La Conspiración

Partida de Uranga ambientada en Diamanterra.
Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 12 Nov 2008, 17:51

Leonardo Ortega del Castillo

Cuando Leonardo abrió finalmente los ojos, le costó comprender donde se encontraba. Tendido en el piso en un charco sanguinoliento, trató de recapacitar lo que había acontecido. Súbitamente un desgarrador grito quiso salir de su garganta, pero rápidamente se ahogó, a la par que palpaba la profunda herida en su costado.

Trató de levantarse, y aunque lo logró, quedó doblado por el dolor. Su espada estaba en el suelo pero no se sintió con fuerzas para asirla de nuevo en combate. Con el resto de sus fuerzas la guardó en su cinturón. Trató de recordar donde había visto anteriormente al Hermano Myrmidiano, a la vez que intentaba gritar su nombre. Leonardo se encontraba algo desorientado pero llevó sus pies hacia el comedor.


Off: Si me cruzo con alguien, me defiendo con la espada, aplico postura defensiva; pero intento llegar al comedor a ver si consigo algo de alivio para mis heridas.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 12 Nov 2008, 18:11

Raúl Bernandéz

Al oir gritar mi nombre fije la mirada en Leonardo estaba realmente mal:

-Señor Luciano quédese con Augusto iré a por Leonardo lo traeré a la habitación y curaremos sus heridas, utilizaré el pasadizo y cuando Leonardo esté fuera y que no nos vean los guardias vendré a por lo demás.- Sin más dilación cojí la espada corta y un vendaje, corrí hacia Leonardo preocupado y realmente asustado...
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 12 Nov 2008, 21:00

Leonardo Ortega del Castillo

Lope sigue manteniendo a raya a los guardias para que tu lleges al comedor, aunque varios espadazos bien dirigidos hacen que el de Haro pierda terreno contra sus oponentes. Mientras tanto, te arrastras como puedes hasta la habitacion, dejando un rastro de sangre por todo el pasillo y mientras gritas el nombre de Raul ves como este aparece de la nada para sujetarte y llevarte hasta la mesa del comedor, que se convierte en una camilla improvisada. Una vez tumbado el dolor hace mella en ti de nuevo y pierdes el conocimiento.

Don Nuño de Salazar

Aunque esperabas ansiosamente esa via de escape te llevaste una sorpresa cuando oiste la voz agonizante de Leonardo pidiendo auxilio. Dejas a Augusto y a Raul hacer su trabajo mientras que Luciano y tu observais como estos dos hombres trabajan en salvar una pobre vida. Tendras que esperar un poco mas para salvar el culo de esta carniceria.

Carlos de Reikland

Cargas con toda tu fuerza frente a los guardias que te ven con cara aterrorizada, pues han visto como has cortado el cuello a uno de ellos sin pestañear siquiera. Dos de los guardias intentan hacerte frente mientras que Enrique cambia algunos espadazos con el guardia. Aunque pareces decidido la estocada queda en el aire y los dos guardias que han previsto tu ataque se lanzan furiosamente contra ti, uno de ellos, un guardia con descendencia almohade te rasga la carne del brazo haciendo brotar algo de sangre (2 heridas). En ese mismo momento cuando estabas preparandote para un nuevo ataque del guardia mas alto, este tropieza con la alfombra del pasillo cayendose y perdiendo la espada, que resvala hasta la entrada(99). Rodrigo por su parte, despues de todo el ruido del combate parece despertar de su ensoñamiento y tras limpiarse las lagrimas coje la espada de su hermana, la espada de la familia Velasco y se levanta con la cara roja de ira.

Raul Bernandez

Ves como Leonardo pierde el conocimiento nada mas ponerle encima de la mesa. Augusto sige preparando las pociones y te dice que intentes hacer algo mientras el termina su trabajo. La herida es terrible y esta perdiendo mucha sangre. Sacas te tu tunica algo de hilo y una minuscula aguja e intentas de forma desesperada cerrar la herida aunque te costara bastante trabajo hacerlo(19), pero a pesar de ello, parece que las clases de medicina han servido de algo y por has conseguido que Leonardo este fuera de peligro aunque aun sige muy grave. (Ha recuperado 1 herida)
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 12 Nov 2008, 22:13

Don Nuño de Salazar y Olalde

Nuño hizo una mueca. Parecía que por culpa de algún herido, Raul y Luciano no iban a salir. Ahora tendría que esperar a que el herido se recuperase. O quizas no...

Nuño se acercó en silencio, sin que le vieran, a Luciano. Le agarró del brazo y de un tirón lo alejó del resto de compañeros, encarandose con él de espaldas a la mesa.

- He oído lo que le decía al myrmidiano. Ya nos está sacando de este maldito lugar a los dos ahora mismo, porque si no, le juro por Verena que lo pagará caro.

Por si hiciera falta remarcar la importancia de sus palabras, Nuño le mostró la daga que sostenía con la otra mano, y su mirada advirtió a Luciano que no aceptaría un "no" por respuesta.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 13 Nov 2008, 01:09

Carlos de Reikland

Asiendo con más fuerza su afilada herramienta, Carlos cargó contra los dos Guardias. Pudo ver el terror en sus ojos. Casi pudo oler su miedo. Esos dos imbéciles habían contemplado cómo Carlos asesinaba a sangre fría a su compañero, y tenían serias dudas sobre si serían los siguientes en caer bajo la hoja del Reiklandés. Intentó dirigir un golpe contra el primero de los Guardias, uno con rasgos almohades, pero por lo que Carlos nunca sabría si fue un simple acto reflejo o una impresionante habilidad, consiguió apartarse en el último momento de la trayectoria que llevaba su arma, directamente al cuello...

Scheiße. Verdammter glücklicher.


Justo en el mismo movimiento con el que le esquivó, el soldado fue capaz de infligirle un profundo corte en el brazo, pero que por suerte no alcanzó ningún vaso importante por lo que la hemorragia no fue demasiado severa.

Lo peor venía ahora. Carlos había fallado su ataque, se encontraba indefenso y el otro soldado estaba a punto de descargar su golpe.

Carlos no creía en la suerte, creía que todo era estadística y probabilidad. Pero aquel día, Sigmar debía de estar sonriéndole... El enorme soldado tropezó con la alfombra, cayó aparatosamente al suelo y su espada acabó lejos de su alcance. Carlos tenía un problema menos del que ocuparse, por lo menos por unos instantes. Volvió a dirigir su mirada hacia su oponente, que también le dirigió una gélida mirada con sus oscuros ojos. Justo antes de volver a cargar, Carlos vio una sombra moverse detrás de él. Rodrigo Velasco volvía al combate.

Esta vez, Carlos intentaría un ataque frontal y al corazón, muy difícil de parar. Sin embargo, el soldado tenía aspecto de curtido veterano, por lo que no sería tarea fácil...

El combate continuaba...
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 13 Nov 2008, 20:30

Raúl Bernandéz

-Señor Augusto coja esos dos brebajes le calmaran el dolor, que lo beba poco a poco y si expulsa el líquido limpielo con el pañuelo, este tio no morirá Myrmidia, ¿señor Luciano dónde están los demás?.- Estaba desesperado no sabia qué hacer, miraba a Leonardo por lo menos la herida está cerrada, cojo un paño y quito los restos de sangre, la frente estaba ardiendo, dejo el pañuelo ensagrentado en la mesa mas cercana y cojo otro para mojarlo en agua fría y se lo pongo en la frente de Leonardo, miro a fuera del comedor se oyen aún ruidos de batalla.- Señor Augusto cuando habra los ojos Leonardo te lo llevas afuera del pasadizo yo me quedaré aquí cojeré vendajes , pociones y brebajes ¿ de acuerdo?.
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 14 Nov 2008, 22:25

Leonardo Ortega del Castillo

La cabeza se le partía, sentía como si le hubiese caído la mismísima mansión en la cabeza. Al abrir sus ojos sólo pudo contemplar a Augusto, que se encontraba terminando de limpiar sus heridas. Tenía un horripilante sabor en la boca, pero se sintió un poco mas aliviado. Desgraciadamente, sólo un poco. Augusto lo audó a incorporarse y lo guió lentamente hacia... Bueno, Leonardo no lo sabía en ese momento, tan sólo esperaba salir de ese lugar antes que los guardias le cayeran encima. El fragor de la batalla había dejado mella en la mansión y ahora él sospechaba que la suerte se habia tornado bastante adversa para los, por así llamarlos, "conspiradores".

Lentamente y a los trompicones, Leonardo siguió la guía de Augusto, esbozando una leve sonrisa de agradecimiento.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 16 Nov 2008, 00:03

Raul Bernandez

Luciano te miraba de forma extraña, se encontraba cerca de Nuño y este parecia serio, incluso amenazante. Luciano se acerco al herido y aunque no dijo nada, parece ser que rezo alguna plegaria corta antes de volver a mirarte pero no iba a ser Luciano el que hablase, Augusto se le adelanto:

-Miren señores, me importa bien poco lo que vosotros querais hacer con vuestras miserables vidas, pero esto es lo que vale para vosotros esta reunion? este grupo? A la minima salis como ratas por la noche, tan solo son unos guardias y vuestros compañeros estan dando sus vidas por vosotros. Lo menos que podriais hacer es quedaros aqui y ayudarles. Vayanse si quieren por ese pasadizo pero recuerden que aunque puede que sigan vivos jamas podreis limpiar vuestro honor.- Dicho esto le dio un brebaje al herido y a pesar de los problemas que tenia Leonardo para beber, parecia que su cara se tranquilizaba.

Antes de que tuvieras tiempo para pensar en lo que habia dicho Augusto te das cuenta (02 en percepcion) de que Luciano esta intentando esconder una sonrisa.


Leonardo Ortega del Castillo

El viaje fue muy corto y pronto estabas sentado de nuevo. Oias muchos murmullos alrededor tuyo pero aun eras incapaz de analizarlos. Te quedaste quieto, con los ojos cerrados y sin ofrecer resistencia bebiste lo que Augusto te habia dado. Sabia de forma extraña, y aunque la bebida era fria, pronto notaste un gran calor dentro de tu cuerpo, como si la vida recorriese de nuevo tus lastimados organos. Tenias fuerzas para ponerte en pie y darte cuenta de todo lo que estaba pasando. ( Has recuperado 6 heridas mas, estas a 7)


Carlos de Reikland


Pensabas que tu habilidad en el combate era decente, pues te podias defender contra guardias que se entrenaban diariamente, pero Rodrigo era otra cosa. Nose sabes si realmente fue porque estaba lleno de ira o por cualquier otra razon, pero su espada traspaso el cuello del pobre hombre que estaba levantandose del suelo. Fue un golpe limpio y su cabeza rodo por la alfombra con los ojos clavados en ti, o al menos eso pensabas. No podias apartar la mirada de esos ojos sin vida. En un instante pasaste de empuñar con fuerza el escalpelo a que te temblasen las piernas de una forma alarmante. Durante todo el combate no habias pensado sobre la muerte y el dolor que estabas causando, ni siquiera con ese pobre guardia al que habias rematado. Que demonios estabas haciendo? Estos guardias no tienen nada que ver con tu causa o con las injusticas del rey, tan solo hacen su trabajo.

El guardia aprovecho este momento para enviarte al reino de Morr pero la espada de Enrique paro su ataque en el ultimo momento, dejandose a si mismo al descubierto y el otro guardia no tuvo compasion. Le hundio la espada en el vientre y entre gorgoteos cayo al suelo sin un grito de dolor. La situacion se estaba descontrolando, demasiado. ( Has ganado un Punto de Locura)

Don Nuño de Salazar y Olalde

El discurso de Augusto parecia haber dejado algo atonitos a todos sus oyentes, incluido tu. Pero todavia te sorprendio mas lo que solo tu pudiste ver por la ventana. La mujer se hallaba besando al hombre de forma apasioanda, algo que no tenia mucho sentido dada la situacion dentro de la mansion. Unos segundos despues el hombre caia al suelo redondo dejando a la mujer sola en la entrada y mirandote con unos ojos que jamas olvidarias, de una belleza que sobrepasaba a cualquier mirada que alguna vez habias visto.


Entre tanto, Lope baja de nuevo un escalon y una herida le hace sangrar del cuello mientras los dos guardias se abalanzan hacia con mas seguridad que nunca. Lope a pasado de dar alguna que otra estocada a tener que defenderse de los ataques constantes de sus oponentes.
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 18 Nov 2008, 16:02

Carlos de Reikland

Aquel amohade luchaba bien. Se apartó en el último momento de la cuchillada mortal del escapelo de Carlos, para luego contratacar con una estocada que Carlos esquivó a duras penas. Se volvieron a situar uno contra otro, y el intercambio de fintas, cortes y estocadas continuó, sin que ninguno consiguiese asestar un golpe fatal al otro. Entonces, Carlos soltó su arma y cayó de rodillas al suelo...

Mientras él se enfrentaba al Guardia , Rodrigo decididamente avanzó y decapitó sin contemplaciones al soldado que intentaba levantarse. Fue un corte limpio y brutal. La cabeza rodó por el suelo, mirando fijamente a Carlos, con unos ojos marrones llenos de terror.

Los ojos.

Siempre eran los ojos.

En aquel breve instante, de rodillas en el suelo, con los ojos totalmente abiertos y la respiración entrecortada, Carlos recordó la primera vez que había mirado a un cadáver. Unos ojos fríos e inertes, inquisitivos, que aguantaban la mirada. Carlos volvió a sentir exactamente la misma sensación. Sin embargo, ahora era peor. La otra vez, había sido solo una práctica, una disección. Aquel hombre ya estaba muerto y era más un objeto del aula que una persona. Esta vez era diferente. Un hombre acababa de morir brutalmente delante de él. Un hombre con un nombre y una vida, al igual que el que Carlos había rematado sin piedad momentos antes. Es cierto que aquellos hombres hacían solo su trabajo, y luchaban por sus vidas al igual que estaban haciendo ellos. Aquello le estaba sobrepasando...

En unos instantes, el frío y calculador Carlos se había convertido en una figura arrodillada y temblorosa, con una mueca de terror en la cara.. El soldado almohade, con una sonrisa de satisfacción, aprovechó ese momento para asestar el golpe de gracia a Carlos, y su afilado acero estaba ya a centímetros del cuello cuando Enrique Teodor, paró la hoja, hizo retroceder al hombre y le asestó un golpe directamente al corazón. Que el condenado Guardia volvió a esquivar. Repitiendo otra vez su efectivo contragolpe, atravesó el vientre de Enrique Teodor, que cayó al suelo fulminado, sin un grito de dolor, y muerto antes de tocar el suelo.

Carlos solo había visto reflejos de este enfrentamiento, con su mirada perdida en el infinito. Sin embargo, sabía perfectamente que había pasado.

Puede que aquel hombre solo estuviese haciendo su trabajo. Pero en el proceso, había quitado la vida a un hombre que se sacrificó por él. Ahora era algo personal...

Intentando volver al mundo real, Carlos recogió su hoja del suelo, muy lentamente, casi de forma imperceptible. Levantándose rápido como un rayo y directo al vientre del Soldado, Carlos atacó.

Vengaría a Enrique Teodor.
Última edición por Weiss el 01 Dic 2008, 00:22, editado 1 vez en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 18 Nov 2008, 17:09

Leonardo Ortega del Castillo

Al abrir los ojos, Leonardo sentía una extraña calidez en su interior. Trató de incorporarse torpemente apoyándose en la banqueta en la cual estaba sentado. Un ligero tirón en el costado le recordo de su herida, ahora cerrada y cosida inprovisadamente. Al palparla sintió un suave estremacimiento, pero, por suerte, no le molestaba tanto. El dolor había amainado, salvo por una jaqueca y un leve revolvimiento en su estómago. En el estado de semiinconciencia, había sido capaz de escuchar, aunque lejanamente las palabras pronunciadas por los hombres allí presentes.

-Este tío tan pomposo me está cansndo-; pensó Leonardo sobre "don" Nuño. - Es una verguenza para los Hijos de Myrmidia.-

-Señor Luciano, si me permite-. Sus primeras palabras sonaron débiles y entrecortadas, pero en las posteriores había una firmeza y resolucion mucho mayores, acompañadas por un aumento en el volúmen.- Antes de tomar una desicion, necesitamos con urgencia saber la situación tanto dentro como fuera de la casa. Hay gente defendiendonos con su vida aqui, y no esta en mi mente ni mi corazón abandonarlos. Hermano Raúl, sea usted el ejemplo; la Diosa está con usted, la valentía y la fuerza lo estarán si se decide a guiar a estos hombres a la victoria. En cuanto a usted, mi señor don Nuño; haga lo que se le plazca. No lo considero un compañero, mas bien una vergüenza para la sangre de los Estalianos. Ya sabe como salir de este atolladero.

Hasta el mismo Leonardo se sorprendió de las palabras que habían salido de su garganta.

Si mi momento llega, lo esperaré como un hombre; mas mi voluntad, al menos, no cesará hasta que la muerte de mi familia no haya sido vengada. Lo juro por ésta, la sangre de mi padre.


Off: Espero una breve reseña de la situación (mi personaje la desconoce); espero haber tocado en el orgullo de Nuño y en el corazón de Raúl. Me interesa saber en lo posible cuantos guardias hay adentro y afuera. Si la mansion es defendible, Leonardo combatirá, es consciente de sus limitaciones pero por su orgullo y su odio a la Casa Real habra de hacer lo posible para ayudar.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 18 Nov 2008, 21:21

Don Nuño de Salazar y Olalde

Los discursos de Augusto y Leonardo dejaron sin palabras a Nuño durante un instante. Un instante antes de ver aquellos terribles ojos. ¿Qué demonios le había ocurrido a aquel hombre? ¿Qué pintaba aquella mujer en todo eso? Nuño retrocedió, aterrorizado, sin despegar los ojos de aquella mortal mirada. No porqué no quisiera, si no porque no podía. Deseó salir corriendo de aquella condenada mansión, pero sus piernas no respondían. Ante la atónita mirada de los presentes, Nuño siguió retrocediento hasta la pared, dejando caer la daga y sin apartar la mirada de la ventana.
Última edición por Van Hoffman el 23 Nov 2008, 02:34, editado 1 vez en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 18 Nov 2008, 21:51

Raúl Bernandéz

Tras oír a Leonardo de ponerme como ejemplo a seguir en esta estúpida reunión se me aparece una sonrisa burlona en la cara, atento a Don Nuño por la reaccion de los comentarios de Ortega del Castillo, coji varios brebajes y pociones y le respondí al señor Luciano con tono decidido:

-Señor Luciano Leonardo tiene razón, no sabemos si son solamente un grupo de guardias quizás o incluso afuera nos esperarán regimientos enteros, habra que reunir a los que estan luchando en los pasillos poco a poco, luego cortar la via de escape hacia la sala del comedor, y en pareja de dos ir por el pasadizo ¿ crees que es buena idea Leonardo?.- Pregunte con tono preocupado a la vez, me temblaban los dientes de arriba y mi mano derecha cerrada en la empuñadura de la espada corta puesta en el cinturón estaba realmente sudada, aún afuera en los pasillos continuaba la lucha...
Si miras esto eres cotilla ¿lo sabias?.

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 18 Nov 2008, 22:29

Leonardo Ortega del Castillo

Sus palabras parecían haber obrado algo en el monje, aunque tal vez no tanto.
¿Por que tantas ganas de largarse de aquí? Un iniciado de la Diosa debería ser una espada valiosa... Tal vez logremos revertir este asunto...
Leonardo no tenía la intención de huir con tanta facilidad de aquel lugar.

- Hermano Raúl, creo que es menester primeramente no perder este bastión, si es defendible. Sugiero una evaluación rápida de las afueras, tal vez podamos salir de esta combatiendo. Por mi parte volveré con Lope, merece algo más de nosotros. Si la situación se torna insostenible, no tendremos más remedio que huir, pero nunca, abandonar a los camaradas.

Luciano y Augusto, espero su opinión pues sabrán ustedes mas que yo; y de ello depende la desición a tomar en este momento.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Uranga
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 531
Registrado: 27 Jun 2007, 21:40
Ubicación: Bilbali

Mensaje por Uranga » 27 Nov 2008, 23:15

Master


Al parecer, el renovado ataque de Rodrigo y los nervios de acero de Carlos y Lope hicieron dudar a los guardias que sabiendo que venderiais cara vuestra piel ya no arremetian de forma tan segura, y el ruido de los aceros se fue haciendo mas tenue. Al cabo de varios segundos, cuando empieza a nevar fuera los guardias presas del panico empiezan a huir. Los dos guardias que se encontraban con Lope lo empujan presas del panico y huyen por la entrada principal, corriendo como si hubiesen visto a un fantasma.
El almohade por su parte, vio como sus compañeros huian del combate y despues de mirarte a los ojos, se despidio en un idioma que no conocias. Rapido como el rayo intentaste seguirle para vengar a tu compañero pero no llegaste a tiempo. Os encontrabais solos, y poco a poco os fuisteis reuniendo en la entrada de la mansion. Habia bastantes heridos y dos de vuestros amigos yacian sin vida en la alfombra. Luciano se acerco a Rodrigo e intento ayudarle, pero al acercarse a el no pudo dejar de mirar a el jardin, y todos vosotros segisteis su mirada.

Luciano parecia tranquilo pero vosotros no entendiais nada, una mujer bellisima se encontraba fuera, mientras nevaba, y el cuerpo de un hombre muerto hacia la escena aun mas misteriosa. La noche no os dejaba verla de forma clara pero Nuño, sabias que se trataba de la misma mujer que te habia estado mirando. Rodrigo aun tenia lagrimas en la cara, y Augusto intentaba desesperadamente resucitar a un Enrique desengrado.

-Por fin, no os preocupeis, es una amiga mia.- La cara de Luciano paso de ser tranquila a expectante y aunque aun estabais temblando por el combate que apenas unos momentos se habia terminado, vuestra curiosidad era enorme.
Siente el WAAAGH dentro de ti

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 28 Nov 2008, 14:02

Don Nuño de Salazar y Olalde

Nuño estaba paralizado. ¡Ahora resultaba que aquella mujer era amiga de Luciano! ¡Maldito viejo! ¡Por su culpa casi le da un infarto! Su enfado era magno. Primero, tras ganarse la confianza de todos los presentes, se va al garete por la intervención de los hombres del Rey. Después, pierde toda su influencia con sus compañeros tras el asunto del pasadizo. Y por si fuera poco, aquella siniestra mujer ahora resultaba ser una amiga. La cordura de Nuño estaba a punto de desaparecer. Finalmente, estalló.

- ¡¿Cómo que es su amiga!? ¡Esa mujer ha matado a un hombre! ¡¡Después de besarlo!! Que alguien me explique qué demonios está pasando aquí, o juro por la Real Casa de Ávila, que esto no quedará así.
Última edición por Van Hoffman el 29 Nov 2008, 16:37, editado 1 vez en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Responder

Volver a “Sombras de Obregón”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado