Capitulo 1 - Jamás llegaron los refuerzos

Partida dirigida por Van Hoffman

Moderador: Van Hoffman

Avatar de Usuario
Alexander d'Athayde
Mutado
Mutado
Mensajes: 189
Registrado: 09 Oct 2008, 16:45
Ubicación: En un confín de Lustria

Mensaje por Alexander d'Athayde » 21 May 2009, 05:37

Valkmar "Valk" Routhergh

Había resultado bastante suceptible el segundo calvito, el hermano Frederick Sonrisas. Valk se sintió algo tocado por las palabras del hermano sigmarita. Había tratado de lograr cierta camaradería, una manera de que la improvisada compañía por lo menos abandonase el mutismo y esa expresion como si se estuviesen aguantando la diarrea.. Especialmente Johnny Pistolas, la cara de ese tío da la impresión de estar permanentemente oliendo mierda de halfling...

Pero bueno, Valk sabía que era bastante bueno en algunas cosas y catastroficamente malo en muchas otras... Esto es, cualquier cosa que saliese de su bocaza. En fin, solo logro que el hermano lo reprendiese como a un chiquillo molesto. Bueno, si quieren quedarse con el juguetito, pues haberlo dicho antes... Valk solo quería echarle un ojo. Despues de todo tal vez haya algo mas lindo para ver en este viaje, digamos que pudiese quedar, por alguna extraña razón, en uno de los multiples bolsillos internos de su chaqueta...

Así pues se encaminaron, rencillas mediante, al lugar de los hechos por el estrecho y vertiginoso sendero. A Valk ya le dolían de nuevo las nalgas y se estaba hartando de las montañas y la nieve. A punto estaba de dejar escapar un bufido digno de un ogro, cuando su mandíbula se nego a regresar al su lugar y sus ojos se desorbitaron, casi, ante la maravilla que era esa cascada. Me lleva...

Valk sintió unos deseos casi irreprimibles de estrenar su titulo de Campeon del Escupitajo Libre, recientemente obtenido en Nuln en el frágil puente, pero una sensación rara se adueño de el y le impidio ceder ante el impulso. Si esto se llama "madurez", es una bazofia de primera... O tal vez era que no queria ser reprendido por los imponentes Señores de los Martillos. Siguió a la comitiva por el desvió y finalmente se detuvieron. Valk salto al suelo restregandose disimuladamente las nalgas, las cuales estaban adormecidas.

Estaba esquivando miradas y tratando de ver como diablos atar las riendas a algo solido, cuando pudo oir lo que decía el Hermano Claude (o era Klaus???... Y yo como un idiota llamandole Claude... Alguien podría haberme dicho ¿nop?). Finalmente dirigió su mirada ante aquel mntículo que se interponía en su camino. Asi que es por aquí... Que bueno que ellos sepan porque yo no entendí un bledo del bendito mapa... Tenía una envidiable trayectoria por los tejados de Nuln, y aquellos pocos metros le parecieron pan comido tras un breve (pero poco concienzudo) análisis.

-Ejem, camaradas. Tengo cierta experiencia en el tema
- levantó la voz luego del carraspeo, mientras buscaba una soga y un gancho de la alforja de Natalie y se lo aseguraba a la cintura. -He explorado varios sitios con estas características en mis dias de aventurero, y acepto este reto. En un abrir y cerrar de ojos tendreís una via segura hacia la cima, Ran... digo Sigmar mediante.

Tu me entiendes hermano... pensó mientras levantaba sus ojos al purpura del cielo.

Off: A ver que sale en escalar, estimado Van.
Mirá que me pongo el sombrero picudo y agarro la varita, eh?

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 21 May 2009, 12:14

Tregil Grekil


¡Esto se está yendo de las manos, cuidados con lo qué hacéis realmente!

Tras la discursión y los insultos por los humanos, me adelanto al elfo y con tono agotado por la marcha le comento lo siguiente para él:

-Mira mi clan raramente no luchó en La Guerra de la Barba, osea qué no tengo en nada contra tí, por qué me he fijado últimamente y no eres de esos elfitos de esa isla, te lo voy a decir muy claro, olvidate de las amenazas, ya se lo podras dar a los hijos de sus hijos de los humanos de este grupo por qué realmente lo bueno que tiene nuestras razas es qué vivimos bastante, a no ser qué nos maten en el campo de batalla o de borrachera jeje, por cierto me llamo Tregil Grekil, de Zhufbar y ¿ cómo te llamas compañero?, quizás te presentaste en Primera y Última pero con tanta discursiones se me habrá olvidado el nombre...

Esperando la respuesta del camarada elfo, me pongo el casco y voy calmando a Brisa por el trayecto...

Avatar de Usuario
Drachenfels
Mutado
Mutado
Mensajes: 420
Registrado: 18 Abr 2008, 14:13
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por Drachenfels » 22 May 2009, 01:00

El viaje se esta volviendo tedioso y no únicamente por el incansable frío si no por las constantes disputas y el humor amargante que ya empieza a ser muy aborrecible. Pero sin duda alguna estaba siendo un viaje muy singular, es como si Sigmar y Verena hubieran dejado nuestras riendas sueltas y Ranald las hubiera cogido para gastarnos algún tipo de broma absurda. Miro a mi alrededor y solo veo un grupo cohesionado por... el mas absoluto absurdo. Aunque he de reconocer que eso es algo que en parte me diverte, lo único que realmente me preocupaba es “¿Qué le pasará a un grupo en el que hay tanta tensión cuando encontremos un “único tesoro”?” Los sacerdotes creerán tener derecho sobre él por algún u otro motivo, el enano lo reclamará como una antigua reliquia perteneciente a sus ancestros evidentemente, y posiblemente el elfo no dejará que ninguno se salga con la suya, aunque solo sea para joder al enano. Creo que de una disputa así, solo habrían tres ‘supervivientes’: el noble, el extraño viajero (Valkmar creo que se llama) y yo, evidentemente. Básicamente los que parecemos estar por encima de las circunstancias y también porque somos los que tenemos un ligero apego a nuestro ego y porque demostramos que es importante saber usar aquello que se encuentra entre los ojos y la nuca, antes de vociferar más y más tonterías. Luego estaba el otro hechicero, seguramente un umbramante por la manera de arremolinarse el Ulgu a su alrededor, pero de este apenas podía tener alguna opinión, aunque quizá sea uno de los superviventes, ya que su indiferencia lo mantiene al margen de los 'problemas'. Sí, sin duda el viaje se esta volviendo más tedioso por momentos, incluso tengo tiempo de divagar, por suerte eso me ayuda contra el frío.

Mientras me encuentro inmersa en mis vacuos pensamientos, sin apenas darme cuenta, ya habíamos llegado al lugar donde parecía que el Mapa nos indicaba.
Miro hacia el lugar que debíamos trepar, realmente no parece ser pan comido. La piedra parece muy redondeada y con el agua cerca seguramente muy resbaladiza. Eso me da que pensar, busco en todas direcciones algún recoveco o alguna manera de acceder “vamos, si los enanos que son paticortos y los orcos no brillan precisamente por su inteligencia... tenían que subir de alguna manera”. Había varias opciones, entre ellas que fuera una escalera de cuerda o de madera y que ahora no estuviera o que quizá la hubieran recogido hacia arriba para dificultar el asedio. Pienso durante unos instantes. El tema de las escaleras lo doy prácticamente por descartado, “los enanos son demasiado comodones y meticulosos como para subir de esa manera tan vulgar”.
Bajo de Fulgor, y lo acerco algún lugar donde haya un poco de agua, siempre cerca de agua corriente, no un charco, pero parece que la suerte no me acompañaba mucho y no había ningún lugar donde poder acercar al pobre Fulgor, así que abro una de mis botas de viaje de agua y le doy de beber con mis manos. “Pobre muchacho” pienso mientras le doy unas palmaditas en el cuello “...vaya viajes que te estoy dando últimamente”. Una vez que veo que ha saciado su sed lo acerco a algún árbol y hago un nudo simple, en el caso de que tenga que huir, prefiero que lo haga antes que dejarlo a la merced de un par de orcos hambrientos. Mientras hago todo esto sigo buscando algún método de acceso más allá de que el aventurero logre o no encaramarse hasta arriba.
Empiezo a pertrecharme, y siempre que me equipo se ve un claro cambio de actitud en mi. Ahora no era momento de frío, no era momento de otra cosa que estar por nuestro objetivo. Coloco bien todos los materiales en las diferentes bolsas de mi cinto, todo bien ordenado para poder tener rápido acceso a cualquier cosa.
Imagino que algunos se sorprenderán y otros simplemente confirmarán sus sospechas al ver mi atuendo más allá de mi gruesa capa roja ya que bajo ella se encuentra una flamante túnica y vestimenta de Hechicero Brillante. No le doy la más mínima importancia a lo que piensen o como reaccionen, eso es cosa de cada uno. A pesar de todo, me recorre un escalofrío por la espalda y es que la temperatura aun no acompañaba mucho. Espero que el Aqshi no se me resista demasiado. Preparo mi petate visto que la gente, a pesar de que va a anochecer, quiere seguir adelante.

Una vez lo tengo todo y estoy completamente lista miro a mis compañeros con la esperanza de que mínimamente hagan lo mismo. Asiento a mis compañeros de grupo para indicarles de que ya estoy a punto.

Nota: Estoy a la espera de que o bien Valkmar nos ayude a subir o a ver si por casualidad hay algún tipo de acceso.
Imagen

Avatar de Usuario
Thorgal
Tentado por el Caos
Mensajes: 36
Registrado: 23 Ene 2009, 00:45

Mensaje por Thorgal » 22 May 2009, 14:03

Friedrich

No han dejado de discutir ni un solo tramo de todo el trayecto, creo que voy a tener que seguir divirtiendome bastante ya que, desgraciadamente, esto va para largo.

Mientras cabalgaban y a medida que se acercaban a ella, el sonido de la imponente cascada iba en aumento. Una vez pasaron el puente de madera, llegaron a un tramo sin salida.

Estupendo... solamente me faltaba esto: escalar. Tiene que haber otra opción, ¡yo no puedo escalar esto por mí mismo!

Bajando de su también raquítico caballo, Friedrich observó que no tardaría en anochecer.

- Acampar aquí esta noche sería lo más sensato. No es buena idea dejar a los animales solos cuando vamos a tener que descansar tarde o temprano ahí arriba, lejos de ellos. Además, supongo que no tendremos problemas para encender una acogedora fogata... -dijo, dedicándole una sonrisa sarcástica a la hechicera brillante.

A Friedrich le dio un agradable escalofrío y una sonrisa se dibujó en su rostro al imaginarse la situación.

Oh, sí... al fin podré calentarme un poco...

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 31 May 2009, 22:13

Heirst Frederik von Torq

El viaje siguio su curso, a pesar de las pequeñas rivalidades del grupo y las miradas asesinas que todos los compañeros se lanzaban. Vio al enano mas cercano paro/con el elfo

Y eso reafirma mi teoria sobre lo que hace a favor de su clan...

Siguieron el camino, encontrando todo lo que el mapa indicaba, para finalmente llegar ante la pendiente inclinada (y practicamente perpendicular) por la que tendrian que pasar. Observo a los compañeros cansados mientras observaba el desnivel, los caballos... Finalmente, escucho lo que sus compañeros iban diciendo

Desde mi humilde opinion... debemos esperar a mañana -miro calmadamente a todos los presentes- Ya descansados, comprobaremos sus dotes como escalador, pero no creo que podamos contar con los caballos de aqui en adelante... -concluyo mientras señalaba a Valk, para luego bajar la mano y la mirada, sentandose en el camino, mientras elevaba una plegaria a su dios protector

Sigmar... ayuda a este, tu humilde servidor...
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 10 Jun 2009, 16:46

Amanecer del Festag 2 de Jahrdrung de 2523

La noche había pasado tranquila. Todo el grupo había estado de acuerdo en pasar la noche en aquel lugar, antes de escalar la pequeña pendiente, pues anochecía y todos estaban cansados. Se turnaron para hacer guardias en pareja, cada dos horas y media. Todo pasó sin ningún tipo de percance, y al amanecer, todos estaban listos para lo que les deparase el destino.

Mientras Johannes ataba los caballos a un arbusto que salía de la roca, Valk se dispuso a trepar la pendiente. Ataron las tres cuerdas entre ellas, para tener más margen, y el joven aventurero se ató un extremo a la cintura. Con decisión, empezó a trepar. La ascensión no fue muy difícil, pues la pared estaba bastante inclinada y la superfície era irregular, con lo que prácticamente solo tenía que gatear. La ascensión no le llevó mucho tiempo, y en menos de cinco minutos, ya había llegado a la superfície. Allí, se desató la cuerda y ató el extremo a una roca que había cerca. Poco a poco, el resto del grupo fue subiendo, y en media hora, ya estaban todos arriba. Valk desató la cuerda y se la guardó.

Y entonces la vieron. La cascada. Un chorro de agua salía de un orificio en una pared, tan alto como para que una persona caminase por dentro. El agua caía sobre una pequeña laguna que se precipitaba montaña abajo. Aquel rincón era realmente bucólico. Un sitio que desprendía calma y tranquilidad. Una cornisa sobresalía de la roca a la altura de la cascada, con lo que se facilitaba el acceso a ella. Pero de nuevo tocaba escalar unos nueve metros de pared, y esta era completamente vertical y muy uniforme. Por suerte, Johannes, Friedrich y Aurelion vieron unos pequeños trozos de hierro que sobresalían de la pared, colocados a intervalos regulares. Poco tiempo los costó deducir que se trataba de clavijas para sujetar algun tipo de escalera de mano.

Ayudado de las clavijas, Valk comenzó a ascender de nuevo, asegurando la cuerda atandola a las clavijas. Otra media hora después, todos habían subido. Una vez arriba, todos vieron claramente un pasadizo de unos dos metros y medio de alto que se adentraba y por donde salía el agua. La corriente era fuerte, pero lo que fuera que hubiese ahí dentro les exigía superar el torrente de agua.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
portela
Mutado
Mutado
Mensajes: 112
Registrado: 13 Feb 2009, 20:52

Mensaje por portela » 10 Jun 2009, 21:21

Aurelion

El elfo estaba cada vez mas asombrado con el grupo y esta vez le tocaba el turno al enano...

Donde se ha visto a un enano hablando con un elfo y diciendole que el no odiaba a la raza elfa... es inaudito... en fin, para uno de su raza que no esta tan estupidamente cegado por el odio...

Mi nombre es Aurelion, y no no soy de Ulthuan... jeje nuestras vidas son mas largas que las de los humanos pero la mia es infinitamente mas larga que la tuya...

Después de trepar y trepar llegaron al pasadizo del que salía mucha agua y con fuerza.

ummm a ver quien es el primer listo que se lanza y se ahoga... creo que hay un par de buenos cadidatos para hacerlo...
mejor morir en un campo de batalla empuñando una espada y junto a tus camaradas, que en la cama de viejo sin poder vivir mas que de la piedad se tus descendientes

Avatar de Usuario
Drachenfels
Mutado
Mutado
Mensajes: 420
Registrado: 18 Abr 2008, 14:13
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por Drachenfels » 15 Jun 2009, 13:03

Después de desperezarme y lograr salir de mi saco de dormir (odio el frío matutino) y de un abundante almuerzo (es necesario tener el máximo de energías posible, por si a caso cualquier eventualidad) me pertrecho completamente para empezar nuestra pequeña ‘investigación’. Lo primero que había que lograr era sortear los pequeños ascensos por la pared para poder alcanzar el acceso a la cueva.
Una vez llegamos allí con la ayuda de Valk que se había encaramado hábilmente y luego nos había ayudado a los demás con una cuerda, pudimos ver el paso (que como no, siempre tenía que haber algo que me fastidiara ampliamente) el cual era necesario introducirse en el torrente de agua para poder continuar nuestro camino.
Empuño con fuerza y con las dos manos el báculo y compruebo varias veces en puntos diferentes la profundidad del torrente y ya sea de paso compruebo la fuerza del agua. Miro a mi alrededor y me fijo en el enano y el Noble, Herr von Isenburg, que son los que parece que llevan un equipo más pesado y que posiblemente sean los que tengan las piernas más fuertes para encabezar el camino a contracorriente por el torrente de agua (en el caso de que no nos cubra). Espero unos instantes para que uno de los dos llegue a una conclusión parecida y así ayuden a remontar al resto del grupo.
Imagen

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 16 Jun 2009, 20:14

Tregil Grekil

Tras ponerme el casco y blandir el hacha y el escudo me pongo en primera fila de la columna:

-¡¿Nos vamos a quedar aquí todo el tiempo o tengo qué ser yo siempre he?!..- Inclino mi cabeza al camino de la cascada, y espero una respuesta del grupo con sonrisa maliciosa...

Avatar de Usuario
kahlanos
Mutado
Mutado
Mensajes: 156
Registrado: 26 Nov 2008, 18:24
Ubicación: Drakenhof

Mensaje por kahlanos » 23 Jun 2009, 00:34

Kalus Anderson

La noche transcurrio sin percances y a la mañana siguiente se pusieron rapidamente en marcha. El tal Valk comenzo a trepar por la pendiente con las cuerdas atadas a la cintura. Tras revisar sus pertenencias y coger todo lo que le pudiese acer falta Klaus ascendio.

Una vez arriba vio el lago que descendia colina abajo sobre el que caia la cascada. El agua salia de una pequeña abertura por la cual debian meterse...la verdad esque no tenia muy buena pinta.

Tras escalar otra vez ayudados por Valk alcanzaron la abertura, una vez alli se quedaron todos mirandola, esperando a que alguien reaccionase y se atreviese a desafiar a la fuerte corriente...pero no seria el el primero en suicidarse...aunque se le ocurria un buen candidato...

FDI: mientras espero, tirada de percepcion por si veo algo mas aparte de lo evidente :S
Despertad,oh muertos!!, pues no puede haber descanso para vosotros bajo tierra....

...y los muertos volveran a caminar sobre la tierra.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 29 Jun 2009, 22:55

Heirst Frederik von Torq

Cuando el grupo llego frente al torrente, todos se quedaron como paralizados. El hermano Klaus intento obervar mas detenidamente a ver si veia algo que mereciera la pena destacar.

Hermano Klaus, informame de todo lo que veas, por favor -hizo un saludo con la cabeza y miro al resto del grupo

De pronto, el enano se coloco a la cabeza del grupo y se armo

Señor enano, id a la cabeza, por favor... Alguien de vuestra gran... ¿estatura? -el hermano Heirst rio entre dientes ante su pequeño chiste interno y rapidamente recobro su habitual frialdad- habilidad marcial debe abrir el camino al resto, ¿no le parece?
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Mensaje por Van Hoffman » 06 Jul 2009, 16:01

Todos miraban al enano, como esperando que saltase él primero al agua. Hubo un momento de tensión y nada pasó, hasta que, de pronto, algo empujó al enano, que cayó a la corriente. Por suerte para él, logró mantener el equilibro y caer de pie. Al tiempo que caía, le arrojaron las cuerdas que habían atado para que asegurase el camino.

Con notable dificultad (la corriente casi cubría completamente al enano), Tregil fue avanzando poco a poco, remontando la corriente. Cerca de la entrada colgaba una vieja grada metálica, sin embargo no estaba al alcance de las manos del enano, que estaba más pendiente de aguantar el torrente. El pasaje había sido obra natural, sin embargo, era evidente para el enano que había sido trabajado en varios puntos por picos y palas para ensancharlo.

Tras un largo rato, Tregil llegó a una sala tallada a partir de una cueva natural con un viejo puente de madera muy deteriorado en el lado oeste que pasa por encima del agua. Cada lado estaba acabado por un arco, y sobre el puente habia instalados dos tornos de mano. La cadena de el que estraba más al norte subía hasta perderse por un orificio en la roca, mientras que la otra pasaba por encima del puente y caía al agua. Ahora, debería subir al puente y atar la cuerda...
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
El_Bardo
Mutado
Mutado
Mensajes: 336
Registrado: 30 Jul 2008, 17:40
Ubicación: Albacete.

Mensaje por El_Bardo » 06 Jul 2009, 17:54

Tregil Grekil

Tras el salto y meterse el arroyo Grekil siente un escolafrío, unos cuantos pasos ya ya estaba en una sala tallada a partir de la cueva natural, de ahí divisó un puente de madera...

FDI: Me dispongo a cruzarlo el maldito puente...

Avatar de Usuario
Weiss
Portador de la Plaga
Portador de la Plaga
Mensajes: 703
Registrado: 07 Ago 2008, 23:47
Ubicación: Ankh-Morpork

Mensaje por Weiss » 07 Jul 2009, 15:22

Johannes von Isenburg

¿A qué estaría esperando aquella panda? ¿Acaso esperaban que fuese ÉL quien probase si aquel condenado arroyo era transitable? Y como siempre aquel estúpido y presuntuoso enano se dedicaba a hacer comentarios idiotas, haciéndose el héroe. Si se ahogaba, Johannes no sentiría ninguna pena...

Pero aún así, con sus ansias de heroísmo, el tapón no se metía en el agua de una maldita vez. Hizo falta que algo (Von Isenburg no llegó a darse cuenta de qué había sido) le empujase para que el enano entrase en el pequeño río. Al ver al enano caer, Johannes no se molestó en reprimir una carcajada: ver a aquel raquítico ser luchando por no ser arrastrado, con el agua casi cubriéndole por completo, era una escena harto cómica. Para sorpresa de Johannes, el enano no sólo no se ahogó, sino que además conseguía avanzar poco a poco. Sintió entonces que si aquel estúpido tapón estaba avanzando, él no sería menos: lideraría al resto del grupo.

Sigámosle, o le perderemos de vista.

Sacando sus pistolas para llevarlas en alto (la pólvora no debía mojarse), Von Isenburg dirigió una última mirada al grupo. En vista de que el enano avanzaba, no creía que los dos Sacerdotes fuesen a tener problemas en avanzar, aunque iba a costarles. Valk parecía en buena forma, y no dudaba de que se las arreglaría... En cuanto al elfo... a Johannes le importaba un pijo si quel idiota podría arreglarse o no, de hecho, lo que más deseaba era que se ahogase miserablemente. Luego estaba aquel enconvado y callado individuo. Johannes dudaba seriamente que pudiese logralo solo.

Valkmar, ayuda a este hombre.

Antes Valkmar no le había hecho caso, así que esta vez usó una voz que no admiría reproche. Era lo que había que hacer. Sólo quedaba un miembro del grupo... y Johannes sabía que era para el que sería más complicado cruzar... la Piromante. Von Isenburg sabía de oídas que los Magos de Fuego no aguantaban el agua, y hasta se compadecía de la Hechicera, una de las pocas que había demostrado tener dos dedos de frente.

Señora, si hay algo que pueda hacer para ayudarla...

Si la Hechicera tenía alguna idea, Johannes se ofrecería a ayudarla. De cualquier forma, era hora de ponerse en marcha.
"Ninguno de vosotros lo entiende. Yo no estoy encerrado aquí­ con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados aquí­ conmigo"

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Mensaje por Nimref » 08 Jul 2009, 01:05

Heirst Frederik von Torq

El sacerdote observo realmente divertido como el enano caia ¿Esta cayendo? Que poca estabilidad... al torrente, para poco despues avanzar poco a poco por el agua en direccion a la cueva.

Poco despues, observo como el noble disponia al resto del grupo para que le siguiera. Antes de eso, por supuesto, habia observado a todos los miembros para sopesar las grandes (o pequeñas) dificultades que pudieran tener.

Hermano Klaus, sera mejor que usted cierre la marcha, para mayor seguridad del grupo, ¿no le parece? -el hermano Frederik miro fijamente a Klaus, sabedor de la respuesta- Yo ire en segunda o tercera posicion, la que quede vacante -dijo en voz alta para que todo el grupo pudiera oirle, y mirando al noble para saber su lugar en la fila...

Elevo el martillo hasta poder apollarlo en su hombro derecho (agarrado el mango en todo momento por su diestra) mientras con la izquierda se apoyaba para llegar al torrente sin dificultades.

Cuando ya todo el grupo habia avanzado, llegaron a una sala cruzada por un puente. El diminuto enano se dispuso a intentar subir al puente, pero entonces, una fugaz idea al ver la madera casi derruida por si sola...

¡Que lo haga otro! -grito el sigmarita avanzando para agarrar el hombro del enano- No se cuanto aprecias tu vida, pero nosotros necesitaremos de tu hacha contra los orcos, es mejor que lo haga alguien mas liviano... -dijo mientras giraba la cabeza y miraba a Valk, el hombre encorvado, el elfo y la chica- Al parecer, ha habido cuatro vacantes...
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Responder

Volver a “Las piedras del Destino”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado