Acto 3: Un bonito paseo en barca

En la ciudad de Mariemburgo se esconden muchas más cosas de las que se ven a simple vista...

Moderador: Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
igest
Portador de los dados
Portador de los dados
Mensajes: 5650
Registrado: 25 Sep 2006, 18:04
Ubicación: En lo más oscuro de la biblioteca secreta
Contactar:

Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por igest » 14 Jun 2019, 12:21

El día se os hizo a todos realmente largo. La experiencia de la noche anterior ha dejado algunos rastros en vuestras mentes, en unos más que en otros como bien puede aseverar Konrad. La cita a la hora habitual y en el lugar habitual ... la ciudad sigue sus rutinas habituales.... las mareas suben y bajan como habitualmente... todo demasiado habitual. El día ha dado lo suficiente de si para recuperarse de la experiencia de la noche y para gastar parte del dinero que os encontrastéis en la bolsa. Habéis podido realizar vuestros quehaceres habituales y solo a medida que la luz del día ha comenzado a descender (aún más, pues el día se ha presentado completamente plomizo, restando la habitual intensidad de luz diurna), habéis empezado a mostraros ligeramente nerviosos... y quizás esta vez no son los nervios habituales por ver que es lo siguiente que tenéis que hacer, sino quizás algo más.

Después de cenar temprano, todos acordastéis acudir por separado al Martín Pescador... reuniros allí cinco minutos antes de la hora convenida. Simples asentimientos, y en este momento ninguno podríais saber de quién surgió la idea... simplemente sabéis que todos estabáis de acuerdo. Quizás queréis reflexionar lo que vuestras mentes contemplaron la última noche, quizás son dudas que han surgido.... ¿quién sabe? La oscuridad de la noche se acentúa, el frío arrastrado desde el mar se arremolina en torno a vosotros, y las calles van vaciándose progresivamente.

Avatar de Usuario
SrSkaven
Tentado por el Caos
Mensajes: 62
Registrado: 03 Feb 2019, 13:56

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por SrSkaven » 20 Jun 2019, 10:35

Konrad Reder

El camino hacia el Martín Pescador le estaba llevando más tiempo del habitual, quizás estaba alargando lo inevitable de forma inconsciete, tomando pequeños rodeos mientras se armaba de valor para enfrentarse a aquella jornada trabajando para el Ordo. O quizás todavía seguía confundido debido a la experiencia de la anterior noche. El olor a humedad anegaba el ambiente y a lo lejos comenzó a percibir los gritos de alegría que solo podían producir la cerveza barata de su destino.

Parecía que era el primero en llegar, eso no le gustaba. Ahí en medio de la calle se sentía observado e indefenso. Se apoyó en la sucia pared de una casa cercana, esperando a que llegara alguien más y cubriendo su espalda. Dedicó los siguientes minutos a calmarse con el tacto de la empuñadura de su hoja bajo la capa, mientras intentaba mostrar una imagen de tranquilidad. Con la vista fija en el Martín Pescador y su habitual tráfico de personas, esperó al resto de sus compañeros.

Avatar de Usuario
igest
Portador de los dados
Portador de los dados
Mensajes: 5650
Registrado: 25 Sep 2006, 18:04
Ubicación: En lo más oscuro de la biblioteca secreta
Contactar:

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por igest » 23 Jun 2019, 18:26

El frío recorría el cuerpo de Konrad apoyado como estaba esperando al resto de sus compañeros. La empuñadura de su arma también ofrecía un tacto frio, que no obstante para el barbero cirujano era cuanto menos un alivio... Siempre le gustaba sentir que disponía de algo con lo que cortar la carne... Cuantas veces habíá empleado sus instrumentos para salvar, o intentarlo al menos, la vida de sus pacientes; abriendo la carne con ellos... Ahora el fin con el que usaba el instrumento que albergaba en su mano, era otro...

En esos pensamientos andaba Konrad, cuando una mano se posó en su espalda. No había escuchado a nadie acercarse de tan absorto como estaba en ese momento... y al girar, dispuesto como estaba ya a empuñar su arma, se encontró con el rostro sonriente de Mathias. El gran Norlandes le observaba con un rostro alegre.... Como si los sucesos de la noche anterior no hubiesen dejado rastro alguno en él. Mathias apartó la mano de su hombro y con un gesto de su mano señaló hacia Jacob y Dieter... allí estaban los dos. Ya solo faltaba Theo... La noche se echaba encima y la hora convenida para su reunión estaba a punto de cumplirse....

Y en esas estaban los cuatro, casi dispuestos a entrar directamente en el Martín Pescador sin su compañero, cuando lo vieron girar una esquina cercana. Venía bastante azorado, corriendo y con el rostro enrojecido. Quizás se había distraido, quizás se había dormido, quizás había dudado...

- Ya estoy aquí chicos

Mathias no esperó a que Theo se recuperase de la carrera y ya había emprendido el camino hacia el interior del Martín Pescador. El resto le siguieron sin dudarlo, el ordo siempre había cumplido y se había mostrado generoso con ellos, así que no tenía porqué ser distinto esta vez.

El ambiente en el interior era el habitual. Mucha animación, ruido, olor a alcohol, rostros conocidos... otros menos. Y entre todos esos rostros: Matthias Prath. Konrad echó una rápida mirada en busca de otro rostro... pero no, esta noche Roseane no estaba a la vista. Pero no había tiempo para eso, el rostro de Matthias parecía serio y debían de ver que es lo que el ordo esperaba de ellos.

Matthias les observó acercarse y sin moverse, esperó a que estuvieran sentados a la mesa. Es extraño que no esté su habitual contacto Pierre. A Matthias le han visto en pocas ocasiones, y saben que ocupan un lugar algo más relevante dentro del ordo, nunca ha sido muy hablador... así que no esperan que la conversación vaya a ser muy larga.

Me alegra veros, a la hora convenida. Pierre no ha podido venir porque tiene un negocio fuera de la ciudad que le reclamará algún tiempo. - El rostro de Matthias se mantiene grave, tal y como hasta ahora.
Espero que hayáis traido la moneda con la inscripción. - Mathias no duda ni un segundo en rebuscar en un bolso y saca de inmediato la moneda para mostrarsela a Matthias, que con un gesto de afirmación da por zanjado ese asunto.
Todo lo que tenéis que hacer es ir al embarcadero que se situa junto al puente que une las islas de Riddra y la de Stoessel, ¿sabéis de cual os hablo verdad?

Con un gesto afirmativo de Dieter, basta para que Matthias de por resuelto el asunto. Conocéis el pequeño embarcadero situado en el Suiddock por algunos trabajos del pasado.

Avatar de Usuario
Nocturno
Mutado
Mutado
Mensajes: 163
Registrado: 26 Mar 2018, 08:05

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por Nocturno » 29 Jun 2019, 15:28

Theo Lobster

Ya estoy aquí chicos

Había sido una buena carrera para llegar a tiempo, y los chicos no esperaron a que recuperara el aliento. Entraron en el Martín Pescador y otearon el ambiente general en busca del contacto del Ordo. Matthias los esperaba en una mesa y se sentaron a su alrededor en silencio.

Me alegra veros, a la hora convenida. Pierre no ha podido venir porque tiene un negocio fuera de la ciudad que le reclamará algún tiempo. ¿Era un eufemismo para decir que se había mudado al reino de Morr?
Espero que hayáis traído la moneda con la inscripción. Esto ya le mosqueó un poco, aunque su cara no lo reflejó. No sabía qué era lo que había pasado anoche, pero estaba claro que era algo turbio. ¿Demasiado turbio? Que les pidiera la moneda aclaraba que era requisito indispensable para confiar en ellos para esta misión... ¿Por qué motivo?
Todo lo que tenéis que hacer es ir al embarcadero que se sitúa junto al puente que une las islas de Riddra y la de Stoessel, ¿sabéis de cual os hablo verdad?
Theo sabía de sobra a cuál se refería, así que salieron pitando en aquella dirección. Tanto secretismo empezaba a ser molesto, pero Theo no iba a preguntar nada si nadie más lo hacía. Comprendía que a estas alturas sólo podía seguir adelante o buscar un escape convincente, así que seguiría la corriente del río; De seguir corrientes sabía.

Avatar de Usuario
igest
Portador de los dados
Portador de los dados
Mensajes: 5650
Registrado: 25 Sep 2006, 18:04
Ubicación: En lo más oscuro de la biblioteca secreta
Contactar:

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por igest » 30 Jun 2019, 18:19

No hubo dudas, ni casi palabras que mediar, ya teníais vuestro destino y lo único que había que hacer era cumplir, al Ordo no le gustaban demasiado las preguntas. La noche se había cerrado, y en el exterior la calle se mostraba extrañamente menos ruidosa de lo habitual. En el día de hoy, los estibadores se habían mostrado mucho más relajados que en la jornada anterior. Tampoco había atracado hoy ningún barco, con lo que los muelles habían estado más tranquilos de lo habitual.... al menos esta noche no llovía.

Vuestro recorrido fue rápido, en un momento dado os encontrabáis ya a la vista del puente. No se veía a nadie en los alrededores... un segundo, .... un ruido en un callejón llamó vuestra atención. Las manos rebuscaron las ampuñaduras de las armas casi como acto reflejo... Permanecéis en vuestro sitio a la sombra de un edificio medio en ruinas (bueno, en este lugar, casi todos parecen estar en el mismo estado), esperando a descubrir la causa del ruido. De nuevo, el ruido, las manos cada vez más tensas en torno a las empuñaduras....

Hasta que de pronto véis que del callejón sale un perro, sujetando algo en su hocico... casi mejor no pensar en que puede ser eso que cuelga del hocico del can. Pero visto, que no hay peligro, os aventuráis a ir hacia la escalera que desciende por el lateral del puente... y allí véis tres barcas amarradas. Junto a ellas, un tipo totalmente embozado... se mantiene impávido sin hacer mayor gesto que el de extender la mano una vez que os acercáis al descender las escaleras.

Avatar de Usuario
SrSkaven
Tentado por el Caos
Mensajes: 62
Registrado: 03 Feb 2019, 13:56

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por SrSkaven » 01 Jul 2019, 13:17

Konrad Reder

En el Martín Pescador surgieron decenas de preguntas en la cabeza de Konrad, pero de una forma caótica. El esfuerzo por poner orden en sus pensamientos fue ineficaz y lo único que consiguió fue un dolor de cabeza. Matthias les había encomendado una nueva misión. Sin duda se trataba de algo importante, sino hubiera sido Pierre quien les hubiera esperado en la taberna. "A menos que Pierre haya enfadado al Ordo y ahora se encuentre flotando en los canales, o peor aún, con una gran piedra atada a sus pies compartiendo lecho con los percebes." Estos pensamientos no ayudaron a tranquilizar los nervios de Konrad que observaba con desconfianza cada sombra proyectada desde los callejones de la ciudad. La tranquilidad que reinaba esa noche, cuando lo habitual sería que al menos se oyeran los cánticos de algún grupo de borrachos o los inconfundibles sonidos de una pelea callejera, resultaba incómoda. Parecía que la misma ciuadad los estuviera observando, como un depredador que vigila a una presa.

Alerta y con los nervios a flor de piel, Konrad descendió junto al resto por las escaleras, mientras aquel hombre esperaba a que se le entregara aquella particular moneda del Ordo.

-Una buena noche para un romántico paseo en barca, aunque hubiera preferido otra compañía.- Dijo Konrad.

Sin duda no era un momento para bromear, pero necesitaba aliviar la tensión y el miedo que al igual que la humedad de la ciudad, le impregnaba hasta los huesos.

Avatar de Usuario
Nocturno
Mutado
Mutado
Mensajes: 163
Registrado: 26 Mar 2018, 08:05

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por Nocturno » 03 Jul 2019, 19:36

Theo Lobster

Todo lo que tenéis que hacer es ir al embarcadero que se situa junto al puente que une las islas de Riddra y la de Stoessel, ¿sabéis de cual os hablo verdad?

Avanzaron por las calles agradeciendo que esta noche no lloviera. La tensión se palpaba en el ambiente y adivinaba que algunos de sus compañeros tampoco estaban conformes con la sucesión de acontecimientos, pero prefirió callar y esperar el momento.

No se ve a nadie en el puente y eso le pone en alerta. De pronto un ruido surge del callejón y todo indica que viajaréis junto con Pierre. Coge la empuñadura de su arma para ver un perro... ¡Maldita sea!

En el puente no hay nadie, pero al lado está una escalera que baja al río. Tres barcas se encuentras amarradas (¿Tres, no me salen las cuentas?) y un tipo que extiende la mano.

-Una buena noche para un romántico paseo en barca, aunque hubiera preferido otra compañía.- Dijo Konrad.

-Creo que Roseane estaba ocupada esta noche- Respondo siguiendo la broma.

Al tiempo estrecho la mano del tipo mientras sigo echando cuentas de las barcas. Si puedo intentaré llevar una de ellas para mantener el máximo control de la situación.

Responder

Volver a “Armas para el pueblo”