El Banquete

Aventuras, guerra e intrigas en Poniente

Moderador: Van Hoffman

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: El Banquete

Mensaje por Van Hoffman » 25 May 2011, 11:59

El joven heredero de Vallespino aprovechó la conversación con aquel poderoso e influyente señor para tratar de utilizarlo para sus propios fines. Sin embargo, Lord Rowan siguió manteniendo aquella sonrisa y aquella postura que generaba confianza, pero que parecía decir "estoy por encima de tí".

- Ah, el hijo natural de Ser Corvus Varner... he oído hablar de él, si. Un joven prometedor, aunque como vos decís, no llegará muy lejos por su condición. Pero ¿debería eso preocuparos a vos, un avezado y valeroso guerrero? Si, tal vez aquel muchacho tuvo un golpe de suerte en la Sidra, pero no fue más que eso. Además, Ser Reginus era un pésimo caballero, que si sabía por qué extremo golpear con la lanza era porque su escudero se la entregaba del lado correcto -Lord Rowan observó la expresión de ser Robyn-. En mi opinión, ser, a la gente como ser Phineas se les permite participar en los torneos por una sencilla razón: para que gente como vos, grandes caballeros y líderes por derecho de nacimiento, les demuestre cual es la posición de cada uno de nosotros en el mundo. Mañana, cuando vuestra lanza se quiebre al arrojar de su caballo a Ser Phineas, le estaréis recordando que él es un bastardo sin nada que esperar de la vida, y que vos sois su señor al que debe obediencia y respeto. Él os pertenece, ser Robyn, y mañana debéis recordarselo -Lord Rowan hablaba con pasión y con empatía, y parecía saber qué decir en cada momento, era como si supiera qué era lo que Robyn quería oír. Lord Rowan se levantó de su asiento tras vaciar la copa de vino que tenía frente a él y miró al joven heredero, esperando una posible réplica o poder despedirse de él antes de retirarse a descansar.

**********

Ser Damien y Ser Phineas paseaban por entre los pabellones y tiendas del campamento del torneo mientras conversaban sobre lo que significaba ser un bastardo, y la noche iba avanzando. La conversación parecía llegar a su fin, y los dos caballeros ya pensaban en retirarse a descansar para estar preparados para lo que depararía el día siguiente, cuando una voz interrumpió la tranquilidad y la armonía del momento.

- Pero mira a quien tenemos aquí. A un padre frustrado y a un bastardo con complejo de caballero -la manera en que Lady Ameida Hawthorn pronunció la palabra "bastardo" hirió más a Phineas que cien espadas clavadas en su corazón-. ¿Qué sucede, querido hermano? ¿Tan pronto te olvidas de tu propia familia que ya sólo te preocupas por quienes no son de tu sangre? -Lady Ameida miró a Ser Damien con una sonrisa maliciosa-. Tu hijo Eberet está borracho, y le ha tirado un cuenco con salsa a Meredyth Crane. Ve a disciplinarlo antes de que alguien haga algo y dejame hablar a solas con el hijo de mi esposo -Lady Ameida miró ahora a Ser Phineas con una mirada que helaba la sangre-. Tranquilo, no voy a hacerle nada, ¿verdad que no, bastardo?



FDI: YOP, sacas un 12 en tu intento para Incitar, suficiente para superar la Defensa (12) de Lord Rowan sin ningún éxito adicional, así que el daño inflingido (3) no supera el Factor de Actitud (4) de Lord Rowan, con lo que no logras influenciarlo. Por otra parte, en su turno, Lord Rowan obtiene un 16 para Cautivar, que pasa tu Defensa (10) con un éxito adicional. Te causa un daño de 8, que tú reduces a 5 por tu FA (3), lo que te deja con un total de 7+5=12 de daño a tu Compostura. Como solo tienes Compostura 9, serías derrotado a menos que cogieses dos puntos de Frustración que anularían los 5 puntos de daño sufridos y podrías seguir en la intriga, pero penalizarían con un -2D a todas tus tiradas de Persuasión y Engañar. El resultado de tu derrota a manos de Lord Rowan será que a partir de ahora tu actitud hacia él mejora de Cordialidad a Amistad (lo que significa que eres más propenso a ser influenciado por él, pero que serás bonificado para intentar Persuadirle), y que lo considerarías un amigo o aliado tuyo. Tú decides qué hacer.

Weiss y Nimref, teneis ante vosotros a Lady Ameida Hawthorn, la hermana pequeña de Lord Humfrey y Ser Damien. No tengo mucho que explicar de la nueva situación, así que actuad como creais conveniente.

Nirkhuz ya me ha dicho que por su parte él ya ha acabado, así que no posteará hasta que empiece el torneo.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Y.O.P.
Matademonios
Matademonios
Mensajes: 4836
Registrado: 26 Jun 2007, 14:08
Ubicación: Hacia mi Destino

Re: El Banquete

Mensaje por Y.O.P. » 25 May 2011, 17:18

Ser Robyn Hawthorn

…Mañana, cuando vuestra lanza se quiebre al arrojar de su caballo a Ser Phineas, le estaréis recordando que él es un bastardo sin nada que esperar de la vida, y que vos sois su señor al que debe obediencia y respeto…

Ser Robyn escuchaba a Lord Rowan de forma liviana, pero sin perder de vista a su contricante y a su inesperado compañero de batallitas, Ser Damien Hawthorn; ¿quién de los allí presentas había oído hablar de sus azañas en Rebelión de Robert?

- En épocas turbulentas, los espíritus diabólicos manipulan voluntades-, pensó Ser Robyn- En aquel momento hubiese pagando por saber qué oscuros ardides andarían tramando esos dos.

- Mi querido amigo, Lord Rowan, no sabéis cuan inspiradoras han sido vuestras palabras – dijo volviendo a la conversación pero siguiéndoles a ambos con la mirada- Os agradezco, no sólo vuestros consejos, sino también la fuerza y lealtad con la que me apoyáis. Ahora, si me disculpáis, me temo que estoy algo cansado, ¿sería correcto que el anfritrion de toda esta fieste se ausentase? A fín de cuentas, parece que todos se divierten sin mí...Y eso incluye a mi fiel escudero, Eberet.

Esto último lo dijo levantándose rápidamente. Su primo, quien parecía estar bastante ebrio, acaba de lanzarle un cuenco con salsa a Meredyth Crane.

-¡Te necesito sobrio, y te necesito ya!-, dijo dirigiéndose a él y arrastrándolo fuera pabellón por la oreja, sin esperar reacción alguna por parte del muchacho- El tiempo es corto y tus obligaciones te reclaman, mi querido primo, ¡y además, esa no es forma de tratar a una dama!.

Algunas muchachas que acompañaban al séquito de Meredyth rieron por lo bajo ante la inesperada reacción del joven heredero, el cual ya había intentado cortejar a más de una de las que allí estaban en diferentes ocasiones. Ambos se ausentaron entre los grititos y protestas del hijo menor de Ser Damien.



FDI: Por supuesto, doy por terminada la contienda con Lord Rowan y ahora me ausento a tener una pequeña charla en privado con mi escudero. Ya que su padre no sabe meterlo en cintura, yo mismo me encargaré de ello en mis aposentos privados a modo de pequeña venganza contra su padre, ¡que aún hay un torneo que preparar!.
- Un verdadero guerrero nunca teme al desafío de una batalla. Pero siempre recuerda que no puedes escapar a tu destino.

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Re: El Banquete

Mensaje por Nimref » 12 Jul 2011, 11:32

Ser Phineas Flores

Poco después de que la mujer de su padre biológico prácticamente le escupiera sus orígenes, ser Damien, su tutor y protector, desapareció en busca de su hijo y Phineas tuvo que hacer frente al problema que tanto tiempo había estado evitando.

Maldito Eberet... ha conseguido meterme en un problema pensó, mientras forzaba una pequeña sonrisa de cortesía al tiempo que sus ojos desafiaban los de la que debería haber sido su madre.

Y bien... ¿qué os trae por aquí? -comenzó ser Phineas, tratando de controlar la situación- ¿Venís a ver los logros de vuestro esposo en éste torneo? Hasta donde tengo entendido, de vez en cuando cosecha éxitos... -prosiguió- ¿O es la mera obligación para con los Hawthron lo que os ha hecho venir?

<<Sigues apareciendo en mi vida cuando menos haces falta... ¿Tienes miedo de que tu marido amanezca con otro bastardo y por eso vienes a vigilarlo? Seguro que sólo has venido aquí para seguir mostrando tu falsa cortesía al resto de Hawthron.>>

Mientras observaba a lady Ameida se mostró orgulloso: debía saber que ya no le tenía miedo. No obstante, se mantenía atento: había algo en todo aquello que no le gustaba y estaba sólo; además, esa mujer siempre había intentado matarle... ¿y si realmente no estaban solos? Lentamente colocó su mano más cerca de la empuñadura de su espada e intento ver las inmediaciones mientras mantenía la fría fachada con su interlocutora.
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: El Banquete

Mensaje por Van Hoffman » 12 Jul 2011, 12:37

Tras conocer la noticia de que su hijo estaba metido en lios, Ser Damien se disculpó escuetamente y se dirigió raudo a solventar los problemas. No sabía que llegaba tarde, pues su sobrino Robyn ya se había llevado a Eberet, a regañarlo por su parte. Así pues, Ser Phineas y lady Ameida se quedaron a solas, en la oscuridad de la noche, en lo mas profundo del campo de pabellones. La tensión que había en el aire ahogaría a cualquiera, pero el odio que se sentian aquellas dos personas las mantenía allí, de pie, el uno frente a la otra.

- Y bien... ¿qué os trae por aquí? -comenzó ser Phineas, tratando de controlar la situación- ¿Venís a ver los logros de vuestro esposo en éste torneo? Hasta donde tengo entendido, de vez en cuando cosecha éxitos... -prosiguió- ¿O es la mera obligación para con los Hawthron lo que os ha hecho venir? - Phineas procuró mantener la cabeza alta y mostrarse orgulloso. No quería que aquella mala mujer encontrase un solo atisbo de debilidad en él. Pero para su sorpresa, Lady Ameida soltó una carcajada cargada de desprecio.

- Vaya... el bastardo tiene carácter. De haberte oído, mi marido te habría matado por tus palabras, seas hijo suyo o no. Pero por suerte para ti, yo no soy él, y no me privaría del placer de ver como todo tu mundo se desvanece a tu alrededor lentamente por el impulso de acabar con tu miserable vida -lady Ameida iba caminando, trazando circulos alrededor de Phineas y mirandolo con una media sonrisa estremecedora-. No, yo no voy a matarte, bastardo. Es más, voy a ayudarte -la mujer saboreó el momento contemplando la cara de sorpresa y de desconfianza del joven caballero durante unos segundos-. He oído que no tienes escudero, cosa normal siendo tú quien eres, y he dedicido solucionarlo -Lady Ameida se dio la vuelta y llamó a alguien. Por un momento, por una pequeñísima fracción de segundo, Phineas pensó que, después de todo, lady Ameida no era tan mala como parecía, pero solo fue durante un segundo, hasta que Phineas vio a quien había llamado la mujer de su padre-. ¿Qué mejor escudero para un bastardo, que otro bastardo aún más bajo y despreciable que él?

El joven caballerizo, Hermen Tormenta, un crío de la edad de Jon y Eberet, y tan asustado como un ratón acorralado, miraba con miedo a la dama y al caballero, y con un nudo en la garganta, escupió las palabras que lady Ameida le había hecho tragar con un embudo.

- Se... se... será un honor ser... ser... serviros... mi señ... mi señor... Ser...

Lady Ameida disfrutó como muy pocas veces en su vida cuando contempló la expresión de Ser Phineas.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Avatar de Usuario
Nimref
Gor Acechante
Gor Acechante
Mensajes: 901
Registrado: 23 Nov 2008, 20:56
Ubicación: Logroño, La Rioja, España

Re: El Banquete

Mensaje por Nimref » 12 Jul 2011, 12:47

Ser Phineas Flores

Cuando lady Ameida llamó a “su escudero”, Phineas pensó que era una trampa y llevó su mano a la empuñadura de la espada, pero, tras ver que sólo era el pequeño Hermen, apartó la mano, y le indicó con un gesto que se acercara. Posó su mano sobre la mata de pelo negra del muchacho mientras dirigía una mirada a la dama.

Es muy cortés por vuestra parte cosecharme con tan buen servicio -afirmó Phineas, sin apartar la mirada- . Debo agradeceros el haberme conseguido un escudero, ¿no es cierto? Muy bien, os recompensaré con el honor de verlo convertido en caballero dentro de unos años... -dijo, antes de bajar la cabeza y mirar a Hermen- Ser Hermen Tormenta, no suena mal, ¿no? -farfulló, tras observar el rostro enrojecido del muchacho- Vé a dormir, mañana nos espera un largo día...

Mientras, él permaneció allí, frente a lady Ameida, desafiando cualquier otro truco que le tuviera preparado.
You can take my mind and body, but you can´t take my pride

Avatar de Usuario
Van Hoffman
Escuerzo Alado
Escuerzo Alado
Mensajes: 1131
Registrado: 25 Ago 2007, 15:37
Ubicación: Entre las sombras
Contactar:

Re: El Banquete

Mensaje por Van Hoffman » 12 Jul 2011, 12:53

La sonrisa triunfal de lady Ameida se transformó en una mueca de rabia al escuchar las palabras del bastardo. ¡Aquel insolente le había devuelto el golpe! Al aceptar al pequeño escudero e insinuar que lo convertiria en un buen caballero, Phineas había insultado a lady Ameida de un modo que ni él mismo lograba imaginar. La mujer miró una ultima vez al bastardo, se dió la vuelta y se marchó con paso rápido. Por primera vez, Phineas había ganado una batalla, y esperaba que fuera la primera de muchas.



FDI: Bueno, doy por finalizado El Banquete y cierro tema. En breve, abriré el hilo para el torneo del día siguiente.
Van Hoffman, pastor de garrapatos por gloria y gracia de Igarol

Nuevos cometidos:
Sacar a pasear al garrapato, limpiar caca de garrapato, cepillar al garrapato, limpiarle las muelas por dentro al garrapato...

Cerrado

Volver a “Secretos en Vallespino”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado