La furia de un hombre de Norsca puede llegar a ser inapelable cuando de defender lo suyo se trata. El frío propio de Norsca puede ser aplacado por el calor que produce la sed de Venganza. Si no te lo crees, lee este relato.

FECHA abril 2, 2007 12:13 pm

PUBLICADO POR igest

  • Autor Jose de Torquemada
  • Descargas 602
  • Tipo Relato

Colabora con IGARol

Si quieres colaborar con esta comunidad puedes realizar una pequeña donación con la cual ayudarás a que podamos sufragar el mantenimiento de la web y trabajar en futuros proyectos.

A continuación encontrarás un botón para realizar la donación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.