Acto 3: Un bonito paseo en barca

En la ciudad de Mariemburgo se esconden muchas más cosas de las que se ven a simple vista...

Moderador: Moderadores

Avatar de Usuario
igest
Portador de los dados
Portador de los dados
Mensajes: 5700
Registrado: 25 Sep 2006, 18:04
Ubicación: En lo más oscuro de la biblioteca secreta
Contactar:

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por igest » 27 Oct 2019, 20:24

El barquero desaparece de nuevo al otro lado de la reja regresando al canal, y alli estáis vosotros en ese embarcadero silencioso, frente a la puerta. Dieter de pronto dice en tono agitado "¿No habéis visto eso? Algo se movía ahí abajo, por todos los diablos, he visto algo... como una gran serpiente..." Mathías le da una palmada sonora en la espalda Deja de preocuparte por cosas que crees ver, aquí ya no hacemos mucho. Y casi como si se tratase de una respuesta a las palabras de Mathias Konrad decide golpear la puerta. Pasan unos instantes que casi se os hacen una eternidad, en los que lo más que escucháis es el agua golpeando detrás vuestro. Theo ya está csi dispuesto a golpear de nuevo la puerta, cuando esta se abre y frente a vosotros aparece un tipo vestido con una larga túnica azul y con la capucha cubierta de forma que su rostro queda oculto bajo esta. Podría pasar como la vestimenta de cualquier clérigo imperial, pero diferenciándose por el brillante color azulado y el tejido mucho más fino que el habitualmente usado por los fieles del Imperio.

Os hace un gesto para que le sigáis. Camina con un paso constante, llevándoos por una serie de pasillos y corredores hasta llegar a una sala que parece una gran capilla subterránea. La sala está llena del humo de unos incensiarios que cuelgan del techo y que emiten un olor bastante agradable que rápidamente llena vuestras fosas nasales. En el centro contempláis a varios hombres cubiertos con unas máscaras con rostros demoníacos, cada uno de ellos lleva una daga en su mano izquierda y un cáliz de oro en la otra. Detrás de ellos en el suelo hay dibujado un pentagrama con cinco halcones en sus extremos. Del techo cuelga de unas recias (aunque algo oxidadas) cadenas un enorme símbolo del dragón. Una señal de que os encontráis en una de las bases secretas del Ordo. En el centro de la sala en el suelo un gran mosaico representa un cáliz en llamas.

Por otra entrada a la sala véis como llega otro hombre cubierto con una túnica igualmente azul que acompaña a otros cuatro hombres, quienes avanzan hasta situarse en el centro del círculo. Momento en el cual el hombre que os ha guiado hasta la sala os hace un gesto para que avancéis y véis como dos de los hombres del círculo se abren ligeramente... está claro que esperan que avancéis al interior también vosotros.

Jacob da un paso dubitativo, y Mathias mira hacia ambos lados antes de inspirar y avanzar con paso decidido.... Dieter tras su "intranquilo" paseo en barca ahora parece más tranquilo, y avanza justo tras Mathias....

============================================================================
¿Algo que añadir? ¿Preguntar? Tirada de Int con un -10.

Avatar de Usuario
Nocturno
Mutado
Mutado
Mensajes: 205
Registrado: 26 Mar 2018, 08:05

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por Nocturno » 29 Oct 2019, 21:05

Theo Lobster

Cuando el hombre hace el gesto para que nos unamos dentro del círculo dudo un instante. Veo a Mathias mirar a un lado y a otro, inspirar y avanzar; Dieter avanza tras Mathias y me da la sensación de que estoy llamando la atención con las dudas, así que doy un par de pasos rápidos para ponerme a su altura, dejando a Mathias avanzar delante.

No es el momento de exteriorizar las dudas, pero estas me llenan por dentro. ¿Qué clase de ritual quieren celebrar? Desconozco lo que están haciendo, pero ya habrá ocasión de desaparecer si las cosas se ponen feas. Al menos parece que no van a destripar a ningún animal. Valor, por Sigmar y por Ulric, que no me falte y que no me tiemblen las piernas.

(Tirada de 28 de inteligencia que con -10 me temo que no llego, así que a por todas sin pensar en las consecuencias y pensando en Sigmar y Ulric).

Avatar de Usuario
SrSkaven
Tentado por el Caos
Mensajes: 72
Registrado: 03 Feb 2019, 13:56

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por SrSkaven » 29 Oct 2019, 21:42

Konrad Reder

Konrad se sentía inquieto. No sabía que tipo de ceremonia iba a celebrarse, pero la escena se parecía mucho a las que describían los beodos parroquianos en las tabernas, narradas entre susurros y carcajadas. Escenas de sacrificios. Vio a sus compañeros, algo dubitativos, avanzar hacia el centro de la estancia. Aunque su parte más instintiva gritaba en su cabeza que saliera de aquel agujero, Konrad mantuvo la mente fría y avanzó junto a sus compañeros. Columna recta y sacando pecho, Konrad intentó dar una imagen de confianza.

El conocimiento es poder, y los últimos sucesos le han dejado claro a Konrad que aún está lejos de su objetivo. Si esta era otra prueba del Ordo la superaría. Konrad estaba seguro de ello.

(43 en la tirada... algo se le escapa a Konrad)

Avatar de Usuario
igest
Portador de los dados
Portador de los dados
Mensajes: 5700
Registrado: 25 Sep 2006, 18:04
Ubicación: En lo más oscuro de la biblioteca secreta
Contactar:

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por igest » 02 Nov 2019, 18:48

Tanto si tenéis dudas como si no, finalmente os encontráis los cinco dentro del círculo, junto a llos otros cuatro desconocidos que entraron acompañados por la otra puerta. Los otros hombres cruzan miradas intranquilas con vosotros, vosotros las cruzáis con ellos... no os suenan sus rostros, ni vosotros les sonáis a ellos. Está claro que el Ordo os ha traido aquí para algo más.... no es un simple trabajo de los realizados habitualmente.

Entonces estalla el cántico de los feligreses a vuestro alrededor. El cántico alcanza vuestros oidos, estridente, pero no carente de cierta belleza. No podéis distinguir las palabras entonadas, a todos os queda claro que se trata de un extraño lenguaje, uno oscuro y siniestro... La entonación prosigue de forma repetitiva, mientras a un gesto de uno de los cultistas aparecen de otra puerta más figuras. Se trata de un cultista seguido de una fila de mujeres y hombres desnudos. No véis ataduras ni grilletes que los mantengan sujetos, y caminan con la mirada perdida, parecen arentes de voluntad alguna. El cultista en cabeza se aparta y las nueve personas desnudas entran con un lento caminar en el círculo situándose uno a uno frente a cada uno de los que ya estabáis dentro del círculo. Ahora véis con más claridad como sus rostros inexpresivos reflejan una total y absoluta carencia de voluntad tras de sí. Sus cabezas están totalmente rasuradas, y pintarrajeadas con una serie de extraños símbolos.

La salmodia de los cultistas prosigue, mientras sacan de un bolsillo un cáliz y elevan sus puñales. Dan un primer paso cerrando el círculo. Todos os tensáis un poco, pero permanecéis inmóviles, extrañamente cautivados por las escena que tiene ante vuestros ojos. Otro lento paso y el círculo se estrecha más... Contempláis con vuestros ojos como se cierra el círculo en torno a vosotros,... las personas desnudas no parecen mostrar expresión alguna, no hay temor ni sorpresa, simplemente se mantienen impasibles de pie. Vosotros pensáis, que no va a pasaros nada, pero hay dudas en vuestras cabezas... quizás... Aún así, sois incapaces de hacer nada más que mirar como se desarrolla la escena.

Los cultistas encapuchados ya están al lado vuestra, y entonces los cuchillos caen.

Véis como los cuchillos atraviesan el pecho de las figuras desnudas. Carne abierta y sangre se entremezclan con las manos de los cultistas que finalmente salen de los cuerpos con el corazón sujeto firmemente. Todo esto, mientras esas personas permanecen inmóviles de pie, sin mostrar signos de emoción o dolor... sin gritar.... con la mirada aún perdida... No son conscientes del horror que vosotros si estáis contemplando. Los corazones son depositados uno a uno dentro de los cálices, mientras los cultistas se apartan nuevamente. Un hombre encapuchado se acerca a las personas desnudas que siguen de pie y las conduce hacia el pentagrama que hay un poco más alla.... Cuando las figuras desnudas están todas en el interior del pentagarma el volumen del cántico aumenta aún más mientras las víctimas comiezan a moverse con un agujero donde antes estaba su corazón. La salmodia llena vuestros oidos y el sudor perla vuestras frentes, véis como los cálices empiezan a arder con unas extrañas llamas entre azulado y rosa... y entonces los brazos de los cultistas se extienden hacia vosotros en un claro gesto de ofrecimiento para que bebáis de ellos.

No os atrevéis a miraros los unos a los otros, simplemente tenéis vuestros ojos clavados en los cálices ardientes frente a vosotros. Por el rabillo del ojo percibís el movimiento de las personas desnudas.

¿Que haréis?

Avatar de Usuario
SrSkaven
Tentado por el Caos
Mensajes: 72
Registrado: 03 Feb 2019, 13:56

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por SrSkaven » 04 Nov 2019, 20:15

Konrad Reder

El fuego bailaba en los ojos de Konrad, en su cabeza solo podía oir los cercanos susurros del conocimiento arcano que prometía ese caliz. El poder que acababa de presenciar esa noche... debía ser suyo. Durantes esos segundos cualquier rastro de duda o miedo desaparecieron de Konrad, por fin sus esfuerzos en el Ordo se veían recompensados. Además, había quedado bastante claro que mejor con ellos que contra ellos.

Konrad estiró sus manos para sujetar el caliz con la firme intención de absorver hasta el último secreto que ofrecieran la llama y la sangre que le habían brindado.

Avatar de Usuario
Nocturno
Mutado
Mutado
Mensajes: 205
Registrado: 26 Mar 2018, 08:05

Re: Acto 3: Un bonito paseo en barca

Mensaje por Nocturno » 05 Nov 2019, 20:01

Theo Lobster

Todo parecía un sueño a mi alrededor; Cuerpos desnudos que deberían estar inanimados bailan una danza oscura que desata fuerzas desconocidas y poderosas, mientras sus corazones, casi palpitando, se encuentran en el cáliz que me ofrecen. Las voces de los cánticos resuenan en mi oído mientras extraños susurros surgen de algún punto indeterminado, tal vez de la garganta de alguien que no veo o quizás de un rincón de mi propia cabeza.

Extiendo la mano lentamente pero con decisión, y el contacto desata una fuerza que sube como una calambre por mi brazo; Sin embargo este se mantiene rígido, y en un movimiento seguro mis labios tocan el borde del cáliz y saborean la cálida sangre... Para apurar el denso y rojo líquido, bebiendo hasta el final del contenido con un movimiento espasmódico.

Responder

Volver a “Armas para el pueblo”