Pericotauros de Tzeentch

Está claro que Tzeentch es el dios del cambio, empezando por los diseñadores de GW. A su favor, hemos de admitir que la cosa comenzó en tercera, dónde existía algún demonio de Tzeentch un tanto apajarracado, pero era algo que no pasaba de lo anecdótico.

Después, con el paso de los años, la cosa comenzó a ponerse un poquitín rara: Tzeentch se convirtió en esa señora mayor a lo Robert Smith, que queda para vestir santos y le da por coleccionar agapornis.

El resultado, como no podía ser de otra manera, son los nuevos periquitos Discípulos del dios del Caos (que es lo mismo que el Kaos, pero con camisa y corbata).


¿El resultado? ridículo mundial a lo Angry Bird y un diseño que no sabes si te van a lanzar un conjuro o te van a pedir para pipas…Y ese condenado diseño anguloso dónde hasta la ropa se pliega al viento siguiendo formas absurdamente geométricas. Si fuera algo exclusivo del Caos hasta pensarías que es cosa de magia, pero hace tiempo que todos los ejércitos van del mismo palo y es algo que ya cansa, agota, deprime e indigna a partes iguales. Vamos, como la música de Enya.

En fin, si queréis ver la fuente de la noticia original en BoLS basta con que pinchéis por aquí; para ver a Tzeench en todo su explendor, pulsa aquí; por último, para ver un extraño caso de una señora a la que le han salido uñas en la cabeza y olvidar todas estas perturbadoras historias, pincha aquí.

Publica una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *