Capitulo 1 - Jamás llegaron los refuerzos

Partida dirigida por Van Hoffman

Moderador: Van Hoffman

Avatar de Usuario
Drachenfels
Mutado
Mutado
Mensajes: 420
Registrado: 18 Abr 2008, 14:13
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por Drachenfels » 12 May 2009, 18:08

Estoy aburrida de pasar frío, ya ni siento la punta de mi nariz. Las manos las tengo bajo mis brazos y mi gruesa capa me envuelve como si fuera una crisálida. Miro a mi lado y veo como el joven noble se sitúa poco a poco a mi lado e instantes después, uno de los clérigos se sitúa en la punta del grupo. Prácticamente todo el grupo guarda silencio, excepto el enano.

El paso se torna más estrecho y peligroso a medida que avanzamos, es un buen momento para arrimarse lo máximo posible a la pared y vigilar que los cascos de Fulgor se afiancen bien sobre el terreno. Pero al parecer no todos tienen la suficiente cautela durante nuestra travesía. El ruido del desprendimiento de piedras y el relinchar del caballo del joven sacerdote hace que mis manos entraran en tensión para pegar un pequeño tirón a las riendas al tiempo que giro ligeramente la cabeza para ver que ha pasado, con cuidado de que Fulgor no me haga seguir la misma suerte que la del clérigo.

¡Vaya suerte ha tenido! Seguro que rezó a su dios para que pusiera ahí un saliente... – pienso divertida para mí. Miro sorprendida como todo el mundo se arremolina alrededor del suelo que se acaba de desprender, tentando a la suerte para ver si se cae un segundo. Bueno, parece que el noble intenta poner algo de orden. Le doy unas palmaditas suaves en el costado del cuello a Fulgor mientras espero que ayuden a volver al camino al Sacerdote.
Imagen

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 12 May 2009, 20:15

Heirst Frederik von Torq

El sacerdote se tapo lo mejor que pudo con su tunica. No debia mostrar flaquezas, pero no pretendia enfermar en medio del trayecto y ser una carga para el grupo. En ese momento, se oyo un fuerte ruido, que hizo eco en las montañas. Parecia un desprendimiento, a juzgar por el ruido de rocas.

Si nos ha separado en dos grupos, no me importa demasiado... el prestidigitador, el enano y el encorvado son una verdadera molestia...

En ese momento, oyo el grito de algun desgraciado que fue aplastado por las rocas... Heirst decidio que era hora de volverse. Aquel pobre hombre no era otro que Klaus, y aquello no era un simple desprendimiento, el suelo habia cedido a los pies de Klaus.

De pronto vio a todo el grupo aportando ideas para salvar al sigmarita. En ese momento se dio cuenta de que su compañero tuvo la suerte de caer en un saliente. Heirst no pudo sino poner una mueca de asco ante la idea del enano... No estamos haciendo escalada ni nada parecido... Pero la idea del noble le parecio bastante buena. Heirst alzo su mano señalando al elfo

¡Tu! ¡Haz lo que dice este verdadero hijo del Imperio! -Heirst cerro los ojos tras terminar de hablar, elevando una plegaria a Sigmar
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 12 May 2009, 23:59

Klaus Anderson

Ese maldito paso parecia eterno, y cada vez mas incomodo. Llegaron otra vez a un tramo en el que tenian que antar de uno en uno, Klaus dejo pasar al enano y se coloco el ultimo, para poder vigilar a todo el grupo tal y como habia quedado con su amigo...esa maldita decision casi lo mata....tras un rato caminando por el estrecho paso el suelo cedio bajo los pasos del caballo del sacerdote y callo pro el precipicio...

-AAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!- el asustado grito del sacerdote sono junto con los relinchos de terror de su montura al caer, pero gracias a Sigmar poco mas abajo del camino habia un saliente-Mierda!!!estoy bien!!-grito a sus compañeros que se asomaban al precipicio-trankilo chico...-le susurro a su caballo mientras elevaba una plegaria a Sigmar por salvarle de la muerte una vez mas-me tienes algo importante reservado e??-

tras escuchar las ideas de sus compañeros de trayecto, mas o menos descabeyadas tomo una decision-Gracias por su entusiasmo señores, pero no creo que sea buena idea bajar aqui ni nada por el estilo...gracias al gran Sigmar estoy ileso....eeee...Johannes??era asi no??-dijo dirijiendose al noble-Creo que llevas razon hijo, atad un par de cuerdas y lanzadmelas...atare al caballo y luego trepare yo...podreis con nosotros no??si no atad las cuerdas a los otros caballos...-mientras terminaba la frase Klaus vio algo brillar entre las rocas y vio que el hechicero tambien lo miraba con curiosidad...

- esperad un segundo...-les dijo mientras se bajaba del caballo y se acercaba a las rocas. Las aparto un poco para ver mejor lo que habia debajo...al verlo elevo una plegaria a Sigmar-que demonios??como a llegado este pobre desgraciado aqui...- Se trataba de un huesudo cadaver de un metro y medio mas o menos y muy fuerte para ser de un humano con uan oxidada cota de malla puesta. Vio que lo que brillaba era una pequeña cajita de marfil con piedras preciosas que aun brillaban a pesar de su antiguedad...Abrio la cajita y dentro habia un viejo pergamino, lo saco y lo leyo-es esto cierto???si lo es, cuanto tiempo lleva aqui este cuerpo??maldita sea- volvio a meter el pergamino en la cajita y se la guardo

-Aqui hay un cadaver de un enano, deberiamos subirlo y darle un entierro digno...pasadme otra cuerda!!-dijo mientras intentaba levantarlo para ponerlo encima del caballo, pero al intentarlo se le rompio el brazo...-mejor olvidad lo de la cuerda... no podemos moverlo...-que los dioses acojan tu alma valiente guerrero-susurro mientras hacia el simbolo del martillo sobre su pecho...

-Bueno, ya esta...sacadme de aqui!!y aseguraos de que estan bien sujetas-mientras esperaba a que le lanzasen la cuerda para atar a su caballo echo un ultimo vistazo al saliente por si se le habia pasado algo, sin dejar de pensar en lo que habia leido...
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 13 May 2009, 11:46

Lo que en principio parecía una situación caótica, se convirtió rápidamente en una sucesión de trabajos coordinados. Al parecer, las órdenes que había dado el noble habían tenido éxito, puesto que el elfo ya estaba atando dos cuerdas y el borde del precipicio se estaba despejando de curiosos. Sin embargo, el discurso no había hecho mella en el orgulloso carácter de Valk, que se limitó a mirar altivamente al noble, para luego apartarse. "A mi nadie me da órdenes", pensaría.

Mientras Friedrich, Wanda y Valk se mantenían alejados, Aurelion ataba su cuerda con la del enano. Grekil y Heirst trabajaron coordinados por Johannes para ayudar a subir al caballo de Klaus, el cual había sito firmemente atado por el sacerdote. Tras un rato, el caballo estaba de nuevo en el camino, a salvo. Desataron la cuerda y se la arrojaron de nuevo a Klaus. Éste se la ató firmemente a la cintura y comenzó a trepar con la ayuda de los de arriba. No les llevó mucho más tiempo, y en cuestión de minutos todos estaban a salvo algo alejados de aquel traicionero rescoldo del camino, de nuevo en marcha...



FDI: Recomiendo que espereis todos a que postee Kahlanos, que tiene información que puede ser útil...
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 13 May 2009, 16:37

Klaus Anderson

Por un momento penso que no iba a salir de ayim y k acabaria como ese pobre enano...pero gracias a Sigmar sus compañeros se acabaron coordinando bien...bueno, casi todos. Johannes coordinaba al elfo y al enano...que trabajaron "juntos" casi sin percances... y como no Heirst tambien ayudaba, del resto no se sabia nada...- como os pase algo a vosotros os va a ayudar Grimgor!!poque yo no!!!-penso cabrado Klaus...pero sabia que no era verdad, eran hijos del Imperio y no pida dejarlos a su merced en caso de que les pasase algo...

Cuando por fin llego arriba y se alejaron del borde del acantilado, el sacerdote respiro aliviado
-Muchas gracias, compañeros, Hermano Heirst- les dijo mientras se acercaba a su caballo

- vereis...el cadaver de hay abajo tenia una cajita entre la cota de malla...dentro he encontrado un pergamino, no se cuanto tiempo llevaran ai, pero parece que muchisimo-mientras hablaba saco la cajita y el pergamino y se dispuso a leerlo-

"Yazeran:
Somos veinticuatro valerosos guerreros, bloqueados en las grutas de la cascada.
Las hordas de orcos nos rodean. Son muy numerosos. Podemos sentir la presencia de una poderosa reliquia. Tal vez aquella de la que te hable.
Si te encuentras en un lugar seguro y cuentas con aliados Humanos, tal y cmo se rumorea, te lo ruego, envianos ayuda.
El objeto que poseen no debe permanecer en su poder, y nuestros propios secretos no deben aer entre sus inmundas manos

Ketiger.
para Hadrin"

Segun esto la cascade esta siguiendo por el camino hasta una bifurcacion del rio, en esa bifurcacion a la derecha...creo que deberiamos acercarnos a ver...si es verdad que los Orcos tienen esa reliquia y que tan poderosa es, no puede ser bueno...


Tras leer el pergamino volvio a guerdarlo en la caja ylo metio en la mochila. Luego espero a las repuestas de sus compañeros de viaje...



Nota del Master: Por favor, abstenerse de poner emoticonos. Gracias.
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 13 May 2009, 17:27

Tregil Grekil

Maldito seas Pistolero, yo tengo el rango de Sargento, oficial militar y supuestamente tendría que dar ordenes yo no tú, por que era un compañero que si no el elfito había muerto, tirado por el abismo y ahora la maldita carta y otra vez en marcha odio esta aventura sinceramente, apenas conversación, no hay acción. Hem un momento...

-¿Has dicho orcos, con una reliquia?, ¡joder con tú maldito salto Padre Klaus !, cuando quieras hacer el deporte de Tirarte por un Abismo me avisas y te doy un empujón y tarea resuelta, mi humilde opinión casi pierdo a mi querida Brisa en el madito trayecto nevado, ahora estamos en un territorio más muerto que Arabia y aún encima esa puñetera nota con supuestamente y qué casualidad orcos de por medio, mi Halios ( nombre de hacha)probará sangre piel verde, apruebo la idea de ir a la cascada, a saber qué coño es esa reliquia.

Nunca hiba a pensar qué para ir a Los Reinos Fronterizos fuera tan complicado, ahora podré ganarme un título y quizás reconocimiento con esa reliquia y con ciertas cabezas de Pieles Verdes jajaja.


Montado sobre Brisa con gesto preocupado y el casco " puesto en el cinturón donde tenía enfudada su hacha de combate" miraba a sus compañeros para a ver si tenía respuesta o no...

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 13 May 2009, 18:59

Valkmar "Valk" Routhergh

Así que en estas estamos, Valkie... Uno decide viajar y se topa con estos tíos. No conversan, pero bueno, por lo menos no estaban mangoneando. Entonces uno de los calvitos cae, y despues que el buen Valkie ofrece con sinceridad su ayuda, viene esé tipo, el de las pipas relucientes, y te trata como si fueras un tapón de alberca. Para eso te quedabas en Nuln a servir a ese contrabandista tileano que se creía mas importante que Sigmar...

Al oír hablar al altivo y respingado noble, Valk no se dió por aludido. Había demasiadas manos en poco espacio, si algo salía mal la culpa sería de Valk. Ademas no había mucho que pudiera hacer el, (era delgado y los musculos no eran su fuerte...) y el sacerdote y su bestia eran demasiado pesados (con armadura y todos los chiches...). Decidió permanecer en el recodo, algo alejado del grupo y observó a sus compañeros levantar a Claude?...

Cuando tudo hubo terminado, recogió "sus" ganchos y "su" cuerda y las guardó. No era un ratero común y silvestre como para sacar un trozo de cuerda mugrienta. En fin, cuando el Hermano Calvito habló, Valk escuchó atentamente, sobre todo despues de la parte de "reliquia" y "poderosa". Los ojitos le brillaron. Sin embargo la parte de "orcos" y "horda" no le gustó para nada. Igualmente penso detalladamente las cosas en su cabeza.

Mmmm... Reliquia+Valk+Compañeros ñoños=Muchas Coronas... Si el cuerpo estaba a hueso pelado, significa que estuvo ahi por mucho tiempo, ¿no? Es probable que ya no haya tantos orcos. Esta oportunidad está de pelos... Teniendo una escolta tan poderosa como la mía... ¿Escolta? Escuchate Valkie, estos tios no salvarían a nadie y menos a tí. Pues unos orcos mas, unos orcos menos, entre todos podremos llevarnos la pasta... Estoy seguro que el buen Ranald nos ha distinguido con esta suerte (tal vez no al pobre Claude, bueno), y sería necio desaprovecharla.

Camaradas, he aquí una oprtunidad única, que, como aventurero incansable, pienso no deberíamos desaprovechar. No perdemos nada con ir a hechar un vistazo... Entre todos podremos superar las adversidades del viaje, y quien dice, tal vez llevarnos un agradable premio a nuestro esfuerzo ¿no les parece? ¿O alguien tiene mucho apuro para llegar a... "Muertensholm" era...?
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
Drachenfels
Mutado
Mutado
Mensajes: 420
Registrado: 18 Abr 2008, 14:13
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por Drachenfels » 14 May 2009, 00:01

Finalmente parece que el sacerdote vuelve a poner sus pies sobre el camino, y sorprendentemente su caballo había salido ileso del percance, sonrío para mi, al menos no nos retrasaremos demasiado.

Me quedo atenta mientras el Sacerdote nos hace saber su pequeño hallazgo. Tras escucharlo no negaré que el mensaje ha llamado ligeramente a mi curiosidad, aunque siendo sinceros, es muy posible que ya no quede nada de lo que nos habla el mensaje, pero en caso contrario sería una buena oportunidad para poner en práctica mis habilidades, además de que de cada viaje siempre se aprende algo.

Carraspeo y con mi débil y temblorosa voz me dirijo al grupo:

- Estaré encantada de acompañaros... - me detengo un instante cuando un escalofrío me recorre la espalda - ...creo que mi espada os puede ser de utilidad.

Espero atenta a la respuesta del grupo. No tanto esperando una respuesta a mi ofrecimiento, ya que eso en el fondo me importa bien poco, si no más bien para ver si nos ponemos de inmediato en marcha. Espero que donde vamos haya un clima algo más cálido.
Imagen

Avatar de Usuario
portela
Mutado
Mutado
Mensajes: 112
Registrado: 13 Feb 2009, 20:52

Mensaje por portela » 14 May 2009, 16:15

Aurelion

no, no puede ser cierto lo que oyen mis orejas... un noblezuelo humano intentando darme ordenes... !A mi!

Escucha humanillo, tal vez estés acostumbrado a que te obedezcan los de tu raza, pero a mi no oses volver a dirigirte así hasta que no tengas... vamos a ser generosos... la MITAD de mi edad... y creo que te falta mucho para eso

Aún así no quería pagarlo con el pobre monje caido así que cuando el enano le paso la cuerda (como no sin mirarle ni tocarle) Aurelion hizo un perfecto nudo y se lo tiró al sacerdote.

Cuando estubo arriba les dio otra enorme sorpresa, tenía consigo un pergamino que aseguraba que había enanos atacados por orcos... inaudito...

Por lo visto si que vamos a tardar tiempo en atravesar estas malditas mntañas... en fin... hay gente en peligro da igual que sean los taponcetes no podemos quedarnos aquí parados mientras los orcos los matan... o eso sería así si no fuese porque ese pergamino tiene pinta de ser viejo, seguro que ya estan muertos todos... aún así hay que ver lo que pasó

Contad conmigo, tengo curiosidad por ver lo ocurrido
mejor morir en un campo de batalla empuñando una espada y junto a tus camaradas, que en la cama de viejo sin poder vivir mas que de la piedad se tus descendientes

Avatar de Usuario
Thorgal
Tentado por el Caos
Mensajes: 36
Registrado: 23 Ene 2009, 00:45

Mensaje por Thorgal » 14 May 2009, 22:17

Friedrich

Así que de eso se trata...

Realmente Friedrich prefería continuar con el plan inicial: llegar a su destino. No podía, pero, negar sentir curiosidad por un objeto de esa índole. Igualmente, por el momento, en su cabeza solo tenía cabida la idea de salir de allí cuanto antes, pues estaba agotado y temblaba escandalosamente por culpa de aquel viento infernal.

Si no quieres terminar congelado, devorado por alguna criatura inmunda o algo peor, será mejor que no te separes de estas... personas.- Se dijo para sí mismo, asqueado al verse dependiente de semejante grupo de gente.

- Os acompañaré... - me váis a necesitar...

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 17 May 2009, 23:16

Heirst Frederik von Torq

Tras escuchar con gran atencion lo que el hermano Klaus les decia, entendio que debian acudir a rescatar la sagrada reliquia de la nacion enana. No obstante, palidecio de horror ante las palabras del grupo...

¿Como osas amenazar al hermano Klaus de esa manera? -Heirst miro con odio al enano mientras su imponente figura le miraba con el rostro ceñudo- Si intentas atacar a algun miembro del grupo, seras tu quien ruede ladera abajo, te lo garantizo enano... Me das verguenza, a mi y a tu linaje. Simplemente por el hecho de que sean pielesverdes deberias lanzarte a la carrera y ademas... ¡es una reliquia de tus antepasados! Deja a un lado el "titulo cervecero" si es asi como lo llamas... una reliquia esta en juego... -dicho esto, dejo de mirar al enano para dirijirse a Valkmar...

Tus intereses mundanos me repudian... ¿no tienes sentido del deber? Esa reliquia esta esperando a que la recuperemos, pero te garantizo que el "unico", aunque valioso, premio que recibiremos sera la gratificacion espiritual de hacer un bien a la humanidad librandola de esos pielesverdes y recuperando tamaño objeto... -dicho esto, fue mirando al resto del grupo. La muchacha no merecia sus criticas (al menos de momento), pero el elfo...

¿Curiosidad? ¡No estamos de acampada! Y no farfulles sobre edad si no aventajas en sabiduria... -lo miro unos segundos a los ojos, como un reto silencioso y mental...

Solo espero que no lo tome a afrenta...

Tras escuchar lo que dijo aquel hombre encorvado, dijo dirigiendose tanto a el como a la muchacha

Muchas gracias, toda ayuda es bien recibida... el gran y bendito Sigmar os recompensara por todo esto... -dicho esto miro al noble, esperando su respuesta, mientras elevaba una plegaria a Sigmar..
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 19 May 2009, 00:00

Johannes von Isenburg

Por fin, y después de haber actuado como Johannes había propuesto, el Sacerdote y su bestia volvían a estar arriba. Johannes se sorprendió gratamente cuando aquellos dos seres le obedecieron, aunque no se podía decir lo mismo del siempre sonriente Valk, que simplemente se apartó después de dirigirle una airada mirada a Von Isenburg. Parecía que no le gustaba que le diesen órdenes... Pero para eso estaban los plebeyos, para obedecer, y asumiéndolo se ahorraría muchos disgustos...

Ya te enseñaré a obedecer, maldito patán...

Von Isenburg esperaba que una vez que el Padre Klaus estuviese a salvo, el grupo podría continuar, saldrían de aquel condenado Paso, y cada uno iría a donde tenía que ir, lo que significaba perder por fin de vista a toda aquella gente. Pero el Destino le jugó una mala pasada a Johannes. Aquel saliente no podía haber sido como el resto de los salientes del mundo conocido; vacío, sin nada interesante. No, aquel tenía nada menos que el cadáver de un enano entre las rocas. Y no sólo estaba aquel descompuesto cadáver, sino que también había un pergamino, un mensaje. Un mensaje que pareció calar hondo en todos los "compañeros" de Johannes... Pero no en él. Sus ganas de embarcarse en una misión a la que nadie le había llamado, que posiblemente no fuese nada, y en compañía de aquellas personas, le provocaba una sensación equiparable a las ganas de vomitar.

El primero que expresó sus ganas de ir fue aquel patético tapón, con una intervención tan desafortunada como de costumbre. De haber sido Johannes uno de los Sacerdotes, el enano estaría probando ya el deporte que acababa de inventar... Se atrevía de hablar de títulos, él, que poseía menos nobleza en todo su rechoncho cuerpo que Johannes en su dedo gordo del pie... Los Títulos de Nobleza, esos eran los únicos títulos que servían de algo, y no los "Títulos Taberneros" de los que tanto hablaba...

Después del "inspirado" discurso del enano, fue el barriobajero el que habló, dándoselas de generoso, colaborador, chistoso, y, dicho sea de paso, para Von Isenburg también se las daba de idiota... Johannes no había pasado mucho tiempo con ellos, pero ya odiaba a aquellos dos personajes. Eran justo el tipo de persona que le hacía perder su escasa paciencia. La siguiente en hablar fue la portadora de la "discreta" capa roja, de la que por lo menos se podía decir en su favor que era capaz de soltar frases coherentes, que no provocasen en Johannes ganas de acabar con la raza humana... Sin embargo, el que sí consiguió despertar realmente la ira de Von Isenburg fue aquel estúpido elfo... ¿Qué se creía? Los elfos eran un reliquia del pasado, y aquel estaba atreviéndose a tratar de semejante forma a un Noble del Imperio. Pagaría su insolencia... Johannes echó mano a una de sus pistolas, pero justo cuando estaba a punto de desenfundar, el Padre von Torq habló, siendo sin duda el más coherente de los presentes. Su última frase fue una alusión directa a Johannes, conminándole a acompañarle. Johannes se lo pensaría, pero antes debía dejar claras un par de cosas...

Se acercó al elfo, tranquilamente, y cuando estaba a unos pasos, sacó su arma, apuntando justo entre los dos ojos. Seguro que los demás se habían sorprendido, que pensarían que Von Isenburg se había vuelto loco... Pero ellos no eran nobles, y no eran capaces de entender que Johannes no podía permitir una ofensa como la que el elfo había cometido.

Cuando tenga la mitad de vuestra edad, caballero, espero haber hecho algo con mi vida en vez de perder el tiempo jugando al arquero misterioso. Ya lo hablaremos entonces. Si aún no os habéis extinguido, claro... Creo que como bien ha dicho el Padre, la edad no te da madurez intelectual... Y estoy seguro de que la tuya es comparable a la del enano. Así que ahora cállate y quítate de mi vista. Vete a correr desnudo detrás de las ardillas, que se ve como algo habitual para los tuyos, y deja las órdenes para los que sabemos mandar...

Johannes bajó su arma, y se dio la vuelta. Más tras unos instantes, volvió a encararse al elfo.

La próxima vez no seré tan vehemente, orejas picudas.

Guardando su arma, se dirigió al Padre von Torq.

Iré con vos, Padre. Pero sólo para asegurarme de que la Reliquia no cae en manos de indeseables... Vamos.
Última edición por Weiss el 19 May 2009, 13:53, editado 2 veces en total.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 19 May 2009, 12:12

Imagen


La tensión del ambiente podía cortarse con un cuchillo y servirse en raciones como si de un vulgar pastel de carne se tratase. Durante un instante, miradas fulminantes, palabras afiladas y amenazas veladas volaron como cuchillos arrojadizos entre los integrantes de aquella improvisada compañía. Por suerte para todos, el frío, el viento y la altura vencieron a la ira, el odio y el resentimiento. Así pues, a penas un minuto después, y habiendo decidido desviarse para investigar lo escrito en el extraño pergamino, retomaron la marcha.

El sendero discurría descendente durante cinco kilometros más. El astro rey se encontraba ya al inicio de su descenso, listo para dar paso a la noche, cuando llegaron por fin a la bifurcación del río. En aquel punto, la carretera atravesaba un torrente de agua prácticamente vertical por un gran puente de madera, a unos cien metros por encima del agua. Por debajo, la corriente se precipita sobre el valle, al fondo del cual se une con el río Yetzin. Al otro lado del valle, veis claramente la gran montaña de tres picos de la que hablaba el mapa. Y sobre vosotros, a unos treinta metros de distáncia, veis claramente una cascada. ¿Se tratará de la que hacía alusión el mensaje?

Durante un rato, bordeais el torrente de agua por una desviación del camino principal a escasa distancia del puente. Sin embargo, pronto se os plantea un nuevo problema. Una pared de piedra de unos doce metros, en ligera pendiente, se alza entre vosotros y la cascada...
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
portela
Mutado
Mutado
Mensajes: 112
Registrado: 13 Feb 2009, 20:52

Mensaje por portela » 20 May 2009, 23:47

Aurelion

Aurelion aguantó la mirada del sacerdote, pero el sacerdote no aguantó mucho sus ojos élficos y al poco con un estremecimiento apartó la mirada.

Mira quien alardea de sabio... un sacerdote fanático, un monje de mente estrecha

No le dio tiempo a decirlo porque de repente el noble desenfundó una de sus pistolas y se la acercó a la cabeza del elfo, pillandolo sorprendido, sin embargo no dejó traspasar ninguan emoción ni gesto, por contra todos los demás pegaron un poqueño "bote" al ver el arma desenfundada tan derrepente.
Aurelion miró al humano como su fuese un perro que hubiese empezado a cantar opera.

Vaya... así que el noblecillo es capaz de amenazar a alguien que no tiene ni la espada en la mano... todo un "gran logro" para alguien de su raza

El noble sequedó algo sorprendido cuando en vez de miedo por la cara del elfo revoloteó una sonrisa de desdén, mientras sus ojos se llameaban de odio y repulsión.

Pero qué ironía... que me hable de hacer algo productivo en la vida alguien que lo unico que a hecho en su patética existencia es vivir de su sangre, matando a trabajo a sus aldeanos, mienras él, como un parásito, sobrevive sin hacer nada que no sean dar fiestas degenerando poco a poco. seguro, en miserables orgías de placer mientras sus tierras se pierden y acaba arruinado yn la miseria... porqué que otra cosa a podido llevar a un "noble" humano a abandonar sus tierras solo y encima herido... !ba! no merece la pena ni que me ponga a discutir con él... sería rebajarme demasiado para intentar llegar a la posicíon de arrastrado y ladrón de pobres que lleva.

Cuando el enfurecido noble se sube en su caballo se dirige rápidamente al frente, mientras que Aurelion sin dejar que desaparezca su extraña pero peligrosa sonrisa se coloca en la posición posterior del grupo por si el loco humano intenta de nuevo hacer alguna estupidez... que viniendo de esa raza... podía ser aún peor que esta
mejor morir en un campo de batalla empuñando una espada y junto a tus camaradas, que en la cama de viejo sin poder vivir mas que de la piedad se tus descendientes

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 21 May 2009, 00:21

Klaus Anderson

Tras leer el pergamino y guardarlo de nuevo, Klaus cogio su martillo y su escudo, no le gustaba separarse de ellos demasiado...y espero las repsuestas de los demas...y el primero en contestar fue el enano-que raro que se muera por ser el primero en decir la mayor estupidez...

-Mira "Enano"-dijo el sacerdote mientras se acercaba al enano, su sombra eclipso la rechoncha figura del barbudo -si es que se te puede conceder tal honor, porque a mi me recuerdas mas a un halfling, que digo a un halflin!!, esos pequeños ladrones tienen mas honor que tu! deshonras a tu noble raza y a tus antepasados.
Tal vez debieras pensar en afeitarte la barba e irte a vivir lejos de tu tierra, creo que tus familiares pasarian menos veguenza.
No se como te atreves a hablarme asi! el unico que va a recibir un empujon y va a rodar montaña abajo seras tu como sigas asi, y me da la impresion de que seria mucho mas comico...seguro que ruedas mejor
-el sacerdote apreto fuertemente el mango del martillo intentando contenerse para no estamparselo en la cabeza a ese patan

Justo cuando se estaba dando la vuelta para irse Heirst se acerco al enano y le dejo bien clara su opinion sobre el...Klaus no pudo evitar k una sonrisa apareciera en su rostro-ahora al menos pensara sus palabras dos veces antes de decirlas-

y entonces se do la vuelta sorprendido al ver como el noble desenfundaba una de sus pistolas y le apuntaba al elfo con ella...el ambiente se estaba poniendo muy tenso...pero por fin reanudaron la marcha, milagrosamente sin percances...

Cuando por fin llegaron al lugar indicado, una pediente de rocas se alzo ante ellos impidiendoles el paso...
- Caballeros, creo que este es el lugar, deberiamos dejar los caballos aqui atados a un arbol e intentar subir hasta alli...alguien agil podria subir para lanzarnos una cuerda y ayudarnos???yo no soy muy bueno trepando... espero la respuesta de sus compañeros mientras cogia del caballo todo lo que podria necesitar...
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Responder

Volver a “Las piedras del Destino”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado