Acto I: Tierra y Fuego

Partida dirigida por Weiss

Moderador: Weiss

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 27 Mar 2009, 00:39

Una voz profunda, antigua, grave y solemne se alzó sobre el incesante murmullo de la Cripta, y absolutamente todos los presentes se volvieron para contemplar al posedor de esa voz.

De Vlad Von Carstein.

El Gran Teogonista Volkmar se alzaba en el centro de la Cripta, ayudado por un báculo y vistiendo una sencilla túnica roja. Sin embargo, distaba mucho de ser el poderoso Volkmar de unos años atrás. Ahora, era un individuo mucho más débil y agotado, sin el impetu que sentía antes, que le hacía dirigir cualquier enfrentamiento contra el Caos desde la vanguardia, en su legendario Altar de Guerra. Volkmar estaba más delgado y demacrado, siempre iba en silencio y era muy reservado. Por eso, su súbita intervención soprendió a los que ocupaban las Criptas.

Después del silencio que se produjo, fue el Lector quien tomó la palabra, ansioso por reconducir la conversación.

Creo que no hace falta que os presente a Su Santidad, el Gran Teogonista Volkmar.

Volkmar, apoyado en su Báculo, símbolo de los Grandes Teogonistas, se fue acercando al grupo, situándose al lado del Padre Lantermann, y examinando al grupo, con sus profundos ojos, llenos de sabiduría. Otra vez incómodo por el silencio, el Lector habló.

Creo que antes me he entusiamado demasiado, y no han entendido bien... Para empezar, os presentaré a mis hermanos. Yo soy el Lector Magnus Von Steinhoff, y nos acompañan el Guardián de la Cripta, Klaus Lantermann, el hermano Johannes Liszt, y el Iniciado Ferrund Von Hurst. Efectivamente, como ha señalado Su Santidad, el cadáver desaparecido es el del Conde Vampiro, no los Santos Restos del bendito Wilhelm III. Sus reliquias siguen en su sarcófago -dijo mientras se acercaba al enorme ataúd de piedra, que tenía la escultura del Gran Teogonista descansando encima, con las manos cruzadas sobre el pecho y expresión tranquila- Hemos comprobado que ninguna de las dos cerraduras del sarcófago ha sido forzada, y el cadáver del Teogonista no ha sido profanado. Sin embargo, alguien averiguó que Vlad estaba enterrado debajo, bajo esa losa. Es un secreto que muy pocos saben, por lo que este robo nos llena de preocupación...

Repito que a los restos del Gran Teogonista no les ha pasado nada gracias a Sigmar, así que nadie los profanará ahora. Olvídese de sus gracias y de sus ideas, galeno. El sarcófago está totalmente limpio por fuera, ya nos hemos asegurado de ello, ningún tipo de marca. Lo único extraño que vio el Padre Lantermann cuando descubrió el robo fue que el sarcófago había sido desplazado, dejando al descubierto la tumba de Vlad... que estaba abierta y vacía. Sólo existen dos entradas a esta sala: por la que habéis entrado, y la entrada de honor, que sólo se abre cuando el cuerpo de un Gran Teoginista entra en la Cripta. Las llaves de la puerta habitual le son confiadas al Padre Lantermann, y las de la puerta de honor se le otorgan simbolicamente al último Iniciado que se ha convertido en Sacerdote, en este caso, el Padre Liszt.

El robo fue descubierto ayer, a la hora del cierre de la Cripta, a las diez de la noche. Como sabéis, poco después recibísteis nuestro mensaje, así que seréis conscientes de la gravedad de la situación si actuamos con tal presteza... Habéis sido llamados para rastrear y recuperar el cuerpo del Conde, y el Iniciado Ferrund os acompañará, como representante de la Iglesia de Sigmar.


Después del discurso, el Lector calló, examinando la expresión de los convocados. Habían recibido mucha información de golpe, y necesitaban tiempo para asimilarla. Les dejó unos segundos, para que reflexionasen, pero entonces, la poderosa voz de Volkmar volvió a sonar.

Os daréis cuenta de lo peligrosa que es la situación. No sabemos quién lo ha robado, ni sabemos con qué fin, pero sólo pensar en cuál podría ser es suficiente para que se me encoja el corazón. El Lector Von Steinhoff se ha ocupado de seleccionaros personalmente, confiando en que encontraréis el cuerpo antes de que el asunto alcance dimensiones catastróficas. Y una vez más, debo recordaros que guardéis el secreto en todo momento... la gente ya tiene bastante con las miserias del día a día, no debemos causarles aún más dolor. En nombre de Sigmar, encontrad el cadáver del Conde.

Los ojos de Volkmar se posaron sobre cada uno de ellos, al igual que los de Liszt, Lantermann y Von Steinhoff. Ahora que ya conocían el problema, debían pensar en cómo empezar a resolverlo...



FDI: Eldril, consigues utilizar la habilidad de Sentir Magia, pero lo que te revela no es demasiado útil, ya que además de todo el Shyish que ocupa la Cripta, todos los Sacerdotes presentes son canalizadores de los Vientos, por lo que no ves más que una enorme cantidad de corrientes entremezcladas, pero todas dentro de lo esperado. En cuanto a medios mágicos, no eres capaz de pensar en uno en concreto son saber más sobre cómo fue. Alexander, tú te das cuenta de que en vista de toda la gente que hay en la sala, te será imposible encontrar ningún tipo de huella o rastro. Para descubrir esto, te basas en que el polvo que debería cubrir la Cripta está totalmente ausente, lo que significa la gran actividad que ha habido últimamente en la habitación. En cuanto a la Percepción, excepto la evidente falta del cadáver, no ves nada. Todo es extrañamente normal.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
portela
Mutado
Mutado
Mensajes: 112
Registrado: 13 Feb 2009, 20:52

Mensaje por portela » 27 Mar 2009, 01:01

Félix

Había pocas cosas en el Viejo mundo capaz de sobresaltar al ya experimentado mercenario... había visto demasiadas cosas en los últimos 15 años pero sería mentria decir que no dio un pequeño bote de susto al oir que habían robado el cadaver del Conde vampiro y solo gracias a un gran esfuerzo consiguío reprimir un largo suspiro

Increible... alguien ha entrado en esta "cámara" llena de monjes movido de lugar un ataúd de esas dimensiones y robado el cuerpo que había dentro que solo un puñado de personas sabían que estaba y por último salir de aqui con el cuerpo a cuestas sin que tampoco se entere nadie... no esto no lo ha podido hacer un ser humano... nos enfrentamos a un ser de una fuerza, rápidez y tal silencio que es muy superior al de un ser humano o seres inferiores... je! al menos podemos descartar a los orcos (con que maldito humor me he puesto) bien dejemonos de suposiciones y vayamos a cosas serias...

¿Decís que esto lo hicieron ayer? Sea quien sea dudo mucho que haya podido alejarse mucho de la ciudad... porque tengo seguro que tras hacer esto no se quedará por aquí cerca, debemos descubrir que tipo de ser es, por donde se ha ido, si tiene conplices y sobre todo... debemos descubrir como acabar con él ¿Alguna idea?
mejor morir en un campo de batalla empuñando una espada y junto a tus camaradas, que en la cama de viejo sin poder vivir mas que de la piedad se tus descendientes

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 27 Mar 2009, 01:39

Kallad Kargusson

Derrepente en mitad de la conversacion se alzo una grave y poderosa voz sobre todas las demas Vlad Von Carstein
Solo el nombre ya le sobresalto, Vlad, ese ser que casi conquisto el Imperio, arraso cientos de ciudades y aldeas con su incontable ejercito no merto, que habia vuelto de la vida en varias ocasiones, demasiadas me perminto añadir. Aquel monstruo al que por fin habian conseguido derrotar gracias al Gran Teogonista...Entonces Kallad se volvio y vio a una imponente figura, apoyada en un alto baston, simbolo de los grandes Teogonistas, y una larga tunica, se ergia en el centro de la cripta...El Gran Teogonista Volkmar. Kallad no pudo contener su sorpresa y sus ojos se abrieron de par en par. Desde que llego al Imperio habia oido ablar incontables historias de ese gran hombre, de sus incesantes luchas contra el caos, de su imponente personalidad...Kallad se volvio hacia el y ejecuto una breve reverencia apoyandose en su hacha.

El letrado tomo la palabra rompiendo el incomodo silencio que reinaba en la cripta...Primero se presento a el y a los presentes, y luego explico la situacion con mas claridad.

-Han robado el cuerpo del conde??Por grimnir esto no puede traer nada bueno...pero...como demonios lo han conseguido? tan solo hay dos entradas que solo pueden ser abiertas por el Padre Latermann y el Padre Liszt...Ademas no hay nada fuera de lo normal y solo unas pocas personas saben que el cuerpo de el conde descansaba en esta tumba...ciertamente esto no es normal. Quin a podido hacer esto?? y con que proposito?

Como demonios iban a resolver ese quebradero de cabeza? Tenian muy pocas pistas y mucha prisa.

-Es cierto que el ladron o ladrones no han podido ir muy lejos. Deberiamos preguntar a la guardia y a la gente si han visto algo extraño esta noche. Y padre Liszt, usted no noto nada extraño en el dia de ayer? cualquier cosa, algun momento de ausencia...cualquier cosa por pequeña que parezca podria ser vital. Si nada de eso funciona deberiamos rastrear las entradas, hueyas o cualqiuer cosa...aunque ya no sera facil. Aunque si se han llevado a Vlad lo mas probable es que sea para volver a llevarselo a casa...Creo que la apuesta mas segura es Sylvania...
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 27 Mar 2009, 02:00

Morrslieb Festag, "Luna"

**De todos los individuos que habitaban el Imperio, aquel era el único que no esperaría encontrar allí**

Morrslieb se estremeció. Un fuerte escalofrío recorrió su espalda. Un sudor frío apareció en forma de pequeñas gotas en su frente. Lentamente, se volvió para ver de donde provenía aquella poderosa voz que había nombrado aquel nombre maldito. Su estremecimiento y su sorpresa fueron mayores cuando vio al mismísimo Gran Teogonista detrás de ella.

- Santidad... -dijo apartándo rápidamente la mirada y haciendo una reverencia. Un individuo de la talla de aquel hombre debía ser respetado y admirado, independientemente del Dios al que sirviera.

Tras la aparición del Gran Teogonista, el Lector, que se presentó como Magnus von Steinhoff, continuó hablando. Los temores de Morrslieb no hicieron más que acrecentarse. Gracias a Morr, los restos sagrados de Wilhelm III estaban tranquilos, por lo que elevó una silenciosa plegaria de agradecimiento al Dios de los Muertos. Sin embargo, el cuerpo del maldito Vlad von Carstein había desaparecido, y Morrslieb metería la mano en el fuego al sospechar del motivo. Y aquello le hizo pensar en el Anillo. Quizás lo mejor sería preguntar más tarde, en privado. Morrslieb lo tenía claro: alguien quería resucitar a Vlad von Carstein, y ella debía impedir tal ofensa a Morr. Pero antes, debería conocer otros puntos de vista, y tantos detalles como le fueran posibles.

Se acercó al oído del hechicero amatista, del cual se había mantenido a escasa distancia, y susurró unas palabras.

- ¿Qué opinais, Necromante?
Última edición por Van Hoffman el 27 Mar 2009, 17:03, editado 1 vez en total.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 27 Mar 2009, 07:05

Kurt Vinyaard

"De Vlad von Carstein"

Solo escuchar aquel nombre, toda la humanidad de Kurt casi dió un vuelco.

Por todos los Dioses... No...

Miles de cosas pasaron por la cabeza del hombre. La guerra, la miseria, la desolación. Había sido testigo demasiadas veces de todo eso, como rastro del andar de un solo vampiro. Y no podía imaginar que pasaría si aquel, el mas terrible y sanguinario de todos se alzase de nuevo, agrupando a todos los detestables sylvanos, nigromantes y vampiros sedientos de poder. Demasiado era saber que el infame de Manfred había vuelto. Había que impedir a toda costa que Vlad resurgiese. Y esa misión parecía haber recaído en ellos.

El segundo vuelco se dio cuando pudo observar al hombre que había enunciado esas palabras. Había escuchado muchas historias acerca de Volkmar, y, por lo menos antes de su desaparición, lo había admirado. La resolución para perseguir a los enemigos, la fuerza de voluntad para mantenerse firme y luchar... Su misma partida a los Desiertos del Norte para desafiar al mismísimo Archaron, era en si un ejemplo. Pero verlo ahora... Tan viejo, tan consumido, caminando dificultosamente por la estancia, tan escuetamente vestido...
Pero su mirada... había algo allí que a Kurt le conmovió. Era la mirada de la fortaleza, de la fe misma tal vez, si es posible. Ahora parecía casi imposible dudar de la integridad de aquel gran hombre, que había soportado inenarrables penurias hacía tan poco tiempo.

Cuando su mirada se fijó en el se estremeció. Con una respetuosa inclinación a modo de reverencia le hizo saber que estaba allí para encontrar ese cuerpo, ese maldito cuerpo, así tuviera que rastrearlo hasta la mismísima fortaleza de Drakenhof. Tal vez no lo hiciera por el Teogonista ni por el Imperio. Pero igualmente estaba allí y no habría de rendirse. Tenía razones mas que fuertes para hacerlo, viejas cicatrices que cerrar.

Tardó unos instantes en reponerse y volver a ver las cosas con claridad. Sentía que muchas posibilidades surcaban su mente vertiginosamente, apenas recuperado del choque que fue para él ese ultimo minuto.

Luego de las ultimas palabras del Lector, pasado unos instantes en que a todos ellos se les pudiesen acomodar las ideas, se dirigió hacia el sacerdote que los había estado esperando afuera de la catedral.

¿Podría hablar con usted unos momentos, Padre Liszt?

Off: Trato de conversar con el Padre para conocer algunos detalles de sus obligaciones como guardian de las llaves de la entrada de honor de las criptas; como por ejemplo: dónde se guardan, quien mas podría haber tenido acceso a ellas y si no ha notado nada fuera de lo normal en el dia de ayer, ya sea concerniente a las llaves u otro suceso en particular.
Las preguntas no les son formuladas en tono acusador, en ningun momento dudo de su integridad como hombre de fe, mas bien trato de familiarizarme con esos detalles. Por las dudas, mantengo los ojos abiertos ante alguna reaccion extraña de su parte o de los que nos escuchasen.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 27 Mar 2009, 17:07

Gunther Speinther

Escuchaba todo aquel discurso intentando no inmutarse demasiado. Desde luego, era una noticia horrible merecedora de la mas oscura obra de teatro, y aparentemente, sin solucion.

La negativa era evidente antes incluso de que el galeno le formulara la pregunta, asi que ni siquiera repuso ante la respuesta.

Siempre supe que no seria bien recibido aqui...

Por otra parte, el asunto de sacar el cuerpo de la ciudad le resulto de lo mas interesante.

Escuchad hombres de fe, hechiceros, y guerreros... -dijo mientras miraba a todos los presentes de cada una de las categorias... finalmente, mirando a Kurt, dijo- ...y otro tipo de personajes igualmente... importantes.. :D Lo que tenemos ante nosotros, es el mas negro de los negocios. Negro como la misma noche (momento en el que salio de la ciudad si es que fue un vampiro quien lo saco...) o negro como el mismisimo... -sopeso acabar la frase, esto traeria muchas culpas, pero realmente era importante, nunca se considero un heroe, pero tendria razon al decir, que en lo ironico y burlesco de su ser, realmente lo era- mercado negro de Altdorf...

De pronto todas las miradas se centraron en el, estaba seguro de que lo tomaban por el mas vil criminal, y era bien seguro que lo apresaran alli mismo.... Si no quieren obtener el cuerpo, claro...

Solo hay una forma de conseguir descubrir quien se llevo el cuerpo... y esa forma es entrando en los bajos fondos. No pregunteis a la guardia, que a buen seguro puedo decir que son mas ciegos que cualquiera de las losas de piedra que "tapan" y "cierran" estos sarcofagos... Me permito añadir que me siento elogiado de poder ver en persona a su Santidad, ademas de poder conocer al fin sus nombres... Ahora bien, si es que mi plan diera resultado (y el que no lo crea bien puede ser tachado de necio) no podra ir a corroborarlo cualquier miembro del grupo... -levanto un dedo y fue pasandolo por los miembros del grupo- Ni usted... -dijo señalando a la sacerdotisa- Ni usted... -dijo señalando al sacerdote- Ni por supuesto, usted... -dijo finalmente señalando al mago.

Si tienen otro plan.... lo prefiero :D
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Mensaje por Eldril » 27 Mar 2009, 20:30

Eckhardt Abnett

Con la aparción del gran Teogonista, no mostré signo de asombro. Un muerto no lo haria y yo era lo mas parecido a eso.
Aún así, hice una breve inclinación en muestra de respeto, puesto que el aspecto mas proximo a un dios, se presento delante nuestro.

el asunto es realmente grave... quien sino tenia mayor poder sobre la muerte que alguien que tan junto a ella vivia

-No hay mas sentido ni objetivo para un cuerpo muerto, que el de volver a la vida.

Quién? Por qué? y cómo?

Mi mente és un torbellino de pensamientos. Formulo las preguntas en voz alta, con tal de sembrar la duda entre los demas visitantes y intentar llegar a conclusiones comunes.
Con voz firme, y tranquila questiono:

-Quién puede querer que el maléfico Vlad Von Carstein vuelva a la no vida? ¿Qué motivos pueden empujar a este ser a resucitar a tan abominable peligro para el imperio?Y creo que es bastante obvio que los medio utilizados para sonsacar al templo de Sigmar tan impuro cuerpo no han estado físicos... Cómo se ha podido llevar a cabo?

tengo muchisimas dudas... este es un gran problema difícil de resolver. Por las caracterísitcas de la mision y mis conocimientos, creo que un mago sombrio sera el ejecutor perfecto para tal mision, pero eso es algo que ja desvelaré en caso de que sea necesario...
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 30 Mar 2009, 23:31

Mientras la actividad continuaba a su alrededor, con Sacerdotes conversando en grupos, discutiendo sobre qué hacer, Iniciados llevando recados o acarreando enormes tomos, las preguntas de los convocados se fueron sucediendo. El Gran Teogonista asistió a todas ellas con gesto serio, sin transmitir emoción ninguna, sumido en sus pensamientos. Por su parte, el Padre Lantermann se sobresaltó cuando su parte en la historia fue relatada, y no dejaba de asentir con la cabeza. Liszt también se encontraba pensativo, apoyado en una columna, con los ojos fijos en el suelo y conversando con sí mismo. Era increíble que en medio de semejante frenesí, aquel hombre fuese capaz de mantener esa calma.

Pero una vez más, fue el Lector quien desempeñó el papel principal, contestando a cada una de las preguntas que le planteaban. El Lector Von Steinhoff era totalmente opuesto a Volkmar. Mientras que Volkmar se mantenía en silencio, meditando, y sólo hablaba cuando lo veía totalmente necesario, Von Steinhoff era mucho más comunicativo, parecía tener la respuesta a todo, y además poseía una gran habilidad para hablar, digna de los más grandes oradores. Antes de alcanzar el cargo de Lector en la Catedral, sus sermones en el Templo de Carroburgo, del que se encargaba, eran ampliamente conocidos, además de su celo y su infinita fe en Sigmar.

Bueno, en realidad no sabemos con exactitud la hora a la que el robo fue cometido, pero sí estamos seguros de que fue a lo largo del día de ayer. Antesdeayer la tumba estaba en perfecto estado, algo que el Padre Lantermann aquí presente puede confirmar, ya que le cambió las flores. Y en cuanto a la ciudad... Señores, estamos en Altdorf, una ciudad de más de cien mil almas... Decir que el cadáver tiene que estar en la ciudad es como no decir nada.

En ese momento, Liszt salió de su meditación, hizo un gesto al Lector e intervino, dirigiéndose a Kurt.

Caballero, estaré encantado de responder a sus preguntas.

Alejándose un poco del grupo principal, Liszt se dispuso a resolver las duda de Kurt Vinyaard. Una vez que los dos hombres se alejaron, el Lector siguió con su discurso... hasta que el galeno hizo su intervención. Todos los presentes se quedaron pensativos al escuchar el argumento, ya que, aunque retorcido, no estaba exento de lógica. Una oscura y enfermiza lógica.

No debemos descartar ninguna opción -por una vez, el Lector parecía alicaído, como dándose cuenta de lo mal que se podrían poner las cosas en el caso de que el galeno tuviese razón- Arregláos como podáis... Sin tener ninguna información, no podemos hacer otra cosa que probar con todo lo que se nos ocurra. Haced lo que queráis con la Guardia, o con el mercado, pero por el amor de Sigmar, llevad la misión a buen puerto. Soy un estudioso de los textos arcanos, y no podéis ni imaginaros cómo era el tiempo en el que el Conde andaba sobre la tierra. Fue una de las épocas más oscuras de la Historia del Imperio, y no estoy dispuesto a permitir que se repita. Mientras investigan, puedo ocuparme de reunir la información disponible sobre Vlad, por si sirviese de algo...

Y entonces, el Necromante intervino, haciendo la observación que terminó con la vitalidad y energía que había demostrado el Lector hasta aquel momento. Ninguna de las afirmaciones que hizo constató nada que el Lector no supiese ya, pero oírlas de boca de un heraldo de la Muerte las hacía aún más terroríficas...

No tenemos nada, nada en absoluto...

Girándose rápidamente, el Lector asestó una patada a una vela que estaba colocada delante de la tumba de Wilhelm III, derribándola y apagándola. Acto seguido, volvió a mirar al grupo, resoplando.

Lo siento, siento comportarme así, pero... Santidad, por favor, discúlpeme.

Con paso acelerado, el Lector se fue de la Cripta, dejando perplejos a los presentes. Fue Volkmar quien habló entonces.

Es un buen hombre, y se preocupa en verdad. Si le necesitáis, estará orando en alguna de las capillas de la Catedral. Yo también debo pedir consejo a Lord Sigmar, así que si tenéis alguna duda que plantearme, ahora es el momento. El tiempo no juega a nuestro favor.

La voz de Volkmar era la sabiduría personificada. Sus palabras, aunque escuetas, transmitían calma y seguridad. Con aquel hombre al frente, parecía imposible creer que no serían capaces de recuperar el cuerpo. Pero desgraciadamente, la realidad era bien distinta.



A escasos metros, alejados ligeramente del revuelo principal, Liszt hablaba con Kurt Vinyaard.

Me recuerdas a un hombre que conocí, un buen hombre. Era uno de los convocados, pero desgraciadamente falleció hace poco... Miller Cazavampiros se llamaba -Vinyaard, ante la mención de ese nombre, se sobresaltó- No hace falta que disimules. Antes de ser Sacerdote fui Guardia, y conocí a Miller. En tu mirada, en tus ojos, veo la misma decisión y seguridad que veía en los suyos. Me alegra saber que hay más como él, dispuestos a acabar con esas horrendas criaturas. Pero bueno, estoy divagando. Las llaves del Padre Lantermann son éstas -dijo mientras sacaba un manojo de llaves, de evidente manufactura enana- las tengo yo porque las necesitaba para abrir la puerta al conduciros a la Cripta, pero habitualmente es él quien las lleva siempre encima. Son el símbolo de su status de Guardián, las guarda celosamente y nunca se separa mucho de ellas. En cuanto a la mía... -Liszt se llevó las manos al cuello de la túnica, tirando y sacando una cadena con una llave que llevaba oculta debajo de la túnica- es ésta. Es algo simplemente ceremonial, significa algo así como que el más joven abrirá las puertas al más viejo. Pero te aseguro que no ha sido mi llave la utilizada, pues nunca, bajo ningún concepto, me separo de ella... Si alguien puede ayudarte en el asunto de la llave, es Klaus Lantermann...
Última edición por Weiss el 31 Mar 2009, 23:36, editado 2 veces en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
portela
Mutado
Mutado
Mensajes: 112
Registrado: 13 Feb 2009, 20:52

Mensaje por portela » 31 Mar 2009, 13:47

Félix

mmm...el galeno aun falto de escrúpulos tiene razón para este tipo de misiones tenemos que saltarnos varias reglas "morales"...pero para el mercado negro necesitaremos...esto.... como decirlo... !a si!...cosas relucientes...tambien llamado... !oro!... y yo ultmimamente ando escaso de ese material... ademas aunque no me guste sacar el tema creo que aún no hemos hablado del... "sustento" por esta misión, además aunque mi escudo y espada han acabado con muchos tipos de criaturas del caos poderosas no se porque me da que a las que nos vamos a enfrentar van a ser aún mas complicadas de matar... ¿no tendreis por casualidad algun tipo de proteccion especial que os sobre? o alguna espada mágica bendecida por nuestro Dios protector... :roll:

No se por que me da que tras esta conversación me van a odiar aún mas que al galeno... pero esta misión será complicada y no se ganara sin gastar cantidad de sangre y oro y por sigmar... !!no quiero que sea mía!!
mejor morir en un campo de batalla empuñando una espada y junto a tus camaradas, que en la cama de viejo sin poder vivir mas que de la piedad se tus descendientes

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 01 Abr 2009, 00:26

Morrslieb Festag, "Luna"

Morrslieb se quedó pensativa mientras sus compañeros hablaban y sus dudas eran resueltas por von Steinhoff. Al parecer, no tenían mucha información, a penas sí sabían que les habían robado el cuerpo. Aquello no hizo más que preocupar a la muchacha. Alguien que entrase en la Cripta de los Teogonistas, robase un cadáver y escapase, sin duda debía ser muy peligroso.

La iniciada se sobresaltó cuando el Lector pateó una vela y se marchó de la Cripta. Después, oyó al Gran Teogonista decir que iría a orar a las capillas. Decidió que aquel era su momento. Le dedicó una reverencia al Gran Teogonista y dijo sin mirarle a los ojos.

- Si me disculpa, Su Santidad. Caballeros... -dijo dirigiendose al resto de los presentes.

Morrslieb salió a paso rápido de la Crípta, siguiendo los pasos del Lector. No le costó mucho encontrarlo. A penas le había dado tiempo de alejarse mucho, cuando la jóven le abordó.

- Disculpe, Eminencia... Me gustaría preguntar una cosa en referéncia al robo... -se estremeció ante el concepto del robo de un cadáver- ¿El Anillo de la leyenda estaba en el cuerpo del Maldito?
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Eldril
Mutado
Mutado
Mensajes: 155
Registrado: 28 Nov 2008, 00:26
Contactar:

Mensaje por Eldril » 01 Abr 2009, 23:23

Eckhardt Abnett

Estoy totalmente pensativo, pues no vislumbro solucion aparente.

Parece que si la lapida se hubiese colocado en su lugar de nuevo, nadie hubiese sabido nada. Por que la dejarian abierta?

Dirijiendome al gran teogonista con el mismo tono de muerte que con la demas gente.

-Cuán transitada está la cripta, por haver en ella tan santos cuerpos. ¿Es esta su rutina diaria? ¿O su flujo de sacerdotes es muy menor ?

El tiempo corre, y el destino sigue su camino... el cuerpo ha sido robado, así que tenemos que salir en su busqueda.

Ahora dirijiendome a todo el grupo, sin mirar a nadie en concreto:

-El destino no nos esperará, y su paso será implacable. Dividamonos, y busquemos todo lo que podamos. El tiempo corre... en contra de todos.

Aún quedan cabos por atar...

-Cuándo Morslieb vuelva, nos separaremos por grupos. Y nos dirigiremos ahí donde creamos poder encontrar algo. Cada grupo enviará noticias de sus investigaciones a cada hora. Y según pase el implacable tiempo, nos encontraremos aquí con tal de reunirnos, o recopilar información.

Una vez dicho esto, me dirijo a hablarle al padre Lantermann

Es una lastima que su tiempo se le este acabando en esta situación

-Discuple Padre Lantermann, puede explicarme todo sobre sus llaves. No dudo de usted, pero tengo muy en cuenta la habilidad del ladrón.
"Un hueso roto por cada rama rota con una pisada"

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 02 Abr 2009, 00:03

Kallad Karguson

-bueno señores, lo unico que sabesmo es que no sabemos nada, excepto que el robo se produjo a lo largo del dia de ayer. No tenemos ni idea de quien pudo ser, pero yo apuesto a que no es humano, alguien normal no puede llevar a cabo un robo tan bien hecho; ademas, quien en su sano juecio querria robar el cadaver de Vlad??? Y como dice el mago podrian haberlo hecho de tal forma que no se ubiese percatado nadie...Puede que haya sido a proposito, a lo cual no el encuantro muxo sentido; o porque no le dio tiempo de volver a tapar la tumba...De todas formas deberiamos movilizarnos y buscar informacion cuanto antes, el tiempo corre en nuestra contra y el cadaver se aleja de nosotros mientras discutimos...asi que en cuanto estemos preparados, en marcha!!

Presto atencion a la conversacion del mago con el padre Lantermann con el fin de enterarme de algo relacionado con las llaves y como demonios entraron...esto cada vez es mas desconcertante...
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 02 Abr 2009, 19:39

Gunther Speinther

Ante tamaña muestra de liderazgo por parte del hechicero y la endiablada iniciativa que tomaron todos los miembros del grupo, cada uno por su cuenta, Gunther no pudo sino poner una mueca de asco...

Esto... ¿quien te ha nombrado lider de nosotros? -la pregunta del galeno cruzo el aire, pudiendose oir por encima de las conversaciones- Para ser tan docto en el arte de los muertos se ve que sabes mas bien poco de robos...

Oux! No debi haber dicho eso...

:roll: Ejem... lo que queria decir es que quien quiera que se haya llevado el cuerpo quiere que sepamos que se lo ha llevado... es un aviso, y nos dejara mas, seguramente. De nada sirve preguntar a Lantermann, quien lo haya hecho no ha sido visto y no creo que descubrais ahora quien es... :lol: ... -el galeno no pudo evitar una pequeña risita por lo bajo, al tiempo que la mayoria le miraba con desprecio...

En cuanto a las vias de escape... esta claro a donde va el cuerpo del vampiro, ¿no os parece? -todos se alarmaron ante la palabra "vampiro"- ¡Eh! Este es un lugar santo, pero la situacion es suficientemente seria como para llamar a las cosas por su nombre... ¿Cuantos somos? ¿Siete? Perfecto.. pues tres grupos y a correr... uno va por un camino a la tierra de los von Carstein, otro por otro lado... ¿y otro tercero sera capaz de llevar a cabo mi plan?

Despues de eso pequeño discurso la gente le dejo de hacer caso de nuevo...

:shock: Pero que... :x ¡Mirad! Las preguntitas no sirven de nada, cuando los grupos esten hechos hablaremos, yo prefiero marchar cuanto antes y hacer por el dia lo que al menos el cadaver tiene que hacer de noche, ¿estamos? -miro a todos los presentes de uno en uno...

Pues numeremonos... :D -de pronto estallo en una sonora carcajada...

¡No! Esto no es motivo de risa... Santidad, nombre a sus tres representantes... -dijo inclinando la cabeza en señal de respeto y mirando al gran Teogonista...
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 05 Abr 2009, 07:55

Kurt Vinyaard

Miller Cazavampiros... Muerto. Demonios... En esta profesión uno nunca parece ser lo suficientemente duro... Acógelo en tu seno, viejo Morr.

Mientras desarmaba y asimilaba lentamente las palabras de Liszt, Kurt se detuvo un instante a pensar en Miller. Nunca lo había visto personalmente, pero había pasado por lugares que hablaban de él como un gran heroe. Una personificación de la valentía, y, según había oído en los rumores del camino, tenía una historia parecida a la suya. De todos modos era demasiado decir que él se pareciese a Miller, puesto que entre ambos había un abismo... El un heroe, y Kurt... Bueno, apenas podemos decir que ha sobrevivido (airoso) en los encuentros que tuvo con estos seres...
Al segundo comprendió otro dato.

Pero entonces... Este sujeto también ha de ser uno de los héroes... ¿Cómo habrá terminado aquí, con los habitos del sacerdocio sigmarita?

Continuó escuchando lo que el santo hombre tenía que decir de la cuestión de la llave. Por todo lo escuchado, Liszt parecía digno de confianza. Enterarse que era uno de los héroes, tan recordados en Averland, pues, fue una sorpresa. A Kurt le agradaban los hombres de acción y solía confiar mucho mas en esa gente. Había llegado a ver sacerdotes obesos y tan alejados del camino que predicaban, que alguien como el Padre Liszt tuvieron un efecto bastante positivo en él.

-Comprendo, Padre. Prometo ahondar mas en esta cuetión de la llave. Si el vil engendro que profanó este santo lugar utilizó otro medio para entrar, definitivamente nos estamos enfrentando a algo mas preocupante aún, si cabe. Hablaré con Lantermann.

Se despidió con una ligera reverencia, y mientras regresaba su mente entro de nuevo en actividad. Sopesó varias posibilidades acerca de la cuestión, y terminó mas contrariado aún.

Maldición, es esa sensación de nuevo... Hay algo que se nos escapa, por todos los Dioses. Es esa enfermiza sensación de sentirse un peón en un juego que se nos escapa. Por el viejo Morr, que no sean ellos... Sucios engendros manipuladores...
Te vamos a atrapar, maldito, y en cuanto te ponga mis manos encima...


Se dirigía donde Lantermann ya conversaba con el necromante y alcanzó a escuchar sus últimas palabras. El sujeto había formulado una interesante pregunta. Bueno, después de todo, Kurt se había equivodcado antes al juzgar a alguien. En cuanto terminó lo dicho, añadió:

-Tiene razón, Padre. Si nuestros peores temores son ciertos, nos enfrentamos a criaturas sumamente manipuladoras y tramposas, y pese a que me cueste admitirlo, he quedado atrapado en sus engaños mas veces de las que quisiera acordarme. Cualquier dato, por infimo que sea, puede ayudarnos a desentrañar esta cuestión y guiarnos hasta el cuerpo del infame... Vampiro.

Decía esto Kurt cuando escucho las palabras del odioso (y maldito) galeno, a las cuales dedicó poco más que una mueca desinteresada. Sin embargo la idea de separarse a investigar tenía algunas ventajas. Y la luz del dia era una bendición que valía la pena aprovechar, como él bien sabía.

Así pues, esperó, las palabras de Lantermann... Y alguna indicación por parte del Gran Teogonista para la futura investigación.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Thorgal
Tentado por el Caos
Mensajes: 36
Registrado: 23 Ene 2009, 00:45

Mensaje por Thorgal » 07 Abr 2009, 17:47

Ferrund Von Hurst

Cuando a Ferrund le comentaron que iba a participar en una tarea, aceptó sin vacilar, ansioso por demostrar su valía. Pensó que se trataría de alguna misión sin importancia, algo sobre nuevos reclutas, sobre predicación por las aldeas de los alrededores. Pero cuando llegó el Lector y le contó lo que había ocurrido se estremeció.

-¡Vlad von Carstein! ¡Por el amor de Dios! ¿En qué tiempos aciagos nos encontramos? ¿Esta es nuestra misión? ¿Encontrar el cadáver de esa bestia? - ahora tenía dudas... no sabía si iba a ser capaz de llevar a cabo una misión de tal calibre - ¿Por qué no se ha contratado a gente más experimentada? - se preguntó.

Ferrund había leído innumerables historias sobre ese Conde Vampiro. Fue el que reunió al mayor ejército de no muertos en toda la historia del viejo mundo, aquel que fue temido por sus enemigos y seguidores, temerosos de no poder descansar ni una vez muertos - ¡estuvo a punto de tomar Altdorf! -

Una vez bajó a la cripta con los demás, le sorprendió ver que el mismísimo Gran Teogonista Volkmar se había desplazado de su camára para recibirles. - Sin duda se trata de algo serio... -

Ante la insolencia del galeno, no pudo sino hacer una mueca de desprecio hacia aquel hombre. Intentaba no odiar a nadie, pero aquel matasanos le estaba dando motivos para hacerlo. Aún así premaneció en silencio como hasta el momento, escuchando a todos y cada uno de los componentes del grupo y contemplando con admiración el porte del Gran Teogonista.

Responder

Volver a “Crónicas de Sangre”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado