seguro).
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 05 Nov 2008, 22:44

Nuño de Salazar

Tras un rapido vistazo ves que la unica salida de la habitacion es la ventana y claro esta, la puerta. Te quedas algo relegado del primer frente y te situas detras de la mesa para tener algo de proteccion. Los pasos en el piso de arriba no te tranquilizan en absoluto y las voces de hombres en la entrada hacen que una gota de sudor frio recorra tu frente.

Carlos de Reikland


Sales de la habitacion seguido de los hermanos Velasco y Lope de Haro. Todos llevais las armas desenfundadas y cuando intentais subir las escaleras para encontrar una salida os veis rodeados por un par de guardias en el segundo piso y tres guardias mas en la entrada, aunque al parecer estan entrando mas.Los hombres llevan la librea del reino de Diamanterra y parecen hombres curtidos, no meros guardias de ciudad. Uno de los hombres se encara contigo, es un soldado grande y aunque esta mejor preparado que tu,pero tu escalpelo es mucho mas rapido que su espada y tras un movimiento rapidisimo le clavas la punta del arma en el hombro haciendo que la sangre brote de la herida. Tu ropa y el suelo se llenan de sangre y el hombre retrocede ( furia de ulric, no esta mal para empezar.) A pesar de la horrorosa herida que le has hecho el soldado intenta devolverte el ataque pero falla la estocada.

Por su parte, los hermanos Velasco se quedan contigo, espalda con espalda atacando a los guardias que estan entrando. Uno de los guardias cae fulminado con la garganta abierta y a pesar de lo macabra que es la escena los guardias no retroceden un apice. Lope de Haro en cambio blande su sable con mucho acierto parando los golpes de los guardias del piso de arriba.

Raúl Bernandéz

El sacerdote de Myrmida, junto con Augusto y Luciano empezais a reunir todo tipo de hierbas medicinales, vendajes y odres llenos de agua para intentar curar los posibles heridos. Al parecer Augusto llevaba unas cuantas hierbas que calman el dolor de las heridas recientes y comenzais a preparar los brebajes con el poco material que teneis a mano.

Leonardo Ortega del Castillo


Junto con Enrique te quedas ante la puerta del comedor. Al ver como tus compañeros comienzan a luchar contra los guardias del rey, Enrique y tu correis a auxilarlos pero el poco espacio que hay entre el pasillo y las escaleras os deja relegados en un segundo plano mientras intentais haceros un hueco entre los combatientes de ambos bandos.


Resumiendo: Lope se encuentra luchando con dos guardias en las escaleras. Abajo, en primera fila estan los hermanos Velasco y Carlos intactos luchando contra dos guardias, uno con 10 heridas recibidas y ademas otro cadaver en la alfombra. Detras de ellos se encuentran Enrique y Leonardo. En la habitacion del comedor, estan Raul, Nuño,Luciano y Augusto.
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 06 Nov 2008, 00:04

Don Nuño de Salazar y Olalde

Uranga escribió: Tras un rapido vistazo ves que la unica salida de la habitacion es la ventana y claro esta, la puerta. Te quedas algo relegado del primer frente y te situas detras de la mesa para tener algo de proteccion. Los pasos en el piso de arriba no te tranquilizan en absoluto y las voces de hombres en la entrada hacen que una gota de sudor frio recorra tu frente.

En el supuesto que la ventana esté lejos del ruido del combate y de la puerta de entrada:

Tras unos segundos de inspeccionar la habitación, Nuño llegó a una conclusión: debía escapar de allí antes de que le atrapasen. Aunque aquello significase arrastrarse como un sucio mendigo. Ahora no era momento para los escrúpulos. Se dirigió rápidamente a la ventana. "Perfecto, estos imbéciles estan distraidos. No me verán." pensó, mirando a Raúl, Luciano y Augusto. Se apoyó en la ventana y miró hacia afuera. "Grácias a Ranald, vía libre." La abrió, y sin dudarlo un segundo, salió a fuera de un salto, manchandose de barro las botas en el impacto.


En el supuesto que la ventana quede demasiado cerca de la entrada y del ruido:

Nuño estaba desesperado. No había más salida que la entrada y una ventana cerca del combate. Aquello no pintaba bien para Nuño. No quería luchar, pues se identificaría, y tampoco se rebajaría a curar heridos. Mientras pensaba qué hacer, iba retrocediendo, daga en mano, hasta que topó con la pared. Se fue escurriendo hasta quedarse parado en una esquina. Y así quedó Don Nuño, sujetando con fuerza una daga con las dos manos, recostado contra una esquina oscura de la habitación.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 06 Nov 2008, 01:16

Carlos de Reikland

"Sales de la habitacion seguido de los hermanos Velasco y Lope de Haro. Todos llevais las armas desenfundadas y cuando intentais subir las escaleras para encontrar una salida os veis rodeados por un par de guardias en el segundo piso y tres guardias mas en la entrada, aunque al parecer estan entrando mas.Los hombres llevan la librea del reino de Diamanterra y parecen hombres curtidos, no meros guardias de ciudad. Uno de los hombres se encara contigo, es un soldado grande y aunque esta mejor preparado que tu,pero tu escalpelo es mucho mas rapido que su espada y tras un movimiento rapidisimo le clavas la punta del arma en el hombro haciendo que la sangre brote de la herida. Tu ropa y el suelo se llenan de sangre y el hombre retrocede ( furia de ulric, no esta mal para empezar.) A pesar de la horrorosa herida que le has hecho el soldado intenta devolverte el ataque pero falla la estocada.

Por su parte, los hermanos Velasco se quedan contigo, espalda con espalda atacando a los guardias que estan entrando. Uno de los guardias cae fulminado con la garganta abierta y a pesar de lo macabra que es la escena los guardias no retroceden un apice. Lope de Haro en cambio blande su sable con mucho acierto parando los golpes de los guardias del piso de arriba."


Carlos se había dirigido con paso decidido hacia la puerta, seguido de cerca por algunos otros comensales. Nada más que intentaron subir por las escaleras, los soldados aparecieron. Y se desató el combate.

Es verdad que aquel combate en un espacio tan pequeño era un caos, pero tanto Carlos como sus compañeros supieron mantener el control y se desenvolvieron con bastante soltura. Uno de los gemelos aniquiló a un Guardia destrozándole la garganta. En cuanto a Carlos, le tocó luchar con un hombre bastante grande. Con lo que no contaba, era con que Carlos sabía a dónde atacar. Empuñando su escalpelo, atacó justo a un punto del hombro por el que sabía que pasaba un vaso sanguíneo.

El efecto fue inmediato. Una hemorragia terrible y un enorme chorro de sangre que salió despedido, tiñendo de rojo la pared y el espléndido traje negro de Carlos.

Esto me pasa por querer venir bien vestido. Adiós al traje nuevo...


Estando ya trabado en el combate, Carlos solo podía seguir luchando. Más aún cuando vio que también Lope de Haro se estaba batiendo. Carlos sintió la emoción del combate. Ya no sentía miedo. La forma de salir de aquella casa pasaba por matar a todos aquellos secuaces de la Monarquía, y si todos aquellos Estalianos tenían los arrestos necesarios para hacerlo, no sería un hijo de Reikland el que no fuese a quedar.

Además, si conseguimos salir de esta, me habré ganado un nombre entre esta gente...

Seguiría peleando para abrirse camino...

Sterben Sie, verdammte Bastarde. ¡Für Das Reich!.



PD: si el guardia al que ataqué antes está en condiciones de pelear, le remataré. Si no, atacaré al Guardia que tenga más cercano y en dirección al piso de arriba, mientras que mis compañeros mi cubren la espalda, para poder seguir avanzando.
Última edición por Weiss el 07 Nov 2008, 20:55, editado 1 vez en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 07 Nov 2008, 20:18

Raúl Bernandéz

Maldito seas Nuño, escapando del combate, si te hieren tenlo por seguro que no te curare ninguna herida estúpido.

-Señor Augusto necesito una espada, me da igual si es corta en caso de los guardias superen a Carlos de Reikland y los hermanos Velasco, preparad los primeros bendajes, las pócimas y brebajes por si acaso.En el caso de llegasen aquí los guardias la única vía escapatoria sería por la ventana, se tendrán que manchar las botas de barro pero que se le va hacer, necesito alguna respuesta de ustedes dos señores Augusto y Luciano..- Esperado dicha respuesta miro el combate de Carlos Reikland y los hermanos Velasco contra los guardias del Rey de Diamanterra.
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 08 Nov 2008, 16:41

Leonardo Ortega del Castillo

Preparado para vender cara su vida si así lo disponía Myrmidia, con la espada en mano, se apresuro a llegar a la puerta del comedor con Enrique. Le dirigió una mirada como esperando una indicacon, algo... Pero unos gritos desde la escalera llamaron la atencion de ambos. Sin pensarlo dos veces los dos hombres se dirigieron hacia el sitio en caso de que se requiriese de ayuda en la defensa de la mansión.

Sin embargo ninguno de ellos pudieron intervenir puesto a que el lugar era muy estrecho. Mientras intentaba encontrar alguna manera mas efectiva de ayudar, Leonardo se preguntaba como pudo ocurrir que los guardias del rey hubieran encontrado el lugar y como pudieron rodearlos tan rapidamente. La situación seguía oliendo raro para Leonardo.

Off: Leonardo busca la manera de ayudar en algo mas que aguantar detras de la primera línea. ¿Hay alguna manera de llegar rapidamente donde Lope y tratar de resistir el ataque con él?
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 10 Nov 2008, 23:38

Carlos de Reikland

Aunque dabas por muerto al pobre diablo que había estado luchando contigo el hombre aun respiraba y agitaba su espada con conciencia cuando pasaste cerca de el para ayudar a los hermanos Velasco. No tuviste ninguna piedad, tu escalpelo le rasgo la garganta haciendo que el grito de dolor del guardia se ahogase en un mar de sangre mientras intentaba inutilmente taparse la herida con las manos. Javier Velasco en cambio no ve un ataque fuza del unico guardia que quedaba en pie en el rellano y la espada de este le traspasa el abdomen en un gran golpe. La lanza atravesada se queda atrapada y Rodrigo lleno de furia descarga su arma en la cabeza del pobre infeliz para acto seguido agacharse junto a su hermano moribundo, la escena os deja helados.

-Vamos hermano... el honor de la familia depende de ti ahora, no nos falles a mi y a tu padre...y recuerda que te estaremos esperando.-La voz se pierde entre el barullo del combate y entre los sollozos de su hermano, mientras entran dos guardias mas, el combate parece no tener fin.

Don Nuño de Salazar

La ventana quedaba demasiado cerca de los combatientes y una huida desde alli no seria nada bueno para su prestigio dentro de esta organizacion. Pero mientras se escondia en una de las esquinas de la habitacion pudo ver a traves de la ventana a una mujer, alta y esbelta acompañada por un hombre con el uniforme de la guardia real. Acto seguido, los dos guardias que se encontraban con ellos entran en la mansion dejando a esos dos personajes solos a la luz de la luna.

Raul Bernandez


Augusto saco una espada corta de su capa entregandotela y volviendo a su trabajo saco varias pocimas mas que fue mezclando apresuradamente. Mientras tanto Luciano se acerco a ti y te susurro al oido:

-Raul, hay un pasadizo que podriamos usar si algo sale mal, pero solo podriamos salir tu y yo, porque si los demas nos siguiesen llamariamos la atencion y de nada serviria nuestro plan. Vamos, que me dices? No tenemos porque morir como ratas aqui.-Tras decir esto te mira de forma nerviosa esperando una rapida respuesta.

Leonardo Ortega del Castillo

Dejando a un lado a Enrique, que a su vez se dirigia a prestar ayuda a Rodrigo y a Carlos, te acercas a los guardias que estan luchando contra Lope. Uno de ellos se abalanza hacia ti sin que te de tiempo a responder. El espadazo es certero y te abre una brecha en el pecho que hace que te caigas por las escaleras abajo. Durante un periodo corto de tiempo la vista se te nubla y notas que has caido en un charco de sangre, o quizas es el tuyo? Pierdes el conocimiento.


Resumen: En el rellano se encuentran Carlos, Enrique y Rodrigo contra tres guardias, ninguno a sufrido heridas. En el rellano tambien a hecho acto de presencia un Leonardo con 0 heridas y con una herida terrible en el pecho ( Has entrado en criticos y si no recibes pronto asistencia medica el susto podria degenerar a un funeral demasiado temprano.) Lope sige luchando solo contra dos guardias en el segundo piso y en la habitacion se encuentran Nuño, Augusto,Luciano y Raul.
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 11 Nov 2008, 17:30

Raúl Bernandéz

-De acuerdo señor Luciano utilizaremos el pasadizo, hay que marcharse de aquí..- Le respondo decidido y cojo unos cuantos brebajes y pocimas de hierbas recien preparadas, me las escondo en pequeños sacos y los ato en la hebilla de mi toga.- ¿Preparado señor Luciano?.- Esperaba su respuesta.
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 11 Nov 2008, 22:21

Don Nuño de Salazar y Olalde

Nuño se estremeció al ver a aquella mujer. Poseía una belleza abrumadora, a la par que siniestra. Apartó rapidamente la mirada de la ventana, y dio de repente con el delgado propietario de la mansión y el joven sacerdote. Nuño se deslizó silenciosamente, sin llamar la atención. Agudizó el oído, a la espera de poder oír lo que susurraban.

¡Maldito bastardo hijo de perra! ¡Su mansión tenía una salida oculta y no se le había informado! Y lo que era peor, ¿como podía preferir contar con aquel maldito sacerdote en lugar de con alguien de su nivel? Juró a Verena que Luciano pagaría cara su osadía, y se dispuso a seguir sigilosamente a Raúl y a Luciano.

No se marcharían de aquella condenada mansión sin Nuño...



PD: Para aclarar, Uranga ha hecho las tiradas de Percepción. Salió un 89 y gasté un punto de suerte, tras lo que salió un 19 :wink:
Última edición por Van Hoffman el 11 Nov 2008, 23:34, editado 2 veces en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 11 Nov 2008, 23:15

Carlos de Reikland

Maldito bastardo. Aquel condenado soldado todavía seguía vivo, y demasiado empeñado en que Carlos no continuase mucho tiempo más... Agitaba todavía su espada por delante, como intentando acertarle. Carlos le rajó la garganta mientras pasaba a su lado, dirigiéndose en ayuda de los hermanos Velasco. El pobre infeliz soltó la espada e intentó taparse la herida, pero todo fue inútil y en pocos segundos cayó muerto al suelo.

El asesinato también figuraba ya en la lista de crímenes que Carlos había cometido esa noche...

No pasará nada si acuchillo a otro, ¿no?. No creo que puedan decapitarme dos veces...

Se acercaba a los dos hermanos, que se encontraban luchando contra un Guardia armado con una lanza. En el breve momento que Carlos tuvo para comtemplarles, se dio cuenta de que los dos eran unos maestros en el arte del esgrima, y que además se coordinaban perfectamente. Javier se encontraba en ese momento cara a cara con él, cuando el soldado hizo un inesperado movimiento y le clavó la lanza en el abdomen. En ese momento, el mundo dio un vuelco, el tiempo empezó a fluir de una manera diferente. Todo pasaba más lento, podía ver cada movimiento y distinguir cada voz.

Y fueron muchas cosas las que percibió.

Percibió cómo la lanza quedaba trabada en el cuerpo malherido de Javier, y Rodrigo se acercaba por detrás y propinó un golpe brutal al soldado, acabando con su vida. Pudo ver cómo se arrodillaba junto a su moribundo hermano, con lágrimas en los ojos, y apretándole la mano le dirigió unas últimas palabras. Pudo contemplar al valiente Leonardo, que mientras se acercaba a ayudarles sufrió un horrible corte en el pecho. Carlos hasta dudaba que siguiese vivo, pero pudo distinguir cómo su pecho se movía levemente. Necesitaba ayuda urgente. También vio los esfuerzos de Lope de Haro por imponerse en la batalla desigual que libraba contra dos Guardias, un poco más arriba en las escaleras.

Por último, vio cómo otros dos Guardias entraban por la puerta. Don Rodrigo se encontraba todavía inclinado sobre su hermano, absorto, totalmente indefenso. Durante un momento, Carlos dudó entre ir a ayudar a Lope de Haro para poder proseguir con su huída o ayudar a Rodrigo. Tras un instante, se dio cuenta de que no ayudar a Rodrigo singificaría su muerte.

Lope de Haro podrá arreglárselas un poco más. Jetzt bin ich dabei, Sie zu töten. Söhne des großen Weibchens


Una vez más, Carlos cargó contra la Guardia del Rey, esta vez, en ayuda de Rodrigo Velasco.

Si Carlos hubiera recapacitado más tarde en ello, no podría haber sabido por qué lo hizo, por qué arriesgó su vida por un desconocido. Pero lo cierto, es que en ese momento, pensó que era lo correcto...
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Responder

Volver a “Sombras de Obregón”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado