Una criatura para cada ocasión

FECHA abril 3, 2019 7:16 pm

PUBLICADO POR igest

Como otras veces os ofrecemos la traducción del artículo de los miercoles de Warhammer de Cubicle titulado: Una criatura para cada ocasión (en ingles).

Son los miércoles de warhammer (#WarhammerWednesday) en Cubicle7 y ¡eso significa que es el momento de otro artículo sobre WJDR del escritor Ben Scerri! ¡Esta semana irá sobre las criaturas! Haznos saber en Facebook y Twitter como creas criaturas para tus partidas — ¡y obséquianos con historias sobre tus propias creaciones retorcidas! Si te perdiste los artículos anteriores de Ben, puedes acomodarte y ponerte a día con los artículos uno, dos, tres y cuatro ahora mismo.

¡Otra vez aquí! ¡Hola gente, soy Ben Scerri, estoy emocionado de volver a encontrarme sobre mi tarima y poder hablar sobre cosas de WJDR! En esta ocasión, voy a centrar mi cabeza en el bestiario, y explicaré los distintos métodos que utilizo en cada ocasión con WJDR. ¡Comencemos!

Cuatro formas de dar colorido a un monstruo(so gato)

Aunque el bestiario del libro básico viene con un montón de opciones — realmente, suficientes, para MUCHAS sesiones de juego — hay una verdad que siempre resuena en el Viejo Mundo…. ¡nunca hay suficientes monstruos! Sin embargo, tampoco es ideal que haya un sinfín de criaturas que apenas se diferencian entre sí, así pues (como todo en esta cuarta edición) hemos optado por un enfoque de caja de herramientas, en lugar de ofrecer una lista exhaustiva. Os proporcionamos todo lo que necesitáis para montar vuestros propios ungors, o hacerlos mucho más grandes…

Pero hay más de una forma para dar forma a un monstruo en Warhammer. De hecho, para mí, existen cuatro…

El método del pincel

Las criaturas son, por razones de diseño, algo muy simple en la 4ª edición — un puñado de perfiles y unos pocos rasgos. Lo que realmente hace al monstruo es la descripción del DJ… Los cual significa que nuestro primer método para crear nuevas criaturas es ¡robar las existentes y cambiar la forma en que hablas de ellos!

Veamos al humilde orco: más allá del texto descriptivo de la página 325, tenemos una criatura con una elevada resistencia, una razonable habilidad de armas, fuerza y voluntad, y bastante más malo en todo lo demás. También tenemos a una criatura con una fuerte armadura, que no recibe órdenes muy bien, y que tiene el mal hábito de no saber exactamente cuándo morir… Esto funciona a la perfección para un orco, ¡pero también podría funcionar bien para un musculoso mutante, o ciertas formas de simios de gruesa piel de Lustria!

Los rasgos de una criatura deben plegarse a la descripción del DJ, así que en lugar de ver a las criaturas como reglas del libro, siéntete libre de darles una nueva capa de pintura y de llamar a un orco ¡simio!

El método del menú

Cada criatura también viene con una lista de rasgos opcionales que pueden tener. De nuevo, estos no son los únicos rasgos que pueden tener además de su lista normal, pero son los que se proporcionan como sugerencias para lo que tiene sentido, y que comúnmente pueden surgir. Añadir uno o dos más a una criatura de un grupo de criaturas similares es una buena forma de señalarla como especial — quizás el líder, o un hechicero entre monstruos mundanos, y cosas similares.

Echemos de nuevo un vistazo al orco. Nuestras opciones son Inmune al dolor, Ataque a distancia+8 (50), y Tamaño (Grande). Si hay cuatro orcos, puedes coger uno para que sea un descomunal jefe haciendo que sea el más grande (con Tamaño (Grande)); otro podría ser un astuto arquero, armado con un arco y flechas (con Ataque a distancia+8 (50)); otro podría ser un orco normal; y el último podría ser un orco salvaje, lejos de su hogar, cubierto con pintura de guerra azul que evita-que-mueraz (el rasgo Inmune al dolor)! Además de eso, todas las criaturas pueden usar los rasgos genéricos de la página 310. Así que quizás un orco también sea un Bruto (¡quizás son todos Brutos!), quizás uno es de élite (puede que un Orco negro), o quizás uno es el líder, o lleva un arma distinta (Desgarradora!).

Y hay más: recuerda que los rasgos opcionales están lejos de ser una lista exhaustiva de lo que se puede aplicar a una criatura. Quizás haya un chaman orco (con los rasgos Mágico y Hechicero). Quizás haya un orco salvaje en la mezcla (con los rasgos Frenesí y Defensa (9+)). ¡O tal vez haya un alquimista orco loco, cubierto con frascos de venenos mortales y ácidos terribles (con los rasgos Veneno y Sangre corrosiva)!

De forma alternativa, el método del menú se puede usar con el método anterior del pincel. Esto puede hacerse para facilitar al DJ el combate — solo tiene que consultar un perfil de estadísticas, pero puede describir muchos tipos diferentes de monstruos — o crear nuevas criaturas con muy poco trabajo.

Con el método del menú, puedes elegir de la lista de rasgos (o incluso inventarte los tuyos propios) para generar de forma rápida criaturas drásticamente diferentes en un ¡santiamen!

El método de la plantilla

A continuación, tenemos el método de la plantilla, donde cogemos una criatura similar a la que queremos, y la modificamos de forma que parezca completamente diferente. Veamos una vez más a nuestro humilde orco:

Sugerimos quitar el rasgo Beligerante del orco y concederle en su lugar el rasgo Astuto. Ahora quitamos el rasgo Visión nocturna, y lo reemplazamos con Respirar 2 (Electricidad), y por último reemplazamos Infecto con Demoníaco 8+.

Lo que comenzó como un miembro mundano de los pieles verdes, con tres pequeños cambios, ¡se ha convertido en un terrible nuevo enemigo de los ejércitos demoníacos de los Dioses del Caos!

Además, también podemos cambiar los números si lo deseamos. Intercambiar la fuerza y resistencia de la plantilla para hacer que sea más duro cuando golpea, pero permitiendo que caiga más fácilmente. Intercambia la Voluntad y la Empatía para crear un soldado seductor para el Príncipe de los Excesos, o quizás la Inteligencia y la Iniciativa para crear un ¡terrorífico maquinador siervo de Tzeentch de ojos de halcón!

Cuando combinas este tipo de cambios con un uso libre de las descripciones (como con en el método del pincel explicado antes), tus personajes nunca sabrán que la cosa horrible a la que se enfrentaron comenzó como un cotidiano orco, unos pocos momentos antes de que diese comienzo la sesión de juego.

El método de las carreras

Lo cual nos lleva al último método para crear criaturas: el método de la carrera. Este es un poco más complicado, pero puede valer la pena si la criatura va a ser un villano recurrente, o si quieres crear algo que desafíe realmente a los personajes. Para hacerlo, simplemente trata a esa criatura como a un personaje — escoge uno, elige una carrera y ¡dale avances! Haz que tu orco sea un luchador de pozo. ¡Haz que tus orcos se conviertan en orcos negros de élite aplicando varias carreras en la senda del soldado!

En un principio, estas carreras ni siquiera tienen que tener sentido. Considera enviar a tu chaman orco a los colegios ¡como un mago! ¡Quizás tropezó con un libro de conocimientos arcanos, y aprendió más de lo que es correcto! Quizás haya sido corrompido por un terrible artefacto, y tenga también un puñado de avances en la carrera de Brujo.

Las criaturas pueden recibir habilidades y talentos de la misma forma que un jugador, así que siéntete libre de hacer cualquier cosa posible. Proporcionales la cantidad de puntos de experiencia que consideres apropiada — quizás 500 o 1000 para una criatura desafiante para personajes nuevos — y concédele más puntos de experiencia a medida que pasan las sesiones de juego. Demonios, podrías enmarcar aventuras completas en torno a evitar que nuevos conocimientos caigan en manos de una monstruosa fuerza de criaturas: si los personajes tienen éxito, sus enemigos permanecerán ignorantes, pero si fracasan, los orcos aprenderán el talento ¡Drilled!

Si realmente querías profundizar en este agujero de conejo, podrías incluso considerar proporcionar a las criaturas unas cuantas Endeavours siempre que los personajes se las encuentran… pero eso será en otro artículo.

Descripción, descripción, descripción

Como podéis ver, podéis involucraros en el proceso de creación de nuevas criaturas tanto como queráis. Podáis crear un rasgo totalmente nuevo, o simplemente coger uno de la lista disponible, lanzar unos cuantos dardos a la diana y ver cuales tocan, o crear con detalle una némesis para los personajes que dure hasta la última aventura… Pero realmente, lo más grande que puedes hacer es cambiar tus descripciones. Imagina las cosas más terribles, brutales, profanas, terribles, de pesadilla, infernales, repugnantes, obscenas, macabras y malévolas que tu mente pueda conjurar y ¡disfruta de la cara de tus jugadores cuando les pidas que tiren por Iniciativa!

No olvidéis hacernos llegar a través de nuestros canales en redes sociales como os gusta crear criaturas para vuestras partidas, ¡los enlaces los tenéis al principio del post!

Otros artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.